eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 21 abr 2019 00:02:51 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

Pablo Iglesias regresó este sábado a Euskadi, el territorio donde Podemos se convirtió en ganador de las ultimas elecciones generales en 2016, con seis de los 18 diputados y el 29% de los votos. Las encuestas dan ahora a la coalición de Podemos cuatro o cinco diputados, y lo convierten en segunda fuerza, por detrás de PNV, según el último sociómetro de ETB, la televisión autonómica vasca.  

El partido de Iglesias no se resigna y apela a la remontada. El discurso en Podemos dice que el futuro está por escribir, según repiten sus candidatos en al campaña, y que los sondeos siempre dan a esta formación menos votos y escaños que las urnas. En ese contexto se plantó ayer Pablo Iglesias en Otxarkoaga, un barrio deprimido de Bilbao, donde la participación en las elecciones cae hasta el 40% a combatir la abstención. "Los ricos no se equivocan, los ricos van a votar", había dicho una de las teloneras de Iglesias entre grandes aplausos. 

El discurso del líder de Unidas Podemos fue directo a la masa abstencionista a la que pidió "una oportunidad". "Hay una crisis, que es la más peligrosa de todos, que es la indiferencia. Si la política no sirve para nada, por qué las grandes empresas energéticas se compran presidentes y ministros llevándolos a sus consejos de administración [...] Esas grandes empresas tienen algo que les falta a veces a la gente humilde, que es conciencia de clase. Si no sirviera para nada la política, por qué nos montan la que nos han montado a nosotros con las cloacas", clamó Pablo Iglesias. 

El candidato dio la razón a los que piensan que no hay que confiar en los políticos -"tampoco en nosotros", llegó a decir- pero a renglón seguido reclamó una oportunidad para Unidas Podemos el 28 de abril, apelando a las conquistas sociales que su partido pactó con el Gobierno de Pedro Sánchez en los últimos diez meses y al programa electoral que ahora presenta para las generales: "A esa gente que desconfía de la política, pido que nos den una oportunidad. Nos hemos ganado el derecho que algunas cosas sí pueden cambiar, una política laboral decente, intervenir en el mercado de la vivienda, una empresa pública de energía para bajar el precio de la luz".

A dos días de que arranquen los debates, Iglesias evitó confrontar con Pedro Sánchez, al que apenas reservó un par de frases: "Algunos prefieren no debatir y preferirían una media de las encuestas pero el 28 de abril hay una oportunidad de oro para un pueblo dispuesto a dar una oportunidad al cambio, que España no tiene por qué ser una país dominado por los fachas". 

Antes de eso, había alentado el espantajo de una coalición de PSOE y Ciudadanos interpelando directamente a los votantes socialistas con las políticas sociales y de empleo del programa de Podemos: "¿Por qué cada vez que emplazamos a su partido a decir que no van a pactar con Ciudadanos por otro lado?"

Ese argumento no era nuevo en el mitin. "Si el morado y el verde no empujan al PSOE, se vuelve naranja", había dicho el secretario general de Podemos en Euskadi, Lander Martínez, para recibir una ovación, mitad para él, mitad contra Ciudadanos.

El PP ha solicitado ante la Junta Electoral de zona de Madrid la retirada de una valla publicitaria de Hazte Oír ubicada en el polígono industrial de Cobo Calleja, en la localidad de Fuenlabrada, y que muestra la imagen del dirigente popular Javier Maroto con la frase 'La Ley LGTB se queda'. El partido también ha pedido una multa económica a la asociación.

En el escrito de reclamación presentado el pasado 17 de abril, al que ha tenido acceso Europa Press, el PP considera que esta valla publicitaria vulnera la normativa de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General, desplegada por Hazte Oír en el marco de su iniciativa '#votavalores'.

El escrito elaborado por un representante del PP ante la Junta Electoral de Zona entiende que este cartel constituye "una clara y explícita actividad de campaña electoral" que realiza una entidad que no está facultada para ello en virtud de la citada normativa.

"No se trata de un ejercicio de la libertad de expresión, sino un acto de campaña electoral, con la pretensión de influir en la orientación del voto de los electores, creando intencionadamente una asociación de la persona con la idea, para provocar un rechazo de voto hacia la citada candidatura", expone el escrito en referencia a la alusión a Maroto, candidato al Congreso por el PP en la circunscripción de Álava.

Insiste el escrito del PP que la valla publicitaria "evidencia un claro fin de predisponer al voto en contra el PP" buscando su "estigma" frente a aquellas personas que pudiera compartir el mismo concepto sobre tal concepto y se "traslada a la opinión pública en busca del rédito electoral concreto", en este caso "negativo" a los intereses del PP.

Por tanto, se reclama la retirada de la valla publicitaria y que la Junta Electoral sancione a Hazte Oír con una multa que oscila entre 300 y 3.000 euros si se trata de autoridades o funcionarios o de 100 a 1.000 euros si es de particulares.

Imágenes sobre el aborto y Catalunya

Ante este escrito, Hazte Oír ha presentado alegaciones donde se muestra imágenes de su campaña que incide también en los líderes de Ciudadanos y PSOE, Albert Rivera y Pedro Sánchez respectivamente, acompañadas de frases sobre el aborto y Catalunya.

En su escrito de réplica ante la Junta Electoral, la asociación tilda de "absurdo" que el candidato del PP por Álava al Congreso se vea afectado por un cartel en Fuenlabrada y pide el archivo de la reclamación.

A su vez, la representación legal de Hazte Oír asevera que sus actuaciones "no pueden ser considerados como campaña electoral por cuanto ni se solicitaba el voto para ninguna formación política ni se invita a la ciudadanía a retirar su voto a ningún político, únicamente se informaba de unas circunstancias sobradamente conocidas por todos los electores, estando por tanto ausente la voluntad de captación de sufragios".

En un comunicado, la asociación tilda de "intento de censura" la reclamación popular ante la Junta Electoral con una valla que reproduce una frase que Maroto escribió en su cuenta de Twitter en enero del presente año.

"La frase que transcribe la valla publicitaria contra la que se formula la denuncia es una transcripción literal, limpia de todo juicio de valor, de lo que escribió el propio Javier Maroto en su Twitter. Una transcripción literal, además, sobre una cuestión (las 'leyes LGTB') controvertida, que en la sociedad española despierta adhesiones por parte de algunos ciudadanos y rechazo por parte de otros", explica elpresidente de la asociación Hazte Oír, Ignacio Arsuaga, para mostrar su sorpresa de que el PP quiera "ocultar a los ciudadanos" una frase sobre las leyes LGTB que uno de sus dirigentes compartió en una red social.

La número uno de Ciudadanos por Barcelona, Inés Arrimadas, ha advertido este sábado de que si gobiernan "al señor Aitor Esteban y al señor Rufián se les va a borrar esa sonrisita supremacista de la cara" porque promoverán una reforma electoral que fije en el 3% el corte nacional para entrar en el Congreso.

Con una intervención centrada en la crisis catalana y en atacar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por "pactar con los separatistas", ha acusado a "estos señores del PNV" de ser los que deciden qué infraestructuras se tienen que poner en marcha en Alicante o en cualquier otro lugar. "Y les importa un pimiento", ha subrayado, que haya listas de espera o que los niños estudien en barracones.

Por eso, ha avisado del "peligro de contagio" que se cierne sobre la Comunidad Valenciana con el gobierno tripartito (PSPV, Compromís y Podemos) que encabeza Ximo Puig: "Se contagia más que la gripe", ha asegurado en un acto en el Paraninfo de la Universidad de Alicante, que ha registrado un lleno.

Ese es el principal motivo, ha señalado, por el que hay que "echar a Sánchez de la Moncloa", ya que, según ha dicho, es un "peligro público" por haber dado alas a "los nacionalismos" hasta el punto de que ahora tiene "en su club de fans a Torra, Puigdemont, Rufián y Bildu".

El presidente del PP y candidato a la presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha asegurado en la novena jornada de campaña que Pedro Sánchez lleva toda la legislatura "en modo avión", en referencia al Falcon oficial, y que "le importa un bledo España".

En un mitin en el auditorio de la Diputación de Alicante, Casado ha afirmado que a Sánchez solo le interesan "los oropeles" del poder −según Casado, si el rey se descuida "le quita el Palacio de la Zarzuela"− y no las infraestructuras y la economía, aunque por lo menos ahora ha cambiado el Falcon oficial "pagado por todos lo españoles" por uno privado que pagan "las cuotas de los socialistas". Casado ha relatado que coincidió con el presidente en Mallorca y, cuando fueron al aeropuerto, se encontraron con un avión privado en el que estaba Pedro Sánchez. "Dije que no estaba rotulado ni pone Reino de España y dijeron que era un Falcon privado. Hemos conseguido que pase de un Falcon pagado por todos los españoles a uno pagado por todos los socialistas, pero que lo sepan sus militantes. Sus cuotas van a pagarle el avión".

Ante más de 2.000 personas, según la organización, y con un fuerte temporal de lluvia y viento en la ciudad, en la que también celebra un mitin esta mañana el presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, Casado se ha referido a esta "conjunción de astros" y "nosotros con estos pelos", ha ironizado. Y ha valorado, con este mismo tono, que por lo menos Sánchez no ha cancelado sus mítines, como Podemos y Ciudadanos, para preparar los debates electorales de la próxima semana (aunque el líder de Unidas Podemos hoy sí se ha desplazado a Miranda de Ebro, en Burgos, y por la tarde a Bilbao).

Isabel Bonig, presidenta de los populares valencianos, también ha aprovechado la presencia de Pedro Sánchez en la misma ciudad −en Alicante van a coincidir Casado, Sánchez, Arrimadas y Santiago Abascal− para hablar de su parecido con Ximo Puig, presidente de la Generalitat valenciana, y criticar que rechacen un 'cara a cara' con ambos: "Los dos se han negado a tener un cara a cara. Yo se lo pedí al señor Puig y me dijo que no. Nos tienen miedo. Esta coalición sanchista es muy buena enfrentando detrás de una pancarta, pero cuando se trata de democracia en estado puro y de confrontar proyectos, res de res. Se asustan. Salen huyendo". Hasta las autonómicas, que se celebran el 28A coincidiendo con las generales, los cinco candidatos autonómicos se habrán enfrentado cuatro veces.

“A pesar de las dificultades para gobernar, creo que nos hemos ganado el derecho de pedir una oportunidad: cuatro años para demostrar que algunas cosas se pueden cambiar”. El secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, busca la confianza de la gente "que desconfía de la política y los políticos". Para ello, ha argumentado entre otras cosas, que han conseguido "arrancar" un salario mínimo de 900 euros porque tenían "escaños y votos suficientes para imponérselo a Sánchez". 

En un encuentro con simpatizantes de la formación en Miranda de Ebro y acompañado de la candidata al Congreso por Burgos, María Dolores Martín-Albo, Iglesias ha leído los Artículos 31, 35, 47 y 50 de la Constitución, porque se encuentran, entre aquellos "que están pensados para proteger a los españoles" y que "no se cumplen". 

"No puede ser que solo paguen impuestos la gente trabajadora, los parados y las pequeñas y medianas empresas". Iglesias ha denunciado así el incumplimiento del Artículo 31, que hace referencia a "un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad" y ha dicho que "los bancos tienen que pagar y devolver los 60.000 millones de euros que deben a la ciudadanía en concepto de rescate". Por ello, el líder de Unidas Podemos ha pedido "una oportunidad" para hacer que los bancos "cumplan la Constitución" y "devuelvan a los ciudadanos lo que les deben".

Iglesias se ha referido también al Artículo 35, que regula "el derecho al trabajo" y "a una remuneración suficiente para satisfacer necesidades". Para que se cumpla, ha anunciado que apuestan por "un único contrato temporal" que tenga una duración de entre un mes y seis, porque es "una tomadura de pelo" que "alguien sume contratos temporales por trabajar en una empresa haciendo lo mismo". Además, respecto a la propuesta de un salario mínimo de 1.200 euros, ha afirmado "que se puede hacer perfectamente" y que "beneficia a la economía".

También se ha referido a los Artículos 47 y 50, que regulan "el derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada" y la garantía, por parte de los poderes públicos mediante "pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica de los ciudadanos durante la tercera edad". El líder de Unidas Podemos ha calificado de vergüenza "que haya fondos buitre que se metan en el derecho a la vivienda" y ha declarado que "si aumenta el coste de la vida las pensiones tendrán que aumentar". 

"Había una trama para fabricar noticias falsas"

"Los poderosos que sabían que si nosotros entramos a gobernar hay cosas que pueden cambiar en este país", Iglesias ha hecho referencia a la trama de espionaje en torno a su partido. Porque, ha asegurado, la clave de la cuestión era que "había una trama para fabricar noticias falsas" con "el objetivo" de que no llegaran al poder. 

El líder de Podemos ha lamentado que el PSOE pactó con ellos los Presupuestos "porque no tenían más remedio" y que los socialistas no puedan "asegurar que no vayan a llegar a un acuerdo con Ciudadanos" a pesar de que "tiene argumentos de extrema derecha". Por tanto, ha hecho un llamamiento a los votantes progresistas "que comparten sus ideas y no les votan": "La única garantía de que haya un gobierno de izquierdas en España es que nosotros estemos en ese gobierno". 

El cabeza de lista de JxCat por la demarcación de Lleida, Jordi Turull, encarcelado en la prisión de Soto del Real, ha podido intervenir por 'streaming' en un acto de su formación en la localidad de La Seu d'Urgell. "Son más fuertes las convicciones que las injusticias de este Estado", ha asegurado el exconseller desde la sala de videoconferencias de la prisión. Turull ha reclamado el voto para enviar "un mensaje claro al Estado y a Europa" y para defender "el mandato del 1 de octubre".

La videoconferencia del candidato no era la primera que los presos independentistas realizaban, pues tanto Jordi Sànchez (JxCat) como Oriol Junqueras (ERC) ya participaron en los días previos en sendas ruedas de prensa para las agencias EFE y ACN. Pero la de este sábado sí era la primera intervención de un preso en la agenda de actos de campaña de los partidos. Esta semana la Junta Electoral (JEC) comenzó a autorizar estos actos, aunque no ha sido hasta minutos antes del mitin en La Seu cuando la candidatura ha recibido la confirmación de que la conexión había sido permitida.

Tras tres cuartos de hora de problemas técnicos, finalmente Turull ha aparecido en la pantalla colocada sobre el escenario. En estado de visible emoción, el candidato por Lleida ha agradecido el apoyo de sus compañeros de partido y de toda la gente que les envía mensajes de apoyo. "La mía no es una candidatura simbólica", ha asegurado Turull, "vamos con todas las consecuencias a hacer política en el Congreso". 

"La solución vendrá del diálogo y de las urnas", ha apuntado Turull, considerando que la única solución que proponen sus rivales solo pasa por "los tribunales, las prisiones y el recorte de derechos", ha dicho. "El 28A habrá urnas y ese es nuestro terreno de juego. Nosotros somos los de las urnas, por las urnas estamos en la prisión y otros en el exilio. Nosotros solo tenemos las urnas para vencer, ellos tienen los tribunales", ha asegurado desde Soto del Real.

Laura Borràs, número dos de JxCat por Barcelona y que se ha convertido en la cara más visible de los candidatos que están en libertad, ha reclamado no convertir estas elecciones "en un plebiscito sobre Pedro Sánchez". "El PSOE forma parte del tripartito del 155, que es igual de negativo para Catalunya que un tripartito de derechas o que un bipartido del PSOE con Ciudadanos", ha considerado Borràs, quien ha apuntado que estas elecciones van "del 1 de octubre y de Catalunya". "Mientras no se resuelva el conflicto político, Catalunya será el tema central de cualquier elección", ha apostillado la candidata.

"Estas conexiones hechas desde Soto del Real parecen hechas desde Turquía", ha comenzado su intervención el president Quim Torra, que está teniendo un importante protagonismo en esta campaña. "Este país quiere desborbonizarse, quiere ser una República como dijimos el 1-O. Por eso nosotros no perderemos el tiempo en repúblicas españolas ni en monarquías españolas, la historia nos demuestra que siempre se nos giran en contra", ha arengado el president de la Generalitat, llamando a dar un voto "por la independencia". 

El equipo de Pedro Sánchez está convencido de que en esta campaña hacia el 28-A el PSOE tiene un enemigo más temible que las tres derechas: las encuestas que le pronostican una victoria cómoda y el riesgo de que eso movilice a una parte de su electorado. Así que en los siete días de campaña -con dos debates en 24 horas por primera vez en democracia- el reto del candidato socialista es evitar que los suyos se queden en casa y concentrar todo el voto de los indecisos en esas siglas. 

Ese fue el mensaje central del mitin de esta mañana en Alicante, junto al presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig. El líder del PSOE alertó contra las encuestas, citó el caso de Andalucía, donde todos los sondeos pronosticaban un gobierno de Susana Díaz, y recuperó el ejemplo más reciente de Finlandia, donde el voto oculto a la extrema derecha la hizo subir del quinto puesto en los sondeos a quedar segunda en las elecciones. 

"Ha ocurrido en un país nórdico. No podemos confiarnos, para vencer al bloque de la involución, el único partido, la única opción es el PSOE. Somos los únicos que podemos hacerlo, ellos lo saben, saben que su única opción es ir juntos, van juntos a todos lados, van de manifestación, con pancartitas, compaten mesa y mantel, se toman un vino...  y se van a ir juntos a la oposición", clamó el candidato del PSOE, ante la ovación del público. 

"Queremos mirar al futuro, el futuro no tiene intermediarios, el futuro es votar al PSOE, cuando más se vote a esos partidos, más opciones tendrá el pacto de la involución", defendió antes de interpelar a los votantes de Albert Rivera: "A quienes votaron a opciones que pensaron de centro, dime con quién no vas y te diré con quien vas, la única opción que defiende la justicia social es la que representa este partido". 

En la Comunidad Valenciana, una autonomía sacudida por la corrupción de los gobiernos del Partido Popular, Sánchez se extendió un poco más sobre este asunto. En la tierra de Camps, de Carlos Fabra y de Alfonso Rus, Sánchez recordó al PP: "Algunos quieren tanto a España, España, España, que decidieron quedarse el dinero de los españoles en el bolsillo".

Recordó, como viene haciendo durante toda la campaña, que la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy del Gobierno el pasado verano no fue por Cataluña, sino por la corrupción y pidió "no volver atrás". "La buena gente no roba, no insulta y no espía", dijo, para luego mandar un mensaje a Pablo Iglesias: "Quiero decir  las personas que fueron espiadas que las cloacas se fueron por el desagüe de la moción de censura". 

El presidente trató de obviar la polémica de los debates y la crisis abierta en RTVE después de que Rosa María Mateo decidiera fijar unilateralmente la fecha que defendía el PSOE y llamó a los suyos a no confiarse en la recta final de la carrera para "no volver a atrás". 

Hizo un repaso sobre las medidas sociales aprobadas por su Gobierno en estos diez meses y subrayó que "se puede hacer política económica, social y cuadrar las cuentas". Apeló al feminismo y lanzó un dardo a Cayetana Álvarez de Toledo, la número 1 del PP por Barcelona, que el pasado martes en el debate ironizó sobre la reforma del Gobierno para introducir el consentimiento expreso en las relaciones sexuales. "¿Qué es esto de frivolizar con las agresiones sexuales, 11.000 se producen al año en este país? Por supuesto,  la inclusión del consentimiento expreso por parte de la mujer para calificar la agresión sexual. No es no y todo lo que no sea sí es un no y tiene que estar reconocido en el Código Penal", dijo el candidato socialista en el último acto, antes de recluirse para preparar los dos debates que condicionarán la semana final de campaña. 

Centenares de taxistas madrileños se organizan estos días en Whatsapp para regalar publicidad a Podemos y llevar pegatinas del partido en sus coches sin cobrar, en respuesta al apoyo recibido durante los últimos años en la lucha del sector contra Uber, Cabify y las VTC. La iniciativa, indican, ha sido propia. "Me llegó la propuesta y en un día nos hemos apuntado 200 o 300", explica Urbano, uno de los que la pondrá en los próximos días. Podemos desconocía el asunto hasta esta semana, cuando los taxistas se pusieron en contacto para contársela por si acaso les parecía mal. Pero en el partido son conscientes del apoyo que tienen del colectivo y no tienen ningún problema en que se les publicite gratis.

"Si el Partido Popular me ofrece los sesenta euros que cuesta la publicidad al mes, te soy sincero: me cago en los sesenta euros, porque son los que pagaría por mi ruina", continúa el conductor. "Y si me ofreciera medio millón de euros también lo mandaría por ahí, porque con mi trabajo no juegan. He sido su votante muchos años, aunque dejé de serlo porque sabía que eran unos ladrones".

El sentimiento de Urbano se extiende a gran parte del colectivo, que tradicionalmente ha sido afín al PP pero que con los últimos acontecimientos -como la huelga de enero, cuando trataron de paralizar la ciudad para exigir una regulación más dura con las VTC- se ha pasado al otro lado. En concreto, al partido con representación más a la izquierda del espectro. Podemos se ha situado una y otra vez del lado de los taxistas y en contra de los "buitres", así que estos ahora se lo devuelven pese a llevar toda la vida apoyando a su contrario, el Partido Popular.


"En qué situación nos encontraremos para que un sector tan conservador gire así", añade José Miguel Fúnez, responsable de comunicación de la Federación Profesional del Taxi de Madrid. "Podemos es el único partido claro en sus declaraciones. Ha hecho propuestas y las incorpora en su programa. Soy exvotante del PP, pero cuando hemos visto que nos putea junto a Ciudadanos hemos creído conveniente hacer movimientos. Son partidos que han declinado el servicio público del taxi. Estamos abandonados".

Además de la de Podemos, algunos taxistas ya lucen carteles en defensa de "quienes defienden los servicios públicos". También es una campaña propia, que no menciona a ningún partido concreto.


"Ni todos fachas, ni todos radicales"

El Ayuntamiento de Madrid permite a los taxis llevar publicidad exterior desde 2014, cuando se modificó la ordenanza. Aún gobernaba Ana Botella, que ya entonces explicó que el cambio se hacía "para ayudar al sector en un momento en el que sus ingresos se ven mermados por la crisis". La publicidad, sin embargo, no es una gran fuente de ingresos: el sector cifra la media en sesenta euros mensuales por pegatina y se pueden poner hasta cuatro, así que como mucho serían 240 euros al mes. De media, un taxista gana 170 euros con un día laborable de trabajo.

Cada taxista pone la publicidad que quiere en su coche, aunque las empresas suelen acudir a las asociaciones, radios y cooperativas que los agrupan para adquirir el pack. En Multimpacto, la empresa que gestiona la publicidad de la gremial, no han recibido ninguna petición política para esta campaña. "Debe haber surgido de los propios taxistas", indican. "A nosotros suelen acudir multinacionales, no partidos".

En 2015, el Partido Popular invirtió 45.000 euros en anunciarse en 900 taxis de Madrid, cuando Esperanza Aguirre era candidata al Ayuntamiento y Cristina Cifuentes a la Comunidad. Los anuncios provocaron división en el colectivo taxista, porque ya entonces el PP hablaba de liberalizar el transporte y Podemos había declarado la guerra a Uber. También entonces unos cuantos taxistas -alrededor de cincuenta, según informó El Mundo- pusieron publicidad gratis a Podemos y a Ahora Madrid.

"El PP hizo campaña con Aguirre y Cifuentes y hubo problemas", explica Jesús Dimas, un taxista que no pondrá carteles de nadie. Algunos lo rechazaron. Otros sufrieron el cabreo de sus usuarios, que rechazaban subir a coches forrados con propaganda popular.

"A un compañero se la puso su jefe en el coche y estaba cabreado, porque entraba en Malasaña y la gente le increpaba y no quería subir. La de Ahora Madrid fue una campaña pequeña y Carmena no tenía la dimensión que tiene ahora. Hay una corriente en el sector de no politizar el problema, porque damos un servicio a la ciudadanía y hay un afán de 'podemizar' el taxi para desacreditarlo. Qué pase en las elecciones nos va a favorecer o hundir, no lo negaré, pero ni antes éramos todos fachas ni ahora somos todos radicales".

PP vs. taxistas y Podemos

El programa de Podemos dice que "declarará el taxi como servicio público de interés general". Al taxi ya se le considera un servicio público porque las licencias son concesiones administrativas y la administración regula sus tarifas y condiciones. Pero, además, el texto menciona que se establecerá "un requisito de dos horas para la precontratación de las VTC". La Generalitat de Cataluña ya aprobó un decreto que obligaba a las VTC a ser precontratadas con 15 minutos de antelación. Uber dijo que se iba y Cabify también, pero volvió al poco tiempo saltándose la norma y aplicando la precontratación solo en el primer viaje

A los taxistas de Madrid les gusta esta medida, así que intentaron un golpe de efecto similar el pasado mes de enero, durante Fitur. Pero aunque estuvieron dieciséis días en huelga no lo consiguieron. El presidente de la Comunidad, Ángel Garrido, se negó a aprobar la precontratación. Así que los taxistas, desgastados tras dos semanas de movilización, asumieron la derrota y desconvocaron la huelga. Durante sus protestas, se manifestaron bajo la sede del PP en Génova.

Mientras tanto, Podemos ha mantenido reuniones (la próxima será esta Semana Santa en Madrid con Rafa Mayoral), los ha defendido como trabajadores que pagan impuestos en España (frente a Uber y Cabify, que tienen sus matrices fuera) y hasta ha sido demandado por "desprestigiar" a Cabify.

"A mí mañana viene alguien del PP a decirme que si pongo publicidad en el coche y no lo hago. Y les he votado toda la vida", apuntala Leonardo, otro taxista de la capital. "Cuando nos hemos sentado a negociar no lo han hecho, así que es natural que gente que históricamente haya sido favorable al PP no quiera saber nada de ellos".

"Para variar, no sabemos nada". Todos los miembros de Ciudadanos en Catalunya responden igual cuando se les consulta por el relevo de su jefa en el grupo parlamentario. La marcha de Inés Arrimadas al Congreso de los Diputados tras el 28-A ha sacudido a la formación naranja en el Parlament y las dudas sobre quién va a suceder a la jefa de la oposición en Catalunya recorren la formación.

La cuestión sobre el relevo de Arrimadas no es menor, señalan las fuentes consultadas. Los diputados de Ciudadanos en Catalunya recuerdan la posibilidad de un adelanto electoral y que, por ahora, el partido carece de una cara visible que pueda competir con el tirón que tenía la jefa de la oposición: en 2015 obtuvo 25 diputados y en 2017 ganó las elecciones con 36 escaños.

El partido está ya muy acostumbrado al hermetismo de Albert Rivera y ni siquiera sus cargos más próximos conocían el salto de Arrimadas al Congreso, pero reconocen que el secretismo que rodea el "asunto Arrimadas" ha disparado las especulaciones sobre quién la va a reemplazar. También ha generado, por primera vez, algunas voces críticas por la decisión del líder del partido de jugárselo todo a una carta en estas elecciones.

Carlos Carrizosa, actual portavoz parlamentario y hombre de la máxima confianza de Albert Rivera, es una de las personas mejor situadas para sustituir a la todavía líder de la oposición en Catalunya. Carrizosa se encargaría de ocupar el vacío de Arrimadas durante los primeros meses, pero nadie se atreve a asegurar que esta tarea incluirá figurar como cabeza de cartel en unos futuros comicios autonómicos. Las mismas fuentes dicen que tampoco se puede rechazar ni a la diputada Lorena Roldán ni tampoco el fichaje de un independiente, pero insisten en que ahora el foco debe estar en las elecciones generales y no en el Parlament.

"Lo de Arrimadas no va a ser inmediato", añaden los parlamentarios consultados. En el partido naranja recuerdan que, tras las elecciones, Arrimadas seguirá siendo diputada en el Parlament hasta que recoja su acta en el Congreso, de manera que su relevo no va a ser inmediato y se podría demorar hasta casi finales de mayo.

La descapitalización del grupo parlamentario catalán

El goteo de cargos de confianza de Rivera que abandonan el Parlament y se van a Madrid ha sido una constante desde que el partido decidió dar el salto al Congreso. La mayoría de estos cargos están en la formación desde el principio y forman parte de la Ejecutiva desde hace muchos años, cuando Ciudadanos era minoritaria y sin apenas implantación.

Cuando Rivera se fue a Madrid en enero de 2016, se llevó en primer lugar a José Manuel Villegas, probablemente la persona más cercana al líder del partido naranja, director de las campañas electorales y diputado en la cámara catalana entre 2012 y 2015. Más tarde llegó el turno de Fran Hervías, miembro de la Ejecutiva desde 2009 y considerado el fontanero del partido: internamente le llaman señor Lobo -en referencia al personaje de Reservoir Dogs- por su capacidad para solucionar problemas internos.

Después fue Fernando de Páramo, portavoz adjunto en el Parlament y secretario de Comunicación, que el pasado julio dejó su escaño para unirse al equipo de Villegas en la capital y dar el salto a la política nacional. De Páramo fue el último en llegar al círculo de confianza de Rivera y empezó a fraguar su relación en 2011, cuando le invitó a un programa de Onda Cero centrado en el "sector del lujo" que él dirigía.

El siguiente en dar este paso será José María Espejo-Saavedra, vicepresidente segundo del Parlament y persona también muy cercana al presidente del partido. Espejo-Saavedra, que va de número tres por Barcelona, es amigo de Rivera incluso desde antes de entrar en política. Ambos eran licenciados en derecho y se conocieron en la asesoría jurídica de La Caixa. Espejo-Saavedra acababa de llegar de su Madrid natal, Rivera le introdujo en su círculo y acudieron juntos a los primeros actos del partido. Ambos impulsaron la sectorial jurídica de Ciudadanos y ahí trabaron amistad con Carrizosa, el único que se queda -de momento- en Catalunya y el elegido en su día por Rivera para acompañar a Arrimadas en la cámara catalana.

Arrimadas no forma parte de este círculo de amigos de Rivera y no todos en el partido están seguros de cómo convivirán ambas personalidades en el Congreso. “Arrimadas ha crecido mucho desde que Rivera marchó”, precisa un diputado naranja en el Parlament, midiendo en todo momento sus palabras.

La candidata por Barcelona lo tiene claro y considera su etapa en la cámara catalana una fase superada. "No veo a nadie criticando a Laura Borràs por irse al Congreso", respondía el pasado martes Arrimadas. "He llegado a la conclusión de que lo mejor para los catalanes es defender lo mismo que he defendido hasta ahora pero con las herramientas de un Gobierno".

Los gobiernos autonómicos han aprovechado este mes y medio de precampaña para lanzarse a la competición de promesas electorales a las puertas del 28A y de los comicios autonómicos del 26M. Varios de los ejecutivos han anunciado desde bajadas de impuestos a reformas para mejorar hospitales o precios "sociales" para trenes de alta velocidad que todavía tardarán años en llegar.

Restaban 72 horas para el inicio de la campaña cuando el Gobierno andaluz de PP y Ciudadanos anunció una "revolución fiscal" siguiendo la estela del modelo madrileño. El Consejo de Gobierno que preside Juan Manuel Moreno Bonilla aprobó el martes 9 un decreto ley que incluye, entre otras cosas, la práctica eliminación del impuesto de sucesiones y donaciones para los familiares directos y cónyuges; una rebaja progresiva del tramo autonómico del IRPF y una reducción del impuesto de transmisiones y actos jurídicos. El PSOE-A lo calificó de intento para hacer campaña de "manera burda". Las bajadas de impuestos generalizadas están también en los programas electorales de Ciudadanos, PP y Vox, que no han explicado cómo piensan cuadrar los ingresos para combatir la caída de la recaudación.

El Ejecutivo de Iñigo Urkullu, que tampoco se enfrenta a unas elecciones autonómicas este año, pondrá los billetes del futuro tren de alta velocidad en Euskadi a un "precio social" que oscilará, de media, entre los 8 y 12 euros. Esta alta velocidad no llegará hasta 2024, según el gobierno del PNV y el PSE. Además, este martes han aprobado subir un 5% las cuantías en ayudas a la conciliación destinadas a las familias vascas en 2019 con una inversión total de 34,9 millones de euros.

A la carrera de anuncios se sumó Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, con la convocatoria de la "mayor" oferta de empleo público en una década. En total se trata de 6.004 plazas, de las cuales 2.617 son de administración general, un 18% más que el año anterior. Algunas de las plazas llevaban una década sin ofertarse, lo mismo que lleva Feijóo en el Gobierno.

En Galicia las autonómicas se esperan para otoño de 2020, pero el último CIS apunta que la hegemonía del Partido Popular como primera fuerza en la comunidad en las generales podría estar en riesgo. Este barómetro dibuja un escenario en el que el PSdeG podría obtener entre 9 y 10 de los 23 escaños en juego en las generales y el PPdeG oscilaría entre 8 y 9, en lo que constituiría un descalabro para un partido que ha sido hegemónico en esta comunidad.

Ya durante la campaña, la Junta Electoral de Vigo ha advertido a Feijóo de que debe mantener la "neutralidad" cuando intervenga en un acto como presidente de la Xunta a raíz de una denuncia del PSOE local que el organismo, sin embargo, ha desestimado. Los socialistas consideraban que había aprovechado un acto de entrega de premios para publicitar su propia gestión.

Lo que prohíbe la ley electoral a los poderes públicos en su artículo 50 es "organizar o financiar, directa o indirectamente, actos que contengan alusiones a la realizaciones o a los logros obtenidos, o que utilicen imágenes o expresiones coincidentes o similares a las utilizadas en sus propias campañas por alguna de las entidades políticas concurrentes a las elecciones". Según señala una instrucción de la Junta Electoral, este organismo entiende que, como hay dos comicios muy cercanos en el tiempo, esta prohibición debe afectar desde el día que se convocaron las generales hasta el 26M.

El "nuevo coloso de la sanidad pública madrileña"

Al margen de estos tres territorios sin autonómicas a la vista, los ejecutivos que sí se enfrentan a una cita con las urnas en mayo también han aprovechado este mes para hacer anuncios y promesas. El Gobierno de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, relanzaba a principios de abril por enésima vez su compromiso de reformar el Hospital La Paz y convertirlo, en palabras del vicepresidente Pedro Rollán, en un "nuevo coloso de la sanidad pública madrileña" con un presupuesto máximo de 500 millones.

Lo que aprobó hace una semana el Consejo de Gobierno son, en realidad, las bases y el pliego de prescripciones técnicas de un megaproyecto que ha pasado por varios baches en su breve trayectoria, empezando por un concurso para adjudicar el diseño que quedó desierto hace un año. Forma parte del catálogo de promesas de su antecesora, Cristina Cifuentes, de realizar un plan de inversión a diez años para reformar los hospitales públicos. Este mismo plan es el que ha citado de forma recurrente durante la precampaña Isabel Díaz Ayuso, candidata popular a la Comunidad.

En La Paz, como en los otros centros de referencia de la región, se denuncian problemas con el mantenimiento −caídas de techo, tuberías reventadas− y colapso en los servicios con frecuencia. De hecho, la Comunidad aprobó este pliego el 9 de abril y, solo tres días después, una nueva rotura de una cañería inundó parte de las oficinas sindicales del hospital.

Construcción de una mina de zinc en Cantabria

El Gobierno de Cantabria ha incluido entre sus objetivos la apertura de una mina de zinc con la que se promete crear 2.000 puestos de trabajo directos en la comarca del Besaya, una de las zonas que más ha sufrido la crisis económica, con una inversión de cerca de 600 millones de euros. El ejecutivo modificó la Ley del Suelo durante esta legislatura de manera urgente para permitir este tipo de explotaciones e hizo un concurso público para adjudicar las zonas donde se podrían hacer prospecciones que ganaron dos filiales de Canadá y Australia. Tras muchos meses de retraso en los plazos, el primer sondeo de investigación comenzó el pasado 19 de marzo.

Por otra parte, Revilla y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) están centrando su campaña de las generales en la reivindicación de una conexión de alta velocidad entre Santander y Bilbao, que conecte ambas ciudades en 40 minutos y con dos paradas intermedias en Laredo y Castro Urdiales.

En Aragón, Javier Lambán elegía Teruel, uno de los símbolos de la llamada España vaciada, para explicar que el 29 de abril el Consejo de Administración de Renfe empezará la licitación de los nuevos trenes que sustituirán a los llamados 'tamagochi', las locomotoras diésel que cubren los trayectos que unen Zaragoza con Canfranc y Teruel. La fecha estaba ya prevista, pero en febrero el presidente de Renfe aclaró que, aunque se liciten este mes, la adjudicación para su fabricación será "con suerte" a principios de 2020.

Promesas en educación en la Comunidad Valenciana

Los partidos del 'Botànic' (PSPV y Compromís son socios en el Gobierno valenciano) han centrado en la educación sus propuestas electorales más llamativas hasta la fecha. Así, el president Ximo Puig, candidato socialista a la Generalitat, aseguró que los estudiantes universitarios que aprueben todas las asignaturas podrán matricularse de forma gratuita el siguiente curso. Esta promesa electoral tendría un coste aproximado de 92 millones de euros anuales para las arcas públicas. También ha hablado de una multiplicación por cinco de las becas Erasmus.

Antes había sido el conseller de Educación, Vicent Marzà (Compromís), quien anunció una de sus propuestas para la próxima legislatura si consiguen reeditar el Gobierno autonómico. Se trata de extender el servicio de comedor escolar gratuito a todos los alumnos valencianos de Infantil y Primaria −actualmente son 40.000 los niños que disfrutan de beca de comedor−. Para hacer efectiva esta medida (se implementaría de forma gradual a lo largo de la legislatura) se necesitarían 88 millones de euros más al año. La Generalitat invierte actualmente 72 millones en becas de comedor. 

La educación también es uno de los ejes de las promesas del PSIB-PSOE, con Francina Armengol como candidata a la reelección como presidenta el 26M. El partido ha apostado por que la educación de 0 a 3 años sea gratuita, una limitación de los precios de alquiler y se ha comprometido a "triplicar" el número de viviendas públicas.

Información elaborada con la colaboración de las ediciones autonómicas de eldiario.es.

La campaña discurría anodina a punto de llegar a su ecuador –apenas agitada por las salidas de tono de algunos candidatos de la derecha– cuando el debate sobre los debates hizo saltar por los aires todo esa modorra preelectoral.

Acuciado por los trabajadores de RTVE, levantados en armas contra la utilización partidista de la corporación, por el resto de partidos y por el grupo Atresmedia –que amenazó con dejar su atril vacío si no acudía al debate–, el presidente y candidato Pedro Sánchez se ha visto obligado a rectificar ante una bola que seguía creciendo, que ha abrasado el prestigio de la administradora única de RTVE, Rosa María Mateo, y que amenazaba con desbaratar toda su estrategia, calculada al milímetro para no cometer ningún error. 

Su tropiezo sirvió de munición a sus rivales –por la izquierda y la derecha– y ponía en riesgo la imagen del presidente que sobrevolaba todas las polémicas sin enfangarse para convertirlo en un candidato huidizo que escapa de sus rivales.

Pablo Casado y Albert Rivera han aprovechado la polémica para amplificar sus acusaciones contra Sánchez de apropiarse del aparato del Estado a su favor, en esta ocasión por la maniobra unilateral de Rosa María Mateo de imponer el día 23 de abril, como quería Moncloa, para el debate en la cadena pública, a pesar de que los demás candidatos habían confirmado su presencia ese día en Atresmedia.

Pablo Iglesias, de momento, evita hacer sangre con el tema de los debates, aunque mantiene su estrategia de reclamar el voto de izquierdas con el argumento de que Sánchez podría acabar pactando con Ciudadanos, como en 2016.

La JEC frustra el plan del PSOE 

Hasta el séptimo día de campaña, los socialistas vivían felices en un ambiente interno de victoria electoral, con las encuestas a su favor y los candidatos del PP rivalizando por pronunciar la mayor barbaridad. Entre selfies, autógrafos en ejemplares de Manual de Resistencia y discursos repetitivos en los mítines, Sánchez encaraba la campaña con una única obsesión: un perfil bajo para evitar errores que pudieran poner en riesgo el buen resultado que las encuestas pronostican el PSOE.

En las filas socialistas miraban con entusiasmo la campaña que estaban haciendo PP y Ciudadanos porque consideraban que las salidas de tono, en el primer caso, y el veto que les ha impuesto Rivera, en el segundo, les permitían seguir creciendo. 

Pero la Junta Electoral Central ha obligado a los socialistas a replantear la campaña al truncar el plan de Moncloa de celebrar un único debate a cinco que incluyera a Vox con el objetivo de que se visualizara frente a Sánchez la alternativa de Casado, Rivera y Abascal. La negativa del órgano que vela por la neutralidad en campaña frustró ese plan y el PSOE decidió entonces que, en igualdad de condiciones, el debate que sería, entonces, a cuatro se celebrara el mismo día pero en TVE. 

La situación se le volvió en contra de Sánchez cuando Atresmedia decidió mantener la invitación ya sin Vox y los tres rivales de Sánchez, que según las encuestas están muy por detrás, aceptaron, presionando así al candidato socialista para que hubiera dos debates consecutivos. El pulso se mantuvo hasta el punto de que el jueves la administradora única de RTVE a propuesta del PSOE, Rosa María Mateo, cambió unilateralmente la fecha al 23 de abril y la hizo coincidir con la que pretendía Sánchez.

El movimiento suscitó críticas de todos los rivales de Sánchez y dejó a la administradora de RTVE en una situación muy complicada. El Consejo y la dirección de los Informativos de la televisión pública se desmarcaron de la decisión. Con ese panorama, Sánchez intenta salvar los muebles con una rectificación que le lleva a participar en dos debates consecutivos, el de la cadena pública, que vuelve a su fecha inicial del 22 de abril, y el de Atresmedia.

El resultado son dos debates que dejarán sentenciada la campaña. Los candidatos se encerrarán pronto para prepararse esos enfrentamientos que son definitivos para seducir (o no) al alto porcentaje de indecisos que reflejan las encuestas. De ellos depende lo que pase el 28A. Mientras tanto, la que ha sido la gran polémica de la campaña deja una gran damnificada: la figura de Rosa María Mateo ha quedado achicharrada

Preocupación en Ciudadanos

Ciudadanos ha sido el partido que con más dureza se ha referido a la cuestión al reclamar la dimisión de la administradora única de la corporación. El partido de Albert Rivera ha aprovechado para criticar la gestión de RTVE que ha hecho Sánchez (su primera decisión ejecutiva en Moncloa fue cambiar el consejo de administración a través de decreto ley).

Rivera, que no acaba de remontar en las encuestas y trata de contener la sangría hacia Vox, aprovechará el debate para sacar la cabeza en su estrategia de ataque a Sánchez. En Ciudadanos no acaban de estar del todo satisfechos con la primera semana de campaña, aunque de puertas afuera aseguran lo contrario. Los resultados de las últimos sondeos los han puesto en alerta porque ven que los números con el PP y Vox no dan para poder gobernar y desbancar a Sánchez, que es su principal objetivo. Lo que han asumido es que, pese a "lo mal" que ven a Casado y al PP, va a ser imposible superar esos dos puntos mínimos de ventaja que les sacan los populares. De Vox siguen decididos a no hablar o hablar lo mínimo.

La estrategia diseñada por el comité de campaña de Ciudadanos de hacer una estrategia "muy propositiva" la siguen a rajatabla. Pero el formato coloquio de los actos sectoriales celebrados en salas de poco aforo no les está funcionando como les gustaría. La repercusión mediática es mínima y depende siempre de que Rivera dé un titular. Si no dice nada nuevo, el acto se queda casi en familia. Algunos dirigentes critican el diseño de la campaña y ponen como ejemplo la "ocurrencia" del día de la pegada de carteles sorprendidos con el holograma de Rivera en la sede mientras su líder inauguraba la carrera electoral en Pedraza, un pequeño pueblo de la provincia de Segovia.

En los demás actos que han celebrado al aire libre, salvo algunas excepciones, solo han conseguido atención cuando acuden a lugares donde no son bienvenidos. Como les pasó el otro día en Rentería. Ese día abrieron casi todos los informativos y días más tarde Rivera acudió a la Fiscalía a denunciar las "agresiones" que sufrieron apuntando a Sortu y a Bildu directamente.

El PP aprovechará la polémica sobre el debate

La cabeza de lista de Ciudadanos por Barcelona, Inés Arrimadas, que tiene agenda propia y pasa la mayor parte del tiempo fuera de Catalunya, es ahora la 'esperanza blanca' de Ciudadanos en la recta final de la campaña. En el partido creen que hizo "muy buen papel" en el debate a seis del otro día en TVE. Y esperan que en estos últimos días dé impulso a la campaña, como hizo en Andalucía. Aunque la moral no está tan fuerte, fuentes del partido están convencidos de que el tándem Rivera-Arrimadas funciona y confían en que hará remontar al partido. Su líder, campeón nacional de la Liga de Debate Universitario en 2001, no ha despuntado en este tipo de formatos hasta ahora y por primera vez esta semana tendrá dos oportunidades.

El PP también lo fía todo a los debates. Casado, que no ha llegado al punto de reclamar la dimisión de Rosa María Mateo, no dudará en usar la polémica sobre el debate como arma arrojadiza contra Sánchez. "Sánchez solo acierta cuando rectifica", expresó el líder del PP este viernes antes de acusar al presidente de provocar "un gran desgaste a las instituciones públicas". 

El uso de los medios públicos ha sido uno de los instrumentos de azote de los conservadores contra Sánchez y llegaron incluso a alquilar una sede para denunciar los viajes que realiza con el Falcon de las Fuerzas Armadas que han usado todos los gobiernos. La polémica de los debates da alas a esa estrategia. "No da la cara e instrumentaliza TVE, como lo hace con el CIS o la Diputación Permanente del Congreso solo para revalidar su acuerdo con Otegi, Puigdemont, Torra e Iglesias", enfatizan fuentes del PP, informa Iñigo Aduriz.

Iglesias recupera el pulso

El tono bronco de Casado permanecerá en la recta final de la campaña. El candidato del PP ha llegado a aplaudir las afirmaciones de su cabeza de lista por Huelva, Juan José Cortés, que acusó a Sánchez de sentarse con "asesinos, criminales, violadores y pederastas". El candidato socialista es consciente de que sus rivales de PP y Ciudadanos seguirán en ese tono y ha reclamado debates "de guante blanco": "Espero que la derecha y sus tres siglas entiendan que debatir no es insultar", dijo en su primera intervención tras su rectificación en la que se mostró satisfecho por que el choque se retransmita fuera del horario infantil. 

En las filas socialistas tratan de restar importancia a la polémica de los debates y retomar el control de la campaña, que hasta ahora consideran que les iba bien. "Si al final el tema de la campaña es el debate, entonces hemos ganado", reflexiona un dirigente socialista. El PSOE espera pasar página pronto.

Pablo Iglesias también marcó un perfil muy distante con Sánchez con respecto a los debates y ha reprochado que el Gobierno hiciera un "uso instrumental inaceptable de RTVE" con el cambio de la fecha. No obstante, el candidato de Unidas Podemos no tiene previsto utilizar ese argumento con vehemencia contra el PSOE, según fuentes de su entorno. 

Unidas Podemos comenzó la campaña con un profundo estancamiento y fiándolo todo a la vuelta de Iglesias de su permiso de paternidad. La investigación del espionaje de las cloacas del Estado lideradas por el excomisario Villarejo dio aire a la candidatura. Recuperado el pulso, la estrategia de Iglesias pasa por reclamar el voto de izquierdas como única forma de evitar que Sánchez acabe apoyado por Ciudadanos, como ocurrió en 2016.

El debate a dos vueltas en la pública y la privada tiene un quinto partido en liza que ni siquiera necesitará participar. El fantasma de Vox sobrevolará los dos choques. A los asesores de Santiago Abascal se les ha escapado un mensaje en un grupo de periodistas reconociendo que en realidad les viene bien, aunque oficialmente exploten el papel de víctimas de un supuesto sistema que les perjudica: en este caso los ocho magistrados del Tribunal Supremo y los cinco catedráticos que forman la Junta Electoral Central. 

La ausencia de Vox evitará la confrontación en las tres derechas y también la reedición de la foto de Colón que pretendía Sánchez y que está en el origen de todo este lío, aunque los socialistas creen que en la práctica no le vendrá bien a Casado porque no podrá confrontar con su competidor. A la hora de los debates, Abascal y los suyos programarán nuevos mítines.

Vientos propicios para el PSOE desde la prisión de Soto del Real. 19 abr 2019 18:42:14.eldiario.es - eldiario.es.

Como era inevitable en campaña, Pedro Sánchez ha endurecido su mensaje sobre los independentistas catalanes y su reivindicación de un referéndum de independencia. Si hay que pillar votos en Almería, Cuenca o León, ni se te ocurre hablar de "España plurinacional" y otros conceptos creativos. De la maligna figura del relator, ya ni hablamos. "El PSOE es la garantía de que no habrá referéndum, independencia, ni se va a quebrar la Constitución y el Estatuto", dijo en Badalona.

Unos días antes, en una entrevista en eldiario.es, introdujo el factor personal contra los líderes de ERC y PDeCAT. Que se viera que estaba furioso con ellos: "Los líderes independentistas han demostrado no ser personas de fiar, y creo que lo más importante que tienen que hacer durante los próximos cuatro años es decir claramente a la sociedad catalana que creyó en ellos que les han engañado, que la independencia no es posible y que tienen que volver a la senda estatutaria y constitucional".

Nadie diría que podría necesitar los votos de esos partidos en una futura sesión de investidura. 

Para conocer el mensaje de los dos partidos que provocaron el fin del Gobierno de Sánchez y la convocatoria de elecciones, hay que ir a la cárcel, en concreto a Soto del Real. Ahí viven en prisión preventiva los candidatos que encabezan las listas de ambos grupos, Oriol Junqueras y Jordi Sànchez. Ninguno de ellos se caracteriza por la estridencia de las notas que interpreta Carles Puigdemont. 

En dos ruedas de prensa retransmitidas por videoconferencia, Junqueras y Sànchez han planteado esta semana las reclamaciones ineludibles de sus partidos, lo que es habitual en campaña, y además se han mostrado abiertos a negociar con el PSOE. Sànchez, al frente de la lista de JxCat por Barcelona, ofrece una posición más pragmática que la de Puigdemont. Junqueras no ha obviado la responsabilidad de ERC en lo que ocurra el día después de las elecciones: "No facilitaremos ni por acción ni por omisión un Gobierno de extrema derecha en España". El líder de ERC no está por la labor de apuntarse al cuanto peor, mejor.

En el debate de TVE del martes, Gabriel Rufián aplicó el estilo de intervenciones anteriores de Junqueras, incluida su declaración en el juicio del Tribunal Supremo. Nada de provocaciones ni sonrisas irónicas. Se presentó con un discurso de izquierdas similar al de Podemos. Como si de verdad quisiera pactarlo cuando regrese al Congreso, y no limitarse a montar un espectáculo de luz y sonido que haga que salga humo y azufre de las fosas nasales de los diputados del PP y Ciudadanos. 

Así que Pedro Sánchez está diciendo: "Cuando digo no, es no". Los indepes parecen hasta tranquilos: cuando toque negociar, negociaremos. 

La democracia, según CAT

Al otro lado del universo, las reacciones obviamente iban a ser más airadas. Inés Arrimadas afirmó que Junqueras había confirmado con sus palabras que "el candidato de ERC es Sánchez". A Cayetana Álvarez de Toledo le molestó incluso más que la Junta Electoral Central hubiera permitido las dos ruedas de prensa. "Una cosa es no ser una democracia militante y otra cosa es ser una democracia estúpida", dijo. No sólo tenemos una democracia de medio pelo, según la candidata del PP en Barcelona, no lo bastante 'militante', sino que está en manos de estúpidos, como los miembros de la Junta Electoral que han permitido esos actos.

Entre los integrantes de la Junta están ocho magistrados del Tribunal Supremo y seis catedráticos. Estúpidos, según la nueva estrella emergente del Partido Popular.

Álvarez de Toledo aparece como CAT en algunos medios de derechas. Ya se sabe que las iniciales molan más que los apellidos largos y caben mucho mejor en los titulares. La palabra 'Cat' recuerda al personaje Catwoman de los cómics y el cine. De todas formas, los zarpazos de Toledo se parecen más a los de un velociraptor que ha tenido un mal día que a los de un gato.

Junqueras y Sànchez saldrán elegidos, por mucho que le duela a CAT, y podrán recoger sus actas de diputado, pero no es probable que pasen mucho tiempo en la Carrera de San Jerónimo. Lo que sí tendrán es credibilidad ante las bases de sus partidos para marcar un rumbo político diferente si eso es lo que quieren hacer. Cuando llevas un año y medio en la cárcel y la Fiscalía pide en el juicio una pena de 25 y 17 años de prisión para cada uno de ellos, no parece que te pueda llamar traidor alguien que está tuiteando desde el sofá de su casa. 

La Inteligencia Artificial y la cadena de bloques (en inglés, blockchain) no son fenómenos que hayan pasado desapercibidos para los partidos políticos que se presentan a las Elecciones Generales del día 28 de abril. Si nos fijamos en las cinco formaciones con mayor representación en las encuestas, son solo tres (PP, PSOE y Podemos) los que incluyen en sus programas electorales guiños a este tipo de nuevas tecnologías.

La cadena de bloques en los programas electorales

Repasando los programas electorales de PP, PSOE y Podemos, la palabra blockchain aparece, en total, ocho veces. Los populares son quienes más veces la nombran (cuatro veces) por tres de Podemos y solo una de los socialistas.

La única medida de calado que propone el PP relacionada con la cadena de bloques es la de regular las criptodivisas. Así lo señalan en el punto 80 de su programa: "Estableceremos un marco legal para garantizar que las operaciones realizadas con el sistema Blockchain y las criptomonedas, en el ámbito público y privado, se desarrollen en un entorno de confianza, seguridad y transparencia".

Los populares también se proponen impulsar la cadena de bloques poniendo en marcha sistemas sandbox (entornos de pruebas) "para nuevos modelos de negocio no protegidos por la normativa vigente y supervisados por los reguladores para el desarrollo de tecnologías como la Blockchain". Además, incentivarán fiscalmente a aquellas empresas que incorporen la tecnología y, de esta forma, mejoren "su trazabilidad", aumenten "la eficiencia de los procesos" y creen "empleo especializado". Dentro de su "Plan Nacional de Transformación Digital 2030", los populares quieren crear una "Administración 100% digital que aproveche tecnologías innovadoras como el Blockchain".

De forma parecida a este último punto de los populares, el PSOE habla en su programa de impulsar "tecnologías habilitadoras del cambio" entre las que incluye el Big Data, la Inteligencia Artificial, la supercomputación o la blockchain, entre otras.

Aunque Podemos escriba tres veces la palabra blockchain en su programa, lo cierto es que aparece contenida en el mismo punto. Su propuesta se basa en implementar esta tecnología desde la banca pública para reducir las comisiones de la banca privada. También proponen usar la tecnología en las contrataciones públicas "para mejorar la transparencia del proceso y prevenir la corrupción". Y como el PP, hablan de crear entornos sandbox donde probar su implementación en otros sectores.

¿Pero qué es la blockchain?

La cadena de bloques es la tecnología sobre la que se asientan la mayoría de criptodivisas. De una manera muy simplificada, podríamos imaginarnos un gran libro contable en el que todos los registros son públicos (se pueden ver) pero no se pueden modificar. Si alguien quiere hacer una nueva anotación necesita contar con la aprobación de todas las partes, que verifican que el dato que se está introduciendo es tal y como dice ser. La blockchain utiliza la criptografía para cifrar la información.

Hay que añadir que la cadena de bloques puede ser pública o privada, aunque de forma general, cuando se piensa en ella, se suele imaginar como pública. Se llama así porque la información se almacena en paquetes conectados unos con otros en los que, como ya hemos explicado, no se pueden hacer cambios. O sí, pero entonces, todos los usuarios de esa blockchain tendrían que ponerse de acuerdo para "decir" que vieron algo que, en realidad, no vieron. Por eso es prácticamente imposible que la información ahí contenida se corrompa o se falsifique y precisamente por eso también es la base sobre la que se asienta el bitcoin, el ethereum y el resto de criptodivisas. 

Básicamente, la blockchain es un método de confianza al margen del sistema organizado (como los bancos, por ejemplo) en el que cada parte confía en la otra y no puede modificar el registro que introdujo. Imagínense qué ocurriría si las propuestas electorales comenzasen a introducirse en una cadena de bloques... ¡Nadie podría no cumplirlas!

La Inteligencia Artificial que a todos gusta

La tecnología aparece mencionada hasta 15 veces si sumamos los tres programas electorales. Los más ambiciosos son los del PSOE y el PP, ya que ambos proponen sendos planes específicos para el desarrollo de la Inteligencia Artificial.

El PSOE lo llama "Estrategia de Inteligencia Artificial", en el que buscará "maximizar los beneficios de la inteligencia artificial para todos los ciudadanos y ciudadanas". Proponen "la elaboración e impulso de una política de soluciones en la nube para las administraciones públicas [...], una política de almacenamiento y utilización big data; y una política sistemática de promoción de la formación en Inteligencia Artificial". Los socialistas también prometen abordar los "problemas legales y éticos que implica el desarrollo de la Inteligencia Artificial".

El PP propone la creación de un "Plan Estratégico de Inteligencia Artificial", pero no explica cómo será. Más abajo (en el punto 175) menciona el uso de esta tecnología para crear "un Plan Nacional de secuenciación del genoma humano coordinado con la Unión Europea" y que empleará "sistemas no invasivos, la trazabilidad, la protección de los datos sensibles, y la usabilidad de la historia clínica electrónica y el BigData". En otro punto, anuncian campañas específicas para informar a la población "sobre la utilización, características y propiedades de los productos que utilizan la inteligencia artificial, algoritmos y tecnología robótica". También prometen desarrollar "proyectos tecnológicos de inteligencia artificial para ayudar a nuestros mayores en las rutinas diarias, el control de su salud y la posibilidad de realizar gestiones bancarias y administrativas sin necesidad de esperar grandes colas ni desplazarse".

Finalmente, el programa de Podemos propone "aumentar la inversión pública en I+D+i al 2% del PIB al final de la legislatura", algo con lo que se podría "liderar sectores como la producción de vehículos eléctricos, energías renovables, inteligencia artificial, fármacos y biotecnologías". Entre sus medidas, incluyen una "línea estratégica de inversión en I+D+i en inteligencia artificial" con partidas "significativas" destinadas "a grupos de investigación en el sector público y privado" para que se dediquen a este cometido.

Atiende en las urgencias de Atención Primaria y es una eminencia en enfermedades tropicales, que lleva investigando desde hace 15 años. Miriam Navarro (Alicante, 1974), doctora en Salud Pública, investigadora en la Universidad Miguel Hernández de Elche y colaboradora de distintas ONGs, sabe lo que es atender al paciente que entra por la puerta del centro de salud en Alicante pero también tratar a colectivos vulnerables en Argelia, Guinea Ecuatorial, Etiopía, Bolivia o Argentina. También en España a los que más han sufrido los recortes de los últimos años en la sanidad pública.

Médica vocacional, Navarro defiende la necesidad de que las administraciones pongan el acento en  los condicionantes sociales para la salud: la renta, el género, disponer de una vivienda digna y una fuente de calor en invierno... Repite una frase que ha hecho fortuna entre los profesionales de la atención primaria, que es la puerta de entrada a la sanidad: "El código postal influye más en la salud que el código genético del paciente".

Si ella fuera presidenta, empezaría por intentar reducir las desigualdades sociales, por justicia, pero también porque es una forma de "mejorar la salud pública", inyectaría recursos en la atención primaria e intentaría proteger el medio ambiente: "No lo queremos ver pero está influyendo enormemente en nuestra salud". También priorizaría revertir los recortes: "Ahora la sanidad es pública pero no universal".

Ha vivido de cerca las consecuencias de las barreras que durante los años más duros de la crisis se impusieron en la sanidad pública para que los inmigrantes tengan más difícil recibir atención. ¿Qué ha visto?

Claro, con el Real Decreto-Ley 16/2012, se excluyó a cientos de miles de personas del derecho a recibir atención sanitaria, y uno de los colectivos que más notó ese cambio fueron los inmigrantes. Hubo personas recién llegadas que no tenían derecho a acceder al sistema sanitario y otros que llevando aquí muchos años, lo perdieron. Hubo gente que dejó de ir a las citas médicas o de recibir un tratamiento adecuado. Y además hubo mucha desinformación sobre qué derechos tenían como pacientes. Pongo un ejemplo: una de las excepciones a la hora de acceder al servicio sanitario era que si alguien tenía una patología crónica que había sido diagnosticada antes de entrar en vigor ese real decreto, seguía teniendo derecho a un seguimiento médico, a pesar de no tener tarjeta sanitaria. Había personas con cardiopatías, por ejemplo, en el caso de la enfermedad de Chagas [en la que Miriam Navarro es una de las mayores expertas] que dejaron de ir a sus controles médicos porque creían que habían perdido ese derecho, con las consecuencias que eso tiene para la salud.

¿Ha visto miedo en esos colectivos como consecuencia de tener vetada la sanidad?

Sí, había miedo a ir a Urgencias porque pensaban que les iban a hacer firmar la carta de pago y ellos no tenían dinero y miedo a que su situación irregular fuese denunciada. La salud de algunas personas se ha visto mermada por culpa de estas medidas. El movimiento Yo Sí Sanidad Universal era necesario, y lo sigue siendo.

Todos estos cambios han afectado a las poblaciones más vulnerables y uno de los colectivos que más lo han sufrido son los inmigrantes, y dentro de este grupo, las mujeres. Otro determinante que influye en la salud es el género. Ser mujer nos da peores papeletas y, claro, las mujeres inmigrantes en situación irregular son las que se encuentran en una situación de mayor vulnerabilidad.

¿Cómo habría que actuar en estos casos?

Lo que habría que hacer es informarles, pero ¿quién se dedica a informar a estos colectivos? Esos vaivenes en las normas de la Administración que además son distintas según las Comunidades Autónomas afectaron incluso a los trabajadores sanitarios, había parte del personal administrativo que no tenía claro quién tenía derecho a la asistencia ni las excepciones. Actualmente se están excluyendo casos de manera injusta debido a interpretaciones restrictivas de la normativa en las autonomías.

El trabajo que algunos de nosotros hicimos desde 2006 fue salir del ámbito sanitario para trasladar información en su propio lenguaje a los colectivos más vulnerables. Hay que salir de vez en cuando del hospital y de los centros sanitarios y buscarlos en sus lugares clave, donde en ocasiones pasan el poco tiempo libre que tienen. Son personas que vienen a un país totalmente diferente, hablan a menudo otro idioma, el sistema de salud en sus países está organizado de forma diferente y los conceptos de salud a nivel cultural son muy distintos en sus países de procedencia. Con este cambio de Real Decreto tuvimos primero que empaparnos nosotros para saber quién tenía acceso y qué excepciones había. La falta de información convierte a los colectivos vulnerables en más vulnerables todavía.

Si usted fuera presidenta, ¿en su primer Consejo de Ministros qué aprobaría?

Lo primero que haría sería tomar medidas necesarias para reducir las desigualdades sociales en salud y para garantizar que tengamos una sanidad pública, que la tenemos, y universal, que no la tenemos. Digo esto porque a pesar de que en 2018 se intentó revertir los efectos del Real Decreto 16/2012 -que dejó sin tarjeta sanitaria a muchas personas- para que la cobertura sanitaria volviera a ser universal, de momento no lo es. Seguimos detectando casos de exclusión sanitaria. Nuestro sistema nacional de salud es muy bueno, pero creo que últimamente se han puesto tantas trabas a la sanidad pública que algunas personas se están yendo a la privada. La sanidad pública es mejor que la privada, pero cuando realmente es de todos y para todos: pobres y ricos.

Y sobre todo, intentaría reducir la inequidad en salud. Habría que asegurar pilares básicos para que la población pueda tener buena salud: la gente tiene que tener una vivienda, acceso a una alimentación saludable y una serie de condiciones básicas que hay que asegurar como una fuente de calor cuando hace frío.

Hay que mirar más allá de lo puramente biológico: la clase social, el género, la renta… son determinantes que influyen notablemente en la salud. El código postal influye más en nuestra salud que el código genético. Dependiendo de quién seas, de dónde vengas, dónde vivas…

Trataría de reforzar la Atención Primaria, la dotaría de más recursos. Es la puerta de entrada de la población al sistema sanitario, y sus profesionales (junto con los de Salud Pública) son los que más pueden incidir en la reducción de las inequidades en salud. En atención primaria también se ponen en marcha acciones de salud comunitaria, como la educación para la salud, que es fundamental.

Y me centraría en el medio ambiente. Influye enormemente en nuestra salud, pero parece que no queremos verlo. Pensamos que es un problema para las generaciones futuras, pero provoca problemas de salud también a corto plazo. Hace apenas un mes se ha publicado un estudio que relaciona la exposición a unas partículas de la contaminación ambiental con un incremento en los ingresos hospitalarios por ictus en China. El cambio climático lleva tiempo mostrándonos su existencia. El año pasado en España hubo seis casos de dengue autóctono (es decir, ocurrieron en personas que no habían viajado al trópico). En Europa tenemos varias especies de insectos que son vectores potenciales de ciertos microorganismos, por lo que hay riesgo de que se reintroduzcan enfermedades tropicales ya erradicadas en nuestro entorno, como la malaria, o que se introduzcan otras claramente tropicales que nunca se habían dado aquí.

Y a nivel individual también podemos aportar. Creo que deberíamos retomar viejas costumbres más respetuosas con el medio ambiente, como reducir drásticamente el consumo de plástico. Me da pena ver a gente pidiendo botellas de agua en sitios como Madrid donde tenemos agua tan buena, en vez de pedir una jarra.

Hay partidos políticos y algunos con posibilidades de entrar en las instituciones que defienden abiertamente lo contrario a lo que plantea: que en lugar de darles sanidad e información, lo que hay que hacer con los inmigrantes es echarlos.

La inmigración es beneficiosa. Llevo muchos años trabajando con la inmigración y circulan un montón de bulos. Son muy evidentes, ni siquiera tratan de maquillar algunos aspectos, amplifican todo lo contrario a lo que pasa realmente.

Me gustaría desmentir tres.  Se dice que nos están invadiendo y no es cierto. Los seres humanos llevamos migrando desde siempre, y el porcentaje de migrantes sobre la población total del mundo se ha mantenido estable en los últimos 20 años. Además, los países que más carga de inmigración soportan son los países vecinos de otros países en vías de desarrollo, no Europa.

Escuchamos que los inmigrantes nos traen enfermedades. Es Falso. En líneas generales, los inmigrantes suelen ser personas jóvenes y sanas. Y hay estudios al respecto. De hecho, inicialmente están más sanos que la población española y su salud va empeorando conforme aumentan los años de estancia en nuestro país.

Para los que no se lo terminen de creer, les diría que intenten imaginarse todas las adversidades a las que se enfrentan muchos de ellos durante el periplo migratorio: jamás olvidaré algunas historias relatadas por subsaharianos que vinieron por tierra, cruzando el desierto del Sáhara y esperanzo cruzar la frontera en Marruecos y todo lo que tuvieron que sufrir para llegar a España. Hay que ser muy fuerte para sobrevivir a algo así.

También se repite que los inmigrantes consumen nuestros recursos. Otra mentira. Hay estudios que muestran que los inmigrantes acuden al centro de salud aproximadamente la mitad de las veces que los españoles. Otra cosa es que estés en un centro de salud o una sala de urgencias y a ti como español te llama más la atención una señora con el yihab.

¿Cómo se combate ese discurso de los que dicen que nos traen enfermedades y que colapsan la sanidad?

Con evidencia científica, con datos que demuestren cuál es la realidad. Es muy fácil meter miedo a lo desconocido. A la gente que tiene un color de piel distinto, que habla un idioma diferente o que tiene otro estilo de vida le tenemos miedo, pero hay que intentar conocerlos y desterrar el miedo. Como dijo Marie Curie, nada en la vida debe ser temido, sino comprendido.

A la gente que critica la inmigración se le ha olvidado el pasado emigrante que tuvimos en España. Denota una falta de empatía bastante grande y también falta de memoria. Me encanta la foto del barco con los 160 inmigrantes “ilegales” canarios llegando a Venezuela en 1949. Creo que imágenes así hablan por sí solas y nos recuerdan nuestro pasado. Yo animo a las personas que escuchen a alguien contar un bulo sobre inmigración a que lo rebatan, que no se callen. 

Tanto en su faceta como investigadora científica y persona que ha tratado con colectivos de inmigrantes ha visto cómo se reducen las partidas de dinero público tanto para la ciencia y la investigación como para la cooperación al desarrollo, que ha vuelto a niveles de los años 80.

Las ayudas para la cooperación al desarrollo sufrieron un descenso llamativo al calor de la crisis. En Madrid se notó mucho, desapareciendo prácticamente las ayudas a ONG tanto a nivel municipal como de la Comunidad de Madrid. Los fondos de España destinados a ayuda al desarrollo se redujeron tanto que llegamos a ser de los países que menos aportaban; no llegaban ni al 0,2% del PIB. En cuanto a la investigación, también hubo importantes recortes y eso hizo que muchos investigadores se fuesen a trabajar a otros países. Una pena.

Ustedes acudían a entornos extrahospitalarios a hacer pruebas diagnósticas a colectivos vulnerables. ¿Qué veían ahí?

Hacíamos diagnóstico precoz de enfermedades de especial relevancia para la salud pública por ser transmisibles. Al mismo tiempo se daba información adaptada sobre VIH, tuberculosis, enfermedad de Chagas. Son enfermedades en las que es importante la prevención y también un diagnóstico temprano para poner en marcha un tratamiento. En esas charlas también hablábamos sobre el funcionamiento del sistema sanitario. El objetivo era contribuir a la integración de la población inmigrante a través de la salud.

Veíamos muchas cosas: en los inicios de Salud Entre Culturas les preguntábamos a nuestros usuarios por qué creían que salíamos de un hospital para darles esas charlas (en ONG, pisos de acogida, etc.) adaptadas, y la respuesta en ocasiones fue “porque pensáis que os traemos enfermedades”. Nos daba mucha satisfacción decirles que no era así, que en España también había VIH, por ejemplo (de hecho, hasta un 30% de los inmigrantes que tienen VIH lo adquieren en España), y que queríamos darles información necesaria para cuidar su salud y ofrecerles pruebas rápidas de VIH; en los cribados comunitarios de enfermedad de Chagas llegamos a tener hasta un 20% de participantes positivos para esa enfermedad, que gracias a esas campañas celebradas en domingo podían beneficiarse de un diagnóstico temprano. Tampoco se me olvida una ocasión en la que, impartiendo una charla sobre Chagas en una ONG, una latinoamericana la escuchaba mientras paseaba por la sala cogida del brazo de la ancianita española que cuidaba.

Insiste en que tan importante como informar a estos colectivos vulnerables es el cómo se les informa. 

Sí, porque se necesita hablar no solo en el mismo idioma, también en las mismas claves culturales y no como a veces hablamos los profesionales sanitarios. Y tener tiempo para ellos, del que ahora muchas veces no disponemos. La atención primaria tiene mucha capacidad para adaptarse a los perfiles de la población que atiende, si se le dan los recursos adecuados. Pero los efectos de los recortes también se han notado mucho aquí.

No sé si sigue en contacto con esos colectivos ni si sabe cómo reciben ellos esos mensajes xenófobos que están poniendo en circulación determinados partidos, algunos con posibilidad de entrar en las instituciones.

Lo viven con preocupación y también con cierto miedo. Una de mis amigas inmigrantes me ha comentado que observa bastante desinformación sobre lo que dicen estos partidos entre sus propios compatriotas, por lo que no perciben un riesgo que ella considera evidente.

Hay una anécdota de cuando comenzaron los mensajes xenófobos que me parece curiosa. Estoy pensando en un amigo senegalés que trabaja en cooperación. Cuando Vox dijo que había 55.000 inmigrantes irregulares en Andalucía y pedía a la comunidad autónoma que los expulsase, él nos comentó por un grupo de WhatsApp que eso era erróneo, que las competencias en materia de inmigración no estaban transferidas a las comunidades autónomas, que dependía del gobierno central, y tenía razón. Sabía más del tema un inmigrante que el político que estaba lanzando mensajes falsos en los medios.

¿Ellos te cuentan que esos mensajes calan?

Algunos me han comentado que ciertos discursos están calando. Algunos españoles están exteriorizando conductas o comentarios xenófobos de una manera más evidente que antes. Los profesionales sanitarios con los que yo me muevo y que nos dedicamos a tratar con colectivos vulnerables, estamos preocupados porque algunos partidos puedan vulnerar derechos que son fundamentales. Y ese riesgo existiría para todos, no solo para los inmigrantes.

Viene de participar en un congreso en el que tu grupo de trabajo exponía la influencia de los condicionantes sociales en la salud.

Hemos realizado un taller para profesionales sanitarios sobre cómo influyen los determinantes sociales en la salud de las personas. Cómo hay que mirar más allá de la biología, no tener solo la visión biomédica, sino también una visión social del paciente. Fue llamativo porque partíamos de un mismo perfil de paciente, con las mismas características/perfil biomédico (edad, cifras de colesterol, de tensión arterial, tabaquismo, etc.) pero con diferentes perfiles socio-económicos (mujer que vive en Vallecas, por ejemplo, hombre del barrio de Salamanca, otro era un inmigrante…), y obviamente los determinantes sociales tenían un gran peso a la hora de prever complicaciones futuras.

Para reducir las desigualdades sociales en salud lo que hay que hacer es asignar más recursos a quien más lo necesita, no repartir los recursos por igual. Si queremos hacer un reparto equitativo, eso pasa por dar más a quien más lo necesita. Habría que tener en cuenta también aspectos básicos sociales para mejorar la salud. Hay pilares que si no se tienen es muy difícil tener un estado de salud adecuado y esos son los determinantes sociales, aspectos que inciden mucho en la salud, más allá de lo puramente biológico. Esa frase que decimos entre nosotros, que el código postal influye más en nuestra salud que el código genético, es verdad. Estos determinantes sociales deberían tenerse muy en cuenta a la hora de diseñar cualquier intervención. Eso es básico para optar a un estado de salud adecuado.

"Hoy nace Equo, un proyecto que quiere ir más allá de 2012". La frase fue pronunciada por Juan López de Uralde en junio de 2011 durante el lanzamiento formal de un nuevo partido ecologista. La idea era aunar a todas las organizaciones y asociaciones verdes españolas para lanzar una candidatura con opciones reales de obtener representación institucional e incidir en las políticas ante un reto, el del cambio climático, que, siete años después, mantiene su urgencia. Ese "más allá de 2012" que pronunció el exdirector de Greenpeace España en uno de los pocos olivares de Madrid puede tener ya fecha de caducidad: 2019. Las diferencias de estrategia en el seno del partido no solo han hecho estallar la dirección, también dejarán a Equo fuera de las elecciones europeas. Dirigentes del partido reconocen que, en el mejor de los casos, habrá que afrontar una refundación tras el ciclo electoral. En el peor, una escisión que derive en su disolución.

Equo arrancó con mal pie su andadura en un momento en el que los partidos ecologistas llevaban años despuntando en algunos países europeos. No llegó a tiempo para concurrir a las municipales y autonómicas de mayo de aquel 2011, en pleno tsunami del 15M, y quedó fuera del Congreso en noviembre del mismo año. Uralde, que había saltado a la fama por su irrupción en una comida de gala de jefes de Estado y de Gobierno durante una infructuosa cumbre del clima en Copenhague, obtuvo 216.748 votos. Algo menos del 1% del total. 

Comenzó entonces una larga travesía en el desierto que se vio mitigada por la alianza que Equo selló con Compromís. La coalición valenciana está integrada por varios partidos. Entre sus fundadores está Els Verds, partido ecologista que selló un acuerdo con Equo para convertirse en su referente en la Comunidad Valenciana.

El diputado que logró Compromís en 2011, Joan Baldoví, lo era también en parte del partido ecologista. Equo obtuvo recursos de esta alianza y Baldoví asistencia técnica en Madrid. Tres años después, ambas organizaciones sellaron una coalición estatal  para las europeas de 2014. Junto a otros partidos de ámbito regional, lograron un eurodiputado. El acuerdo electoral suponía ocupar el cargo la mitad del tiempo cada partido: 2,5 años para Jordi Sebastiá (Compromís) y otro tanto para Florent Marcellesi (Equo). 

Pero esos comicios supusieron la llegada de un fenómeno político que modificó el tablero político en toda España: Podemos. Su irrupción afectó, especialmente, al flanco izquierdo. Aunque Equo formalmente es un partido ecologista, entre sus fundadoras hay personas provenientes de Izquierda Unida.

Hoy, unos de sus principales referentes es Inés Sabanés, una de las concejalas más conocidas del Gobierno de Manuela Carmena por haber puesto en marcha las políticas de restricción del tráfico en Madrid. Sabanés fue durante años dirigente de IU en la región.

Pero en Equo conviven, y han convivido desde su fundación, dos almas. Una más rojiverde y otra verde en puridad, más asimilable a otros partidos ecologistas europeos que enarbolan la defensa del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático trufado con políticas que podrían considerarse liberales en temas económicos y sociales. Ambas sensibilidades convivieron en la dirección del partido mientras las aguas bajaron calmadas.

La convulsión política que llevó al maratón electoral de 2014-2016 provocó un debate en Equo. La mayoría optó por promover alianzas con otros partidos en lugar de intentar competir en soledad en un ecosistema en el que se estrechaban los márgenes. Si en 2011 no se logró representación en el Congreso, ¿se podría en 2015 con más partidos en liza?

Equo se integró en mayo de 2015 en múltiples candidaturas municipalistas y autonómicas con Podemos y/o IU. Salvo en Catalunya, donde la representación verde es para ICV. En diciembre se decidió por el partido de Pablo Iglesias ante la imposibilidad de un acuerdo amplio que incluyera al de Alberto Garzón.

Fue el mejor año para la formación ecologista. Tres diputados en el Congreso en el seno del grupo confederal. Los tres mantuvieron su escaño tras la repetición electoral de 2016, esta vez ya con IU dentro de la coalición. Además, lograron presencia en parlamentos regionales y en múltiples ayuntamientos.

Tras el ciclo electoral y la frustración por no superar al PSOE en 2016, el espacio de Unidos Podemos entró en crisis. La implosión de Podemos obligó a los aliados a posicionarse. Y la onda expansiva llegó a Equo. El partido verde celebró su III Asamblea federal. Uralde y su compañera de Congreso Rosa Martínez repitieron como coportavoces, aunque sostenían tesis distintas. El eurodiputado, Florent Marcellesi, apoyaba a Martínez. Otros cargos institucionales, a Uralde

El cónclave no cerró las heridas y la división se fue acrecentando. En enero de 2018 Rosa Martínez dimitió. En 2019 dejaba su acta de diputada para regresar a Euskadi. 

La menguante militancia del partido volvió a ser convocada a una Asamblea federal. Uralde daba un paso al lado y dejaba la dirección del partido que fundó. Los estatutos impedían que volviera a presentarse. En su salida, defendió la confluencia con Podemos e IU: "Nuestra apuesta fue reverdecer el espacio político del cambio. Creo que fue la apuesta correcta".

El debate en la Asamblea federal volvió a girar sobre qué partido quiere ser Equo y la estrategia de alianzas. La decisión fue seguir como hasta entonces. La dirección de Equo volvió a firmar una alianza electoral con Podemos e IU para las generales de 2019.

Pero en Madrid, por ejemplo, la coalición se va a dar con el partido de Manuela Carmena e Íñigo Errejón. El llamado espacio del cambio está en un proceso de recomposición y en las autonómicas y municipales de mayo las alianzas serán asimétricas, independientes en cada comunidad y localidad.

Junto a las generales, se salvaban de la crisis las europeas. Hasta la semana pasada. Un sector de Equo había registrado ante la Junta Electoral Central (JEC) el lunes 8 el acuerdo con Podemos e IU que habían votado las bases. El 11, la otra parte presentó un escrito de renuncia a la coalición e inscribió una nueva con Compromís después de un nuevo referéndum entre las bases que está en vías de impugnación por no respetar, supuestamente, los estatutos.

La bicefalia de Equo, con dos coportavoces con plenas competencias, ha hecho el resto. La JEC se ha limitado a comunicar a las partes que hay dos coaliciones registradas y a pedir que se decidan por una. Algo imposible. Las relaciones están completamente rotas y las dimisiones en la Ejecutiva Federal han comenzado, según aseguran varia fuentes a eldiario.es.

Fuentes del sector afín a Unidas Podemos señala a eldiario.es que mantendrán su apoyo a la alianza de Podemos e IU en las europeas, municipales y autonómicas. "Compartimos proyecto y lo seguiremos haciendo. Debemos reforzar a Unidas Podemos porque es el espacio en el que estamos", aseguran a este medio. 

Enfrente, los partidarios de Compromís dicen estar "concentrados en cumplir con lo que han pedido las bases". Para ello, podrían recurrir al partido Equo-Verds que forma parte de la coalición valenciana para las europeas. Un resquicio jurídico para que las siglas del partido verde estén en las papeletas el 26 de mayo.

¿Y después? Todo en el aire. Pero unos y otros reconocen que habrá que ir a una "profunda reflexión". Una forma suave de anticipar una Asamblea federal de incierto desenlace. 

"Lo que tenga que pasar será después de las elecciones", señalan desde el sector afín a Unidas Podemos. "Queremos reforzar el espacio del cambio y las decisiones deberían ser para reforzar Equo y hacerlo dentro de Unidas Podemos. Sacar a Equo de donde ha obtenido mayor representación y visibilidad es una pérdida para Equo", zanjan.

El otro sector coincide en que "una vez pasadas las elecciones habrá que hacer una reflexión interna para retomar la senda de la unión" para "volver a una situación normalizada".

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha exigido este viernes la dimisión inmediata de Rosa María Mateo como administradora única de RTVE por "el triste espectáculo" que está dando con los debates.

"La señora Mateo ha demostrado por qué Sánchez la quería ahí y no quería que hubiera un concurso público. La quería para tener a TVE a su servicio, por eso pedimos la dimisión de Mateo, por ese triste espectáculo que ha dado", ha señalado Villegas en la puerta de Torrespaña, conocida coloquialmente como 'el pirulí', donde está ubicado la sede del ente público en Madrid. 

"Mateo tiene que dimitir pero también hay que enviar a Pedro Sánchez a su casa. Todos los españoles tienen que ir a votar para enviarle a su casa. España no puede aguantar más un presidente sin escrúpulos", ha proseguido el número dos de Rivera. 

"Estamos viviendo una situación vergonzosa, es vergonzoso cómo Pedro Sánchez está intentando utilizar la TVE pública, que tiene que ser de todos los españoles, a su servicio. Pero no nos sorprende, ya lo ha hecho con el CIS y con otras empresas públicas para colocar a sus amiguetes y ahora estamos viviendo este nuevo episodio vergonzoso", ha añadido. Para Villegas, Pedro Sánchez "ha tenido que rectificar su posición inicial y dar un paso atrás gracias a la presión de los trabajadores de RTVE, hay que reconocer esa actitud en los trabajadores que es totalmente contraria a la de la cúpula del ente". 

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha afirmado que Pedro Sánchez ha aceptado ir los dos debates "porque no le ha quedado más remedio", como ha dicho él mismo en su visita a Logroño esta mañana. Rivera se ha felicitado porque "un debate en la pública y en la privada y en donde sea es sano para la democracia" y ha añadido que "los españoles merecen candidatos que no intenten torpedear los debates".

Pedro Sánchez ha aceptado acudir a los dos debates 24 horas después de que la cúpula de RTVE mandatada por la administradora única, Rosa María Mateo, propusiera el 23 de abril para el debate en la televisión pública. Ese martes era el día que quería el presidente -pero en esa fecha estaba previsto el de Atresmedia- y Casado, Iglesias y Rivera optaron por mantener su compromiso con este último. La dirección de Informativos de TVE se desvinculó de la decisión, que atribuyó a Rosa María Mateo, y reclamaron que la programación no se ajustase a la "propuesta de un único partido político".

El candidato a las elecciones generales y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha asegurado este viernes que su formación será un "dique de contención" contra un gobierno de los partidos de derechas españoles con el apoyo de Vox. "No facilitaremos ni por acción ni por omisión un Gobierno de extrema derecha en España, porque ningún demócrata de ningún país del mundo considera bueno un Gobierno de la extrema derecha", ha asegurado Junqueras.

El jefe de los republicanos ha ofrecido este viernes una rueda de prensa en la agencia ACN desde la prisión de Soto del Real, donde se encuentra encarcelado. De allí ha reclamado el voto para ERC, porque a su parecer "si Esquerra obtuviese un resultado fantástico los 'nunca, nunca nunca' y los 'no no no' deberían adaptarse de algún modo a esos resultados", ha indicado, en referencia a las palabras del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que este jueves prometió en Badalona no permitir nunca un referéndum sobre la independencia.

Preguntado por las condiciones que reclamarán al PSOE para volver a investir a su candidato, Junqueras ha preferido no fijar líneas rojas. "Nosotros estamos a favor del diálogo, a favor del referéndum, a favor del fin de la represión. Por tanto eso es lo que defenderemos", ha dejado abierto el exvicepresident encarcelado.

"No pondremos ninguna línea roja que suponga un cheque en blanco para la extrema derecha, ni daremos un cheque en blanco que se convierta en una línea roja para la República catalana", ha recordado Junqueras, con las mismas palabras que ya expresó en una carta a la militancia al inicio de la campaña electoral. "Entre esos cheques en blanco y líneas rojas debe haber un espacio para la negociación", ha resuelto.

Pese a eso, Junqueras ha asegurado que está "convencido" que si el PSOE puede "pactará con Ciudadanos". "Por tanto consideramos que el voto que vaya al PSC irá a un Gobierno del PSOE con Ciudadanos, y por eso consideramos que nuestra opción es mucho mejor para los catalanes", ha indicado. Ante esto, el exvicepresident ha reclamado una mayoría "cuanto más amplia mejor" para poder evitar ese pacto. 

Sin marcar ningún límite temporal, el líder independentista no ha dudado en asegurar que cuanto mejor sea el resultado de ERC más cerca estará el referéndum y la independencia. "Si no nos hemos cansado ni acobardado en la prisión es porque no nos cansaremos ni acobardaremos nunca", ha indicado. El independentista ha reído a carcajadas cuando ha sido preguntado por las críticas que le hacen otros sectores independentistas por haber "olvidado el 1-O". "Yo estoy en la prisión", ha remachado.

A Junqueras le han preguntado también sobre la posición de su partido respecto al camino unilateral hacia la independencia. "ERC está a favor de todo lo que sea útil", ha asegurado, considerando que en la voluntad de avanzar hacia la República catalana él es "el campeón de la unilateralidad". "Ahora bien", ha advertido, "para un proyecto político complejo como es hacer una república en el seno de la Unión Europea, necesita de multilateralidad, porque tendremos que entendernos con mucha gente, con muchos países, con muchas opiniones públicas". 

La rueda de prensa ofrecida este viernes por el candidato de ERC había sido reclamada por el partido y aceptada por la Junta Electoral Central esta semana. El acto se ha realizado un día después de que al cabeza de lista de JxCat, Jordi Sànchez, se le permitiera también responder preguntas a los periodistas. La escenografía entre ambos sin embargo, ha tenido diferencias. Mientras que la realización de la agencia EFE permitió el jueves ver un plano amplio de Sànchez en el que se veía la bandera española en un mástil y un retrato oficial del rey, la agencia ACN no ha realizado planos amplios y se ha ceñido a la imagen de Junqueras sin mostrar su entorno.

"Qué remedio". Estas han sido las palabras del presidente del Gobierno y candidato del PSOE a las elecciones generales, Pedro Sánchez, en relación a su decisión este viernes de finalmente participar en los dos debates electorales en televisión, el 22 en TVE y el 23 en Atresmedia.

El presidente de Gobierno ha dado esta respuesta con un encogimiento de hombros y una media sonrisa a preguntas de los medios de comunicación durante un breve paseo que ha hecho a primera hora por la calle Portales, en pleno Casco Histórico de la capital riojana, momentos antes de mantener un desayuno con los candidatos socialistas por La Rioja.

La pregunta, lanzada al aire, ya que Sánchez no ha parado en su paseo, le ha planteado, en tono coloquial, si dos debates son mejor que uno, a lo que el presidente ha respondido encogiéndose de hombros levemente, "qué remedio".

Acto seguido, junto con los candidatos riojanos, ha entrado en una cafetería de la zona, antes de dirigirse a sus siguientes citas electorales, en el vecino pueblo navarro de Viana, San Sebastián y Santander.

Rectificación de Pedro Sánchez 24 horas después

Pedro Sánchez ha rectificado 24 horas después de que la cúpula de RTVE mandatada por la administradora única, Rosa María Mateo, propusiera el 23 de abril para el debate en la televisión pública, que era la fecha que quería sí o sí el presidente. En esa fecha estaba previsto el de Atresmedia, pero el PSOE consideró que al haber cambiado el formato tras la negativa de la Junta Electoral a que participara Vox tendría que celebrarse un único enfrentamiento a cuatro en TVE.

Fuentes socialistas afirman que el cambio de criterio se debe a una petición de Sánchez al Comité Electoral del PSOE. Sin embargo, el candidato socialista había mantenido hasta este momento su negativa tanto a participar en dos debates como a hacerlo únicamente en el de Atresmedia en detrimento de RTVE hasta la tarde de este jueves, cuando participó en una entrevista en Onda Cero -del grupo Atresmedia- en la que reiteró que "en igualdad de condiciones" se decantaba por la pública. "Si hay un debate a 4 lo lógico es que se haga solo uno y en una cadena que nos representa a todos", dijo Sánchez este mismo jueves.

No hay mal que por bien no venga. 19 abr 2019 08:00:50.eldiario.es - eldiario.es.

La decisión de la Junta Electoral Central de no permitir el debate a cinco organizado por La Sexta no me parece constitucionalmente aceptable. Tanto la cadena de televisión que cursó la invitación como los dirigentes de los partidos que la aceptaron no estaban haciendo otra cosa que ejercer derechos fundamentales y, en consecuencia, no deberían haberse visto privados de dicho ejercicio.

El debate organizado por La Sexta no es, jurídicamente, un acto de campaña electoral, aunque es evidente que incide, políticamente, en la campaña electoral. Pero eso jurídicamente es irrelevante. Al debate a cinco programado por La Sexta no era de aplicación la Ley Orgánica de Régimen Electoral General y, en consecuencia, la Junta Electoral Central no debería haber admitido a trámite los recursos presentados contra su celebración. Todo el barullo que se ha generado deriva de un disparate monumental, que nunca debería haberse producido.

En mi opinión, La Sexta debería recurrir ante el Tribunal Supremo la decisión de la Junta Electoral Central. No debería aquietarse ante una decisión que vulnera sus derechos como empresa de comunicación, ya que después del 28-A habrá nuevos procesos electorales, en los que debería tener seguridad en el ejercicio de los derechos que la Constitución le reconoce justamente como empresa de comunicación.

Dicho esto, hay que añadir que la decisión de la Junta Electoral Central ha puesto de manifiesto un déficit democrático que debería ser rápidamente corregido. Los debates electorales, en mi opinión, están incluidos en el derecho a la participación política reconocido en el artículo 23 CE. No digo que deberían estar incluidos, sino que están incluidos. El contenido de los derechos fundamentales varía con la evolución que se produce en la sociedad, aunque no varíe la redacción del artículo de la Constitución que lo reconoce. Eso ocurre con todos los derechos fundamentales. Prácticamente ninguno tenía el 29 de diciembre de 1978, fecha de entrada en vigor de la Constitución, el contenido que tiene hoy, aunque en el texto constitucional están reconocidos en los mismos términos.

Tras cuarenta años de vigencia de la Constitución y tras la celebración de decenas de elecciones generales, autonómicas, municipales y europeas, no debería ser discutible que los debates electorales son imprescindibles para que el proceso de constitución de la voluntad general mediante el ejercicio del derecho del sufragio sea genuinamente democrático. Son imprescindibles para que los ciudadanos puedan formarse una opinión antes de ejercer el derecho de sufragio y son asimismo imprescindibles para que los partidos que concurren a las elecciones se presenten ante los ciudadanos con las máximas garantías. Para los ciudadanos los debates electorales son solo un derecho. Para los partidos es al mismo tiempo una obligación.

Esto está ya en el artículo 23 CE. Lo que ocurre es que el derecho de participación política necesita para su ejercicio el desarrollo normativo. Es un derecho constitucional y no de configuración legal, pero es un derecho para cuyo ejercicio el concurso del legislador es imprescindible. En lo que a los debates electorales se refiere, dicho concurso no se ha producido. Es algo que debería corregirse y corregirse con celeridad. El espectáculo al que hemos asistido en casi todas las elecciones generales (con la excepción de las celebradas con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, que ha sido, con diferencia, el presidente con más sensibilidad respecto de los derechos fundamentales) y al que estamos asistiendo en la del 28-A, no debería repetirse.

En una posible reforma de la Constitución se debería incluir un mandato expreso al legislador orgánico para que regulara los debates electorales. En mi opinión, no debería resultar imprescindible, pero teniendo la trayectoria que tenemos en este terreno, sería muy conveniente que se hiciera.

En todo caso, con reforma constitucional o sin ella, en la próxima legislatura se debería proceder a una reforma de la LOREG, a fin de regular detalladamente los debates electorales, como debates obligatorios en los medios de comunicación de titularidad pública. Algún precepto de la LOREG reformada debería tener el carácter de "norma básica", de tal manera que vinculara a las Comunidades Autónomas en la regulación de los debates electorales en sus medios de comunicación de titularidad pública.

El error de la Junta Electoral Central ha sido monumental. Pero puede que contribuya a incorporar a nuestro ordenamiento una regulación adecuada de  los debates electorales. Si así fuera, habría que decir con el refrán que no hay mal que por bien no venga.

Pedro Sánchez ha cambiado de criterio sobre los debates electorales. Ante la polémica suscitada por su negativa a asistir al debate a cuatro de Atresmedia en favor de un enfrentamiento de las mismas características en RTVE ese mismo día, el PSOE ha querido zanjar el asunto este viernes a primera hora de la mañana al informar de la disposición de Sánchez a participar en dos debates: uno el lunes 22 de abril en Televisión Española y otro el martes 23 en Atresmedia.

Pedro Sánchez ha rectificado 24 horas después de que la cúpula de RTVE mandatada por la administradora única, Rosa María Mateo, propusiera el 23 de abril para el debate en la televisión pública, que era la fecha que quería sí o sí el presidente. En esa fecha estaba previsto el de Atresmedia, pero el PSOE consideró que al haber cambiado el formato tras la negativa de la Junta Electoral a que participara Vox tendría que celebrarse un único enfrentamiento a cuatro en TVE.

Fuentes socialistas afirman que el cambio de criterio se debe a una petición de Sánchez al Comité Electoral del PSOE. Sin embargo, el candidato socialista había mantenido hasta este momento su negativa tanto a participar en dos debates como a hacerlo únicamente en el de Atresmedia en detrimento de RTVE hasta la tarde de este jueves, cuando participó en una entrevista en Onda Cero -del grupo Atresmedia- en la que reiteró que "en igualdad de condiciones" se decantaba por la pública.

De hecho, uno de los argumentos que habían esgrimido Ferraz Moncloa para defender un único debate el 23 de abril en RTVE era que esa fecha ya estaba planificada en todos los equipos de campaña para la celebración del debate. Cuando Casado, Iglesias y Rivera optaron por mantener el compromiso con Atresmedia para el martes y Sánchez optó por hacerlo en la cadena pública ese mismo día, a pesar de que hasta RTVE no lo había propuesto.

La situación se había complicado considerablemente para el PSOE y en las filas del partido cundía la preocupación. El enconamiento sobre el debate ha sido el primer tropiezo de una campaña plana, planificada al milímetro para no cometer ningún error. El pulso de Atresmedia y los otros tres candidatos, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias, había situado a Sánchez en una posición candidata y como centro de la diana de los ataques por no querer debatir, a pesar de que el PSOE estaba convencido de que había hecho lo correcto: primero decantarse por el debate de Atresmedia por la participación de Vox y, segundo, optar por la cadena pública cuando el formato era "indéntico".

Fuentes del PSOE cargan la responsabilidad en Casado, Rivera e Iglesias por haber mantenido su intención de debatir en una cadena privada: "Ante la coincidencia del Partido Popular, Ciudadanos y Unidas Podemos en mantener el debate en Atresmedia, aunque el formato haya pasado de la participación de cinco partidos a cuatro, Pedro Sánchez acepta la posición conjunta del resto de fuerzas. Debe primar el acuerdo entre mayorías, tal y como forma parte de sus principios políticos".

"En relación con la solicitud de un debate en TVE alternativo al de Atresmedia, considera una anomalía la celebración de dos debates presidenciales en dos días consecutivos. No hay precedente alguno en la historia de las democracias occidentales de un planteamiento semejante desde la invención de la televisión. Sin embargo, si los tres partidos de oposición coinciden de nuevo en una posición conjunta, el Partido Socialista no podrá ser acusado nunca de impedir la celebración del debate, aunque lo considere un manifiesto error impropio de una democracia establecida", zanjan los socialistas.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34 - id: 005CBBB441001A71 - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2019-04-21T00:07:29.698 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.10 (Debian)