eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 20 ene 2019 02:29:37 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha destacado este domingo en una entrevista en El País que los Presupuestos aprobados por el Gobierno son "el mejor antídoto contra el populismo de Vox" y "muy buenos para Cataluña, aunque estén pensados para el conjunto de España".

Montero dice en El País que el Gobierno debe "vigilar" que las "fuerzas de ultraderecha populistas no aniden en las clases populares" ni en "sectores de personas desesperadas, que no encuentran expectativas y que entienden que la política no es útil y no les da una respuesta".

"El hecho de que los Presupuestos los atienda, les aporte mayores recursos, combatan la desigualdad, creo que es la mejor vacuna, el mejor antídoto contra Vox o contra los populismos que intentan que este país retroceda en materia de violencia de género, o en materias tan importantes como la conquista del Estado de las autonomías", afirma. En su opinión, al PP y Ciudadanos le tiene que pasar factura haber pactado con Vox en Andalucía.

Argumenta que los Presupuestos están dirigidos básicamente a la clase media y a los jóvenes y, frente a la crítica de que los ingresos fiscales puedan estar hinchados, asegura que están respaldados, porque hay "nuevas figuras fiscales y también la aportación del ciclo económico".

"En términos homogéneos nuestra previsión es más prudente que la que hacían los gobiernos del PP", asevera Montero, que señala también, sobre el apoyo o no de los independentistas a las cuentas, que le "cuesta pensar" que el gobierno catalán "diga no a la mejora de recursos".

Preguntada por si habrá adelanto electoral en el caso de que finalmente no salgan adelante, responde que "el propio presidente avisó de que si no se aprobaban, las elecciones serían durante este año 2019".

La investigación de la operación montada en 2013 por el Ministerio del Interior para robar documentación comprometedora del PP a su extesorero Luis Bárcenas da un salto cualitativo. El juez del caso Villarejo, Manuel García Castellón, ha imputado al máximo responsable operativo de la Policía con el Gobierno de Mariano Rajoy, el comisario Eugenio Pino, artífice de la brigada política y, como tal, de la Operación Catalunya y del informe sobre la falsa financiación ilegal de Podemos, entre otros.

Por encima de Pino solo había tres personas en aquel Ministerio: el director general del Cuerpo, Ignacio Cosidó; el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y el titular de la cartera, Jorge Fernández Díaz. Ninguno de los tres pueden ser investigados por la Audiencia Nacional porque son parlamentarios y están aforados ante el Tribunal Supremo.

La imputación del comisario Pino se produce a petición de la Fiscalía Anticorrupción. El nuevo magistrado del caso Villarejo le llamará a declarar en los próximos días en el marco de la pieza separada 7, la que investiga la Operación Kitchen, el pago de fondos reservados al entonces chófer de la familia Bárcenas. El conductor, hoy policía, Sergio Ríos Esgueva, fue llamado a declarar como imputado en diciembre, pero se acogió a su derecho a no hacerlo. El magistrado García-Castellón también va a tomar declaración en breve al propio Villarejo, en prisión provisional, y al comisario Enrique García Castaño, ambos responsables de la captación y el control de Ríos Esgueva cuando trabajaba en casa de los Bárcenas, han precisado las mismas fuentes.

Completa la lista de mandos policiales que pasan a estar investigados y que declararán en la Audiencia Nacional el reciente comisario Andrés Gómez Gordo. Este policía cobra una relevancia especial por dos motivos: se trata del agente que conocía al chófer y presuntamente contactó con él para encargarle el trabajo, pero sobre todo, porque supone, junto a Villarejo, la conexión del caso con la entonces secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro.

Gómez Gordo se marchó de la Policía con una excedencia para trabajar como la sombra de Cospedal cuando ésta era presidenta de Castilla-La Mancha. Fue en esa época cuando se produjo la captación del chófer. El entonces inspector jefe regresó al Cuerpo poco antes de que la secretaria general del PP perdiera el gobierno autonómico y a los seis meses  fue condecorado por Fernández Díaz con una medalla pensionada.

Por primera vez, una investigación judicial supone la imputación de varios de los principales protagonistas de la policía política que organizó el Ministerio del Interior en tiempos de Fernández Díaz. Hasta la Operación Kitchen habían sido desveladas sus misiones para perjudicar a la oposición política, principalmente al movimiento soberanista en Catalunya, con investigaciones prospectivas sin control judicial que derivaban en informes anónimos que medios afines publicaban coincidiendo con momentos álgidos del proceso. 

Entre los trabajos de esa brigada política también figura el infome PISA (Pablo Iglesias Sociedad Anónima) sobre una supuesta financiación ilegal de Podemos que la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo despreciaron. La presente investigación judicial desvela ahora que esa policía política, además de perjudicar a los adversarios políticos del PP, trabajó presuntamente en favor del partido en el Gobierno en el caso más grave de corrupción de su historia. Y que lo hizo con fondos reservados, el dinero destinado a la lucha antiterrorista y contra el crimen organizado.

Eugenio Pino fue el comisario que el Partido Popular eligió para dirigir la Policía cuando Rajoy ganó las elecciones de enero de 2012. Ejerció como director adjunto operativo (DAO) del Cuerpo hasta el verano de 2016, cuando le llegó la edad de la jubilación y Fernández Díaz le despidió con la más alta distinción que puede recibir un policía en vida, acompañada de un incremento del 15% en su salario de por vida. Todo el diseño de una estructura encubierta en la Dirección Adjunta Operativa que simulara a un servicio de Inteligencia, labor que excede las competencias que la Ley atribuye a la Policía, corresponde al comisario Pino, el policía que solo recibía órdenes de la cúpula política del Ministerio del Interior.

Fondos reservados, materia secreta

El magistrado García-Castellón ha respetado la decisión de su antecesor, Diego de Egea, de decidir sobre la solicitud de imputación de los mandos policiales por Anticorrupción una vez analizada la información de la Operación Kitchen que debía enviarle el actual Ministerio del Interior. Para ello, De Egea debió pedir al Gobierno, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, que desclasificara el secreto que pesaba sobre ella, por incluir el pago de fondos reservados. Así lo decidió el Consejo de Ministros y los documentos llegaron a la Audiencia Nacional antes de las Navidades.

Junto a las imputaciones, el juez ha adoptado otra decisión, la personación de Luis Bárcenas y Rosalía Iglesias, en calidad de perjudicados. Ambos serán llamados a declarar en esta pieza secreta como víctimas del presunto robo de documentación por parte de los policías. El Ministerio del Interior de Fernández Díaz comenzó a buscar información que escondiera el extesorero sobre la financiación irregular del Partido Popular cuando Bárcenas entró en prisión y decidió tirar de la manta.

Fuentes de aquel departamento aseguran que la Operación Kitchen respondía a la necesidad de averiguar si Bárcenas escondía dinero o prueba de sus graves delitos en alguna parte, pero que los documentos obtenidos finalmente no resultaron relevantes para incorporarlos a la investigación de la caja B que seguía el juez Pablo Ruz en la Audiencia Nacional. La Operación Kitchen, sin embargo, se hizo a espaldas del magistrado y lo que investigan ahora el juez y Anticorrupción es el destino de fondos reservados con unos fines distintos del esclarecimiento de un delito, esto es, beneficiar al partido entonces en el Gobierno.

El origen de la Pieza 7 del caso Villarejo es la aparición de conversaciones grabadas por el comisario entre el ingente archivo que se le incautó en noviembre de 2017, así como justificantes de pagos y recibís con la firma del chófer. Sergio Ríos estuvo cobrando 2.000 euros mensuales de los fondos reservados durante dos años, una asignación desmesurada para un confidente, según coinciden agentes con experiencia en la materia.

Como una gran operación antiterrorista

En la Operación Kitchen participaron presuntamente los mandos imputados, presuntos miembros de la brigada política en otras misiones del grupo secreto, y además cerca de 80 agentes de la Comisaría General de Información, la estructura antiterrorista de la Policía. Se trata de policías destinados en el Área Especial de Seguimientos (AES) que vigilaban a Rosalía Iglesias día y noche mientras Bárcenas cumplía su primer ingreso en prisión. Fuentes policiales sitúan esos seguimientos en el verano y otoño de 2013 e igualmente valoran como desproporcionado un despliegue de esas dimensiones para los supuestos fines que tenía la operación.

La documentación incautada, o al menos parte de ella, ha sido ya incorporada al juzgado de la Audiencia Nacional que investiga la financiación irregular del PP dentro del caso Gürtel. El juez José de la Mata reclamó a El Mundo los documentos que publicó y llamó a declarar el pasado diciembre a Luis Bárcenas y su mujer. Ambos están imputados en Gürtel y con tal condición comparecieron ante el juez, si bien éste les explicó que su testimonio era como perjudicados por el robo. Fuentes jurídicas aseguran que, más que la relevancia para la causa de los citados documentos, el magistrado quería que el matrimonio le explicara si faltan otros papeles que pudieran apuntalar el caso de la caja B, pendiente de que se celebre el juicio oral.

Bárcenas hizo al final de su declaración un comentario a los abogados de la acusación que aludía a la importancia que tenían los discos duros que destruyó a conciencia el PP y por lo que la formación de Pablo Casado será la primera de la historia que se sienta como acusada en un banquillo. El extesorero marcó ante De la Mata los tres traslados de documentación en los que Sergio Ríos podía haberse hecho con los papeles que acabaron en manos de la brigada política de Interior. Cuando acabó su misión, la Policía que dirigía Ignacio Cosidó acogió a Ríos Esgueva, que juró con 42 años rodeado de veinteañeros. En poco tiempo fue destinado a Madrid, donde viven su exmujer y su hijo, y recibió un destino privilegiado.

Zaplana y la prisión preventiva. 12 ene 2019 20:30:22.eldiario.es - eldiario.es.

Marta Bravo: "En general estoy muy satisfecha como socia de eldiario.es, y en concreto con la rigurosidad y aporte de datos de la mayoría de artículos. Pero hay un tema sobre el que estoy un poco descontenta, y es que han aparecido hasta 13 artículos sobre la continuidad de Zaplana en prisión, algunos describiendo la situación y otros pidiendo su liberación. Pero creo que en ningún artículo se hace un análisis de casos similares. ¿Es Zaplana el único preso preventivo enfermo en prisión? ¿Cuántos presos enfermos condenados hay en España? ¿Cuál es el criterio de excarcelación? Es decir, ¿hay que liberar a Zaplana porque su caso es único o tal vez habría que modificar la ley?"

Hola Marta. Gracias por tu interesante pregunta y por tu apoyo como socia a eldiario.es. Por lo que sabemos en eldiario.es, Zaplana sí es un caso bastante excepcional en las cárceles españolas. No porque esté enfermo, que hay muchos otros presos que lo están. Sino porque se podría encontrar en fase terminal, y en esa situación lo habitual suele ser –aunque en ocasiones con dificultades– que los presos salgan de prisión.

Normalmente, la decisión de excarcelar a un enfermo terminal la toma el juzgado de vigilancia penitenciaria. Si la salida de la cárcel de Zaplana dependiera de un juez así, lo más seguro es que ya estuviera en libertad. Pero una de las diferencias del caso de Zaplana respecto a otros presos en fase terminal es que está en prisión provisional, aún sin una sentencia que le condene, bajo una investigación de corrupción.

La prisión preventiva en España solo se puede justificar legalmente por tres motivos: el riesgo de fuga, la destrucción de pruebas y el riesgo de reiteración en el delito. De estos tres, la juez aduce los dos primeros y es difícil saber hasta qué punto es así porque la investigación aún está bajo secreto. No se sabe exactamente qué hay ahí, aunque parece difícil de creer que un enfermo terminal se vaya a fugar o que, después de ocho meses encarcelado, aún pueda destruir pruebas importantes. Tampoco se entiende por qué la juez no sustituye esa prisión preventiva por otras medidas, como el arresto docimilario, que permite el artículo 508 de la Ley de Enjuciamiento Criminal "cuando por razón de enfermedad el internamiento entrañe grave peligro para su salud".

Por lo que hoy sabemos en eldiario.es, no hay en este momento otro caso equivalente en España: el de un preso enfermo terminal en prisión preventiva. Lo vamos a investigar y si lo hubiera, sin duda informaremos de ello, igual que lo hemos hecho con Eduardo Zaplana.

Personalmente, pocas cosas me repugnan tanto como la corrupción. Pero creo que nadie, ni el peor criminal, menos aún alguien que todavía no ha sido juzgado, se merece morir de esta forma en prisión.

Andrés Romeu: Hola. Soy socio y me gustaría saber la razón de relegar la noticia sobre el ataque terrorista de un ex-policía en Amurrio contra el caserío de una familia ha sido relegada a la edición local y no merece una entrada en la edición nacional. Gracias.

Hola Andrés. Gracias por tu apoyo como socio. A diferencia de lo que ocurre en el papel, que una noticia aparezca en una de nuestras ediciones locales no significa que haya sido relegada. La clave no está tanto en cuál es la sección donde se publica o se elabora esa noticia –siempre se ocupa la redacción más cercana de las doce ediciones que tenemos en eldiario.es por toda España–, sino si la información aparece después en la portada nacional, o si la movemos en redes.

En el caso de la noticia de la que hablas, la elaboraron nuestros compañeros de eldiarionorte porque sucedió en Euskadi, pero no estuvo relegada, ni mucho menos, a la portada local. Apareció ese día en la portada principal de eldiario.es, tuvo después seguimiento con otras noticias y la movimos a través de las redes sociales desde las cuentas de eldiario.es. Aquí tienes el tuit.

David Garces Urzainqui: "Quiero mostrar mi escándalo ante la aparición en el blog "ConsumoClaro" de dos artículos con consejos para la compraventa de bitcoins. Para más inri, en uno de ellos se menciona como ventaja que "ni Hacienda ni ninguna otra entidad tiene conocimiento de las compras y ventas que hacemos porque no deja rastro". ¿Planean escribir próximamente sobre los mejores servicios de la banca privada para guardar nuestro dinero sin problemas en las Caimán? Las criptomonedas no son más que una herramienta para la especulación y la evasión de impuestos, así como una opción atractiva para criminales de todo pelaje. Por no hablar del impacto ecológico negativo de la minería de Bitcoins, para la cual en países pobres se desvía un precioso recurso (la electricidad) que podría emplearse para mejores fines. En definitiva, es indignante que hagan publicidad (gratuita) de las criptomonedas".

Hola David. He trasladado tu queja a Jordi Sabaté, autor de esa información y responsable de Consumo Claro. Me responde que dicho artículo surgió precisamente a pregunta de un socio de eldiario.es y que las criptomonedas no se inventaron con el fin de ser herramienta para la especulación y la evasión de impuestos, ni una opción atractiva para criminales de todo pelaje, aunque es cierto que, lamentablemente, se ha usado para este fin.

En cuanto al problema del excesivo consumo eléctrico de la minería de datos, añade Sabaté, "reconozco que es un problema ecológico creciente, pero también debo informar a nuestro socio de que ya existen criptomonedas que funcionan con sistemas de garantías criptográficas que evitan el continuo minado, así como que el acelerado interés en el desarrollo comercial de los ordenadores cuánticos parece estar en parte relacionado con la búsqueda de soluciones al excesivo consumo de la cadena de bloques".

Comparto, sin embargo, gran parte tu queja. Que la criptomoneda sea opaca a Hacienda no puede ser definido como una "ventaja", al menos no en eldiario.es donde creemos que el fraude fiscal es un grave problema para toda la sociedad. En mi opinión, nos equivocamos al plantearlo así, aunque creo que las criptomonedas son un tema de enorme transcendencia del que debemos informar y que no desaparecerán porque las ignoremos en eldiario.es.

Javier Lizán Jiménez: "El artículo "Las mentiras del tándem Abascal-Casado" da datos sobre violencia machista (70% españoles / 30% resto nacionalidades) para argumentar que no es más habitual en la población extranjera. Pero proporcionalmente sí vemos que es mayor: la población extranjera es un 10% de la total. Me pregunto si no sería mejor no entrar en ciertos juegos de cifras de la derecha e intentar entender que la población extranjera suele ser más vulnerable, y en circunstancias de vulnerabilidad, pobreza, riesgo de exclusión, etc la violencia aumenta, naturalmente. Al igual que ocurre con la delincuencia en general, o con las capas más pobres de la sociedad. Entiendo vuestro miedo: la criminalización de la pobreza o la inmigración, pero a veces las cifras solo muestran la superficie y hay que ir a las razones para profundizar en el debate, algo que además nos ayudará a entender y empatizar más".

Hola, Javier. Planteas un debate interesante que he trasladado a Ana Requena, nuestra redactora jefa de Género. En su opinión, que comparto, no se trata de negar que hay agresores machistas extranjeros y de que otros factores inciden en las estadísticas, sino de acertar en dónde ponemos el foco. Lo que pretende Vox es vaciar de contenido el término violencia de género o violencia machista y para eso intenta vincularla a motivos diferentes del género, bien sea la inmigración o la exclusión social. Y precisamente, el factor determinante en la violencia de género es que es ejercida por varones, independientemente de su nacionalidad, clase social, educación o profesión.

Luego podemos debatir o entrar a analizar qué otros factores intervienen en cada caso, pero con cuidado de no generalizar o entrar a trazar perfiles que van en contra del consenso de expertas y expertos. Ese consenso insiste de hecho en la necesidad de transmitir que la violencia de género es transversal. Es más, puede haber mujeres de clase media o alta, en una buena posición social, que precisamente no denuncien o no se animen a contar la violencia que sufren por miedo al estigma y a no cuadrar con la imagen de víctima que aún predomina socialmente, más bien de clase baja, con educación básica y desde luego no en puestos de responsabilidad o poder. Lamentablemente, tampoco este tipo de mujeres se libran de esta lacra social.

Charo Rubio Alférez: Buenos días. Me hice socia de vuestro diario porque me gusta, porque quería apoyarlo, y también porque quería leer el periódico sin anuncios. Sin embargo, aunque entre en la zona de socios –cosa que con frecuencia, no me permite– la pantalla está invadida de anuncios por la parte de arriba y por la de abajo. Así no me puedo centrar en los contenidos ni en la lectura.

Hola Charo. Como socia, no deberías ver ningún anuncio. Para ello, tienes que identificarte, con el correo electrónico y la contraseña que utilizaste al registrarte con nosotros, pinchando en el recuadro de "iniciar sesión" que aparece en la esquina superior derecha de la web en su versión de escritorio –o, desde el móvil, en el menú de la esquina superior izquierda–. Ver eldiario.es sin publicidad es solo una de las ventajas de ser socia. Aquí tienes el resto.

Aunque la fundamental ya la conoces: que gracias a gente como tú podemos hacer un periodismo diferente, comprometido, independiente y que da la cara ante sus socios y lectores.

Gracias por vuestro apoyo y vuestras quejas y preguntas.

Cuando el antifascismo se vende en un tubo de gel de ducha. 12 ene 2019 20:26:41.eldiario.es - eldiario.es.

Al Sankt Pauli no se le conoce por ser el mejor equipo de fútbol de Alemania. El club del popular barrio del centro de Hamburgo es famoso por tener, al igual que la zona de la ciudad-estado del norte alemán con la que se identifica, una imagen de izquierdista. De lo contrario, su último y más sonado éxito comercial no sería un gel de ducha “antifascista”. Anti-Fa se llama el producto. Es un jabón que promete en cada uso “el salvaje frescor de la calle”. 

Su recipiente es de color negro y rojo, colores tradicionalmente identificados con el anarquismo y el movimiento antifascista. También se ve en el tubo del gel de ducha el motivo de la calavera y los huesos cruzados asociado al equipo de fútbol de la ciudad portuaria. Esa calavera y esos huesos están en las camisetas más vendidas del equipo de fútbol, que también son las más populares del barrio. 

Para nosotros, el concepto Anti-Fa se identifica con nuestra actitud antifascista. Esa actitud es necesaria para vivir en una sociedad abierta”, dice a eldiario.es un portavoz del club de fútbol, que utilizaba el antifascismo como un reclamo para vender su gel de ducha. “Anti-Fa te da claridad y frescura en la cabeza para seguir viviendo con nuestra actitud antifascista: ¡Fans del Sankt Pauli contra la derecha!”, exclamaba uno de los mensajes de promoción del gel de baño del equipo, que actualmente juega en la segunda división alemana.

Al producto de higiene no le dio tiempo ni a convertirse en regalo estas pasadas navidades. Lanzado a finales de noviembre, se agotó en pocas semanas. Pero, eso sí, dejando abundantes reacciones airadas entre ultraderechistas y algunos izquierdistas. Además, el club generó una tensa situación con el grupo alemán de la industria química Henkel. Éste es responsable, entre otras cosas, de la marca de jabones Fa. 

Aún hoy se puede comprar el gel antifascista en plataformas de internet como E-bay, aunque a precios muy superiores a los que llevaba inicialmente el producto. A saber, 2,50 euros. Ahora hay quien vende un tubo de Anti-Fa por 16,50 euros. El gel de ducha 3 en 1 del club, de nombre menos político Wischi Waschi– y del que todavía quedan existencias, también vale 2,50 euros.

El éxito comercial del gel “antifascista” del Sankt Pauli, que donará los beneficios generados por el producto a la asociación de lucha contra el radicalismo de extrema derecha Fuerte Contra los Nazis, ha contrastado con la intensidad de algunas reacciones negativas. Por ejemplo, al diputado del Bundestag Martin Hess, del partido de ultraderecha Alternativa para Alemania (AfD), se le escuchó quejarse tras el lanzamiento del gel de ducha. Él veía “inaceptable” que el club de Hamburgo se estuviera “solidarizando con grupos de extrema izquierda”.

Esos comentarios bastan para que en el Sankt Pauli se den por satisfechos con su gel antifascista. “Cuando AfD se queja y se enfada con nosotros por un producto como ese, entonces lo hemos hecho bastante bien con ese producto”, apunta al respecto el portavoz del equipo de fútbol.

Otros, en la izquierda del espectro político, como el periodista Sebastian Weiermann, reportero especializado en la extrema derecha, han denunciado una supuesta impostura del club de fútbol. “El Sankt Pauli es la camiseta del Ché Guevara de los clubes de fútbol”, se titulaba un reciente artículo de Weiermann sobre la campaña de relaciones públicas llevada a cabo por el equipo de Hamburgo gracias a su jabón. “El grupo Henkel está enfadado, la derecha alemana también y la mayoría de los izquierdistas celebran a este guay club de barrio”, pero, “por dentro, el Sankt Pauli es un consorcio futbolístico como muchos otros”, escribía el periodista en la revista berlinesa de izquierda alternativa Supernova

En el equipo de fútbol, sin embargo, no se dan por aludidos ante esta crítica, habida cuenta de que los beneficios generados por el champú irán a parar a la asociación Fuerte Contra los Nazis. “No hemos buscado hacer una campaña comercial, porque la compra del producto tendrá como consecuencia la ayuda a un proyecto contra la extrema derecha”, subraya el portavoz del Sankt Pauli.

Amenaza de demanda de Henkel, responsable de Fa

En vista de lo pronto que se agotaron las existencias de Anti-Fa en la tienda online del club, parecería que en la mercadotecnia, como en la política, “la mala publicidad no existe”. Ésa es una máxima que siguen muchos expertos en comunicación. 

Otra cosa es que el Sankt Pauli tuviera que enfrentarse a Henkel, un gran consorcio alemán de productos químicos y de higiene. En Düsseldorf (oeste germano), donde se encuentra su cuartel general, avisaron de que se reservaban “el derecho a tomar medidas legales” frente a un producto que podía causar “enfado y desconcierto” entre los consumidores de jabones Fa. 

Se asume que el nombre de esa marca viene de la contracción de la palabra alemana fabelhafte, que se puede traducir como “formidable”, “maravilloso” o “fantástico”. Por eso los anuncios de la empresa de Henkel prometen: “Siéntase fantástico con Fa”. El “Fa” de Anti-Fa, viene de la contracción de “fascista”. Tal vez por eso en Henkel también han querido señalar, a cuenta de la aparición en el mercado de Anti-Fa, que sus productos se identifica con la “tolerancia y la apertura al mundo”.

Ponerse en contra a un consorcio como Henkel, que dirige el belga Hans van Bylen – todo un presidente de la Asociación de Alemania de la Industria Química – ha de ser motivo de preocupación para los responsable del Sankt Pauli. Por suerte, en Hamburgo, respiran tranquilos porque Anti-Fa era, según dicen, un proyecto limitado en la oferta de la tienda del equipo. De eso mismo se han estado asegurando en Henkel.

Una oferta “muy limitada”

El grupo de Van Bylen tardó poco en contactar a los responsables de la producción del jabón antifascista de Sankt Pauli, la empresa de productos de droguería Bundnikowsky, también con sede en Hamburgo. Anti-Fa era “una oferta especial muy limitada en el tiempo”, por eso “no se tomaron medidas legales”, dicen desde Henkel a eldiario.es. “Era importante para nosotros dejar claro que la venta de productos que tienen una referencia a nuestra marca Fa, que se ha vendido con éxito durante décadas, es problemática por razones legales de protección de la marca, independientemente de cualquier intención política”, añaden.

El Sankt Pauli es uno de esos “equipos ascensor” del fútbol alemán. Suele moverse entre la Bundesligay la división de planta. Tras disputarse la 18ª jornada el pasado fin de semana, el Sankt Pauli va tercero en la clasificación de la segunda división, con 34 puntos. Tiene opciones de conseguir el ascenso en esta campaña, pero, en cualquier caso, el club no cuenta con un músculo financiero comparable al de Henkel, empresa con más de dos siglos de historia y cuyo volumen de negocio supera los 20.000 millones de euros anuales. 

Pese a reivindicar 11 millones de hinchas en todo el mundo, el Sankt Pauli es uno de los clubes modestos del fútbol alemán de alto nivel. Enfrentarse en los tribunales a Henkel por culpa de su gel antifascista hubiera sido el partido más difícil del Sankt Pauli esta temporada.

El acuerdo cerrado por Ciudadanos con el PP en Andalucía y su enfrentamiento con Vox a cuenta de las medidas que los de Pablo Casado han pactado en paralelo con ambos partidos, ha vuelto a poner de manifiesto la antología de cambios que ha ido acumulando Ciudadanos a lo largo de su trayectoria como partido de ámbito nacional.

Precisamente, uno de esos virajes lo ha sacado a relucir la propia formación de extrema derecha y se refiere a su cambio de postura sobre la ley de Violencia de Género, un asunto que en el partido de Rivera escuece mucho que se les recuerde pero que se ha convertido a lo largo de las negociaciones tras el 2D en el centro de todas las polémicas. 

Porque lo cierto es que hace apenas tres años en Ciudadanos defendían algo muy parecido a lo que ahora postulan los de Abascal: que la violencia machista había que equipararla a la "intrafamiliar" y era necesario modificar la ley para acabar con la asimetría penal  por cuestión de sexo. Aunque después rectificaron, en las hemerotecas siguen guardados algunos episodios que a los dirigentes naranjas les encantaría poder borrar. 

En 2015, cuando Rivera concurría por primera vez a una elecciones generales, el partido levantó una gran polvareda al incluir en su programa electoral una reforma de la Ley Integral contra la Violencia de Género para acabar "con la asimetría penal por cuestión de sexo"

Según confirmó en aquel momento a eldiario.es -que adelantó la noticia-, el secretario de Acción Política de la formación naranja, Antonio Espinosa, la idea era acabar con la agravante que la ley introdujo en el Código Penal cuando es el hombre el que agrede a su pareja o expareja femenina. Uno de los argumentos que mantenían para justificar los cambios era que había que respetar el artículo 14 de la Constitución Española, que "garantiza la igualdad ante la ley de todos los españoles sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición". Otro, que era una discriminación hacia el varón y las demás víctimas de violencia "intrafamiliar". Vox sostiene ahora lo mismo.

La postura inicial sobre Violencia de Género dañó a Rivera

Esa postura inicial de Ciudadanos ante un asunto de tanta sensibilidad social le pasó factura a Rivera en aquella campaña. Su valoración ante la ciudadanía empezó a caer tras conocerse la controvertida medida que proponía su partido. Especialmente después de una intervención de la candidata y ahora diputada de su partido, Marta Rivera, que en un debate organizado por TVE con representantes de todos los partidos volvió a negar que la violencia del hombre sobre la mujer fuera diferente a la de una mujer sobre un hombre.

La representante de Ciudadanos se encaró con el entonces portavoz del PSOE, Antonio Hernando, que calificó como "lamentable" su discurso. "Lo que usted no ha entendido es que es tan grave que un niño vea cómo su padre mata a su madre a que vea cómo su madre mata a su padre", le espetó, sin aportar datos de cuántos casos hay sobre ese último supuesto.

Otros candidatos del partido insistieron en campaña sobre este mismo asunto, resbalando aún más al desconocer el terreno en el que se movían. Como Carlos Pracht, número uno de Ciudadanos al Congreso por Cantabria en aquellas elecciones del 20D. En una entrevista de radio utilizó el término "violencia doméstica" para poder englobar otras violencias que se producen en el seno del hogar, como la de los hijos hacia los padres. Prach, médico de profesión, llegó a afirmar que los datos sobre "violencia doméstica" reflejan que "mueren más hombres que mujeres". El diputado cántabro no volvió a repetir en las listas.

Unos meses después, de cara a la siguiente convocatoria con las urnas del 26J de 2016, Ciudadanos decidió rectificar y eliminó la polémica propuesta del programa. "Hemos reflexionado sobre el tema y creemos que es lo más adecuado", explicó de nuevo Espinosa a eldiario.es.

La decisión de abandonar ese discurso fue bien recibida por muchas diputadas de la formación naranja que ya empezaban a darse cuenta de la importancia de los términos al hablar de violencia de género, un drama que mereció el esfuerzo de todos los grupos para finalmente alcanzar en el Congreso un pacto de Estado, el mismo que ahora Vox quiere tirar por tierra.

Los de Rivera, sin embargo, ahora se muestran  firmes y han advertido a Vox de que no darán un paso atrás y defenderán la ley desde la macrocartera que han pactado con el PP, que incluye las políticas de Igualdad, Servicios Sociales pero también de Familia, un área que los de Abascal querían que se convirtiera en una consejería exclusiva.

Los bandazos con Vox en Andalucía

Lo de cambiar de criterio no es algo nuevo en el partido de Rivera. Lo han vuelto a demostrar en Andalucía, en donde dejaron de reivindicar que gobernase la lista más votada como reclamaron en Catalunya tras el triunfo de Inés Arrimadas. Además, pasaron de asegurar una y otra vez que no iban a renunciar a que Juan Marín presidiera la Junta a aceptar que ese cargo fuera para el candidato del PP, Juanma Moreno. 

Con todo, lo que más ha llamado la atención han sido los cambios experimentados frente a Vox y las piruetas que han hecho para no salir en la foto con los de Abascal. En campaña, cuando nadie imaginaba ni por asomo el abrumador éxito que iban a cosechar, los dirigentes de Ciudadanos optaron por ponerse de perfil y se negaron a etiquetar a Vox como una formación de "extrema derecha".  

Tres días después de las elecciones andaluzas, con los 12 diputados de Vox encima de la mesa, Rivera llegó a afirmar que no descartaba un pacto a tres en Andalucía, Cs, PP y Vox. "Ahora mismo sería irresponsable descartar cualquier solución", señaló.  La puerta a la formación de extrema derecha la mantuvieron entreabierta durante días. 

Ante las presiones de Manuel Valls y de sus socios de ALDE, que le han estado advirtiendo de que "con la extrema derecha no se puede pactar nada", Rivera cambió de estrategia y comenzó a mover sus fichas con cautela, nadando y guardando la ropa. Ciudadanos entonces se instaló en el discurso de que con Vox no iban a pactar nada y no se sentían vinculados al pacto que ese partido había cerrado paralelamente al suyo con el PP. 

Solo hasta que han tenido amarrado el pacto de gobierno con el PP en Andalucía, que conlleva la vicepresidencia para Juan Marín y la macrocartera de Igualdad, se han decidido a declarar la 'guerra' al partido de Abascal. Y ahora sí se atreven a tildarlos al menos de "populistas" cuando antes rechazaban etiquetarlos. 

De "socialdemócratas", a "liberales", de "centro" y "progresistas"

Y es que rectificar -o más bien olvidarse de lo dicho- , es un verbo que conjugan muy bien en el partido de Rivera. El propio líder de Ciudadanos ha sido el primero en demostrarlo, tanto en las generales de 2015 como en los siguiente comicios de 2016. En esas dos citas con las urnas ha ido adaptando su discurso político a las coyunturas de cada momento, incluso si eso le llevaba a decir una cosa y hacer luego la contraria. Entonces, el líder de Ciudadanos aseguraba una y otra vez en todos sus mítines y entrevistas que no apoyaría ni la investidura de Mariano Rajoy ni la de Pedro Sánchez. El tiempo y los hechos le desmintieron.

También el tiempo ha ido diluyendo o haciendo olvidar otros cambios de criterio de su partido, algunos tan importantes como el que experimentó Ciudadanos en febrero de 2017 en su IV Asamblea General, en la que se consumó un giro en el ideario.   

En aquel cónclave se eliminaron las referencias a la socialdemocracia, ideología con la que había nacido Ciudadanos en 2006, para pasar a definirse como una formación "liberal, progresista, demócrata y constitucionalista". Los de Rivera ahora hacen además mucho hincapié en que son un partido "centrista" para recalcar su equidistancia entre Vox y el PP. 

La prisión permanente revisable: primero no, luego puede que sí

Otros ejemplos de la metamorfosis que ha experimentado el partido ha sido ante el debate de la prisión permanente revisable. La figura fue introducida en 2015 por el PP en una reforma del Código Penal. Ciudadanos la rechazó y llegó a equipararla con una "cadena perpetua" encubierta.

Después cambiaron de criterio. El proceso de transformación comenzó pocas semanas después del hallazgo del cadáver de la joven Diana Quer, a finales de enero del año pasado. Los de Rivera presentaron una enmienda a la totalidad a una proposición de ley del PNV que pedía la derogación de la norma. Las dudas les asaltaron sobre si debía eliminarse o no esa figura. Hasta el punto de que cambiaron también de portavoz en aquel debate para no dejar en mal lugar a la diputada Patricia Reyes, que fue la que anteriormente había defendido con énfasis la necesidad de derogarla.

La razón principal que alegaron para no apoyar al PNV fue que preferían esperar a la decisión del Tribunal Constitucional, que tiene pendiente el recurso contra la prisión permanente que seis grupos parlamentarios interpusieron en 2015. Entretanto, se limitaron a pedir el cumplimiento íntegro de las penas en este tipo de delitos y el endurecimiento de los requisitos para poder acogerse al tercer grado. 

El debate se ha vuelto a reabrir hace bien poco tras el asesinato en Huelva de la joven Laura Luelmo. Los de Rivera se lanzaron a atacar al PP por volver a utilizar un caso tan dramático en una sesión de control al Gobierno para exigir que se mantenga la prisión permanente revisable. "Me ha parecido lamentable. Eso de utilizar un dolor muy reciente para hacer reivindicaciones políticas me repugna", declaró en los pasillos del Congreso el portavoz del partido, Juan Carlos Girauta.

Sin embargo, días antes del debate de la propuesta del PNV, Rivera recibió en el Congreso al padre de Diana Quer y al de Mari Luz Cortés con los que se hizo la foto antes de hacer declaraciones sobre la campaña que habían emprendido para mantener la prisión permanente revisable.  

Tampoco le pareció mal sentar en 2014 al padre de Marta del Castillo en primera fila, junto a él, durante la presentación en Sevilla del Movimiento Ciudadano, la plataforma con la que impulsó el partido. La foto la recogió el diario El Mundo. También el PP ha contado con su presencia en algunos actos y ahora es Vox la formación con la que el padre de la joven parece sentirse más identificado. 

Ante un mar de banderas de España, con el emblemático Palacio de Vistalegre a rebosar, Vox desgranó el pasado mes de octubre su plan para asaltar la política española. Ante la "derechita acomplejada" del PP, Santiago Abascal proponía suprimir las autonomías o deportar masivamente a los inmigrantes. Su discurso escupía titulares mientras otras medidas económicas, no tan alejadas de las del PP, pasaban desapercibidas. El análisis de ese otro programa que no se envuelve en la rojigualda esconde, sin embargo, un denominador común que no pronuncian los líderes de Vox: apuntalar los privilegios de los que más tienen.

Aquí aparece una reforma fiscal encaminada a reducir el efecto redistributivo de los impuestos; la apuesta por la desregulación en el ámbito del comercio, la industria o el urbanismo; la creación de ayudas y prestaciones a las familias, especialmente a las numerosas, pero no ligadas a su renta o riqueza; un cheque escolar que supone una financiación encubierta de la enseñanza privada; o el fomento de los planes privados de jubilación, además de la exención del IRPF a todas las pensiones contributivas, también las más altas. 

De forma más reciente, tanto el documento de máximos con el que Vox inició la negociación para desalojar al PSOE de la Junta de Andalucía como el acuerdo al que llegó con el PP para hacer presidente a Juan Manuel Moreno han mostrado la capacidad del partido de extrema derecha para hacer efectivas al menos parte de esas propuestas. Por ejemplo, el pacto al que finalmente llegaron ambos partidos contempla bajar los impuestos a aquellos que heredan más de un millón de euros o que poseen una fortuna superior a los 700.000 euros sin contar la vivienda habitual o su empresa familiar. Todas estas medidas son un calco de las puestas en marcha por Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid y mantenidas por sus sucesores. Aguirre colocó a Abascal en un "chiringuito" sin apenas actividad del que cobraba 83.000 euros anuales.

Economistas consultadas por eldiario.es consideran que gran parte de los posicionamientos de la formación de Santiago Abascal, aunque esbozados en su documento de manera muy poco concreta, apuntan hacia un apuntalamiento de los privilegios de quienes poseen mayores rentas y patrimonio, así como de los grandes grupos empresariales. También alertan de que están poco fundamentados en la evidencia de las políticas que realmente funcionan en los países más avanzados e incluso nos acercan a sistemas desiguales y fragmentados socialmente. 

Olga Cantó, profesora de Economía de la Universidad de Alcalá de Henares, cuestiona el carácter "poco redistributivo" de las propuestas de la formación en materia fiscal. Entre ellas, la "rebaja radical" que propone del IRPF, precisamente el impuesto que reduce entre un 11 y un 12% el Índice de Gini, que es el indicador más utilizado para medir las desigualdades. Por ejemplo, en Andalucía, el PP y la formación de extrema derecha han pactado una class="a">bajada del tramo autonómico del class="a">impuesto del IRPF. El partido de Santiago Abascal quiere que el marginal máximo no supere en ningún caso el 45% (ahora está en el 48%), lo que implicará que las rentas a partir de 120.000 euros anuales aportarán menos a las arcas públicas.

"Una rebaja de la progresividad de este impuesto o del tipo efectivo, que es lo que realmente se paga respecto a lo que se gana, supondría un aumento de la desigualdad y una bajada de la recaudación que se notará en las transferencias y el gasto público obligando a hacer recortes en determinados servicios. Es inviable recuperar todo ese dinero únicamente haciendo más eficiente la Administración", señala Cantó. 

De hecho, esta experta alerta de que otras de las propuestas presentadas por Vox en octubre, como la puesta en marcha de ayudas y beneficios fiscales para las familias -no ligados a la renta o la riqueza- resultan "imposibles" con este planteamiento de bajada generalizada de impuestos. Entre esas medidas está también la prestación por hijo a cargo. Aunque Vox plantea esta medida únicamente para "familias españolas", desde posiciones de izquierda se ha venido reclamando de manera universal. Pero el problema es, de nuevo, su elevado coste: 9.000 millones de euros anuales. Otras medidas que Vox defiende en este ámbito son la reducción del IBI para las familias con hijos y la exención total de este impuesto para las numerosas o el establecimiento de bonificaciones en la factura de la luz o el gas proporcionales al número de miembros de cada familia también independientemente de su de renta y de sus posesiones. 

Beneficios empresariales e industria  

Por otro lado, Vox pretende reducir al 20% (actualmente está en el 25%) el impuesto que se aplica sobre los beneficios empresariales. La doctora Marta Bengoa, economista en Colin Powell School y profesora de Economía Internacional en la City University of New York y la University of Johannesburg, cree que la bajada del tipo general puede incrementar la competitividad a través de la liberación de recursos para que las empresas aumenten la inversión productiva, así como generar un efecto de atracción de nuevas empresas; pero también puede provocar una "debilitación de la capacidad recaudatoria" que acabe afectando al gasto público.

En contraposición, esta experta considera que serían más positivas políticas que permitan ensanchar la base imponible de ese impuesto rediseñando el actual modelo de deducciones y exenciones; así como aumentar el control sobre las sicav y las sociedades inmobiliarias, a las que Vox no alude en su ideario. 

En el ámbito de la empresa, la formación de Santiago Abascal defiende la "simplificación de normativas, trámites y procedimientos" para la creación de nuevos negocios, pero también hace una clara apuesta por la desregulación poniendo sobre la mesa una arbitraria propuesta de derogación de "cinco normativas por cada una promulgada para el comercio y la industria". "Simplificar la normativa para eliminar barreras en términos de tiempo y de costes es algo totalmente necesario, pero la segunda parte de la medida es totalmente arbitraria y no está basada en la evidencia empírica", dice Bengoa, que recuerda que España está en el puesto treinta del ranking que elabora el Banco Mundial sobre las economías con mayor facilidad para hacer negocios. "Apostar por medidas para centralizar la información y que sea de fácil acceso, por la realización de trámites online o por la ventanilla única, como en Nueva Zelanda, sí que sería realmente útil para lograr ese objetivo", añade. 

El partido de extrema derecha propone también eliminar las tasas e impuestos que actualmente gravan la constitución y puesta en marcha de una empresa sea cual sea la forma jurídica que adopte y también su tamaño. Bengoa defiende que esta medida no debería ser generalizada y considera que es un ámbito en el que cabría hacer algún tipo de política social haciendo una evaluación de costes e identificando qué grupos de población son los que realmente necesitan este tipo de medidas.

Cita, por ejemplo, la posibilidad de bonificar estas tasas e impuestos a las personas que lleven cierto tiempo desempleadas, las mujeres emprendedoras o a los jóvenes. "No tiene sentido eximir del pago de estos impuestos a una multinacional si monta una empresa subsidiaria", subraya. 

Otra de las controvertidas medidas de Vox es la liberalización del suelo. La formación de extrema derecha apuesta por convertir en suelo apto para ser urbanizado "todo el que no deba estar necesariamente protegido por motivos de interés público convenientemente justificados". En la formación de extrema derecha entienden que la actual regulación es "especialmente rígida", lo que provoca una "escasez artificial" que eleva su precio. A juicio de Bengoa, se trata de un planteamiento que puede generar "problemas de especulación". Esta experta propone, en contraposición, analizar en qué ciudades se pueden estar dando problemas de acceso a la vivienda para ver si es necesario liberalizar suelo en el que edificar casas que puedan acoger a familias de clases y medias y bajas a precios asequibles. 

Respecto al sistema de pensiones, cuya sostenibilidad es uno de los grandes retos de las próximas décadas ante el nuevo horizonte demográfico y la devaluación salarial, Vox apuesta pensiones "mínimas" que se revaloricen con el coste de la vida y que serían complementadas con los "ahorros propios". Es decir, con planes de pensiones privados.  Una medida que tiene un doble efecto de apuntalamiento de los privilegios de los más favorecidos: fomenta el negocio de las entidades financieras mientras deja en la estacada a los trabajadores que tienen ingresos tan bajos> ingresos que dificultan, si no imposibilitan, cualquier esfuerzo de ahorro.  

Enseñanza privada y concertada 

Por otro lado, en materia educativa el partido de extrema pretende "devolver a los padres una auténtica libertad para elegir la educación de sus hijos, empezando por la elección de colegio". Para ello propone implantar el sistema de cheque escolar, una medida que ya pusieron en marcha en los noventa los gobiernos liberales de Chile, Colombia e Inglaterra y que consiste en que el Estado entrega a cada familia una cantidad de dinero por hijo en edad escolar que puede usar para matricularlo en el centro que elija, pero siempre que le acepten, pues cada escuela se reserva el derecho de admisión, lo que favorece la criba de las minorías. 

Respecto a esta medida, Cantó recuerda que el Banco Mundial, tras analizar su implantación en Chile, no detectó una mejora del nivel educativo. "De hecho, Chile es un país con un nivel muy alto de desigualdad de oportunidades. Esta es una medida que lo hace es segregar", señala esta economista.

En su pacto en Andalucía, el PP y Vox se comprometen a que a partir de ahora se garantizará "la coexistencia entre la educación pública, privada, concertada y diferenciada". El nuevo Gobierno abogará, por tanto, por los colegios que separan en clase a niños y niñas tras de la batalla que emprendió el Ejecutivo de Susana Díaz contra ese tipo de centros, que en su mayoría están próximos a la órbita del Opus Dei. Además, ambos partidos contemplan que se concierte el Bachillerato progresivamente, lo que también beneficiará a los centros concertados, que son católicos en el 60% de los casos y que reciben del Estado casi 6.000 millones de euros anuales

"PP y Vox mienten sobre la violencia de género para captar votos". 12 ene 2019 20:25:42.eldiario.es - eldiario.es.

Francisca Verdejo, jueza titular del juzgado de violencia sobre la mujer número 2 de Barcelona, recibe a eldiario.es en la Ciudad de la Justicia. La magistrada tiene muy claro el porqué de los discursos retrógrados, con datos falsos incluidos, sobre la violencia de género que PP y Vox han jaleado en las últimas semanas: captar votos. "Lo hacen obviando el contenido de la Constitución y la jurisprudencia del Tribunal Supremo y la doctrina constitucional", añade.

En la entrevista, Verdejo también hace balance de los 15 años de la aprobación de la ley integral contra la violencia de género. "No se ha conseguido reducir la violencia de género conforme a las expectativas que se habían generado", lamenta, además de reclamar más medios en la prevención del delito: "Cuando la mujer llega aquí a los juzgados la bofetada, el empujón o el insulto ya se han producido, y sería mucho mejor que se evitaran".

Este 2019 se cumplen 15 años de la ley integral contra la violencia de género. ¿Qué balance hace desde el juzgado?

La ley supuso un hito legislativo importantísimo. Intentó combatir la violencia de género desde una perspectiva integral y transversal implicando a todos los agentes tanto en la prevención como en el momento en que se produce el hecho y, posteriormente, a nivel de erradicación. Y esto está totalmente vigente. La ley ordenaba al poder legislativo alrededor de 70 reformas que afectaban al ámbito sanitario, educativo, social o la publicidad pero no todas se han hecho. Es verdad que hubo retoques en la ley de publicidad o en las leyes laborales y que ha habido avances como el pacto del Estado, pero yo creo que no se ha conseguido reducir la violencia de género conforme a las expectativas que se habían generado.

¿Por qué?

Porque la ley no ha conseguido implicar a la sociedad y que la sociedad vea la violencia de género como un problema que nos afecta absolutamente a todos. Hasta que no haya este reconocimiento posiblemente no hagamos muchas cosas. Sin embargo, el reconocimiento no se va a producir si no se actúa como dice la ley, y no se ha actuado así hasta ahora en el ámbito preventivo, lo que implica a médicos, familia, escuela y a una gran variedad de actores.

El artículo I de la ley dice: "La violencia de género no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad".

Es una declaración muy solemne y rimbombante pero que limita el concepto de violencia de género y se queda corta.  Ya desde la exposición de motivos y el preámbulo de la ley se está eliminando del concepto de violencia de género, un tipo de violencia que es bastante importante y que las mujeres sufren de manera indirecta. Por ejemplo, en el delito de impago de pensiones el sujeto que sufre el impago no es la mujer, es el menor, pero en muchas acciones se deja de pagar la pensión para fastidiar a la mujer. Este delito está extraído del ámbito competencial de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer y además la ley excluye expresamente la violencia económica.

¿Habría que cambiar la ley en este sentido?

No. El cambio legislativo prioritario tiene que llevar a que se invierta más dinero donde se tiene que invertir, que es en la prevención del delito y en la educación. Hay que empezar por la escuela y por la familia. Muchas veces los padres desplazan la responsabilidad de la educación a los maestros, pero la educación tiene que ser algo compartido. Es verdad que no se han introducido o se han introducido poco en los programas y leyes de educación asignaturas que enseñen en igualdad, que expliquen el concepto de género y que expliquen cómo se tiene que eliminar la violencia.

Pero imaginemos una situación casi utópica con asignaturas y programas con una periodicidad semanal sobre violencia de género en todos los centros educativos. Tendríamos una situación contradictoria: el niño en la escuela está recibiendo este mensaje y llega a casa y ve el padre pegar a la madre. ¿Cómo conseguir esa implicación, que vayamos todos de la mano y que el tratamiento sea integral y transversal? Ojalá lo supiera, es muy difícil. Pero la realidad es que no estamos consiguiendo erradicar la violencia de género porque las conductas se están retirando y reproduciendo, muchas veces por imitación. Científicamente está probado que el niño que está viendo en su casa el maltrato a la madre tiene bastantes posibilidades de ser un maltratador.

¿Qué opina sobre el movimiento para ampliar el concepto de violencia de género, por ejemplo las violencias no infligidas por la pareja o expareja?

Yo diría que para qué vamos a poner etiquetas. El asesinato de esa chica en la que todos estamos pensando tiene la misma pena que si el hombre mata a la mujer en el ámbito de la pareja e incluso puede tener el agravante de género si en el procedimiento penal y más concretamente en el juicio se acredita que los elementos de la agravante de género se han dado en la comisión del delito. A veces esto de poner etiquetas a las cosas queda bien, ayuda a lo mejor a conseguir otras, pero no es tan importante. Lo que sería importante sería poner en consonancia ese concepto de violencia de género con la realidad y con la exposición de motivos de la ley integral.

¿En los juzgados de violencia de género hay un problema de medios? Hay casos en los que se tarda más de un año en llegar a juicio.

En determinados casos los informes de los equipos de asesoramiento técnico penal y de familia tardan mucho porque se han incrementado las peticiones y los técnicos se han reducido, pero no todo lo que investigamos es maltrato habitual. Hay muchos procedimientos que llegan al juzgado de violencia de género que terminan el mismo día que se reciben en una guardia.

Es verdad que se está incumpliendo la ley pero no porque los miembros del Poder Judicial queramos. Aquí en Barcelona lo que debiera ser el juicio que se celebrará en 15 días porque ha sido un trámite urgente se está señalando al cabo de un año. Se dilata el acto de enjuiciamiento porque no hay medios los informes. En los juicios donde se investiga un delito de maltrato habitual desgraciadamente se tarda mucho porque los técnicos no pueden hacer más de lo que hacen. Desde que empezó la crisis tengo tres funcionarios menos. Claro que hay que incrementar los medios judiciales, pero no en mi juzgado, sino en todos.

El mayor problema, a su juicio, es en la prevención.

El problema es que no se está invirtiendo y actuando en prevención. Cuando la mujer llega aquí a los juzgados la bofetada, el empujón o el insulto ya se han producido, y sería mucho mejor que se evitaran. Cuando alguien incumple un contrato entre un banco y un particular, si nos preguntamos cómo podemos prevenirlo pues a lo mejor se puede dar más educación a las partes para no caer en las artes de los bancos. Pero en el caso de la violencia de género, donde se tienen que incrementar los medios no es sólo a nivel judicial, es sobre todo antes, para evitar la bofetada. Si vamos a depender de que el juzgado vaya más rápido o menos rápido estamos olvidando la esencia de la lucha que es prevenir la violencia de género. La prevención del delito es lo fundamental.

¿Qué piensa cuando un excompañero de carrera como el líder andaluz de Vox, el exjuez Serrano, dice que se dan ayudas a 100 mujeres maltratadas "cuando sólo tres son reales"?

Me da igual que sea el juez Serrano o quien sea, son unos impresentables. El delito peor que puede cometer un juez, y no lo digo por él, al margen de un delito contra la vida, es un delito de prevaricación. Y este señor fue condenado por un delito de prevaricación. Desde el momento en que hay unos hechos probados en que se ve claramente que este señor cometió un hecho subsumible en el delito de prevaricación, su opinión me merece la misma opinión que otro representante de su partido político. Es absolutamente reprobable, pero no me paro ni 30 segundos en escucharlo. Cuando lo veo en el telediario, cambio de canal, aunque sea para ver anuncios, no me van a condicionar.

¿Cuándo el PP o Vox no hablan de violencia de género sino de "violencia doméstica" o "intrafamiliar", van contra el espíritu de la ley integral contra la violencia de género?

Lo hacen para captar votos. Saben perfectamente de lo que hablan, y cuando hablan en estos términos están yendo en contra de sus propios actos, en contra de lo que algunos de ellos mismos firmaron en el Pacto de Estado y en contra de la ley integral. Van en contra de lo que han dicho para captar votos, porque saben que son conceptos absolutamente diferentes y precisamente uno de los méritos de la ley integral fue dar visibilidad a la violencia de género, a la violencia que se producía en el ámbito de la pareja.

Pero saben perfectamente lo que dicen, lo dicen intencionadamente sabiendo que es una manera de captar votos. La ley integral tuvo, entre otros efectos, dividir ideológicamente a la sociedad entre los que estaban a favor de la ley y los que estaban en contra. Son unos mentirosos y están haciendo unas declaraciones obviando el contenido de la Constitución y la jurisprudencia del Tribunal Supremo y la doctrina constitucional, porque saben que la ley fue declarada constitucional. Lo hacen para captar votos, única y exclusivamente.

¿Se siente presionada por los discursos de los últimos días de Vox y el PP?

No no me siento presionada ni por ellos ni por nadie. Si me sintiera presionada creo que no sería libre y en todos los actos de mi vida, no solamente en los juzgados, lo más valioso que tengo además de la vida es la libertad de decir siempre lo que quiero. Cuando me pronuncio a través de las resoluciones que dicto estoy convencida de que lo hago totalmente ajustada derecho, a derecho con mayúsculas.  Sé que desde diferentes sectores soy muy criticada pero si yo tuviera que estar pendiente de lo que dicen de mí estaría con las manos atadas.

¿Cómo desplazar estos discursos del debate público?

No hay que hacerles ni caso, este protagonismo que han conseguido es porque se les ha hecho caso y se lo tenemos que quitar entre todos. Los medios de comunicación también tenéis una responsabilidad para quitarles el protagonismo. Captan votos diciendo cosas que son absolutamente falsas y que alguna gente no se preocupa en comprobar. Dicen 'es verdad, si hay denuncias falsas todos los recursos se van por ahí', lo que genera una opinión falsa a partir de una información falsa.

El discurso de Vox sobre que en los juzgados de violencia de género se va contra la presunción de inocencia les pone en la picota.

Es verdad, indirectamente también dicen que los jueces están prevaricando. Yo siempre invito a la gente a que vea cómo estamos trabajando. En este sentido, creo que el Consejo lo hace bien con programas como 'Educando en Justicia'. A lo mejor también tenemos que dejar que la gente vea de forma neutral lo que estamos haciendo en el juzgado diariamente para que vean que lo que están diciendo estos sujetos es mentidas.

En una declaración, yo digo a las mujeres que lo que les voy a preguntar les puede molestar y les molesta, pero es que se lo tengo que preguntar porque yo tengo la obligación de investigar lo que ellas me dicen. La propia ley integral dice que en los procedimientos, como no puede ser de otra manera porque si no sería inconstitucional, se respetarán todos los derechos del imputado y los derechos de la víctima. Este equilibrio está en todos los procedimientos penales, y por primera vez con la ley integral se crea el estatuto de la víctima de violencia de género. Tenemos que hacer el contraataque con lo que sabemos, que es el trabajo que hacemos. Será complejo, pero comunicar nuestro trabajo a la gente puede tener un efecto multiplicador y desacreditar el discurso que está haciendo esta gente.

Las estadísticas oficiales señalan un porcentaje de 0,078% de condenas por denuncia falsa frente a las 1.222.172 denuncias interpuestas desde el 2009 por mujeres. ¿Cree que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) como institución del Estado, debería tener un papel más proactivo en desmontar con datos las tesis de Vox?

No. El Consejo hace lo que tiene que hacer, los pronunciamientos del Consejo se reflejan en las estadísticas oficiales y los datos son los que son: un 0,07% de denuncias falsas. A mí me gustaría tener delante a esa gente y preguntarle cuántas denuncias falsas de robo hay para cobrar las indemnizaciones de las compañías de seguros. Cuando las compañías aseguradoras presentan sus balances, la vía por la que pierden mas dinero es por las denuncias falsas por robo. A esta gente ésto no le interesa porque no son votos. ¿Alguien de ellos ha dicho alguna vez que se refleje en las estadísticas judiciales las denuncias falsas por los delitos de robo? No. Si el Consejo tuviera que salir al paso de estas declaraciones olvidaría cosas en las que tiene que estar atento: reforzar la planta judicial, atender y ver si los juzgados están debidamente atendidos, etc.

Hace apenas cinco años, la mejor manera para salir de prisión antes del tiempo estipulado por condena pasaba por tener un buen contacto en una cofradía de Semana Santa. Los indultos eran una costumbre que llegó a marcar cifras récord con los 520 presos excarcelados en 2006, o los 501 de 2012. En aquellos años, las celebraciones religiosas de Pascua suponían una oportunidad para la población reclusa. En aquellos años, al Gobierno le bastaba con una recomendación de un grupo religioso para impulsar una gracia penitenciaria. Todo eso ha terminado. 

Según la legislación española, el indulto "es una medida de gracia, de carácter excepcional, consistente en la remisión total o parcial de las penas de los condenados por sentencia firme, que otorga el rey a propuesta del Ministro de Justicia, previa deliberación del Consejo de Ministros. En 2018, la aplicación de esa medida de gracia ha marcado un récord a la baja, con solo 17 concesiones. Desde su llegada al poder, Pedro Sánchez apenas ha impulsado la medida de gracia que está en manos del Gobierno, previo informe de los tribunales sentenciadores.

En la época de gracia asidua, los indultados respondían casi siempre a un perfil común: pequeños traficantes, condenados por delitos contra la salud pública. Pero en esas listas también entraron otro tipo de delincuentes, generando grandes polémicas para los diferentes gobiernos.

En 2013, sin embargo, la polémica se cebó en el caso de un conductor kamikaze, que tras recibir una sentencia de 13 años de cárcel había recibido la gracia de libertad impulsada por el entonces ministro de Justicia, Alberto Ruiz Galardón. La polémica fue de tal calibre que, tras un recurso de las partes personadas en el juicio, el Supremo decidió anular la gracia concedida por el Consejo de Ministros.

Ese mismo año, el Supremo habría de anular otro polémico indulto; el que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero había concedido a Alfredo Sáenz, uno de los principales directivos del Banco de Santander. El hoy presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó a declarar en una entrevista a eldiario.es que el PSOE "se jodió" cuando Zapatero decidió aquella medida de gracia. 

La palabra "indulto" ha vuelto a la escena política como posible solución a la situación de los presos acusados por su papel en el procés. El pasado verano, la polémica se centró en unas declaraciones de la delegada del Gobierno en Catalunya, Teresa Cunillera, favorable a la medida como solución al conflicto. Cunillera tuvo que matizar sus palabras, lo que no sirvió para evitar que la oposición se cebase con el Gobierno, acusándolo de ofrecer la libertad a los 'golpistas' antes de llegar a juicio.

A las puertas del inicio de ese juicio, la posibilidad de un indulto parece haberse despejado de la libreta de opciones del Gobierno. El ejecutivo de Sánchez se muestra convencido de que no hará uso de la medida de gracia. Por el momento ha batido el récord a la baja de concesiones de gracia en lo que llevamos de siglo. 

Fuentes del ministerio de Justicia aseguran que "solo se conceden los indultos que los propios jueces recomiendan en sus condenas". El pasado 7 de diciembre fue el último día que el Consejo de Ministros estudió la concesión de una medida de este tipo. En esa reunión el Gobierno se decidió a conceder la libertad a Gloria, una mujer que había sido condenada por el asesinato de su exnovio, a quien la unía una relación de maltrato y "temor insuperable". Fue la última vez que el Gobierno pulsó el botón verde para abrir la puerta de una prisión antes de tiempo. 

Los datos de indultos entre 2001 y 2018 son los que siguen en siguiente gráfico, según los datos facilitados por el Ministerio de Justicia. 

La risa nos hace libres. 12 ene 2019 20:25:00.eldiario.es - eldiario.es.

-¿Por qué las mujeres deberían tener la cabeza plana? ¡Para apoyar el cubata mientras te la chup…!

Yo creo que ahí empezó a torcerse la tarde. Miré a mi mujer, que me devolvió una mirada desconcertada. Seguía riéndose, igual que yo, como los miles de espectadores de la plaza, y eso volvía más chocante su expresión: los ojos muy abiertos y las cejas levantadas en asombro, pero la boca congelada en una carcajada rota.

Alrededor la gente seguía riendo, en algunos reconocí la misma mueca turbada de mi mujer, aunque todavía eran mayoría los que achicaban los ojos al reírse con ganas. Dos filas más abajo vi una familia con niños pequeños intentando salir cuanto antes, mientras el del micrófono seguía a lo suyo:

-¿En qué se parecen una mujer y un cepillo de dientes? En que cuanto más te las cepillas, más se abren las cerdas.

Risas en la plaza.

-¿En qué se parecen una mujer y una pelota de frontón? En que cuanto más fuerte le pegas, antes vuelve.

Y más risas. También yo, me reí con fuerza, e incluso oí la risa bajita de mi mujer, que seguía ojiplática y con su sonrisa de granito. A mí no me escandalizaban esos chistes, habituales en el grupo de whatsapp de los amigos del pádel. Tampoco es que me hicieran gracia, no al menos en aquel momento, porque ya veía venir lo que acabó pasando. Pero todavía me reía, como si no pudiera bajarme de la carcajada que todos compartíamos desde el principio del festival. Como si nadie se atreviese a ser el primero en dejar de reír, el primero en ofenderse. El ofendidito.

Hasta ese momento la tarde había sido un éxito. No solo la tarde: los días previos, las dos semanas desde que el portavoz de nuestro partido anunció la convocatoria del “Primer Festival de Humor contra la Corrección Política”.

La noticia consiguió lo esperable: el rechazo inmediato de otros partidos, que otra vez nos acusaron de fachas, fascistas, ultraderechistas y demás etcéteras que nos resbalaban. También, por supuesto, recibió burlas en las redes sociales, y muchos memes, pero eso entraba dentro de lo esperado, y hasta era buscado, porque las encuestas demostraban que la estrategia funcionaba: en el último año, desde la irrupción en las elecciones andaluzas, no habíamos dejado de subir, cabalgando a lomos de todos los temas incómodos, que nos garantizaban protagonismo informativo y la hostilidad de nuestros adversarios. Como dice nuestro líder, lo que no nos mata nos hace más fuertes. Y cada día somos más fuertes.

El anuncio del festival consiguió otra vez el objetivo buscado: ganar la agenda durante dos semanas. No se habló de otra cosa en radios, televisiones, tertulias, redes, bares y dormitorios, desde el momento en que nuestro portavoz presentó la convocatoria:

-Con este festival queremos dar un paso más en la derrota de la dictadura de la corrección política. No puede ser que los progres y el supremacismo feminista censuren también nuestros chistes y dicten de qué podemos reírnos. Reivindicamos el derecho de los españoles a reírse con toda libertad.

Y tras asegurar que no querían ofender a nadie, presentó los carteles con los lemas del festival: “¡Atrévete a ser incorrecto!” “¡Ríete de la censura!”, “¡Acabemos con la dictadura de la corrección política!”, “¡La risa nos hace libres!”

-Esta es una convocatoria abierta –remató-. Invitamos a humoristas, aficionados y ciudadanos en general. Vamos a hacer a España grande otra vez, también en su humor: vamos a recuperar la edad de oro del humor español, que ha sucumbido a la presión de feminazis, buenistas y lobby gay.

Para dar ejemplo, en los días siguientes nuestros dirigentes aprovecharon cada intervención pública para contar chistes incorrectos. De mariquitas, de mujeres, de gitanos. Chistes viejísimos, de los que todos nos hemos reído siempre pero últimamente en la intimidad, no fuese que nos aplicasen la ley de violencia de género o nos acusasen de racistas.

En esos días previos al festival nuestros concejales, diputados y dirigentes, a poco que veían un micrófono, soltaban un chiste. Eran chistes suaves, casi infantiles, pero había que ir poco a poco. Soltaban la broma y, ante la mirada espantada del periodista, aclaraban: “Es solo un chiste, es humor”.

Así lograron abrir el debate en los medios y en la calle: durante dos semanas todo el mundo discutió de corrección política. Poco a poco la gente perdía el miedo y era más fácil oír en público chistes que hasta días antes eran clandestinos.

En esas dos semanas conseguimos además otro éxito, más previsible aún: dividir a la izquierda. Si con nuestras campañas contra las denuncias falsas o la invasión de inmigrantes ya les habíamos abierto grietas, el tema de la corrección política cayó entre ellos como una bomba. Más divertido que los chistes era ver cómo los lumbreras progres se peleaban entre ellos: estos acusaban a aquellos de haberse vuelto unos fundamentalistas de las políticas identitarias y la corrección política; aquellos reprochaban a estos que encubriesen con su discurso de clase lo machistas y racistas que en el fondo seguían siendo; y estos contraatacaban acusando a aquellos de dejar la bandera de la libertad de expresión en manos de los fascistas. Y nosotros, desde la barrera, nos divertíamos con sus trifulcas. Una vez más, misión cumplida.

Así llegamos al día del festival, con el ambiente bien precalentado. Al llegar a Vistalegre, mi mujer y yo nos sorprendimos por las unidades móviles de televisión y radio a la puerta, y la cola que daba dos vueltas a la plaza. Miles de militantes y simpatizantes, pero también curiosos y gente que simplemente tenía ganas de sacudirse el bozal de la corrección y reírse a gusto.

Cogimos un buen sitio, a mitad de la grada lateral, y nos dispusimos a pasar una buena tarde de humor. Mientras esperábamos que comenzase, entre el público ya circulaban chistes de todo tipo. Sobre hombres y mujeres, esos que ahora llaman machistas, pero también de mariquitas, negros, catalanes y gitanos. Corría un aire fresco, alegre, de libertad, y cuando se apagaron las luces ya llevábamos un rato riéndonos, predispuestos para seguir divirtiéndonos.

El primero en actuar fue nuestro líder, que se plantó de un salto en el escenario. He dicho “actuar” y no “intervenir”, y digo bien: fue una actuación, y menuda actuación, de premio. Mira que el muchacho es soso y siempre parece enfadado, pues esa tarde era otro. Se movía con gracia, incluso comenzó imitando unos pasos de Chiquito de la Calzada que arrancaron la primera carcajada.

-Aquí hemos venido a reírnos juntos, a reírnos con libertad –gritó, y la plaza se venía abajo.

En vez del típico discurso, el jefe nos largó un monólogo en plan club de la comedia, que se ve que traía muy ensayado. Soltó un par de chistes más subidos de tono que los que le habíamos oído en entrevistas: uno de mujeres en la cocina, y otro de un mariquita de safari que se encuentra un gorila. Había que oírle poniendo voz de sarasa: “ay, sí, horrible, ni me llama, ni me escribe…”. A mi mujer y a mí se nos saltaron las primeras lágrimas.

Luego el tío, ya lanzado, se puso a reírse de él, para demostrar que el humor empieza con uno mismo. Hizo bromas sobre sus cabalgadas, sus fotos épicas (“mi mirada azul acero”, dijo, y se quedó mirando al infinito con la barbilla levantada mientras la plaza atronaba). Dio las gracias a los progres y podemitas por darnos tantos votos, y acabó enviando un saludo a los “ofendiditos” que se manifestaban a la puerta.

A partir de ahí, el festival fue un no parar de reír. Por el escenario pasaron varios humoristas no muy famosos, pero que en los últimos meses habían confesado sus simpatías por nuestro partido, y que encadenaron chistes clásicos.

-¿Cuál es la última botella que abre una mujer en una fiesta? –y todos en la plaza gritamos: ¡la del mistol!

-Doctor, doctor, en mi familia somos todos mariquitas: mi padre, mi hermano, mi tío, mi abuelo… Pero oiga, ¿es que en su familia a nadie le gustan las mujeres? Sí, doctor, a mi madre y mi hermana.

Al principio eran así, chistes de patio de colegio, pero los contaban y reíamos con alivio, liberados. Por allí pasó el maestro Arévalo con su repertorio de inválidos, mariquitas y gangosos; también un torero que dijo una burrada sobre los animalistas que no tenía gracia pero nos reímos igualmente; y un escritor famoso que no me acuerdo cómo se llama y que hizo un chiste de pedófilos, un poco bestia para mi gusto, pero reímos porque sí.

Durante la primera hora subieron aficionados que querían su minuto de gloria, cargos del partido con no mucha gracia, y hasta un par de humoristas progres que venían de un programa de la tele para ponernos a prueba. Uno contó un chiste sobre Carrero Blanco, muy malo pero se lo reímos para fastidiarle; y el otro sacó una bandera de España y se sonó los mocos, lo que provocó unos segundos de tensión, abucheos, gente que intentó trepar al escenario a por él, hasta que los dirigentes de la primera fila empezaron a reír muy fuerte, y todos recibimos el mensaje y nos carcajeamos con fuerza para que los dos imbéciles se fueran por donde vinieron.

Todo iba bien, aunque los chistes iban escalando poco a poco, cada vez más brutos. No dejaban de tener su gracia, y todos reíamos con la misma contundencia, pero reconozco que empezábamos a estar un poco incómodos.

-Hola, quería un bote de crema para el culito de mi bebé. ¿Se la envuelvo? No, que me lo voy a tirar aquí mismo.

-¿Cada cuánto saca la basura una negra? ¡Cada nueve meses!

-Capitán, capitán, en el barco hay un maricón. ¿Y cómo lo sabes? Porque se la he chupado y le sabía a mierda.

Lo de menos era el tono soez, lo preocupante era el catálogo de temas, que ya no solo incluían gays, mujeres, negros, gitanos, catalanes o inválidos. Con mi mujer ya incapaz de relajar su mirada perpleja, fueron desfilando tipos que bromeaban sobre niñas asesinadas, niños inmigrantes ahogados o mujeres maltratadas, que estas últimas parecían ser las favoritas de los siguientes chistosos.

-Esto no tiene ni puta gracia –susurró mi mujer cuando salió un tipo con una muñeca hinchable con delantal, a la que machacaba mientras contaba chistes de mujeres golpeadas, pisoteadas, asesinadas.

-Aguanta un poco, que ya pronto se acaba –dije yo, inaudible entre el fondo de risas, mientras el escenario lo ocupaba un legionario con un puñado de chistes sobre víctimas del franquismo, a cual más bestia.

-Yo me largo –dijo ella, con las primeras lágrimas que ya no eran de risa, pero con la boca todavía arqueada hacia arriba, como si le hubiese dado un aire y se fuese a quedar así para siempre.

Miré alrededor, allí no se movía nadie. La gente seguía riendo, seguíamos riendo, como si nadie se atreviese a ser el primero en parar, arrastrados por la risa colectiva, o temerosos de que nos considerasen unos ofendiditos más.

Lo del tipo disfrazado de Hitler haciendo bromas de judíos gaseados ya me pareció demasiado, no porque no tuviera maldita la gracia, sino porque empecé a pensar en las consecuencias de todo aquello, los vídeos viralizados, qué imagen íbamos a dar. Reí el chiste de los quinientos judíos metidos en un coche, no porque me hiciese gracia, que ya lo conocía, sino porque crucé la mirada un momento con mi vecino de asiento y de pronto parecía que competíamos a ver quién reía más fuerte, quién se rendía antes, quién de los dos era más incorrecto.

Miré hacia la primera fila y noté nerviosismo. Nuestros líderes seguían riendo, también ellos disputando el trofeo de la incorrección política, pero entre actuación y actuación cuchicheaban o consultaban sus teléfonos. Por lo que luego supe, discutían qué estaba pasando en el escenario: dudaban de si aquellos cafres eran podemitas infiltrados para reventar el festival y hacernos pasar por psicópatas, o si realmente eran de los nuestros y se habían tomado demasiado en serio la convocatoria, o peor aún: de verdad encontraban gracioso todo aquel disparate.

La coartada para poner fin al festival la puso un imbécil, no llegamos a saber si era un saboteador o un simple cretino: disfrazado de etarra, con capucha y una de esas boinas vascas, disparó presuntos chistes sobre aquel secuestro tan famoso de hace años. No sé si se había dado cuenta de que el secuestrado estaba justo sentado en la primera fila, o a lo mejor sí lo sabía, lo que reforzaría la posibilidad de que fuese un saboteador o un cretino. Y sin embargo todos reíamos, sin freno.

Al quinto chiste sobre zulos, los servicios de orden irrumpieron y lo sacaron a empujones, mientras el presentador del festival nos despedía con pocas palabras, y todos buscamos la calle con alivio.

En el apretujado metro todavía nos íbamos riendo, sin saber ya de qué. Pero al menos compartíamos una tranquilidad, la que expresé a mi mujer: no hay de qué preocuparse, todo lo que harán nuestros adversarios será burlarse de nosotros, hacer memes, llamarnos fascistas, escribir cuentos sin gracia, así que vamos bien.

Hace casi una década, un día muy temprano, la chófer Jayne Amelia Larson se vio intentando sacar del asiento de atrás de su coche al hijo de uno de los hombres más ricos de Los Ángeles. La entonces conductora había estado llevando al joven de veintipico años arriba y abajo por el Boulevard Santa Monica en su limusina Lincoln mientras él intentaba encontrar una "prostituta travesti" para su novia que, según él, "quería convertir a un gay". Tras varias horas, el muchacho vomitó en el asiento trasero y se quedó dormido por la borrachera. Luego se despertó e intentó orinar dentro del coche.

"Entraba y salía de la clínica de rehabilitación", dice Larson, recordando el incidente que sucedió cuando llevaba pocas semanas en ese trabajo. "Luego conocí a otro chófer que había trabajado para la misma familia y me dijo que ese chico siempre hacía cosas increíbles en el coche, como utilizarlo de lavabo, porque iba muy pasado de copas. No me refiero a ir al lavabo de una forma limpia, sino de una forma horrorosa".

Finalmente, la empresa para la que ella trabajaba le dio una dirección en uno de los barrios más lujosos de la ciudad. Pero mientras el coche cruzaba las puertas de una enorme mansión, el joven entró en pánico. "Me repetía: ‘Nadie me quiere. Por favor, no despiertes a mis padres. ¡Me odian!’". Al parar el coche, un hombre mayor, que ella supone que trabajaba para los padres del muchacho, salió de la oscuridad y ayudó al joven a salir del coche. "El hombre le mandó callar y le dijo: ‘Ya estás en casa. Ya pasó todo’. Fue muy raro y terrible y extraño".
 
La experiencia de Larson no es tan extraordinaria como puede parecer. Detrás de las ventanas tintadas de los coches de lujo, los chóferes tienen acceso a un mundo que pocas personas ven: el espacio íntimo y privado de los ricos y famosos. En una profesión en la que las referencias personales son importantes, la discreción se toma muy en serio. Pero cuando los chóferes rompen este código, los resultados pueden ser explosivos.

Conversé con chóferes en el Reino Unido y en Estados Unidos, que me relataron inquietantes incidentes que vivieron con sus clientes VIP, desde comprar drogas hasta verlos tener relaciones sexuales en el asiento trasero del coche. El mes pasado, el chófer personal del multimillonario y donante conservador Christopher Moran le dijo al periódico Sunday Times que sabía que había "al menos unas cien prostitutas" operando desde el complejo de pisos Chelsea Cloisters, propiedad de su exjefe. Tony Heaney, que condujo el Rolls-Royce de Moran durante 25 años, le dijo al periódico que solía revisar los cestos de basura de los pisos para contar los condones y llevar la cuenta de "exactamente cuántas chicas estaban trabajando allí". El chófer jubilado le dijo al periódico que estaba molesto porque supuestamente Moran no le dio las gracias cuando dejó el empleo. Moran dijo desconocer la magnitud del problema y aseguró que su empresa tenía una política de "tolerancia cero" respecto de prostitución en el edificio.

Los chóferes pueden ganar bastante dinero dinero. El salario anual promedio para chóferes personales para ejecutivos y familias súper ricas en Londres es de entre 38.700 y 66.500 euros, según Irving Scott, una agencia de personal para casas particulares de alto nivel. Los conductores, dice, pueden además recibir dinero extra por su compromiso, por antigüedad o lealtad, y también se premia económicamente la discreción y el secreto profesional. Otras agencias anuncian empleos como por ejemplo un puesto permanente de chófer para una familia del lujoso barrio de Knightsbridge, Londres, con un salario de 39.000 euros al año, con tareas que incluyen cuidar la "gran colección de coches de lujo del cliente, incluidos un Rolls-Royce, un Bentley y un Mercedes clase S blindado"; o un puesto permanente con una familia que vive entre Londres y su finca en el sur de Francia, por 44.000 euros al año, con tareas que incluyen seguridad, supervisar a contratistas, mantener el exterior de la propiedad vacío y poner tumbonas.

Pero a pesar de todo el glamour aparente, la realidad de lo que conlleva conducir a clientes VIP se hizo evidente el pasado verano, cuando se dijo que Sir Martin Sorrell, exdirector ejecutivo de WPP, una de las mayores agencias de publicidad y márketing del Reino Unido, había echado repentinamente a su chófer personal en octubre de 2017, tras 15 años de servicio. El chófer, cuyo nombre no se reveló, supuestamente tuvo que recoger a Lady Cristiana Sorrell a las 2 de la madrugada de Isabel, un exclusivo restaurante en el barrio de Mayfair. El chófer luego se negó a volver a trabajar a las 7 de la mañana, argumentando que estaría muy cansado como para conducir de forma segura tras haber dormido sólo dos o tres horas. Un periódico alegó que Sorrells lo echó el día siguiente.

Es imposible ponerle un valor total a la industria de los chóferes en el Reino Unido, que incluye chóferes personales, servicios de coches de lujo para hoteles y pequeñas y grandes empresas. Según Transporte de Londres, en junio de 2017 había más de 12.000 coches privados de clase ejecutiva – Mercedes serie E, S y Viano – con menos de cinco años de antigüedad en alquiler en la capital británica. Paul Gibson, editor de TheChauffeur.com, dice que, en los últimos años, ha aumentado la cantidad de empresas que ofrecen servicios de chóferes de seguridad, con entrenamiento de protección cercana para clientes ejecutivos, famosos y multimillonarios. Estos chóferes suelen ser los que mejor ganan, gracias a habilidades especiales como conducción defensiva, igual que se muestra en el programa de la BBC, El Guardaespaldas.

Una de las empresas más conocidas es Capstar, fundada en 2012 por dos exoficiales del ejército británico, Robert Bassett Cross y Charles Bowmont. La empresa, con base en Brentford, comenzó con la misión de reclutar personal que haya pertenecido a las Fuerzas Armadas, incluyendo heridos en acción en Irak y Afganistán. Sin embargo, Capstar se convirtió en una empresa de servicios de management de seguridad y estilo de vida que ayuda a sus clientes con la membresía a un club privado o a comprar obras de arte y joyas.

Bowmont, un graduado de Sandhurst, sabe mucho sobre las necesidades de sus clientes. Habla de la familia de un multimillonario suizo, que necesitaba un servicio muy personal de disponibilidad total para manejar los horarios familiares, como amigos personales. "Podía recibir un mensaje de WhatsApp de la esposa que ponía: ‘Mi marido no puede llevar a los niños a la escuela mañana, ¿puedes hacerlo tú?’".

Jornadas de hasta 17 horas

Cuando Larson comenzó a trabajar como chófer, atípicamente no tenía experiencia como conductora particular. Esta graduada de Harvard se había mudado a California porque quería hacer carrera como actriz y productora. Años más tarde, tras meses sin trabajo, una amiga la convenció de trabajar como chófer con la idea de que tendría mucho tiempo libre para trabajar en proyectos cinematográficos y que ganaría mucho dinero de propinas y podría librarse de sus deudas, que sumaban unos 35.000 euros. Al principio, trabajó para una empresa de limusinas, llevando estrellas de cine, grupos de rock y ejecutivos de Hollywood a eventos de la industria del entretenimiento como los Globos de Oro o los Oscars. Pronto se dio cuenta de que el trabajo era agotador, con jornadas de hasta 17 horas.

Pero las exigencias de sus clientes famosos no se comparan con las de los miembros de la realeza saudita para quienes Larson trabajó luego de ser chófer durante un par de meses. Ella era una de los 40 chóferes contratados durante siete semanas, sin días libres, que debían estar disponibles durante las 24 horas para las Princesa Zaahira (es un nombre falso), sus hijos, la seguridad de la familia y todo su equipo y personal, incluyendo las canguros, asistentes y servicio doméstico. Tras ese trabajo, Larson escribió una obra de teatro y un libro sobre sus experiencias: Conduciendo a los sauditas.

Entre las tareas más difíciles que tuvo que realizar Larson estuvo el encontrar 27 botellas de una marca especial de crema depilatoria tarde por la noche, luego de una jornada de 12 horas. Tuvo que visitar 20 tiendas en todo el condado de Los Ángeles y comprar cada botella que encontró. "Pero cuando volví, el secretario de la princesa me dijo que ya no servían porque era demasiado tarde". En otra ocasión, le encargaron recoger a la mejor amiga de la Princesa Zaahira de una clínica de cirugía plástica en Beverly Hills. Larson tuvo que esperar durante horas hasta que una enfermera le entregó a una paciente de más de 50 años que se estaba recuperando de la colocación de implantes en los glúteos. La mujer rápidamente perdió la consciencia. Una desconcertada Larson tuvo entonces que pedir ayuda a unos aparcacoches que estaban cerca para meter a la mujer en el asiento trasero de su camioneta.

"Te sientes par del equipo"

Gerold Wunstel, un chófer que ha conducido a ministros de gobierno europeos en su Alemania natal y a estrellas de Hollywood en Los Ángeles durante su carrera de 24 años, dice que los novatos en el oficio pueden dejarse llevar por la proximidad a los clientes VIP. "Te piensas que eres parte del equipo", dice. "Pero sólo eres el chófer. Dave Stewart, de Eurythmics, me invitó a su fiesta de cumpleaños. Pero le dije que no, porque no soy su amigo, soy un profesional. Se supone que no te tienes que relacionar con Elvis Costello o quien sea que esté invitado".

Wunstel, que recientemente trabajó como chófer de la Filarmónica de Los Ángeles, recuerda que un empresario saudí al que condujo por San Francisco y la región vitivinícola del Valle de Napa puso esta idea a prueba. "Nos llevamos muy bien porque él había estudiado en Suiza y Londres, y hablaba alemán fluidamente", afirma. Pero la afición del cliente a la marihuana hizo peligrar la amistad. Al principio del empleo, Wunstel llevó al hombre a Haight-Ashbury, donde están muchos de los traficantes de San Francisco. "Le tuve que decir que no les diera propina a los traficantes", dice. Cuatro días después, Wunstel se negó a volver a la zona. "Le tuve que decir: ‘Lo siento mucho pero es demasiado peligroso’", recuerda. "‘Soy nuevo en este país, me acaban de dar la residencia. Si la policía me encuentra marihuana, tendría un problema serio’. Lo cual no era necesariamente cierto, pero es que yo no era su mula".

El cliente que peor se comportó con Wunstel fue un multimillonario. "Lo recogí de un aeródromo privado y pidió que lo llevaran en helicóptero hasta el coche por no caminar 200 metros", dice Wunstel. "En las limusinas grandes hay un panel divisor, y se supone que no oyes nada, pero en realidad se oye todo. El cliente tuvo relaciones sexuales con una modelo mientras yo conducía. Nada de categoría ni modales. Luego me dio de propina un billete de 100 dólares, pero esa no era la cuestión".

Wunstel ha sido chófer de famosos como Bill Murray, George Clooney y Eminem. Pero explica que conducir para los famosos puede ser muy problemático. "Tienes que estar en la oficina cuatro horas antes porque nunca se sabe a qué hora aterrizará su avión privado, y no te lo pagan como adicional. Y además muchos famosos no dan propina. Cuanta más experiencia tengo, más me doy cuenta de que me gusta ser chófer de gente común".

Traducido por Lucía Balducci

Los secretos de TikTok, la red de vídeos que hace viejo a Youtube. 12 ene 2019 18:11:38.eldiario.es - eldiario.es.

Conocida con el nombre de Douyin en China, Tik Tok es una red social que pese a no ser famosa sí es masiva: superó los 35 millones de descargas en iPhone 2018 y se ha situado por delante de Instagram, Facebook o Whatsapp. Es una de las grandes novedades de 2019 y su crecimiento promete ser exponencial. Nos adentramos en la herramienta para ver qué la hace tan popular.

La democratización del videoclip

La música tiene un protagonismo esencial en Tik Tok. La explicación detrás de esto es que la empresa detrás de Tik Tok, Bytedance, compró este verano Music.ly, la famosa aplicación musical de adolescentes por un precio de entre 800 y 1.000 millones de dólares. Tik Tok mantiene muchas de las características que tenía Music.ly por lo que el trasvase de usuarios no ha sido traumático.

Una de las funcionalidades que permite Tik Tok es poder ver qué canción está siendo usada en el vídeo e incluso consultar qué otros vídeos utilizan dicha pieza y se han popularizado. Así nos encontramos conque "Adictiva" de Daddy Yankee se usa tanto como para simular un videoclip donde las protagonistas hacen playback, en una coreografía danzada de una chica en su casa, en una serie de trucos con un balón de fútbol o en un vídeo para ilustrar una acción de parkour destacada.

Doblaje: el arte de interpretar a otros

Además de dar la posibilidad de hacer pequeños videoclips de las canciones del momento, Tik Tok ofrece la posibilidad de llevar a cabo doblajes de fragmentos de películas, programas de televisión, radio, etc. Nos encontramos ante un género inesperado que a diferencia de MadLipz (que fomenta el doblaje de escenas famosas de series, películas o vídeos de Internet) aquí se proporciona la banda sonora para ser ilustrada con una imagen.  El resultado es de nuevo un juego en cadena en el que los usuarios se divierten experimentando y a creando su propia versión de una misma secuencia de doblaje, practicando a su vez técnicas que hasta ahora permanecían exclusivas de los profesionales del sector del doblaje.

Edición con aspecto profesional en pocos minutos

Una de las principales características de Tik Tok es la variedad de herramientas con las se puede editar un vídeo. Además de añadirle una banda sonora (canciones u otros tipos de audios) la aplicación de recupera la 'edición secuenciada' que era posible en Vine. El resultado es que, a diferencia de en Instagram donde ahora ya sí se pueden subir varios Instastories consecutivos pero no se puede editar cada uno de esos vídeos de 15 segundos, aquí vemos muchos vídeos con edición frenética en tan solo 15 segundos (aunque la aplicación permite subir hasta 1 minuto).

Además, Tik Tok permite aplicar distintos efectos a la imagen (cambio de velocidad, simular zooms, vibración, texturas) que sorprendentemente no suelen resultar horteras y que pueden ser ejecutados en los momentos del vídeo que se desee. Esto está provocado que algunos usuarios desarrollen una destreza que a buen seguro utilizarán en sus futuras carreras como creadores de contenido.

Choque generacional: el rechazo de algunos Youtubers

La media de edad de los usuarios de Tik Tok es de las más bajas que hay en el mercado. Según datos de la propia plataforma, el pasado mes de Octubre más del 50% de los usuarios tenía menos de 24 años. Dicho porcentaje se va casi hasta el 75% si ampliamos hasta los 30 años la edad. Hay claramente un sesgo generacional en el uso de la herramienta.

Curiosamente, algunos de los Youtubers destacados de la escena española que en algún momento seguro que habrán sufrido la incompresión por parte de ciertas audiencias más tradicionales porque éstas no entendían ni sus códigos ni sus referencias culturales, cargan ahora irónicamente contra los usuarios y las tendencias que surgen de Tik Tok.

Adaptación local

La explicación al hecho de que la herramienta haya tenido una expansión tan rápida en determinados contextos se encuentra en la estrategia de la compañía. Como aseguran los profesores de la IMD Business School Michael Wade y Jialu Shan en 'The Conversation', una de las claves del éxito de TikTok reside en que se ha enfocado en atraer a audiencias locales específicas.

En la práctica esto funciona de la siguiente manera: la aplicación te permite acceder a un determinado repertorio de canciones y contenidos sonoros. Sin embargo, prioriza aquellos que son virales en los mercados locales. Esto, sumado al algoritmo que nos va mostrando contenidos en el interfaz de la app aunque no sigamos a nadie y a la tendencia para hacer memes y juegos en cadena por parte de los usuarios, hace que el uso de Tik Tok se expanda con contenidos propios de las comunidades locales.

De hecho, en España ya existen usuarios destacados de la plataforma. Twinmelody son dos gemelas vascas, Paula y Aitana Etxeberría y llevan a cabo coreografías y versiones de canciones de grandes artistas. Acumulan casi 6 millones de seguidores en Tik Tok y también son populares en Youtube. Laura López (conocida como @lauralp21) lleva a cabo playbacks de música latina. Acumula ya 2,1 millones seguidores. Mónica Morán, conocida como @monismurf en la aplicación cuenta ya con más de 1 millón de seguidores. Además de hacer playbacks es muy conocida por sus transiciones. Uno de los pocos chicos entre el listado de las personas más seguidas en España es Jan Cutillas, que sube sketches a la plataforma.

Una generación que interactúa con lo mediático de forma orgánica

Tik Tok no deja indiferente a casi nadie. En los países orientales, donde su penetración es mayor y lleva más tiempo ya ha habido reacciones. Por un lado, el propio Gobierno de Indonesia declaró que la aplicación promovía "contenidos inapropiados y pornografía". La escritora china Zhang Qifang, a pesar de haber nacido en 1995, declaró críticamente sobre Tik Tok: “Es el opio del siglo XXI, un obstáculo para el desarrollo del ser humano. Si quieres destruir el futuro de un chaval, deja que se descargue la aplicación. Es un algoritmo que devora tu tiempo con contenido vacuo. Ofrece orgasmos breves y repetitivos que insensibilizan. Y reducen al mínimo la capacidad de atención de la gente”.

Parece evidente que la hipersexualización de la identidad propia, la espectacularización del día a día y la búsqueda de un entretenimiento aparentemente acrítico son algunas de las características principales en el uso de herramientas de este tipo. Sin embargo, otra realidad parece imponerse de forma innegable: está emergiendo una generación que coquetea con pasmosa naturalidad con lo mediático, demostrando unos niveles de alfabetización digital y competencias narrativas que no se enseñan ni en colegios, ni en institutos y en algunos casos ni siquiera en la universidad.

"Lo que está diciendo Vox en Andalucía está dentro de la Constitución". Con estas palabras, Pablo Casado salía al paso de las críticas recibidas esta semana por su pacto con la ultraderecha para gobernar en Andalucía. En la misma entrevista en Onda Cero, el líder del PP también aprovechaba para cargar contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: "Es lo más radical de izquierdas que nunca ha habido en el PSOE".

No es la primera vez que Casado, licenciado en Derecho –superó el 70% de las asignaturas en solo dos años–, hace declaraciones públicas sobre la constitucionalidad de sus adversarios políticos. Hace unos semanas acusó a Sánchez de gobernar "en contra la Constitución" por no aplicar el artículo 155 en Catalunya. "Podemos lleva fuera de la Constitución varios años y lleva diciendo desde que hay que favorecer la nación catalana, pasando porque hay que acabar con la monarquía parlamentaria y pedir la república", dijo a principios de diciembre sobre la formación encabezada por Pablo Iglesias. "Y nadie ha dicho nada", añadió, dejando en el aire un supuesto contraste con la acogida de Vox, aunque lo cierto es que muchas de las medidas defendidas por el partido morado –como las relativas a la jefatura de Estado– han sido señaladas por sus críticos: necesitarían una reforma de la Carta Magna. 

Cabe destacar que la Constitución de 1978 ha sido reformada en dos ocasiones tras su promulgación, ambas por exigencias de la Unión Europea. La última modificación fue aprobada por PSOE, PP y UPN en 2011 y el objetivo era reformar el artículo 135: una decisión no exenta de polémica, ya que establecía como prioridad del pago de la deuda frente al gasto social.

"Todo lo que quepa en la Constitución se puede hablar, todo lo que esté fuera de la Constitución no se puede hablar", ha sentenciado también Casado como declaración de intenciones. Además de los 19 puntos propuestos para el Gobierno andaluz, Vox presentó en octubre un centenar de propuestas bajo el título 100 medidas para la España Viva, que ellos mismos referencian como programa electoral: buena parte de estas políticas necesitaría una revisión de la Carta Magna.

Adiós al Estado autonómico

"Transformar el Estado autonómico en un Estado de Derecho unitario (...) Un solo gobierno y un solo parlamento para toda España", propone el partido de Santiago Abascal en el sexto punto del documento. En el mismo apartado, añade que "como paso previo", las distintas Comunidades Autónomas tendrían que devolver de forma "inmediata" las competencias en materia de Educación, Sanidad, Seguridad –"supresión de las policías autonómicas", añaden en un otro punto– y Justicia, "limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica". 

En el caso de las exigencias para la negociación con el PP en Andalucía -una parte sustancial no quedó plasmada en el acuerdo final-, Vox pedía "una declaración institucional de la presidencia de la Junta a favor de la apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias" que apuntaban en su programa (aunque aquí cambiaron 'Seguridad' por 'Orden público'). También pedía una reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía -que a su vez necesita el visto bueno del Congreso- para que desapareciera de su redacción el término "realidad nacional". De hecho, en otro punto del documento piden que el Día de Andalucía dejara de ser el 28 de febrero [fecha en la que se aprobó la autonomía de la región] para ser el 2 de enero, conmemorando así la conocida como Reconquista: la expulsión de los musulmanes por parte de los Reyes Católicos en 1492.

Sería el fin de lo que en la Transición -y también años después- se llamó el 'café para todos'. Ya en su artículo 2, la Constitución se establece que el texto "se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles", pero acto seguido también "reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas".

El texto también aclara que "el Estado se organiza territorialmente en municipios, en provincias y en las Comunidades Autónomas que se constituyan. Todas estas entidades gozan de autonomía para la gestión de sus respectivos intereses" (artículo 137).

No obstante, las competencias cedidas a las autonomías están recogidas como posibilidad a lo largo de la Carta Magna; es decir, no se establece qué administración tiene que hacerse cargo de Sanidad o Educación, ni tampoco se insta a que existan policías o tribunales regionales. Todo ello se desarrolló posteriormente en los distintos estatutos de autonomía, donde las distintas regiones adoptaron estas tareas.

Eso sí, la Constitución no recoge mecanismo alguno para la disolución de las comunidades autónomas, extremo que tampoco se establece en las mencionadas legislaciones regionales. Lo más parecido al respecto es el ya conocido artículo 155 que, aunque ya ha sido aplicado, no tiene desarrollo legislativo posterior. En este punto, se da al Gobierno central la posibilidad de "adoptar las medidas necesarias para obligar" a las autonomías a cumplir, si no lo hicieran, con "las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan" o actuara "de forma que atente gravemente al interés general de España".

Las lenguas cooficiales, en cuestión

En su artículo 3, la Constitución determina la cooficialidad de las lenguas en determinadas regiones, pero deja su desarrollo legislativo en manos de los estatutos. "La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección", añade en el mismo apartado. En el caso de la enseñanza en estas lenguas, también se incluye la posibilidad de que las regiones asuman esta competencia en sus estatutos, cosa ya ocurre en Catalunya, Euskadi y Galicia.

En su programa electoral, Vox insta a cumplir "estrictamente el mandato constitucional de que todos los españoles tienen el derecho a utilizar el español" para, acto seguido, añadir la eliminación del "requisito del conocimiento de la lengua cooficial en el acceso a la función pública". En cuanto a Educación, proponen que "el español debe ser lengua vehicular obligatoria y las lenguas cooficiales como opcionales", lo que podría suponer la pérdida en la práctica de la cooficialidad.

En el caso de las exigencias al PP para apoyar su llegada a la Junta, el partido de extrema derecha hablaba directamente de "evitar la discriminación de los andaluces
que viven en otras regiones". Así, se pedía "asistencia legal y económica de la Junta para que los andaluces que residan en otras comunidades no se vean obligados a escolarizar a sus hijos en una lengua regional".

Ley electoral: distrito único para "una parte"

La formación de Abascal también pide un cambio de la ley electoral, aunque no entra en detalles sobre esta. "Reforma del sistema electoral para que valgan lo mismo el voto de todos los españoles y los diputados respondan ante los electores y no tanto ante los partidos políticos", reza el programa de Vox, que también añade que "una parte" de los representantes serán elegidos en distrito único para toda España.

Aunque para una reforma electoral no necesita de una reforma constitucional -por ejemplo, hace poco se hizo un cambio-, la Carta Magna sí estableció un pequeño marco para lo que después sería la Ley Orgánica 5/1985 del régimen electoral general. "La circunscripción electoral es la provincia", se apunta en el artículo 68.2.

Cerco al islam y libertad religiosa

A nivel estatal, el programa de Vox no incluye propuestas que mencionen expresamente el cristianismo o la religión católica, aunque sus dirigentes sí han hecho gala de esta. La doctrina que sí aparece en varios puntos es el islam. Entre otras cosas, se pide su "exclusión de la enseñanza" en la escuela pública.

En el punto 23 del programa electoral de la formación de ultraderecha se pide el "cierre de mezquitas fundamentalistas" y la "expulsión de los imanes que propaguen el integrismo, el menosprecio a la mujer o la yihad". En la siguiente propuesta, se destaca la "prohibición de erigir mezquitas promovidas por el wahabismo, el salafismo o cualquier interpretación fundamentalista del islam".

Esta religión también aparece en el caso de las propuestas presentadas inicialmente para llegar a un acuerdo con el PP en Andalucía. En concreto, pedían la "supresión de subvenciones a asociaciones islámicas".

La Constitución tiene un total de tres referencias a la religión. La primera (artículo 14), para dictaminar la igualdad ante la ley con independencia de las creencias religiosas de cada persona. Después, en el artículo 16, se "garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley". Es decir, los límites para las creencias son los actos, no las religiones.

"Nadie podrá ser obligado a declarar sobre su ideología, religión o creencias", añade otro punto del mismo artículo, que se completa con lo siguiente: "Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones".

La última referencia a esta cuestión se encuentra en el artículo 27, dedicado a la enseñanza: "Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones".

"Supresión de organismos feministas radicales"

La "drástica reducción del gasto político" es otra de las bazas de Vox, que pide la "eliminación de cargos y organismo duplicados, ideológicos o por cualquier razón prescindibles" y la "supresión de organismos feministas radicales subvencionados". En el caso de Andalucía, pedían en concreto la eliminación de las subvenciones a asociaciones y ONG "ideológicas" -"aquellas dedicadas a la promoción de determinada visión ideológica", explican.

Cabe recordar que la Constitución también promulgó la libertad ideológica (artículo 16, el mismo que establece la libertad de culto).

Reforma del CGPJ y eliminación del Constitucional

La formación liderada por Abascal también propone una "reforma judicial para una independencia real del poder político". Que "la totalidad de los miembros del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial sean elegidos por concursos de méritos por y entre quienes son parte de la comunidad de la Justicia" es una de las medidas al respecto.

Se trata de una propuesta que entraría en conflicto con el artículo 122, en el que se indica que entre los veinte miembros del CGPJ, se elegirán "doce entre Jueces y Magistrados de todas las categorías judiciales, en los términos que establezca la ley orgánica; cuatro a propuesta del Congreso de los Diputados, y cuatro a propuesta del Senado, elegidos en ambos casos por mayoría de tres quintos de sus miembros, entre abogados y otros juristas, todos ellos de reconocida competencia y con más de quince años de ejercicio en su profesión".

El otro punto es el la eliminación tanto del Tribunal Constitucional -"sus funciones las asumirá una sala sexta del Tribunal Supremo"- como del Jurado. Solo el Tribunal Constitucional tiene un título propio -el IX- en la Carta Magna de 1978 para explicar sus planteamientos básicos. En su artículo 125, se establece la figura del Jurado: "Los ciudadanos podrán ejercer la acción popular y participar en la Administración de Justicia mediante la institución del Jurado".

Los "privilegios" penitenciarios

Vox apunta a la "eliminación de los privilegios penitenciarios (salarios, seguridad social) a los presos condenados por terrorismo y a inmigrantes ilegales" entre las 100 medidas para la España Viva.

En el artículo 25 -dentro del Capítulo segundo, del Título I, el de mayor protección jurídica- se aclara que "las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y reinserción social y no podrán consistir en trabajos forzados". También que "el condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales de este Capítulo, a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria".

A esto añade que "en todo caso, tendrá derecho a un trabajo remunerado y a los beneficios correspondientes de la Seguridad Social, así como al acceso a la cultura y al desarrollo integral de su personalidad". En otras palabras: lo que Vox describe como "privilegios penitenciarios" son derechos consagrados con el máximo respaldo constitucional.

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha reivindicado la figura de los dos expresidente valencianos Francisco Camps y Eduardo Zaplana, ambos imputados en casos de corrupción política, en el caso del primero hasta en tres causas. "Queremos ser el centro derecha liberal conservador, que puede pactar con su derecha, pero también con su izquierda, ocupar el centro", ha reivindicado Casado.

"Nadie nos va a dar lecciones de firmeza en las ideas, nadie nos va a decir lo que son los pactos políticos. Reto a los críticos que critican el pacto en Andalucía con Ciudadanos y VOX que digan qué no hubiera propuesto el PP", ha explicado. "Yo viví peticiones humillantes con Ciudadanos, que exigieron la expulsión de Rita Barberá para pactar un acuerdo de Gobierno con ellos", ha revelado. "Barberá antepuso los intereses de Valencia y de España a los suyos propios", ha añadido.

Pablo Casado ha acudido este sábado a Valencia para la proclamación de su candidato y candidatas a la presidencia de la Generalitat y a las tres capitales de provincia. Isabel Bonig, liderará la lista autonómica; María José Català la del Ayuntamiento de Valencia; Luis Barcala al de Alicante y Begoña Carrasco al de Castellón.

"Mi compromiso es que la Comunidad Valenciana pese y que vuelva a ser la tierra donde todos se miraban. Estoy orgulloso del PP valenciano, de sus luces, y que fue vapuleada con una exstrategia bien orquestada", ha asegurado. "Quiero reivindicar a Alberto Fabra, a Francisco Camps y a Eduardo Zaplana, para quien pido un trato humano", ha manifestado, al tiempo que ha recordado que hay que defender la presunción de inocencia.

El presidente nacional ha criticado el "catalanismo" del Gobierno Valenciano y ha calificado al independentismo "como el peor problema de España". "Hay que reivindicar una nación cinco veces centenaria", ha dicho. Casado se ha comprometido a defender los intereses valencianos en Europa: "Valencia quiere ser la California europea".

Casado ha asegurado que el 80 % de los candidatos del PP en las próximas elecciones serán nuevos. "Hemos demostrado que nos hemos renovado y tenemos que volver a los diez millones de votos", ha dicho. "Quiero apelar a los que se fueron del PP y que no busquen en otras formacione lo que tienen en el PP. Somos el partido que creó ocho millones de empleos y paró el plan Ibarretxe, el plan Puigdemont y parará el plan Torra", ha sentenciado.

Casado ha anunciado que suprimirá por ley los impuestos de Patrimonio -"que solo existe en España"- y el de Sucesiones. 

Casado ha agradecido a Bonig que haya mantenido "el partido unido" durante estos años. Por orden, Casado ha nombrado a sus afines siendo el primero, Esteban González Pons, que sonó para la alcaldía de Valencia, César Sánchez y Vicente Betoret. Unos nombramientos que señalan a los más cercanos, curiosamente, dos de los principales rivales de la actual dirección autonómica.

Isabel Bonig ha dado el pistoletazo de salida a la precampaña electora de los conservadores valencianos. La presidenta ha brindado a Pablo Casado los votos del PP valenciano "para hacerlo presidente de España, como siempre ha ocurrido con los votos valencianos". "Somos el PP, no acabamos de nacer, no somos oportunistas políticos, nacimos con una vocación de servicio público y eso hemos venido a hacer", ha reivindicado.

En el PP "somos herederos de los bueno y de los malo, y de los herrores hemos de aprender y de los éxitos volver a recuperarlos", ha dicho. "Le hemos de decir a los ciudadanos quienes somos, que hemos hecho para defender los intereses de los valencianos y que nuestro modelo es el mejor para organizar la sociedad", ha explicado. Bonig ha reivindicado la "ideología y la confrontación de ideas, no de personas, porque si no, no hay política".

Bonig ha anunciado que si el PP valenciano gana eliminará el impuesto de Patrimonio y el de Sucesiones y Donaciones, "no armonizar por arriba, sino por abajo". "Y defenderemos la libertad educativa", ha sentenciado en una clara muestra de por dónde irán las líneas maestras de la estrategia electoral. Como no, el valenciano y la polémica lingüística no ha faltado en el acto ni faltará en la campaña, "introduciremos en la educación el 80 % de inglés en algunos colegios".

Catalunya también ha estado presente en el discurso de la candidata autonómica. "No son presos políticos, dieron un golpe de Estado", ha apuntado para recordar que el actual Gobierno valenciano quiere instaurar los "Països Catalans".

María José Català ha sido la única novedad en el acto de hoy celebrado en l'Oceanogràfic de València, puesto que se ha anunciado su candidatura esta pasada semana tras acordarlo Pablo Casado e Isabel Bonig. Català ha hecho un discurso muy duro con el actual alcalde Joan Ribó al que ha acusado de catalanista y ha vuelto a reivindicar la figura de la fallecida Rita Barberá, acción que ya molestó mucho a la familia de la exalcaldesa de Valencia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha pedido este sábado a los partidos independentistas que pasen del "monólogo al diálogo" para resolver en conflicto catalán. En su visita a Barcelona un día después de aprobar los Presupuestos Generales del Estado, cuya tramitación depende del voto clave de partidos como ERC y el PDeCAT, ha reclamado a todos los partidos que los apoyen para permitir que en Catalunya y España se avance en la modernización de la economía, la creación de empleo digno y la reconstrucción del Estado del bienestar. 

Sánchez ha defendido que las cuentas deberían salir adelante por estar "cargadas de valores sociales", pero no ha ofrecido a los partidos soberanistas, que de momento se niegan a validarlas, ningún gesto más hacia Catalunya. No se ha referido ni siquiera a la inversión territorializada que cumpliría por primera vez con el Estatut, a la que sí ha aludido el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, para reivindicar que "por primera vez" Catalunya recibirá un "trato justo" en partidas de infraestructuras.

Sobre la cuestión catalana, el presidente ha defendido trabajar para "forjar acuerdos que trasciendan la política de bloques", y ha lamentado no contar con "la lealtad de la oposición" para conseguirlo. También se ha dirigido al Govern de la Generalitat para recordarle que el independentismo no representa a la mayoría de catalanes. "Cada votación arroja siempre el mismo resultado: lo siento, independentistas, ustedes no tienen la mayoría social en Catalunya", ha proclamado.

La "bancarrota ideológica" de los 'voxonaros'

En su intervención, precedida por las de Iceta, la ministra Meritxell Batet y el alcaldable por Barcelona Jaume Collboni, Sánchez se ha defendido que su gobierno representa "como ningún otro proyecto" el freno a los partidos de extrema derecha. "Hoy en España hay tres derechas con un el objetivo de la involución, son los voxonaros de la política española", ha manifestado. 

Sánchez ha calificado de "bancarrota ideológica de la derecha" el hecho de que el PP haya "abrazado" parte del ideario de Vox para gobernar en Andalucía. "En pleno siglo XXI quien elija de adversario a las mujeres, pierde seguro", ha dejado claro, en alusión a las propuestas de Vox que cuestionan la lucha contra la violencia de género. 

El socialismo arropa al alcaldable Collboni

El acto, que ha congregado a unas 2.000 personas en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona, ha servido de puesta de largo de la candidatura de Jaume Collboni a la alcaldía de la ciudad. El líder del PSC en la capital catalana ha intervenido arropado por la plana mayor del partido y precedido por intervenciones del primer secretario, Miquel Iceta, y de la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.

Collboni ha querido destacar como su primer compromiso para la ciudad no subordinarla ni a la "batalla independentista" o a sus "intereses políticos personales", en alusión esto último a la candidatura de Valls con Ciudadanos. Sobre el expolítico francés, el alcaldable socialista le ha animado a romper con el partido de Albert Rivera si verdaderamente se opone al pacto con Vox en Andalucía. "Es el embajador del pacto de la vergüenza en Barcelona", le ha recriminado.

El candidato del PSC ha cargado contra las políticas de Colau, con quien compartió gobierno hasta que la alcaldesa rompió con ellos por el 155, a quien a ha acusado de "cabrear" a cualquier sector económico de la ciudad cada vez que anuncia una medida. "Si hay un partido que tiene la tradición de izquierdas en la ciudad y que es capaz de gobernar, es el PSC", ha reivindicado.

El síndic de Compromís en las Corts, Fran Ferri, ha revelado este sábado la presencia de tres facturas de Enrique Sospedra Barberá (sobrino de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá), dirigidas a la Fundación Jaume II el Just en el año 2005, por un importe global de 4.327,30 euros y ha señalado su relevancia para entender su papel en el caso Taula. Estas facturas se suman a los 322.011,05 euros que recibió la empresa Universo Selección, que las grabaciones del caso Taula señalan como tapadera para los negocios del sobrino de Barberà.

"Que existan facturas emitidas de forma personal y directa por Enrique Sospedra Barberà como persona física evidencian su implicación directa en la trama Taula que, presuntamente, saqueó ámbitos tan diversos como el Ayuntamiento de Valencia, la Diputación o la Generalitat", ha afirmado Ferri.

La primera de estas facturas, emitida el 4 de mayo de 2005, corresponde a los Premios Valldigna realizados en marzo de 2005 y tiene un importe de 1.133,6 euros: 420 euros por el enmoquetado de una tarima, 520 por la colocación de dos carteles y 100 por "coordinación y desplazamientos".

La segunda factura, emitida el 20 de junio de 2005, por un importe de 2.103,7 euros, corresponde a varios servicios para las "Olimpiadas de Juegos Tradicionales", como por ejemplo la coordinación y montaje, el enmoquetado del escenario, dos lonas o megafonía. Hay que destacar que estas Olimpiadas también contaron con los servicios de Universo Selección, 6.391,96 euros.

Finalmente, una factura de 1.090 euros por la "fabricación y colocación de letras corporativas en la sede de Valencia", emitida el 27 de julio de 2005.

"El lunes empiezan las comparecencias de los investigados en la Comisión del Caso Taula y podremos preguntar a los responsables de la Fundación sobre todas estas facturas y por qué se contrataban a dedo empresas investigadas por pagar campañas al PP y repartir sobres entre sus dirigentes. Nuestro objetivo es muy claro: que salga toda la verdad y que pongamos todos los mecanismos para que la corrupción no vuelva nunca más a esta tierra", ha concluido Ferri.

La actual secretaria de Comunicación del PP, Isabel Díaz Ayuso, fue designada este viernes como la candidata del partido a la Comunidad de Madrid. Unas horas después, ha actualizado sus redes sociales para presentarse ya como candidata del PP madrileño y, de paso, ha aprovechado para quitar dos frases.

Una de las referencias de su definición de Twitter que ha eliminado era su declaración como "amiga de Israel". También ha desaparecido su frase de "apoyo a la radio local española" -Díaz Ayuso, periodista de formación, ha participado en numerosas tertulias radiofónicas- y ha incluido ya que será la candidata.

Esta era su definición de Twitter antes de ser designada por Pablo Casado: "Escribo Libertad con mayúsculas y después, España [icono de la bandera]. Secretaria de comunicación del PP, portavoz del PP de Madrid. Apoyo a la radio local española. Amiga de Israel [icono de la bandera]". Ahora es más escueta: "Candidata del PP de Madrid a presidir la región más libre, la casa de todos los españoles: Madrid. Libertad con mayúsculas y después, todo lo demás".

El presidente del Parlament, Roger Torrent (ERC), ha insistido en pedir movimientos políticos al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para apoyar los presupuestos del Estado y ha afirmado que parece que Sánchez no quiere aprobarlos porque, de momento, no ha habido gestos respecto a Catalunya.

En una entrevista en la emisora Rac1, Torrent ha dicho que como, hasta ahora, no ha habido movimientos, "no habrá apoyo a los presupuestos porque no ha habido voluntad de afrontar políticamente el conflicto en Catalunya".

Según Torrent, "la pregunta que hay que hacerse es si Sánchez quiere aprobar los presupuestos o es una maniobra para no aprobar los presupuestos y tener un determinado discurso político".

Ha insistido en que durante estos meses el Gobierno de Sánchez "no ha concretado nada" respecto a Catalunya, lo que le hace pensar que "no se quieren aprobar", porque de querer hacerlo "es evidente qué es lo que hay que hacer". "Ahora es el momento en que Sánchez tiene que demostrar que quiere abordar el conflicto de Catalunya, ahora ha de demostrarlo", ha aseverado.

Ha reconocido que Sánchez y Mariano Rajoy no son lo mismo, pero ha manifestado que una "retórica" diferente se tiene que concretar con hechos, porque "es palpable" que dicen cosas diferentes, pero, a la hora de la verdad, "las cosas concretas no han cambiado". Además, ha afirmado que no aprobar los presupuestos no significa que el gobierno de Sánchez "caiga", ya que muchos gobiernos han funcionado con presupuestos prorrogados.

Torrent también se ha mostrado "convencido" de que no habrá crisis entre ERC y PDeCat respecto a los presupuestos y que ambos partido actuarán al "unísono" en este tema. El presidente del Parlament ha reconocido que el independentismo ha de hacer "un esfuerzo" para mostrar su "unidad de acción" y para "explicarse mejor".

Es un desconocido entre los madrileños y en su propio partido muy pocos apostaban por su candidatura. Contra todo pronóstico, el actual portavoz del Partido Popular en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, se ha alzado con la deseada candidatura a la alcaldía de la capital. Entre los suyos es considerado el "auténtico azote" de la alcaldesa Manuela Carmena. Contra ella competirá para recuperar el mandato municipal que perdió la derecha tras 24 años de gobiernos consecutivos. El candidato había declarado en numerosas ocasiones sus deseos aspirar al cargo.

El presidente del partido, Pablo Casado, opta por un perfil bajo para el Ayuntamiento de la capital, sobre todo teniendo en cuenta el duelo que se avecina entre la candidata a la reelección, Manuela Carmena, y la de Ciudadanos, Begoña Villacís. En las últimas semanas distintos dirigentes populares consideraban que en el caso de que el líder del PP eligiera finalmente a Martínez-Almeida podría deberse a la dificultad de hacer frente a Villacís con un cabeza de cartel con opciones de quedar por encima de la aspirante de Ciudadanos y, por tanto, con la única intención de sumar los concejales del PP al "bloque del cambio" que podrían conformar ambas formaciones, sumadas incluso con Vox, en la misma línea del acuerdo alcanzado en Andalucía esta misma semana.

Fiel aguirrista, declarado, Almeida era una de las personas de la máxima confianza de la lideresa en el Ayuntamiento. Llegó de rebote a la portavocía municipal en abril de 2016, cuando Esperanza Aguirre dimitió por última vez tras la imputación de Ignacio González por el caso Lezo. El concejal se enfrentó a su compañero de partido Íñigo Henríquez de Luna, al que todos consideraban el sucesor natural de Aguirre. "Me parecen estupendos ambos. Gente joven con experiencia", ha valorado a eldiario.es la expresienta madrileña tras conocerse la elección de Almeida e Isabel Díaz Ayuso 

Los concejales del PP en el Consistorio madrileño votaron en secreto para elegirle nuevo portavoz. Martínez-Almeida consiguió 10 votos a favor frente a los ocho que obtuvo Henríquez de Luna. El edil fue la opción preferida por la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid y del PP madrileño, Cristina Cifuentes, a la que no dudó en retirar su apoyo cuando ésta dimitió como presidenta autonómica por el caso de su máster. Fuentes populares cuentan que, pese a haber sido la elección de Cifuentes, su lealtad siempre fue para Aguirre tanto que en la primera cena de Navidad de la expresidenta madrileña ya sin Aguirre de portavoz, le dio plantón para ir a una paralela organizada que organizaba la segunda.

Los principales dirigentes del PP no le habían incluido entre sus quinielas al entender que su perfil no era especialmente conocido por la ciudadanía madrileña, después de llegar a la portavocía de los populares en el Ayuntamiento de Madrid tras la tormenta interna que causó la dimisión de Esperanza Aguirre. Génova ha evitado en los últimos meses hablar de él como posible candidato y siempre que se ha preguntado a la dirección nacional del PP sobre Martínez-Almeida se han limitado a destacar que ha hecho "un gran trabajo" como líder de la oposición en el Consistorio madrileño.

Nació en Madrid hace 43 años. Forma parte del cuerpo de abogados del Estado. Ocupó el cargo de director general de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid hasta 2011 y el de secretario general del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de Madrid, ambos puestos bajo la presidencia de Esperanza Aguirre. Entre 2013 y 2014 fue secretario general del Consejo de Administración de SEPI Desarrollo Empresarial y en 2014 fue nombrado director de la División Jurídico Institucional de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) por el Gobierno de Rajoy. Tras el último Congreso Nacional fue nombrado secretario de Participación del Partido Popular.

Además de una amistad de varios años y de trabajo conjunto, otra de las conexiones que unen al presidente nacional del PP, Pablo Casado y a Martínez-Almeida es la actual directora de Comunicación del Partido Popular, María Pelayo. Ella trabajó como asesora de prensa en el Ayuntamiento del actual candidato antes de ejercer sus labores actuales como máxima responsable de la gestión de la información y de la relación con los medios de Génova.

Una oposición feroz a Carmena

Almeida ha protagonizado todo este tiempo una oposición feroz al Gobierno de Carmena, superando incluso a su antecesora Aguirre. Por eso ha gozado todo este tiempo del "beneplácito" del partido, según ha declarado en varias ocasiones la dirección de Pablo Casado. Varios de sus dirigentes no dudan en definirlo en público como "el auténtico azote" de la alcaldesa.

Un mes antes de la última de sus dimisiones, en abril de 2017, Esperanza Aguirre presumía de que la labor de oposición que ejercía el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Madrid era "trascendental", porque servía para mostrar a los ciudadanos madrileños el "carácter totalitario" del Gobierno de Ahora Madrid y de la alcaldesa, Manuela Carmena.

La lideresa del PP mostró el camino a sus compañeros de partido y Almeida fue un alumno de matrícula. En su objetivo de desgastar al Gobierno de Ahora Madrid, los tribunales han sido un escenario clave, el lugar, mucho más que el salón de Plenos, donde el PP ha librado sus grandes batallas contra el equipo de Carmena. Entre ellas están la querella contra los ediles Carlos Sánchez Mato por el Open de Tenis, la querella contra la concejala Inés Sabanés por la municipalización de Bicimad o el recurso contra Madrid Central.

La última de sus excentricidades la protagonizó en la red social Twitter cuando optó por emular un videojuego para criticar el estado de las calles de la capital. Con una cámara pegada en el casco, Martínez-Almeida recorrió en moto las calles madrileñas en busca de baches y grietas.

"Vamos a ver cómo nos deja Manuela Madrid en el año 2018 que, recordad, este va a ser su último año", decía el protagonista en la presentación de un nuevo capítulo de su MotoVlog.

Fuentes municipales del Gobierno de Manuela Carmena le describen como "un brillante orador que se faja en los debates". "Desgraciadamente para su partido, solamente es eso", añaden. "El nombramiento de Almeida deja claro que el Partido Popular da por perdida las elecciones en Madrid", opina uno de los concejales de Ahora Madrid.

Almeida también fue el impulsor de la campaña del PP de Madrid que animó a colocar de nuevo banderas de España en los balcones cuando se cumplía un año del 1-O. "Los madrileños nunca nos hemos sentido tan cerca de Cataluña como ahora, ante la situación de división y acoso independentista que se está viviendo allí", aseguraba el portavoz municipal en el Ayuntamiento de Madrid.

De portavoz del PP de Madrid a ser la elegida por Pablo Casado para jugarse la plaza más difícil para los conservadores en mayo: la Comunidad de Madrid. Isabel Díaz Ayuso (Madrid, 1978), periodista de formación, lleva más de una década en el partido pero en las últimas semanas su proyección mediática se ha disparado. Algunos medios ya la han calificado como la 'nueva Hernando' del PP: desde Madrid, ha marcado su impronta en las televisiones con polémicas declaraciones sobre el feminismo en el transcurso de las negociaciones en Andalucía. "Para ser mejor mujer no tengo que ser feminista".

La madrileña lleva más de 15 años en la sombra del PP. Ha trabajado con Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes, pero ahora ha emergido como un géiser como fiel escudera del nuevo líder del PP. Fue una de las personas que le acompañó a depositar los avales para presentarse a las primarias y ha terminado como la escogida por Casado para luchar cuerpo a cuerpo con Vox. Su misión será conservar la joya de la corona de los conservadores en España, una plaza que se sabe difícil y que el PP no se puede permitir perder. Lleva gobernando la Comunidad sin pausa desde 1995.

Díaz Ayuso se define como una conservadora "sin complejos" que ya representa uno de los perfiles duros del casadismo gracias a la campaña de promoción que el partido ha diseñado sin disimulo para multiplicar sus apariciones televisivas con un discurso antiabortista y contra "la dictadura de las feministas radicales".

"Me preocupa que nunca se considere al padre y se use casi como método anticonceptivo. No criminalizo a nadie, pero un porcentaje muy alto son de inmigrantes o mujeres sin recursos que lo hacen por segunda vez o tercera vez", dijo esta misma semana en una entrevista con El País. Sus intervenciones en la televisión y en la radio han revelado su posición contraria al feminismo y a una izquierda que, según su discurso, "quiere una mujer sojuzgada, debilitada, para controlarla. Quiere dividir a la sociedad". 

En las últimas semanas, también ha actuado como portavoz en Madrid del ritmo de las negociaciones en Andalucía. Díaz Ayuso ha defendido públicamente todas las decisiones de Casado en el sur, y también sus giros de discurso. La enviada por Casado a los directos de La Sexta llegó a cuestionar algunas propuestas de Vox como inaceptables aunque terminó preguntándose: "¿Quién dice que Vox es extrema derecha? ¿Podemos o La Sexta?". 

Becaria de la Fundación FAES, trabajó como voluntaria en la campaña de María San Gil en Euskadi, cuando conoció a Santiago Abascal, y fue parte del equipo de redes de Esperanza Aguirre. La expresidenta dice de ella, como del elegido para el Ayuntamiento de Madrid, que es "gente joven con experiencia". 

Comparte generación con Pablo Casado, a quien conoció en Nuevas Generaciones, y ha sido diputada regional entre 2011 y 2017. Aunque hasta que el exvicesecretario emergió como nuevo líder había mantenido un perfil bajo a nivel nacional. La nueva cara televisiva del PP era una desconocida hasta hace unos meses, pese a que fue también portavoz del Grupo Parlamentario Popular en la Asamblea de Madrid. 

Paradójicamente, la finalmente elegida como candidata fue la mano derecha de Ángel Garrido durante su paso por la Consejería de Presidencia, ya en la era Cifuentes. Hoy, apenas medio año después, le ha arrebatado el puesto y la proyección. Y es más, algunos en el PP la sitúan como una de las principales detractora, junto a otros nombres del núcleo más próximo a Casado, de apostar por la continuidad del actual presidente de la Comunidad de Madrid. El entorno de Garrido no ha escondido su malestar con la actitud de la primera planta de Génova por este motivo. 

La madrileña dejó su puesto de número dos de Presidencia tan pronto como Génova empezó a controlar el PP de Madrid. Entonces, Pío García-Escudero y Juan Carlos Vera la nombraron responsable de comunicación y portavoz del partido regional. Esta nueva responsabilidad le obligó a dejar su puesto institucional para entregarse por completo al partido. Ahora, peleará por no perder el feudo por excelencia del PP. 

Su trayectoria de 15 años en el PP también tiene algunas sombras. La candidata elegida por Casado se vio salpicada por la trama Púnica que investiga una red de contratos fraudulentos vinculada a distintas administraciones madrileñas gobernadas por el PP. En un informe revelado por la Cadena Ser en enero, la Unidad Central Operativa (UCO) situaba a Díaz Ayuso como "uno de los canales de comunicación entre las autoridades del Partido Popular en Madrid y Alejandro de Pedro", conseguidor de la trama, para la prestación de sus servicios.

Siempre según el informe de la UCO, con el asunto "favorcito", Díaz Ayuso remitió en enero de 2011 un correo electrónico a De Pedro pidiéndole una plantilla de página web para la entonces presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. En el correo, la hoy candidata que entonces era responsable de internet en el PP regional, se despide del conseguidor con un familiar "¿sigues fuera?, ¡te echamos de menos!", entre signos de exclamación.

Esta vinculación no ha computado para tomar la decisión. Fue una de las primeras dirigentes que mostró su apoyo sin condiciones a Pablo Casado en las primarias del PP. Y la fidelidad ha tenido su recompensa. 

La situación de la vivienda en Berlín es una preocupación de primer orden para muchos de los habitantes de la capital alemana. Los berlineses se gastan, de media, el 46% de sus ingresos en pagar el alquiler. El coste de la vivienda se ha duplicado en los últimos diez años. La palabra Wohnungsnot o "carestía de vivienda" es una de las que más repetidas en titulares de periódicos y noticias de informativos de radio y televisión sobre la situación en Berlín.

La gentrificación es un proceso en marcha con el que lidia sin demasiado éxito la ciudad-estado, en manos de una coalición de izquierdas liderada por el socialdemócrata Michael Müller. En este contexto, los hay que han perdido la paciencia. Por ejemplo, el empresario y activista buen conocedor del mercado inmobiliario berlinés Rouzbeh Taheri. Él está detrás de la iniciativa ciudadana "Expropiar a Deutsche Wohnen & Compañía". 

Deutsche Wohnen es una empresa inmobiliaria y uno de los grandes actores del mercado en la capital. Se estima que posee más de 110.000 apartamentos en alquiler. A otras empresas del sector, como Vonovia o la luxemburguesa ADO Properties, también se le atribuyen decenas de miles de apartamentos, 40.000 y 24.000 respectivamente.

"Son los grandes propietarios de Berlín. Se estima que tienen unos 200.000 apartamentos. Hemos registrado muy malas experiencias con ellos en los últimos tiempos", dice a eldiario.es Taheri, que está implicado en múltiples iniciativas para proteger a los inquilinos frente a propietarios abusivos. El activista explica que estos 'grandes dueños' de Berlín "están haciendo todo lo posible para que aumenten los precios de los alquileres".

No son raras las quejas de inquilinos que, en apartamentos que pertenecen a Deutsche Wohnen, han visto subir sus alquileres de un tiempo a esta parte. Por ejemplo, obligándoles a pagar por servicios de mantenimiento excesivamente caros que ofrecen empresas que pertenecen a la propia Deutsche Wohnen. "De esto se están dando cuenta los berlineses, y eso explica también que esté habiendo una radicalización de nuestros planteamientos", sostiene Taheri, que reconoce que la idea de querer expropiar es radical. Pero, a su entender, resulta tan radical como necesaria.

"Nuestra iniciativa es una propuesta radical, pero la gente en Berlín, debido a la carestía de la vivienda y al aumento del precio del alquiler, se ha radicalizado", explica Taheri. Además, "existe la posibilidad jurídica de que la ciudad de Berlín expropie a esas empresa", agrega. "Hay que justificarlo, y nosotros lo hacemos diciendo que las grandes empresas tienen una estrategia que, a largo plazo, llevan al aumento excesivo de los alquileres y a que se agudice aún más la situación de la carestía de la vivienda”, abunda el responsable de 'Expropiar a Deutsche Wohnen & Compañía'.

La campaña comenzó el pasado mes de abril. De momento, Taheri y los suyos recogen firmas. Su deseo es alcanzar las 200.000. Con ese número podrían obligar a las autoridades a organizar una consulta popular como la que llevó a que el antiguo aeropuerto de Tempelhoff sea hoy un parque público cuatro veces mayor que el madrileño Parque del Retiro.

Taheri tiene motivos para ser optimista. Hace unos días, el diario berlinés Der Tagesspiegel publicaba una encuesta en la que una clara mayoría se pronunciaba a favor de la expropiación de las empresas que tienen más de 3.000 apartamentos en Berlín, las afectadas por la iniciativa de Taheri.

Una mayoría de berlineses, a favor de la expropiación

Según la citada encuesta, elaborada por el Instituto Civey, el 54,8% de los participantes del estudio estaba a favor de la medida. Un 34,3% la rechazaba y un 10,9% se mostraba indeciso. "Son buenas noticias para nosotros en vista de que tampoco llevamos tanto tiempo con esta iniciativa", dice Taheri.

"La municipalización de viviendas, o sea, que pasen a manos de empresas públicas viviendas que pertenecían a empresas privadas es una práctica que se ha hecho desde hace décadas, y una práctica a la que se recurre aún a día de hoy. Es una herramienta que tiene ventajas”, explica a eldiario.es Volker Eichener, profesor de Ciencias Políticas y Política Social en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Düsseldorf. "Cuando se municipaliza, las empresas públicas que gestionan las viviendas están bajo la observación de los políticos y estos se ocupan, no de conseguir objetivos comerciales, sino fines sociales y de desarrollo urbanístico", añade.

Entre las otras ventajas asociadas a la expropiación de la vivienda que cita este experto figuran el sentimiento de los inquilinos de que se les trata mejor, que no teman por grandes subidas del alquiler o que no se pueda romper el contrato de arrendamiento argumentando "uso propio".

En el caso de Berlín, no habría que hablar tanto de municipalización, sino de remunicipalización. En los años noventa, buena parte del parque público de vivienda en alquiler de la ciudad fue privatizado. Ideas como la de Taheri implican recomprar esa presencia pública en le mercado inmobiliario. Algo parecido ya pasó con la gestión del agua en 2014. Tras pasar casi tres lustros en manos privadas, el agua volvió a manos municipales ese año.

Municipalizar apartamentos estalinistas

Eichener avisa ante el "riesgo" asociado a la movilización política en los casos de remunicipalización. A saber, que las empresas forzadas a vender quieran vender a un precio excesivamente alto. "Es una paradoja de la movilización política", señala el experto de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Düsseldorf. Ese riesgo, sin embargo, no parece preocupar a los inquilinos de los edificios más famosos de la Karl Marx Allee, gran avenida que se extiende en Berlín por los céntricos distritos de Mitte y Friedrichshain-Kreuzberg.

Allí, la presión de los inquilinos y la movilización ciudadana han arruinado los planes de adquisición que tenía Deutsche Wohnen. La compañía pretendía adquirir unos 700 apartamentos en varios de los bloques de arquitectura estalinista míticos de la capital alemana. Sin embargo, al poco de conocer la operación, los inquilinos forzaron que las autoridades públicas actuaran, entre otras cosas, porque esos edificios se encuentran en una zona "tensionada" del mercado inmobiliario berlinés. En esos casos se ofrece la posibilidad a los poderes públicos de comprar antes que el actor privado.

Del total de apartamentos afectados por esa operación fallida de Deutsche Wohnen, 80 van a ser adquiridos por el Ejecutivo de la ciudad. Los pondrá en manos de la compañía pública WBM. De los otras 675, cerca de un 40% van a pasar a manos de otra compañía pública, Gewobag. Lo harán a través de un proceso en el que los inquilinos seguirán pagando el alquiler aunque, en realidad, estarán devolviendo con "mensualidades" a esa compañía el dinero de la compra de los apartamentos.

"Gewobag ha puesto a nuestra disposición los medios económicos para que se pueda organizar la compra", dice a eldiario.es Norbert Bogedein, representante de los vecinos en la Karl Marx Allee. Aún no puede ofrecer datos concretos sobre la recompra. Es un complicado proceso recién iniciado que está todavía en marcha. Tardará más de medio año en concluir.

Los inquilinos de estos grandes edificios, concebidos en su día como "palacios para el pueblo", llevan semanas movilizados. Han puesto pancartas en sus ventanas y balcones. También hay lazos rojos y naranjas. Simulan, dicen, "un incendio". "Muy poca gente creía que hubiera aquí apartamentos que pasaran a manos públicas", asegura Bogedein, que también es uno de los afectados. "Había políticos que se mostraban escépticos con nuestras opciones, pero todo ha ido bien, y ahora tenemos más apoyo", agrega el representante vecinal.

Tanto es así que estos días se ha dejado ver por allí el responsable de Vivienda de Berlín, Sebastian Scheel, de la formación izquierdista Die Linke, para señalar que el Gobierno ha tenido "éxito defendiendo" a los inquilinos de esta zona de la ciudad. Para Taheri, el promotor de la iniciativa que quiere expropiar a las grandes empresas del sector inmobiliario de Berlín, lo ocurrido en la Karl Marx Allee es una buena noticia.

"Es una prueba de que se pueden encontrar nuevas propuestas y nuevas soluciones en política y nuestra propuesta es justamente eso, una solución nueva", sostiene Taheri. "Toda casa que deje de estar en manos de los grandes empresas y pase a manos públicas es un éxito", concluye.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=160 - id: 005C43DDCA010DC7 - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2019-01-20T02:32:42.479 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.10 (Debian)