eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 12 dic 2019 20:56:23 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

Dice la madre de Greta Thunberg en Nuestra casa está ardiendo, el recién publicado libro que narra las andanzas de la familia de la activista, que Greta era el niño de El traje nuevo del emperador, el famoso cuento de Andersen, y todos los demás éramos el emperador y estábamos desnudos. En la fábula, solo un niño se atreve a decir alto y claro que el emperador no lleva ropa en plena calle mientras el resto mira para otro lado y no dice nada. La comparación ha servido para ilustrar el 'fenómeno Greta', que con solo 16 años ha inspirado a jóvenes de todo el mundo para exigir medidas contundentes contra el cambio climático.

La joven activista sueca, que el 20 de agosto de 2018 se sentó frente al parlamento de su país con una pancarta de cartón que rezaba "huelga escolar por el clima", ha tocado tierra este mismo martes tras 21 días de travesía por el Atlántico. Greta ha llegado a Lisboa y se espera que en unos días acuda a la COP25, la Cumbre del Clima que se celebra en Madrid, con un escenario de fondo marcado por un impulso juvenil sin precedentes. La adolescente ya participó en la COP de Katowice (Polonia) hace un año y sus palabras sirvieron para prender la mecha. "Estáis robando el futuro a vuestros hijos", dijo ya entonces.

Nacía así un nuevo movimiento verde, que bebe y se retroalimenta del trabajo que activistas, académicos y colectivos ecologistas llevan décadas poniendo sobre la mesa, y que está teniendo su reflejo en la cumbre. Sobre todo en la llamada 'zona verde', una de las dos en las que se divide la COP25 y que está concebida específicamente para la sociedad civil (ONG, colectivos afectados por el cambio climático y empresas). Además, es previsible que tengan su 'día grande' el próximo 6 de diciembre, cuando hay convocada una gran manifestación en el centro de Madrid.

Solo en dos días ha habido ya varios encuentros y charlas que ponen a los jóvenes en el centro. Precisamente este martes, la sala llamada 'Ágora' de la 'zona verde' ha acogido la lectura de la Declaración Global de los Jóvenes por la Acción Climática, un manifiesto elaborado con aportaciones hechas por gente de todo el mundo. Los jóvenes han puesto el acento en la "dejadez de las pasadas generaciones": "Perdimos la oportunidad de evitar el cambio climático", pero "no podemos perder la oportunidad de mitigarlo".

Un movimiento que se expande

Jose Ferreras, activista de Fridays for Future (Viernes por el futuro, en inglés), ha venido a la Cumbre del Clima y se mueve entre la 'zona verde' y la 'zona azul', el territorio de Naciones Unidas dedicado a las negociaciones políticas y a los eventos más oficiales. Está aquí "porque es urgente que los líderes políticos escuchen la voz del pueblo y de los jóvenes". Para este joven de 21 años que vive en Madrid, ya existía "un evidente caldo de cultivo" antes de las movilizaciones juveniles por el clima, pero la figura de Greta, convertida en un auténtico icono mediático, "ha sido una especie de chispa que ha inspirado a muchísima gente".

Le acompañan Maider Blanco y Héctor Santorum, que han venido desde Pamplona y Vigo para unirse a esta COP. Ambos pertenecen también, pero en sus respectivos territorios, a Fridays For Future, el movimiento iniciado por Thunberg (que redujo su protesta frente al Parlamento sueco a los viernes).

Los dos han participado en las masivas protestas celebradas durante todo 2019. La más multitudinaria tuvo lugar el pasado mes de septiembre, cuando bajo el lema "No hay planeta B", que prácticamente define al movimiento, miles de jóvenes participaron en España en distintas convocatorias durante toda una semana que culminaron con manifestaciones en 200 ciudades de todo el territorio.

Antes, los jóvenes ya habían protagonizado otras convocatorias frente al Congreso de los Diputados en Madrid y manifestaciones previas en ciudades como Girona o Barcelona. El movimiento se expandía rápidamente y lo sigue haciendo a día de hoy, explican sus integrantes. Uno de los recién incorporados es Héctor, que tiene 20 años. "Yo estuve en las protestas que hubo en el mes de abril en Vigo, pero participé en la primera asamblea en septiembre y ya he venido a la Cumbre del Clima porque decidí involucrarme más. Buscar soluciones a esto –exclama mirando a su alrededor– es lo más urgente que hay".

"Ya no podemos vivir de espaldas"

Pero, ¿por qué los jóvenes se sienten tan interpelados? La respuesta no es difícil para Maider, que a sus 19 años empezó en el colectivo cuando comenzó su andadura en Pamplona, el pasado mes de marzo. Para esta joven activista, "hemos tomado conciencia de que realmente los que vamos a vivir en el futuro somos nosotros, las nuevas generaciones y las que vendrán".

De hecho, los protagonistas de esta nueva ola de movilizaciones no son solo los jóvenes, los hay incluso más pequeños. Y es que los niños y niñas también alzaron la voz en la masiva manifestación del pasado 27 de septiembre y en parte están presentes en esta Cumbre del Clima. Al menos en la 'zona verde', donde un gran mural inaugurado este lunes por Madres por el Clima se exponen las redacciones reales de decenas de criaturas de todas las edades que escriben sus deseos para este foro mundial: "Querida COP25. Me llamo Emma. Estoy muy enfadada por la contaminación", dice uno de ellos.

"Yo creo que está clarísimo que ya no podemos vivir de espaldas a ello", prosigue Maider, para la que está siendo "fundamental" ver que "hay países que sí parece que sí se lo están tomando en serio". No obstante, exige "una ambición mayor" y pone el foco en el riesgo al retroceso que representa el negacionismo, cuyos actores principales ya no se limitan a decir que el cambio climático no existe, sino que están desarrollando otras vías y discursos. En este sentido, los tres jóvenes reivindican "un mayor espacio para las voces ecologistas" en la cumbre y critican "que empresas contaminantes como Endesa, Iberdrola o Acciona tengan sus stands aquí".

Coincide con ellos Elvin Landeus, un joven de 19 años que ha venido desde Höör (Suecia) a la COP25 con la organización Sustaining All Lifes. "Soy sueco. Soy un gran fan de Greta Thunberg", dice entre risas. Landeus confiesa que llegó a plantearse "coger un tren a Estocolmo" y unirse a la joven de 16 años cuando inició las protestas frente al Parlamento del país nórdico, pero finalmente no lo hizo. "Ahora me arrepiento", exclama.

"Depende a lo que llames activismo", responde cuando se le pregunta por el tiempo que lleva en la lucha contra la emergencia climática. "Organizado en colectivos llevo algo menos de un año, pero desde que soy muy pequeño sigo este tipo de acciones y movimientos y soy consciente de ello", apunta. Landeus califica el momento actual de "crisis muy seria" y señala que "el cambio climático debería ser importante para todo el mundo, independientemente de la edad". Y es que ese es el gran triunfo de este nuevo impulso joven: haber puesto en el centro una realidad ignorada durante demasiado tiempo.

PSOE y ERC constatan ciertos avances en el marco de las conversaciones para la investidura. Socialistas y republicanos han emitido un comunicado conjunto tras el segundo encuentro de sus equipos negociadores en el que insisten en la existencia de un "conflicto político" en Catalunya, una de las condiciones que había pedido ERC, y aseguran que avanzan en la "reflexión" sobre cómo abordarlo. 

"En este segundo encuentro se han reafirmado en que hay un conflicto político y que debemos resolverlo políticamente. Y en este sentido hemos avanzado en la reflexión para activar la vía política buscando los instrumentos necesarios para su encauzamiento", dice el texto acordado por las delegaciones que dirigen Adriana Lastra y Gabriel Rufián.

El comunicado no especifica cuáles son las vías de solución en las que están trabajando las formaciones y hasta ahora han mantenido posiciones encontradas. Mientras que los socialistas apuestan por dotar de un mayor autogobierno a Catalunya a través de una reforma estatutaria y, en su caso, una reforma constitucional hacia el modelo federal del Estado, para ERC es una propuesta insuficiente. 

No obstante, los republicanos catalanes dejaron claro que la intención de la negociación previa a la investidura era fijar un calendario para que existiera un diálogo posterior entre gobiernos que buscara una solución al conflicto. En esta fase no pretendían poner sobre la mesa el derecho a la autodeterminación, a pesar de que públicamente han dejado claro que no renuncian a él. 

En el PSOE hay optimismo respecto a la marcha de las negociaciones con los republicanos. El comunicado también destaca que se ha "avanzado en temas concretos en los que se ha podido constatar" la "sensibilidad social compartida" por los dos partidos en asuntos como los derechos civiles (ley mordaza), laborales (reforma laboral) y sociales. 

PSOE y ERC han quedado, además, en volver a reunirse el próximo martes 10 de diciembre. Lo que no han concretado es el lugar en el que se producirá esa tercera cita. La intención la semana pasada es que se celebrara en Barcelona. Los "detalles" se concretarán "próximamente", según fuentes del grupo de Rufián. 

El encuentro de este martes se ha prolongado durante casi dos horas y media. Se ha celebrado en el Congreso en el marco de las conversaciones para la investidura de Pedro Sánchez en un momento en el que el presidente en funciones ha asumido que los republicanos catalanes no tienen prisa para facilitar la gobernabilidad y que la formación de Gobierno puede retrasarse más de lo que inicialmente habían pensado los socialistas. 

A pesar de las apelaciones de Sánchez a PP y Ciudadanos para que faciliten su investidura, en el PSOE han asumido que la única vía para que salga adelante es que ERC vire del 'no' a la abstención, a pesar de que estar en manos de los independentistas es un escenario que inquieta en las filas socialistas. En Ferraz son optimistas respecto a la marcha de las negociaciones con los republicanos y el resto de formaciones necesarias para que la investidura salga adelante, aunque los contactos se producen con la máxima discreción. 

Comunicado Conjunto PSOE ERC by eldiario.es on Scribd

El World Travel & Tourism Council (WTTC), el mayor lobby turístico del mundo, ha advertido este martes en la COP25 de las consecuencias que va a tener el cambio climático para este sector, del que España es uno de los líderes mundiales. "Va a haber muchísimos destinos impactados", ha advertido su presidenta y directora general, la mexicana Gloria Guevara, que ha defendido que el turismo "ayuda a proteger los recursos naturales y culturales". 

"Sin activos naturales, sin activos culturales, no hay turismo", ha subrayado la que fuera secretaria de Turismo del Gobierno de México durante su participación en un coloquio sobre Patrimonio Cultural, Turismo Sostenible y Cambio Climático celebrado en el pabellón de España en la Zona Azul de la Conferencia del Clima que se celebra en Madrid.

Durante la mesa redonda, la responsable de Sostenibilidad del grupo turístico Iberostar, Gloria Fluxá, ha confiado en la innovación y en el "optimismo basado en la evolución histórica tan favorable" de este sector para afrontar el reto del turismo sostenible.

"Represento con mi hermana [Sabina Fluxá] la cuarta generación de la empresa familiar; nosotros no podíamos haber sobrevivido tantas décadas sin ser perseverantes, sin ser innovadores", ha dicho Fluxá, que ha apelado a una "visión holística" para afrontar ese reto y ha recordado que "el 80% de nuestros hoteles está en primera línea de mar".

El paraguayo Rafael Schvartzman, vicepresidente regional de la organización de aerolíneas IATA para Europa, ha puesto como ejemplo la labor de España en la organización de esta cumbre, "muestra de lo que se puede hacer cuando se afrontan los desafíos", a los que su industria, responsable de algo menos del 5% de las emisiones de efecto invernadero, está "acostumbrada".

"Se necesita tomar acción, se necesita innovación y trabajar en conjunto", ha dicho el responsable de IATA, que ha asegurado que "es posible un turismo sostenible" y en ello "la aviación es un elemento fundamental".

Por su parte, Jesús Hernández, responsable de Accesibilidad de la Fudación Once, ha recordado que los discapacitados "son un 15% de la población mundial" y ha defendido que la accesibilidad en este sector "mejora la calidad turística y la calidad de vida". El restaurador Ramón Freixa ha señalado, citando datos de la consultora KPMG, que la gastronomía supone un tercio del PIB español y representa el 18% del empleo nacional.

El coloquio ha sido inaugurado por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, que ha destacado que "la sostenibilidad tiene que ser para la política turística un reto que convirtamos en una oportunidad".

El contrapunto a tanto mensaje positivo lo ha puesto el moderador, el veterano exministro socialista Javier Gómez Navarro. El que fuera responsable de la Organización de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, ex presidente de Aldeasa y de la Cámara de Comercio de España ha señalado que es muy difícil compatibilizar la lucha contra el cambio climático cuando se quiere crecer económicamente y aumentar el consumo.

Gómez Navarro ha arremetido contra "lo que yo llamo los buenistas, que dicen que hay que luchar contra el cambio climático y seguir con altas de crecimiento". En opinión del actual consejero de Técnicas Reunidas, es "imposible", algo que el resto de ponentes ha puesto en duda apelando al unísono al "optimismo".

En el estrado, una niña. Frente a ella, representantes de todos los países del mundo, periodistas, políticos y empresarios. Comienza a hablar: "[Vengo] a deciros que los adultos debéis cambiar vuestros modos. No tengo una agenda oculta. Estoy luchando por mi futuro. […] Todo esto está pasando delante de vuestros ojos y aun así actuamos como si tuviéramos todo el tiempo que quisiéramos. […] Los adultos decís que nos queréis, pero os reto, por favor, a que vuestras acciones reflejen vuestras palabras. Gracias".

Si ha imaginado a Greta Thunberg pronunciando estas palabras en algún congreso sobre el clima, se equivoca. Este duro discurso fue pronunciado por la activista Severn Cullis-Suzuki, de entonces 12 años, durante la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (Brasil) de 1992. La joven canadiense, sin embargo, no sufrió las críticas que hoy recibe su homóloga sueca. Si no ha oído hablar de su intervención es porque, como mucho, fue ignorada.

Cierto es que Cullis-Suzuki, al contrario que Greta, vivía en un mundo sin internet. Aun así cabe preguntarse por qué la sueca cosecha, a sus 16 años, ataques feroces que superan a los recibidos por Al Gore hace más de un decenio. En el caso de Thunberg, muchas de las críticas van más allá de su discurso, llegan al terreno personal e incluso hacen diana en su condición de asperger. "La mascota internacional del alarmismo climático", "mentalmente inestable", "niña petulante" y "mesías profundamente perturbada" son solo algunos ejemplos.

Los principales sospechosos de tanta tirria son los negacionistas, que rechazan que el cambio climático tenga lugar o que sea debido a la acción del ser humano. Se trata de una postura con poco apoyo entre los españoles –que están entre los ciudadanos más preocupados por este tema–, pero con bastantes adeptos en países como Estados Unidos, Reino Unido y Noruega.

El perfil del negacionista: hombre y conservador

"Desquicia a los negacionistas, sobre todo hombres de EEUU, porque sus tácticas no funcionan con ella, que pasa de lo que dicen los demás", explica a SINC el divulgador ambiental Andreu Escrivà.

No son pocos los estudios y encuestas que han intentado trazar un "perfil del negacionista climático", que tiende a ser hombre y conservador. Esto ha llevado a algunos investigadores a analizar la posible relación entre negacionismo y misoginia. El sociólogo de la Universidad Chalmers (Suecia) Martin Hultman es uno de ellos.

"Hay tres grupos de negacionistas climáticos: CEO deindustrias extractivas, políticos financiados por ellas y hombres conservadores", resume Hultman a SINC. "Cuando una mujer presenta resultados que implican que estos individuos, negocios, ideologías y estructuras necesitan cambiar, no es de extrañar que intenten matar al mensajero".

Hultman se refiere a un tipo de mentalidad que "no ve la naturaleza como algo vulnerable que puede ser destruido" sino como algo a explotar porque "el crecimiento económico es más importante que la supervivencia de la humanidad".

Las encuestas muestran, explica Hultman, que esta forma de pensar es más frecuente en hombres conservadores, que aceptan los argumentos negacionistas con mayor frecuencia. De hecho, un estudio de 2016 señaló que un motivo por el que ellos son menos respetuosos con el medioambiente es porque perciben su defensa como una actitud femenina.

"Muchos ven a Greta como una evangelizadora que te dice cómo tienes que vivir tú, un señor de 40 años de un país desarrollado, y no habla de China o India, que tienen un crecimiento brutal en emisiones de CO2", comenta Escrivà, que reflexiona: "¿De verdad pensamos que una adolescente tiene que dar todos los discursos para todas las cuestiones? Ya hace bastante con dar un toque de atención a los que vivimos en una sociedad occidental".

Adultos vs. niños

Negacionistas y misóginos aparte, Escrivà considera que los 16 años de Greta suponen un choque generacional que puede ser contraproducente para transmitir su mensaje. "Me parece positivo revindicar el futuro, pero se les dice a los mayores que son culpables, cuando hay mucha gente que no lo es, y eso te galvaniza contra el mensaje. Una cosa es que dé lecciones a un rapero que va en avión privado y otra, que le diga qué hacer a gente cuya vida ya es difícil".

La psicoterapeuta de la Universidad de Bath (Reino Unido) Caroline Hickman ha analizado por qué algunos adultos parecen rechazar a la juventud activista. "Muchos proyectan sus propios miedos y ansiedades en ella, y la rechazan de manera inconsciente como una forma de librarse de ellos", dice.

Considera que es un ejemplo de niños que se comportan como adultos y adultos que lo hacen como niños: "Estos ataques son rabietas infantiles de adultos que no tienen la madurez psicológica necesaria para contener sus respuestas emocionales. En cuanto a los que insultan a Greta, considera que "hacen bullying para intentar recuperar un poder que sienten que han perdido".

En defensa de la neurodiversidad

"Parece una niña muy feliz", se burló el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a través de Twitter tras el discurso de Greta en la ONU. El político hacía caso omiso al hecho de que la joven activista se expresa de forma normal para una persona con síndrome de Asperger, quien respondió añadiendo dicha descripción a su perfil.

El neurobiólogo de la Universidad de Salamanca especializado en autismo José Ramón Alonso considera que uno de los motivos del rechazo a Greta puede ser nuestra falta de costumbre a ver pacientes con trastorno del espectro autista (TEA) en la esfera pública.

"Son personas que tienen problemas para transmitir emociones con el lenguaje corporal y el tono de voz, y les cuesta mucho adaptarse a situaciones distintas", explica Alonso. "No estamos acostumbrados a que alguien tenga expresiones poco ajustadas a una situación, y es injusto que se lo pidamos a ella".

El investigador considera que su popularidad puede ser positiva para visibilizar no solo la crisis climática, sino también "la aportación que pueden hacer a nuestro mundo las personas con TEA". Esto siempre y cuando vaya acompañada de una "educación". "Si no, volveremos a la discriminación y los prejuicios, y a decirle a las familias que sus hijos están mal educados".

¿Puede ser el síndrome de Asperger, tal y como Greta afirma, un "superpoder" en la lucha contra el cambio climático? "Es verdad que [las personas asperger] se centran en un tema que para ellos es de importancia suma y a veces no saben transmitirlo o sacarle partido. Su atención a los detalles es clave, aunque luego tengan mayores dificultades en la interacción social".

A esto añade el hecho de que los demás adolescentes suelen estar "muy pendientes de las jerarquías". "[Los asperger] eso lo entienden menos y dicen las cosas con una crudeza y sinceridad que en muchos casos es un valor positivo".

En este sentido, parte de las críticas a Greta recaen en sus padres por permitir que una adolescente con síndrome de Asperger se convierta en activista. "Conozco a una madre que decía que su hijo iba a ser un 'autista moderno", dice Alonso, "en vez de recortar sus posibilidades".

Por todo ello defiende que debemos ser mejores con ellos y darles su espacio. "Hay personas diferentes y la solución no puede ser la talla única. Es responsabilidad nuestra hacerles un sitio, valorarlos y entenderlos.".

Una verdad incómoda

Por muchos factores que puedan contribuir al rechazo de Greta, solo sirven de excusa para repudiar su mensaje. Este aboga por cambios en nuestro modo de vida y en el propio sistema y, encima, con emergencia. "Dice que hay que ponerse las pilas y que cada uno debe hacer lo que pueda para frenar esto. Eso a mucha gente no le gusta porque nadie quiere cambiar sus hábitos", explica el catedrático de Física Aplicada en la Universidad de Alcalá Antonio Ruiz de Elvira Serra.

"Cuando confrontas a la gente con decisiones reales que tiene al alcance de su mano para luchar contra el cambio climático, la incomodas muchísimo", dice Escrivà. "Me impactó cuando Greta fue a The Daily Show, dijo una parrafada muy bien dicha y el público empezó a aplaudir", recuerda. "Pensé que si fueran capaces de traducir sus palabras a un nivel de recorte de emisiones en su vida diaria no iban a aplaudir, y menos en Estados Unidos, que es el país con una mayor huella ecológica por persona".

Un estudio de 2017 exploró cómo las recomendaciones para reducir las emisiones suelen obviar las acciones más efectivas. "Reciclar, mantener la temperatura justa e instalar LED es lo que menos cuenta. Lo que más es la energía renovable, disminuir el consumo de carne y dejar el coche y el avión", explica el divulgador. "Son cosas que pican mucho más y la gente, cuando entiende eso, alucina".

"Aislar la casa y dejar el coche es complicado y no todos pueden, pero podemos demostrar a políticos y empresas que se han apuntado a patrocinar la COP25 que no les compramos sus productos si no cambian", dice Ruiz de Elvira. "Esto es un mensaje que les llega… ¡no veas cómo!", añade sobre los motivos por los que el mensaje de Greta "pincha" a tantos.

Cuidado con las soluciones mágicas

Escrivà tiene clara su principal crítica a Greta: "Perpetúa una cosmovisión en la que hay una solución mágica que los políticos no están aplicando, pero que podrían hacerlo si escucharan a los científicos".

El divulgador considera que presuponer que la actuación contra el cambio climático no despega por culpa de la falta de información es "muy simplista" y defiende que los políticos "llevan mucho tiempo escuchando a los científicos". Asegura que la inacción política "responde a intereses, cortoplacismo, inercias, miedo a asumir el coste político, dificultades para cambiar nuestro modo de vida y a que la ciudadanía no quiere".

"Estamos con Greta, pero externalizamos nuestro activismo ambiental a base de likes a ella y pensamos que con eso ya somos verdes". Esto "nos desapega de los cambios reales que debemos incorporar y promover, porque la acción debe ser colectiva, no solo de los políticos".

Escrivà lamenta que la joven activista no ejemplifique ese cambio de valores, ya que lleva a cabo acciones difícilmente imitables por el resto de la población, que no puede depender de que los Grimaldi le dejen un barco para ir desde Reino Unido a Nueva York, ni de que unos navegantes la lleven en catamarán desde Salt Ponds hasta Lisboa.

"El cambio real no es venir de cualquier forma a España. Es preguntarse: ¿necesito ir a Madrid? ¿No doy mejor ejemplo a mucha gente si voy a una reunión tan importante como la COP25 por videoconferencia?".

Por eso, teme que esa hiperperfección lleve a mucha gente, incapaz de prescindir de los plásticos o el coche de la noche a la mañana, a tirar la toalla. "Me importa más que el 80% de la población occidental reduzca un 50% el uso de plásticos o los vuelos que una pequeña élite del 5% lo haga todo bien, porque eso desmoraliza".

También teme que gritar "que viene el lobo" cause rechazo contra la causa cuando, en diez años, "no se haya acabado" el mundo. "Habrá más sequías, huracanes y alguna especie invasora más, pero no será Mad Max. En cuarenta años ya veremos".

El nuevo negacionismo es no hacer nada

"Chirría que una adolescente con una calidad de vida extraordinaria diga que le han robado el futuro. No nos han robado el futuro: nos han dejado un mundo destrozado, hay que reconstruirlo y exigir responsabilidades, pero a millones de niños les están robando el presente", asegura Escrivà. "No todo es cambio climático, el mundo es complejo y me parece peligroso cualquier mensaje que tienda a simplificarlo", añade en referencia a las empresas que se "suben al carro" de la sostenibilidad pero "no al de los derechos de los trabajadores".

La consecuencia de dichas soluciones mágicas y de, en palabras de Escrivà, pensar que las empresas son malas per se, es caer en el nuevo negacionismo: el negacionismo de soluciones. En otras palabras, no hacer nada hasta que lo hagan los gobiernos y las corporaciones. "Las cien empresas que producen el 70 % de los gases de efecto invernadero del mundo no lo hacen porque tengan un botón que emite CO2, sino porque fabrican el cemento y acero de tu casa y el petróleo de tu coche".

El problema, según el divulgador, es que "si todo el mundo espera a que alguien haga algo, entonces nadie hace nada". Considera que "siempre vamos a encontrar vías para autojustificarnos y no bajar nuestro consumo", y por eso "debemos darnos el menor número de excusas" para mantener la inacción. "Si en tu esquema mental tú eres el bueno y los otros los malos, para qué vas a hacer algo".

Por todo ello, Escrivà ve a Greta como un "ariete" que abre las puertas, pero que debe ir acompañado del resto del ejército para que sirva de algo. "Es un activador de la conversación, pero creo que ya ha jugado su papel".

Su mejor legado, afirma, "sería que dejáramos de hablar de lo que hace y hubiera una conversación más allá, de cómo nos afecta el cambio de paisaje, de si estamos dispuestos a dejar el avión y el coche". Todo eso, mientras apoyamos a las Gretas de nuestro alrededor.

El juez de refuerzo del Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE), ha dictado dos autos en los que, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, acuerda incoar procedimiento de diligencias previas contra un total de 15 personas, entre ellos diez ex altos cargos de la Junta de Andalucía como el expresidente Manuel Chaves y cinco ex consejeros, por un préstamo “puente” de 5.829.817 euros concedido a la mercantil Campocarne Andalucía -anteriormente conocida como Hijos de Andrés Molina (Hamsa)- por el antiguo Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) y aprobado en virtud de acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta de fecha 9 de noviembre de 1999.

Según ha informado el TSJA en un comunicado, en un primer auto dictado este martes el magistrado acuerda deducir testimonio íntegro y completo de las actuaciones e incoar con el mismo nuevas diligencias previas en relación a la presunta perpetración de delitos de prevaricación administrativa y malversación por parte de las 15 personas investigadas, entre ellos Chaves, quien el otro día acusaba a los medios de haber creado un "ambiente de culpabilidad" que había "condicionado" el juicio de los ERE.

De igual modo, y en un segundo auto de la misma fecha, el instructor acuerda incoar procedimiento de diligencias previas por dichos delitos contra los investigados, entre los que se encuentran, además de Chaves, los ex consejeros de la Junta Gaspar Zarrías, Guillermo Gutiérrez, José Antonio Viera, Antonio Fernández y Francisco Vallejo; el ex viceconsejero de Innovación Jesús María Rodríguez Román; el ex director de Trabajo y Seguridad Social Francisco Javier Guerrero; el ex presidente del IFA Salvador Durbán; el ex director de la agencia IDEA Miguel Ángel Serrano, y cinco directivos de la empresa.

En este segundo auto, el magistrado pone de manifiesto que los hechos relatados por la Fiscalía Anticorrupción en el escrito elevado al Juzgado el pasado 20 de noviembre “podrían presentar características que hacen presumir la posible existencia de una infracción penal”, por lo que “resulta pertinente la apertura de una nueva causa de diligencias previas que tenga por objeto determinar y verificar los indicios racionales de criminalidad que se desprenden de la concesión” a Campocarne Andalucía S.A. de un préstamo “puente” de 970 millones de pesetas –5,8 millones de euros-, otorgado por el antiguo IFA y aprobado en virtud de acuerdo del Consejo de Gobierno de la Junta el 9 de noviembre de 1999 (formalizado en escritura pública de 22 de diciembre de 1999).

En este sentido, añade que, a través de este préstamo, “podría haberse simulado una ayuda pública directa, otorgada sin sujeción a los principios y procedimientos legalmente aplicables, con el consiguiente menoscabo de los fondos públicos comprometidos”, una operación que no “tendría vinculación alguna con el denominado “procedimiento específico” ni con las indebidas transferencias de financiación articuladas en virtud del mismo –a los fines indicados- en favor de IFA/IDEA”.

A juicio del magistrado, y tal y como sostiene el Ministerio Público en su escrito, los hechos investigados en esta nueva pieza separada “no habrían prescrito” teniendo en cuenta que, “a fecha 1 de febrero de 2005, el préstamo no habría sido amortizado y que aún entonces no habría sido declarado impagado o fallido –ni considerado un gasto/pasivo para IFA/IDEA-“.

El magistrado, en este segundo auto, acuerda solicitar distinta documentación a la agencia IDEA, a las consejerías de Presidencia y Empleo, y a la Intervención de la Junta, para que la aporten “a la mayor brevedad posible”. Además, declara la complejidad del procedimiento y señala un plazo de 18 meses para la instrucción del mismo, “sin perjuicio de lo que pueda acordarse posteriormente”.

Ha necesitado dos votaciones, pero Pilar Llop ya es la nueva presidenta del Senado, la segunda mujer desde Esperanza Aguirre. La hasta ahora senadora autonómica por Madrid ha sustituido este martes a Manuel Cruz, al frente de la institución durante la legislatura fallida. Llop, jueza de profesión, llega a este puesto después de haber sido parlamentaria autonómica y delegada del Gobierno para la violencia de género.

Llop es jueza desde hace dos décadas y dio el salto a la política en 2015, cuando se presentó en las listas del PSOE a la Asamblea de Madrid. De ahí pasó a la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género en el verano de 2018, después de la moción de censura que aupó a Pedro Sánchez.

La delegación del Gobierno para la violencia de género se creó en 2004, cuando José Luis Rodríguez Zapatero llegó a Moncloa. Entre sus funciones de la delegación estaba el impulso de la aplicación del principio de transversalidad de las medidas destinadas a luchar contra la violencia machista; la sensibilización ciudadana y la prevención, o la coordinación entre los distintos servicios para garantizar una actuación integral en relación con la valoración y gestión del riesgo de las víctimas.

Llop estuvo en ese puesto hasta abril de este año, cuando Ángel Gabilondo la eligió como su número dos para las elecciones autonómicas de Madrid. La cámara madrileña la nombró en julio senadora por designación autonómica.

Quienes han trabajado a su lado, especialmente durante la anterior legislatura en la Asamblea de Madrid, destacan profesionalidad y talante. También hablan de esa manera en el departamento de Igualdad del Ejecutivo del que formó parte como delegada del Gobierno contra la Violencia de Género. En el órgano que depende de la vicepresidencia de Carmen Calvo destacan su perfil dialogante.

En las filas del PSOE de Madrid que dirige José Manuel Franco siempre han destacado su valía e incluso estuvo incluida en las quinielas para la Alcaldía de Madrid. Uno de sus handicaps era el total desconocimiento frente a una candidata como Manuela Carmena. Ahora, algunos dirigentes de la federación madrileña creen que puede ser un valor al alza gracias a la posición que le dé la presidencia del Senado para luchar por el Ayuntamiento de Madrid dentro de cuatro años tras la debacle de Pepu Hernández, a quien fuentes consultadas ven de salida próximamente hacia el Ejecutivo, o también para la comunidad. El PSOE busca también salida para Gabilondo tras fracasar por segunda vez en su intento de hacerse con la Puerta del Sol.

Llop ha trabajado en asesoría de reformas jurídicas vinculadas con la violencia de género en América Latina y desde 2011 hasta 2015 fue letrada del Gabinete Técnico del Consejo General del Poder Judicial, con responsabilidades como la jefatura de la Sección Observatorio Violencia Doméstica y de Género, Secretaria de la Comisión Igualdad, Secretaria Foro Justicia y Discapacidad, y Secretaria del Comité de Dirección del Consejo General del Poder Judicial.

El Govern ha calificado de "muy graves" los seguimientos de agentes de la Policía Nacional al president de la Generalitat Quim Torra desvelados por este diario. Según ha explicado la consellera portavoz, Meritxell Budó, el ejecutivo catalán se dirigirá este mismo martes al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para pedirle explicaciones por estas actuaciones, que fueron detectadas por la escolta de Torra el pasado 10 de noviembre.

Budó ha confirmado las informaciones publicadas por eldiario.es y ha añadido que el reporte sobre los seguimientos enviado por la escolta de los Mossos quedó registrado en el centro de coordinación policial (CECOR), donde en esos momentos había también miembros de la Policía y Guardia Civil. Por esta razón, desde el Govern se considera que el Ministerio debe conocer que estos seguimientos fueron detectados por agentes de los Mossos d'Esquadra.

Los hechos por los que pedirá cuentas el Govern se produjeron el pasado 10 de noviembre, en la jornada de las elecciones generales, cuando escoltas de Torra detectaron al menos tres coches sospechosos haciendo labores de vigilancia al vehículo en el que viajaba el president. Los agentes de los Mossos interpelaron a los ocupantes de dos de estos coches, que se identificaron como miembros de la Policía Nacional. Las matriculas de estos vehículos no aparecían en los registros policiales.

Por parte del Ministerio, sin embargo, niegan que ninguno de sus agentes haya hecho seguimientos a Torra. Añaden además que no han tenido noticia de que un reporte de este tipo se haya enviado al CECOR, pese a que el día en el que se produjeron los hechos estaban presentes en esa sala.  

El Govern por el momento se limitará a pedir estas explicaciones por el canal institucional y, según ha indicado Budó, no se ha planteado por el momento abrir la vía judicial. Además el Govern ha asegurado que no tienen noticia de que se hayan producido más seguimientos, ni al president en otras fechas, ni a otros miembros del Ejecutivo. La líder de JxCat, Laura Borràs, también ha anunciado que reclamará explicaciones por los seguimientos al PSOE, en la reunión que mantendrán sobre la investidura de Pedro Sánchez.

Greta Thunberg llega a Lisboa tras 21 días en el Atlántico . 3 dic 2019 12:39:41.eldiario.es - eldiario.es.

Greta Thunberg acaba de llegar a la costa de Lisboa. En el puerto de Doca de Santo Amaro, bajo la imponente figura del puente 25 de abril, cientos de personas que llevaban esperando varias horas han estallado en gritos de apoyo y alegría. Así se pone fin a un periplo de de 21 días por el Atlántico para llegar a Europa. La adolescente continuará más tarde su viaje hacia Madrid para participar en la Cumbre del Clima.  

La activista medioambiental sueca, de 16 años, se embarcó en Nueva York en un catamarán porque quería hacer el viaje más sostenible posible desde el punto de vista ambiental. En el cruce oceánico Greta y la familia con la que viajaba se han enfrentado a condiciones climáticas adversas, lo que ha retrasado su llegada. 

Aunque a pesar de todos los problemas con los que se ha enfrentado en el océano a primera hora de esta mañana avistaban tierra. 

La llegada de Greta a las costas de Lisboa ha creado una gran expectación, cientos de periodistas y curiosos han esperado pacientes desde primera hora de la mañana para recibir a la adolescente. Los últimos metros hasta atracar, el catamarán ha tenido que ser arrastrado por otra embarcación, debido a la ausencia de viento. Un total de nueve embarcaciones han salido a recibirla. 

En el puerto podían verse desde niños hasta personas de edad avanzada, muchos de ellos con pancartas por la lucha contra el cambio climático, carteles de apoyo a Thunberg, y por un modelo de alimentación y consumo más sostenibles.  

El activista portugués Henrique Frazão, uno de los integrantes del movimiento Fridays for Future en Portugal dice que la viaje de Greta el barco es una acción importante para llamar la atención para el uso de combustibles contaminantes: "Necesitamos un cambio en el sistema. Si la gente elige viajar a París en avión por 50 euros es porque la aviación tiene sus beneficios en impuestos, y el uso de combustibles contaminantes también".

José Marinho Cardoso, presidente de la Comisión de Medioambiente del Bloco de Izquierda, explica que la recepción a Greta "es un reconocimiento a la joven que ha hecho mucho en la lucha contra el cambio climático". "Esta joven es un símbolo de esta lucha y a través de su trabajo está motivando muchos otros jóvenes a luchar. Es un orgullo para nosotros recibirla". 

Un grupo de activistas brasileños también ha estado a la espera desde la mañana con la intención de llamar a la atención para la preservación de la Amazonía. "Es un momento muy importante para que toda la gente entienda que la Amazonía está amenazada", dice Iambe Silva, cuyo nombre tiene orígenes en la lengua indígena tupi. Ella quiere pedir a activista sueca que hable de la preocupación de los brasileños con la Amazonía en la COP25.

La diputada del Livre Joacine Katar Moreira también está en el puerto de Lisboa. Ella Asegura que la lucha que Greta representa no es "de izquierda ni de derecha" y que luchar por el medio ambiente debe ser la ideología número uno.

Desde Lisboa deberá continuar su camino rumbo a Madrid. Está previsto que Greta Thunberg llegue a Madrid mañana miércoles a las 8.40, en el trenhotel Lusitania, informan fuentes del Ministerio de Fomento, que lo ha gestionado.

Pasará unas horas en la capital portuguesa y su tren saldrá alrededor a las 21:36 de este martes. El Lusitania, de Renfe, pasa por Salamanca y no atraviesa Extremadura como la otra conexión que existe entre Lisboa y Madrid.

Su duración oficial es de 9 horas y 5 minutos y hace 17 paradas entre las dos ciudades. Si no hay retrasos, Greta Thunberg llegará en ese tren a la estación de Chamartín, vía 14 o 15. Los jóvenes activistas que la siguen, de los colectivos Juventud por el Clima y Fridays for Future, esperaban que llegase a tiempo a España para la manifestación que han organizado el viernes 6 de diciembre en Madrid.

"El tiempo para actuar ya es absolutamente inaplazable". Es una de las proclamas contra el cambio climático que ha lanzado este martes el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante su intervención en uno de los eventos de la conferencia COP25 que se celebra desde el lunes en Madrid.

Almeida ha acudido por segundo día consecutivo a las instalaciones de Ifema. Este martes, para participar en el debate 'El camino hacia una ciudad sostenible y resiliente al cambio climático', organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en el pabellón de España en la zona azul.

Preguntado por un representante del BID sobre "cómo va a enamorar a la ciudadanía" con sus medidas ambientales, Almeida, que ha recibido felicitaciones por el esfuerzo de la capital en la organización de esta conferencia en tiempo récord, ha realizado un "pequeño bosquejo" de su Plan Madrid 360, concebido como sustituto del Madrid Central de Manuela Carmena cuyo programa electoral prometía suprimir, como le ha reprochado en el turno de debate una activista del movimiento Fridays for Future.

"Tener discrepancias con una medida no significa que uno sea negacionista", ha respondido Almeida. "El problema no lo tenemos dentro del perímetro de la M30", sino en las zonas que están fuera de esa vía de circunvalación. Quienes, como él, viven en el centro de la capital, "tenemos para desplazarnos vehículo privado, metro, taxi VTC, carsharing, moto, bicicleta y patinete". Y aunque ha reconocido que es imposible replicar ese sistema a toda la ciudad, el objetivo sería limitar el tránsito de los 400.000 vehículos que cada día acceden desde la zona metropolitana.

No es el único reproche que ha recibido el alcalde: antes de su intervención en el debate ha visto cómo un representante del Movimiento Indio de América le abordaba para reprocharle sus famosas declaraciones en favor de salvar a la catedral de Notre Dame antes que al Amazonas. "Es una persona que conozco, que trabaja en El Rastro y con la que he tenido alguna que otra reunión", ha dicho después Almeida a los periodistas, en unas declaraciones que ha culminado con esta otra proclama: "¡Viva la discrepancia!".

El regidor ha insistido en que la Empresa Municipal de Transportes (EMT) no se va a privatizar y ha pedido a su Comité de Empresa que aclare las reivindicaciones que sustentan la huelga que tienen convocada. También ha reiterado ante la prensa que el suyo es el único gobierno que "aun discrepando con Madrid Central" lo está aplicando; Carmena y su concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés, ha dicho, "pusieron las elecciones por encima de la salud de los madrileños" y dieron "barra libre de una multa entrando 30 días al mes" para los vehículos sin etiqueta ambiental. 

Estos vehículos actualmente "tienen prohibido radicalmente el acceso" al centro, pero Madrid 360 pretende darles entrada si tienen alta ocupación. Esta medida, como ha reconocido durante el debate, Almeida "ha generado controversia". Pero se ha felicitado por que es solo una de las 194 que contempla del plan de reducción de emisiones que el Ayuntamiento, redactado a marchas forzadas para evitar una multa de la Comisión Europea por no combatir la contaminación en la capital. "Operemos sobre lo positivo", "lo que nos une", que "es mucho más que lo que nos separa", ha concluido Almeida. 

Un boomerang

Poco antes, su homólogo de Sevilla, el socialista Juan Espadas, había reclamado que las medidas de lucha contra el cambio climático, entre las que ha citado las restricciones de tráfico al centro de las grandes ciudades, dejen de ser materia de bronca política. "Ojalá la COP25 mandara para no hacer de esto un instrumento de confrontación política". En opinión de Espadas, sería un "paso de gigante" alcanzar un "gran pacto" para "no caer en lo fácil". Ha utilizado este símil: que no "se convierta en un boomerang" a determinadas medidas que impliquen "cambio o renuncia de los ciudadanos".

En la mesa de debate también ha participado Luis Alberto Moreno, presidente del BID, que destacado el "papel fundamental de las ciudades" en la lucha contra contra el cambio climático. Como ha recordado Ana de la Cueva, secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, las urbes concentran en torno al 80% de la población y el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Más del 80% de ellas están expuestas a niveles de contaminación muy superiores a los que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

España, ha subrayado de la Cueva, es uno de los países de la UE con más concentración de población urbana y, dado que concentran el 70% del PIB nacional, van a recibir "la mayor parte de la inversión" de 236.000 millones que contempla el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) remitido por el Gobierno a Bruselas.

La extrema derecha sí tendrá finalmente representación en la Mesa del Congreso al fallar el intento de conformar un cordón sanitario por parte de la izquierda. El rechazo de Vox al acuerdo planteado por el PP que se prestaba a ceder votos al partido de Santiago Abascal para que tanto la formación extremista como Ciudadanos tuvieran asientos en el órgano de gobierno de la Cámara Baja no ha dejado finalmente a la extrema derecha fuera de la Mesa. Vox tendrá una vicepresidencia de la Cámara, la cuarta, que será ocupada por el diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro

Se trata de un veterano diputado que ha estado más de tres décadas en la Cámara Baja primero con Alianza Popular y después con el PP y que finalmente en mayo 2018 abandonó la formación conservadora para incorporarse a Vox, informa Laura Galaup. Al marcharse aseguró que tomaba esta decisión por la "deriva" de la formación que presidía Mariano Rajoy.

Aunque se justificó con estas declaraciones, en realidad su situación dentro del partido no era fácil porque había perdidos apoyos internos tras la caída en desgracia de Rita Barberá. Tanto en las elecciones de 2015 como en las de 2016 la dirección de los populares valencianos lo dejó fuera de los puestos de salida. 

Este martes arranca oficialmente la XIV Legislatura tras la restauración democrática con la constitución de las Cortes Generales emanadas del 10N. El Congreso y el Senado eligen sus respectivas Mesas, un proceso que hasta 2015 resultaba sencillo, pero que se ha convertido en complejo con la llegada de Podemos y Ciudadanos, primero, y de Vox ahora.

Meritxell Batet repite como presidenta de la Cámara Baja y por tanto es la tercera autoridad del Estado, tal y como adelantó eldiario.es. La vicepresidencia primera del Congreso ha recaído en el también socialista Alfonso Gómez de Celis (108), la segunda, en la parlamentaria del PP y expresidenta del Congreso Ana Pastor (101), y la tercera en la diputada de Unidas Podemos Gloria Elizo (77). A Gil Lázaro solo le han votado los 52 parlamentarios de Vox. 

Las negociaciones para la composición de la Mesa se han prolongado hasta prácticamente el último minuto. Ciudadanos acusa al PSOE de haberse bajado del acuerdo en el último momento. Según su versión, había un entendimiento que incluía también al PP, que se quedaría con tres puestos en la Mesa y uno para Ciudadanos dejando fuera a Vox. Sin embargo, esa aritmética ponía en riesgo que los socialistas consiguieran la vicepresidencia primera, que en la anterior legislatura cedieron a Gloria Elizo (Unidas Podemos).

Fuentes de la dirección del PP han culpado a los socialistas de que Vox entre en la Mesa del Congreso. Su puesto lo ha logrado, según los populares, "tras renunciar el PSOE al 'cordón sanitario' para asegurarse la Vicepresidencia Primera".

En el primer día de la Cumbre Mundial del Clima se habló del aire acondicionado, porque cada vez más personas en el planeta lo usan para soportar el aumento de las temperaturas. Un panel de especialistas de distintos países contó el lunes en Madrid cómo tener la oportunidad de elegir alguna forma de refrigerarse en los países más desfavorecidos “es una enorme oportunidad para adaptarse al cambio climático y prevenir la mortalidad por calor”, explicó Enrica de Cian, investigadora de la Universidad Foscari de Venecia.

En Estados Unidos el 90% de los hogares tiene aire acondicionado en sus casas y en Japón el 91% (datos de la AIE). En España, según la especialista, si en 1990 apenas un 5% de los hogares lo usaba, en 2011 ese porcentaje había subido al 45%. En contraste, en un país como México, solo lo tiene el 16%.  Pero se espera que allí también empiece a subir.

“A medida que los ingresos y la población crecen, sobre todo en las regiones más calurosas del planeta, el uso de aires acondicionados se está haciendo algo común. Tener estos aparatos y ventiladores eléctricos ya supone una quinta parte del consumo de electricidad en los edificios de todo el mundo”, sostiene el estudio de la AIE Future of Cooling.

La cuestión es qué pasa a medida que más personas acceden a esta forma de protegerse del calor. “El aire acondicionado es uno de los puntos ciegos de la transición energética”, comentó el investigador Luca Lo Re, de la Agencia Internacional de la Energía. En 2050, el consumo de electricidad en los hogares para equipos de aire acondicionado habrá subido al 37%, más que para calefacción (12,4%).

El aire acondicionado, al que por ahora solo ha accedido la población más favorecida del planeta, plantea un círculo vicioso, pues aumenta el consumo de energía, lo cual a su vez incrementa las emisiones.  

En el encuentro de ayer también estaba representada China, que fabrica el 80% de los aparatos acondicionados que se compran en el resto del mundo, un país con más de 1.300 millones de personas donde la compra de aparatos de aire acondicionado crece un 20% al año.

Según Luca Lo Re, de la Agencia Internacional de la Energía, el mayor consumo de energía también se da porque los equipos que se compran no son eficientes. La media de eficiencia en Europa, según ha calculado este organismo, es del 5,3%. “Es menos de la mitad de lo que se suele ofrecer en los comercios, y un tercio de la mejor tecnología que existe”.

Una de las posibles soluciones es que las máquinas consuman menos. Pero esto solo resuelve una parte, al menos a corto plazo, pues la cuestión es de dónde procede la electricidad. “Sabe, en China la producimos con carbón”, contesta muy amable la investigadora Han Wei, que ha venido a Madrid para representar a la Energy Foundation China.


Esta sección en eldiario.es está realizada por Ballena Blanca. Puedes ver más sobre este proyecto periodístico aquí.


La Fiscalía se ha mostrado partidaria de que el Tribunal Supremo investigue a la portavoz de Junts per Catalunya (JxCat) en el Congreso, Laura Borràs, al considerar que existen indicios "claros" y "contundentes" de que "benefició" a un amigo en los contratos por un valor de 260.000 euros que le adjudicó la Institución de las Letras Catalanas (ILC) cuando ella presidía esa entidad. 

El fiscal del Supremo que se encarga de este asunto, Javier Zaragoza, ha solicitado en un informe remitido a la Sala Segunda del Supremo que se abra un procedimiento contra ella por los delitos de prevaricación, malversación, fraude y falsedad documental. 

La titular del juzgado de instrucción número 9 de Barcelona elevó al Alto Tribunal una exposición razonada para que decidiera si investiga a Borràs por su labor al frente de la ILC, entre 2013 y 2017. 

Según la jueza, que basa sus indicios en las conversaciones telefónicas y los correos electrónicos intervenidos a los imputados en la causa, Borràs participó "material y directamente" en la adjudicación supuestamente fraudulenta de dieciocho contratos a su amigo Isaías H.F., imputado en la causa, para beneficiar sus intereses económicos en detrimento del erario.

Las 17 españas se manifiestan en PISA con toda su crudeza. O quizá sería más ajustado hablar de tres españas: el rico y bien parado norte, el más pobre y no tan bien parado sur y un pelotón de regiones intermedias. Ceuta y Melilla son caso aparte (para mal).

Los resultados de PISA 2018 (las pruebas se nombran en función del año en el que se hacen los exámenes, no cuando se publican) insisten en la tendencia que ya se observó en la anterior edición: las diferencias entre regiones son estadísticamente significativas. La OCDE lo advierte con carácter general: las diferencias suelen ser más grandes dentro de cada país que cuando se comparan distintas naciones.

"En todos los países y economías, la diferencia de rendimiento entre el 5% de estudiantes que mejores resultados saca y el 5% peor es más grande que la diferencia media entre el país con mejores resultados y el que peor tiene", explica la OCDE.

Así, de los resultados en las comunidades autónomas destaca la caída registrada en Madrid, que ronda los 20 puntos tanto en Ciencias como en Matemáticas. La región ronda los 485 puntos en las dos pruebas, prácticamente el mismo dato que España a nivel nacional, cuando en ediciones anteriores estaba más cerca de los países punteros de Europa que de la media. En el otro lado, aunque no es novedad, Castilla y León sigue estando entre las mejores de España y Europa.

El consejero madrileño, Enrique Ossorio, se puso el pasado viernes la venda antes de la herida cuando pidió a la OCDE que no publicara los resultados porque los problemas con la prueba de lectura habían afectado, aseguró, a los demás.

Eso acabó sucediendo en el caso madrileño: los resultados han caído. Pero PISA no está de acuerdo con Ossorio: si pensara que los resultados no son válidos no los habría publicado, como hizo con los de lectura.

Este supuesto efecto de caída también se ha detectado en otras comunidades, aunque menos. Castilla y León, Aragón, Navarra y Catalunya se han dejado una decena de puntos larga, un descenso a tener en cuenta, pero no del nivel de Madrid. Galicia, sin embargo, mantiene sus resultados bastante estables respecto a la pasada edición rondando los 500 puntos en ambas pruebas. Está entre las mejores.

En general, el panorama que devuelven los resultados de PISA responde a una lógica muy clara: el norte, rico y que gasta más en Educación, rinde bien, por encima de la media y al mismo nivel de los países del norte de Europa, que llevan la voz cantante en cuanto a PISA y el viejo continente se refiere (ver gráficos).

El sur, más pobre y que invierte menos en el sector, obtiene peores resultados y por debajo de la media tanto de España como de la OCDE. Capítulo aparte en este apartado supone, de nuevo, Madrid, que está a la cola de gasto por alumno, pero se encuentra a mitad de la tabla en cuanto a resultados.

Y luego están Ceuta y Melilla, dependientes del Ministerio de Educación, que destacan por sus bajos resultados (apenas por encima de los 400 puntos) y se sitúan en un nivel inferior tanto a España como país como al resto de las regiones. Las dos ciudades autónomas están, en PISA, al nivel de países con los resultados más bajos, como Turquía.

Por arriba, en Ciencias destacan Galicia, Castilla y León o Asturias, con resultados por encima de la media. Canarias, Andalucía y Extremadura tiran de la media hacia abajo, pero se mantienen dentro de una distancias que estadísticamente no es muy relevante (menos de 15 puntos). En Matemáticas la situación es parecida: Navarra, Castilla y León y el País Vasco copan el top 3; las tres peores son las mismas que en Ciencias.

2019 cierra una década que certifica la aceleración de la crisis climática. Diez años de "calor global excepcional", deshielo y subida récord del nivel del mar, según ha constatado la Organización Meteorológica Mundial (OMM) en su informe sobre el Estado del Clima Mundial publicado este martes. Un periodo marcado por la sucesión de eventos meteorológicos extremos de gran impacto como inundaciones, olas de calor, sequías y huracanes.

En lo que va de año, la temperatura media general de la Tierra está 1,1ºC por encima de los valores preindustriales. "Será el segundo o tercer año más cálido" registrado, explica la OMM. Y la década también batirá récords. "Desde 1980, cada década sucesiva ha sido más cálida que la anterior", resume la organización.

Es algo consecuente con el incremento de la cantidad de gases de efecto invernadero (GEI) acumulada en la atmósfera. En 2018 se batió el récord histórico de concentración de CO2 –con un nivel no visto en tres millones de años–. El metano y el dióxido de nitrógeno también superan por mucho los niveles anteriores a la revolución industrial. A más GEI en el aire, más calor retenido que absorbe el mar y las tierras.

En lo que respecta al deshielo, 2019 no ha traído ninguna buena noticia. En septiembre pasado, la extensión de la capa de hielo en el Ártico fue la tercera más pequeña de los registros. Se une a la aceleración de la subida del mar. El incremento del nivel es un proceso que viene observándose desde hace tiempo, pero el ritmo ha crecido debido, en parte, a que se está fundiendo la placa de hielo sobre Groenlandia y la Antártida. En octubre de este año la media global del nivel de mar ha sido la más alta desde que puede medirse con alta precisión (1993).

Tiempo extremo

Más gases de efecto invernadero acumulados en la atmósfera tienen como consecuencia un planeta Tierra recalentado. ¿Resultado? La alteración del sistema climático, como se encarga de recordar la Organización Meteorológica.

Esa alteración se plasma en un tiempo con cada vez más eventos meteorológicos extremos. Sequías. Lluvias torrenciales localizadas que provocan riadas e inundaciones. Huracanes más frecuentes y más fuertes. Huracanes que, además, llegan a latitudes antes a salvo como el oeste de Europa. En los seis primeros meses de este año, más de siete millones de personas fueron obligadas a desplazarse por estos fenómenos. Es la cifra más alta desde que hay registros.

La OMM recuenta inundaciones por desbordamientos fluviales en EEUU (que las ha padecido en Misuri, Arkansas y Misisipi este año), pero también en el norte de Rusia y en el sureste asiático. En España una depresión atmosférica en el Levante, a principios de septiembre, provocó inundaciones en Alicante, Región de Murcia, Almería y Málaga. La ya célebre DANA provocó seis muertos en España.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, pone el acento en que "una de las principales consecuencias del cambio climático es que se generan unas precipitaciones más erráticas": un patrón de lluvias imprevisible y caprichoso lo que supone amenazas para las cosechas o las inundaciones.

Pero, al mismo tiempo, ese patrón errático también incluye largas temporadas sin lluvia. Todo un corredor seco se ha instalado en América central por Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, hasta que llegaron tormentas torrenciales en octubre. El propio Chile, organizador de la cumbre, padece un curso "extraordinariamente seco" en su parte central. 

España es una zona que ejemplifica esta combinación climática de sequía y precipitaciones torrenciales. Si la DANA dejó imágenes de localidades como Orihuela convertidas en lagunas, 2019 ha hecho que se declarara la sequía meteorológica en amplias zonas: sur de Castilla y León, oeste de Madrid, sudoeste de Castilla-La Mancha, Canarias, puntos de Euskadi han soportado recibido durante meses hasta un 25% de lluvias que la media histórica. El año hidrológico 2018-2019 que va de octubre a septiembre ha sido el tercero más seco del siglo en España.

En este línea, Europa ha soportado un verano especialmente duro de olas de calor. La OMM ha recopilado olas que provocaron la temperatura récord registrada en Francia (con 46ºC). También se batieron los máximos en Alemania, Países Bajos, Bélgica, Luxemburgo y Reino Unido. Un calor que se extendió al norte hasta afectar a Finlandia o Suecia.

España tuvo una ola de calor en junio calificada como "especialmente adversa" por la Agencia Estatal de Meteorología por, entre otras cosas, declararse antes de entrar en julio. Las olas en España son cada vez más tempranas y más numerosas. De hecho, ocho de los 10 picos térmicos registrados en un mes de junio se acumulan en el siglo XXI. 

"En el día a día, los impactos del cambio climático se notan en episodios de tiempo extremo y anormal", ha insistido Taalas. España, en 2019 también, puede dar testimonio de ello.

España está estancada en PISA. Aunque los resultados de la última edición de la prueba se han quedado cojos para nuestro país por el problema con los exámenes de la prueba de lectura, los datos que sí se han publicado dibujan un panorama básicamente estable respecto a anteriores ediciones. El paciente ni mejora ni empeora: "No se observa una tendencia alcista o bajista a lo largo de los años", explica la OCDE, responsable de la prueba.

Las principales conclusiones hablan de un país que está ligeramente por debajo de la media de la OCDE en Ciencias y Matemáticas, con diferencias de entidad respecto a los países punteros (todos asiáticos), con comunidades autónomas que rinden a muy diferentes niveles, con pocos alumnos excelentes y sin diferencias significativas entre hombres y mujeres.

Y todo eso si se considera que los datos son válidos. El Gobierno de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, cree que no lo son. Que las pruebas erróneas de Lectura han contaminado toda la prueba y que los resultados ni siquiera tendrían que haberse publicado. La OCDE sostiene que los resultados de Matemáticas y Ciencias "se han visto menos afectados por estas respuestas anómalas", según constata en el mismo informe.

En cifras brutas, España ha sacado 481 puntos en Matemáticas y 483 en Ciencias, cuando la media de la OCDE está en 489 en ambas pruebas. Ambos datos suponen un retroceso respecto a la anterior edición, en 2015, aunque ambas caídas están por debajo de los 10 puntos. Los expertos consideran que diferencias inferiores a 10 puntos no son significativas en PISA, por lo que podría decirse que España sigue igual.

Este resultado tiene dos lecturas posibles: una es que pese a la crisis, que se cebó con el sector educativo, el país ha aguantado el tirón y sus resultados no han caído significativamente. La otra es que cuando la inversión estaba más cerca de la media europea tampoco rendíamos mejor. Además, aunque los plazos en educación se miden más en décadas que en lustros, el efecto de la nueva ley educativa (la LOMCE) tampoco parece haber sido destacable.

Estos resultados sitúan a España al nivel de Hungría, Lituania, Portugal o Estados Unidos y en la posición 30 de los más de 70 países que se presentan a PISA, aunque los expertos recuerdan en este sentido que en este tipo de prueba es más importante el resultado obtenido que la posición que se ocupa.

Los países que mejores resultados obtienen (siempre hablando solo de Matemáticas y Ciencias) son todos del sureste asiático: China (y sus satélites, Macao, Hong Kong y Taipei), Singapur y Japón y Corea del Sur, todos ellos por encima de los 520 puntos. China, en lo más alto de la tabla, alcanza los 590 puntos. A nivel europeo, Estonia pasa a ser el país con mejores resultados, con 530 puntos.

En el sistema de puntuación de PISA se calcula que un curso completo equivale a 40 puntos. Bajo esta premisa, los escolares españoles de 15 años que han hecho el examen estarían hasta dos cursos por debajo de sus colegas chinos y todo un año por detrás de los estonios.

Menos alumnos excelentes

Además, y esto también es una constante en PISA, España tiene menos alumnos excelentes que la media. En Matemáticas, el 75% de los alumnos quedaron por encima del nivel 2 (hay 6) y solo un 7% alcanzó o superó el 5. Las medias europeas para estos apartados fueron del 76% y 11%, respectivamente. En Ciencias se da una circunstancia muy parecida: cuatro de cada cinco alumnos de 15 años superaron el nivel 2 (79%) y un 4% llegó al 5, datos que de media fueron el 78% y el 7%.

PISA también incluye esta edición resultados sobre la vida de los alumnos en los centros. Según la OCDE, el 17% de los alumnos afirma sufrir episodios de acoso escolar "varias veces al mes", frente a una media del 23%.

La OCDE también señala que la diferencia entre los resultados de chicos y chicas es pequeña en España (estadísticamente insignificante, siguiendo con la regla de que por debajo de 10 puntos es prácticamente como si no existiera). Ellos rinden mejor en Matemáticas (seis puntos) y ellas en Ciencias (dos puntos).

El examen también constata una realidad largamente observada. Los chicos muestran más interés por las ciencias que las chicas. Entre los que mejor rendimiento académico obtienen, el 33% de los alumnos quiere trabajar como ingeniero o científico, porcentaje que cae hasta el 20% para las alumnas. Ellas, sin embargo, aspiran a ocuparse en el campo de la salud (30%) más que ellos (12,5%).

Pero el análisis de los resultados españoles se va a quedar cojo. La exclusión de los resultados españoles de la prueba de Lectura va más allá de que no se publique ese resultado concreto. Lectura es la materia principal de esta edición, lo que quiere decir que se ha puesto más empeño en analizar sus resultados y se han observado muchas variables en torno a los mismos.

Por ejemplo, PISA evalúa la relación entre inversión económica por alumno y el resultado obtenido en Lectura. También hace lo mismo con las horas de clase y estudio o con el nivel socioeconómico de los estudiantes o el rendimiento por género. De todo esto, España también se ha quedado fuera.

Hoy echa a andar la XIV legislatura. Lo hace con la constitución de las Cortes, que servirá para ver el papel que tendrá finalmente Vox en la mesa del Congreso, donde es tercera fuerza. Los 350 diputados y los 265 senadores deberán jurar o prometer su cargo en esta legislatura que, si las negociaciones fructifican, podría dar paso al primer Gobierno de coalición desde la II República. Pilar Llop y Meritxell Batet presidieran la Cámara Alta y la Baja, respectivamente. 

El 10 de noviembre a las 10 de la mañana uno de los coches que forma parte del servicio de seguridad del president de la Generalitat está aparcado delante de su domicilio a la espera de que Quim Torra baje para ir a votar. Los agentes de los Mossos se dan cuenta de que un Citroën C4 con tres hombres en su interior aparca detrás, en una zona en la que está prohibido estacionar. Los mossos se acercan y avisan a sus ocupantes de que ahí no pueden quedarse. La sorpresa llega con la respuesta que reciben: los tres hombres aseguran ser agentes del Cuerpo Nacional de Policía, enseñan sus placas identificativas e incluso afirman textualmente: "Estamos aquí por lo mismo". Así lo han confirmado fuentes de la policía autonómica a eldiario.es.

El equipo de escoltas de Torra apunta entonces el número de la matrícula y pide información al centro de mando y allí, tras hacer las pertinentes comprobaciones, contestan que los datos de ese vehículo no figuran en ninguna base de datos.

Mientras, un segundo Citroen C4 llega a la misma calle y se coloca en segunda fila justo al lado del primero. Los integrantes de ambos vehículos hablan un momento y el segundo coche se va sin que los mossos del president puedan tomar nota de la matrícula.

Los tres hombres que se habían identificado como agentes de la Policía Nacional salen del vehículo y se quedan en la terraza de un bar, entre la calle Guillem Tell y la de Camps i Fabrés, mientras el presidente de la Generalitat se acerca caminando a su colegio electoral para poder votar.

Al regresar, los escoltas del president cogen un itinerario poco habitual porque Torra tenía prevista una visita personal. Una de las dotaciones encargada del servicio de contravigilancia del presidente vio que un Peugeot 308 cruzaba dos carriles obligando al resto de usuarios a frenar bruscamente. Este vehículo intentaba en todo momento mantenerse a tres o cuatro coches de distancia del coche del president. Esta vez los mossos sí tuvieron tiempo de tomar el número de la matrícula. De nuevo, una vez cotejada con los archivos oficiales, se constata que los datos no se corresponden con ningún vehículo.

El Peugeot 308 incluso llega a saltarse un semáforo en rojo y cuando intentan frenarlo hace sonar el cláxon. En la plaza Kennedy, en la zona alta de Barcelona, logran que el coche se detenga. Los escoltas del president se identifican como mossos y es entonces cuando la conductora y el hombre que la acompaña afirman ser miembros del Cuerpo Nacional de Policía y también en este caso exhiben sus placas. Ella pregunta a los agentes de la policía catalana si ha cometido alguna infracción de tráfico y cuando los mossos le interpelan por si están realizando algún seguimiento ella responde: "Ah, no. Nosotros, no". Los escoltas calculan que este Peugeot 308 les siguió durante 10 minutos y un tramo de 1,7 kilómetros. El resto de la jornada ya no se detectaron más vehículos sospechosos.

El equipo de seguridad del president informó de estos incidentes a través de los canales de comunicación interna al CECOR, el Centro de Coordinación integrado por Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil.

La versión de Interior

Fuentes del Ministerio del Interior niegan cualquier seguimiento a Torra. "Ningún policía nacional estaba haciendo ningún seguimiento a Torra, ni ese día ni ningún otro", afirman fuentes del Ministerio. Y añaden que los integrantes de este cuerpo policial que forman parte del CECOR no han tenido nunca conocimiento de estos hechos. Por contra, fuentes de los Mossos aseguran que se pidió que quedase constancia en el registro de incidencias de ese organismo con fecha 10 de noviembre.

La detección de agentes de la Policía vigilando los pasos de Torra ha sorprendido a su equipo de seguridad ya que no consta que el president tenga abierta ninguna investigación contra él, más allá de las dos ya conocidas por desobediencia, que en ningún caso requieren de seguimientos u otro tipo de actuaciones propias de la policía judicial.

Pablo Casado no quiere repartirse en solitario con Vox los cuatro puestos de la Mesa del Congreso que le corresponden a la derecha por sus resultados en las elecciones del pasado 10 de noviembre. El Partido Popular apuesta por trasladar al máximo órgano de gobierno de la Cámara Baja los pactos institucionales que mantiene con el partido de Santiago Abascal y con Ciudadanos en comunidades autónomas como Andalucía o Murcia o en ayuntamientos como el de Madrid. El número dos del PP, Teodoro García Egea, ha ofrecido a sus aliados distribuirse los asientos entre los tres partidos, lo que daría entrada a los de Inés Arrimadas. Desde Vox han respondido que les corresponden dos y que no piensan renunciar a ellos, pero en el PP advierten de que los de Abascal pueden quedarse fuera, aunque para eso necesitaría del concurso de otros grupos, como el PSOE.

Este martes arranca oficialmente la XIV Legislatura tras la restauración democrática con la constitución de las Cortes Generales emanadas del 10N y las negociaciones continuaban a última hora del lunes. El Congreso y el Senado deberán elegir sus respectivas Mesas, un proceso que hasta 2015 resultaba sencillo, pero que se ha convertido en complejo con la llegada de Podemos y Ciudadanos, primero, y de Vox ahora. Como ya ocurriera en anteriores ocasiones, la solución al sudoku no se conocerá casi hasta el momento de la votación, según coinciden varias fuentes consultadas por eldiario.es.

Los diputados deberán elegir en tres votaciones consecutivas al presidente del Congreso, a los vicepresidentes y a los secretarios. Nueve puestos en total de los que cinco, la mayoría, serán para el PSOE y Unidas Podemos. Siempre que las negociaciones cruzadas, que afectan a otros grupos e incluso a la composición de la Mesa del Senado, y los números cuadren. En la Cámara Alta, los socialistas han cedido uno de los cuatro puestos que le corresponden al PNV, mientras el PP se hace con otros tres.

Salvo sorpresa, Meritxell Batet repetirá como la tercera autoridad del Estado, tal y como adelantó eldiario.es. El PSOE también volverá a contar con Alfonso Gómez de Celis y Sofía Hernanz. En el grupo confederal, también como ya ocurriera en anteriores legislaturas, uno de los puestos será para Podemos y otro para En Comú Podem.

Cuatro puestos para los tres partidos de la derecha

Con la mayoría de la Mesa del Congreso en manos del bloque progresista (lo que garantiza la acción legislativa y las relaciones con el futuro Gobierno), la duda por resolver es cómo se distribuyen los partidos de la derecha.

Las estrategias de cada uno de los actores responden a sus diferentes objetivos. El PP no quiere aparecer de la mano y en igualdad de condiciones con Vox. Su intención es asegurarse dos representantes, lo que tiene en su mano con sus 89 diputados más los dos de Navarra Suma. Y repartir los otros dos entre sus aliados: uno para Vox y otro para Ciudadanos.

Casado replicaría así la fórmula que se ha puesto en marcha en otras instituciones en las que los tres partidos colaboran. Restaría presencia a Vox, que defiende que con sus 52 diputados debería tener dos asientos garantizados. Y haría un favor a Ciudadanos, ávidos tanto de visibilidad mediática como de recursos económicos tras el batacazo electoral que ha llevado a Albert Rivera a dimitir y al partido a un congreso extraordinario.

Pero desde el PP advierten: si Vox no entra en esta jugada, podrían sumar sus votos con Ciudadanos e intentar copar los cuatro puestos. Tres para los de Casado y uno para los de Arrimadas. En este caso, dada la aritmética parlamentaria, necesitarían del préstamo de diputados de otros partidos. El PSOE ya ofreció un "cordón sanitario" a Vox que rechazó el PP en primera instancia y que ahora podría plantearse, aunque no por repudiar las políticas del partido de extrema derecha. El propio Casado aseguró la semana pasada que Vox es un "partido constitucionalista".

Hasta ahora la dirección del PP había considerado como un "primer paso" hacia la "reconstrucción del centro derecha" los acuerdos de coalición con Ciudadanos apoyados por Vox alcanzados por los populares en junio para controlar plazas como la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, la Región de Murcia o el consistorio de Zaragoza. Casado confiaba en poder repetir ese esquema tras el 10N para llegar a la Moncloa. O incluso hacerse con el voto útil de toda la derecha. Pero no lo logró.

El partido de Santiago Abascal, por su parte, quiere hacer valer su peso y sostiene que, por sí mismo, lograría dos puestos en la Mesa. El dirigente Iván Espinosa de los Monteros aseguraba el lunes durante la inauguración de la COP25 que si Vox no obtenía sus representantes, se debería a "un complot". "Sabemos que estaremos solos y nos defenderemos", añadía. Y remachaba: "Mañana [por el martes] veremos si hay un complot de todos contra Vox".

En una reunión con Ciudadanos, el partido de extrema derecha ha trasladado que no "va a colaborar" para que el partido de Arrimadas tenga un asiento en el órgano de gobierno del Congreso, según informan fuentes de Ciudadanos.

Ese "complot" que denuncia Espinosa serviría al partido de extrema derecha para mantener su agenda antiestablishment y para situarse frente a los demás partidos. Pero le restaría capacidad de intervención en los debates de la Mesa y en presencia mediática.

En cuanto a Ciudadanos, fuentes del grupo aseguran a eldiario.es que les gusta "mucho" la oferta del PP, pero que no depende de ellos. Con sus 10 diputados, cualquier combinación pasaría por un préstamo de votos en el que tendrían que intervenir varios grupos. Esta opción, que a priori podría contar con el apoyo del propio PSOE, depende también del resto de cuentas. Antes, PSOE y Unidas Podemos tienen que garantizarse la mayoría en la propia Mesa. Las negociaciones seguirán hasta el último momento.

Con información de Irene CastroGonzalo Cortizo, Íñigo Aduriz y Carmen Moraga.

Mariano Rajoy lideró el Partido Popular durante 14 años (de 2004 a 2018) gracias a que su predecesor en el cargo, el expresidente del Gobierno José María Aznar, lo colocó a dedo al frente del partido. Durante los lustros siguientes Aznar se convirtió en una auténtica pesadilla para su sucesor, que antes había sido su ministro de Administraciones Públicas, de Interior y vicepresidente.

Aznar criticó abiertamente a Rajoy por su supuesta tibieza y por no defender con suficiente ahínco los "valores" más conservadores de la derecha. Y después se apartó por completo de su propio partido hasta que el actual líder, Pablo Casado, uno de sus ahijados políticos, lo rescató en 2018

Siempre reticente al enfrentamiento con su predecesor, Rajoy evidencia por primera vez esa mala relación en el libro de sus memorias políticas que publica esta semana bajo el título Mariano Rajoy. Una España mejor (Plaza & Janés, 2019). El expresidente tan solo se refiere a Aznar cuando habla de su etapa como ministro y simplemente para recordar que el fundador de FAES era el presidente de los gobiernos de los que él mismo formó parte entre 1996 y 2004.

Pero ni siquiera reconoce que fue su antecesor quien le puso a dedo al frente del PP. "Fui candidato a la Presidencia del Gobierno en el año 2004. Así lo decidió la Junta Directiva Nacional, como lo había hecho en su día con mi antecesor", apunta.

"Gocé de un apoyo y lealtad admirables"

En las páginas del libro sí lanza, en cambio, un duro reproche a su antecesor cuando habla de las dificultades para formar Gobierno que sufrió después de las elecciones de 2015 en las que el PP ganó –logró 123 escaños, frente a los 90 del PSOE– pero sin mayoría absoluta. "Al día siguiente de las elecciones, cuando en la dirección del partido estábamos ocupados en lo prioritario, que era intentar la formación de gobierno, el expresidente José María Aznar se presentó ante el Comité Ejecutivo del partido, algo que había hecho en escasísimas ocasiones, para solicitar un Congreso abierto del PP", lamenta Rajoy.

Según explica, "en los meses posteriores insistieron en la misma idea algunos grupos muy ideologizados, muy críticos" hacia su persona, "aunque de implantación escasa, cuando no inexistente, en el Partido Popular". Esas propuestas, agrega, "nunca encontraron eco en la organización". "Afortunadamente, mientras estuve al frente del PP gocé de un apoyo y una lealtad admirables por parte de la mayoría de compañeros en el partido y de los ministros de mi Gabinete". 

Sin dar nombres, Rajoy asegura que "a cuatro de ellos se les planteó la posibilidad" de sustituirle como jefe del Ejecutivo. "A mi juicio, hay que tener tanta osadía como ignorancia para ir ofreciendo alegremente la Presidencia del Gobierno de España por los restaurantes de Madrid. (...) Tres de las personas tentadas me lo vinieron a contar inmediatamente. El cuarto, supongo que porque no le dio la menor importancia, no consideró necesario hacerlo. Y no lo hizo", zanja. 

Casado, muy cercano a Aznar y que reconcilió con el partido al expresidente y a sus afines –el conocido como aznarismo– situándolos en algunos de los puestos de más relevancia del PP tras su triunfo en las primarias de 2018, tan solo es mencionado por Rajoy en un párrafo a lo largo de las 380 páginas del libro.

Casado, un "joven valioso"

El actual líder del PP es considerado por el expresidente del Gobierno como un "joven valioso" al que sumó a la dirección del partido como vicesecretario de Comunicación en 2015. A él se refiere Rajoy con estas únicas palabras: "Pablo Casado, el hoy presidente nacional de nuestro partido y la persona que a buen seguro será capaz de liderar el regreso del Partido Popular al Gobierno de España". 

A lo largo del ensayo, el expresidente también se siente maltratado por la derecha mediática, sobre todo cuando no logró formar Gobierno en 2016 y tuvo que convocar unas nuevas elecciones. "Entonces empezó a circular una ingeniosidad realmente extraordinaria: yo tenía que dimitir. (...) Yo era el tapón y debía ser reemplazado. Curiosamente, si la memoria no me traiciona, escuché muy pocas veces esa petición desde las filas socialistas y sí desde sectores del ámbito político de la derecha", rememora. 

Durante el repaso que realiza a toda su trayectoria pública Rajoy destaca a Soraya Sáenz de Santamaría, Ana Pastor, María Dolores de Cospedal y Javier Arenas como sus principales colaboradores en su etapa política. Además recuerda que los "hilillos de plastilina" con los que se refirió al vertido del Prestige, en 2003, le han acompañado durante toda su vida política, o que al perder las elecciones de 2004 consideró "la posibilidad de abandonar la política".

Muy agradecido con el ya fallecido exsecretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba, el expresidente popular destaca su labor en 2014, cuando abdicó Juan Carlos I, un momento en el que se vivió, según Rajoy, "un ambiente de fin de régimen" porque "la autoestima nacional estaba por los suelos y el clima de opinión no tendía a la estabilidad". Si bien reconoce que el Gobierno de Aznar "se reunió con ETA", explica que el suyo jamás mantuvo ningún contacto con la banda terrorista que, explica, "ya no existe".

"Parecía una reunión de imputados anónimos"

A la corrupción y a la sentencia del caso Gürtel que motivó la moción de censura en su contra que le expulsó de la Moncloa en mayo de 2018, Rajoy le dedica todo un capítulo. El exlíder del PP asegura que "la corrupción es el talón de Aquiles" de su partido, aunque defiende su limpieza haciendo referencia incluso al juicio de Gürtel en el que intervino como testigo: "Los implicados reconocieron que había sido yo quien había puesto fin a sus relaciones con el PP". 

El expresidente recuerda también una reunión con líderes locales de su partido a los que no nombra expresamente y quienes, en una conversación sobre corrupción, reconocieron que estaban imputados por cuestiones que Rajoy considera menores. "Aquello parecía una reunión de Imputados Anónimos", ironiza. En todo caso, el exdirigente popular recalca que durante "toda" su trayectoria "no hay un solo hecho" del que se tenga que avergonzar, si bien reconoce que se equivocó "defendiendo a personas que sinceramente creía inocentes". A pesar de la corrupción, añade, "el PP siguió ganando elecciones para desesperación de todos los inquisidores".

En cuanto al acuerdo alcanzado con Ciudadanos en 2016 y que le garantizó la estabilidad a su Gobierno hasta la moción de censura de 2018, Rajoy se muestra muy crítico con sus socios. "Nos brindaban unos apoyos más bien cicateros. Nunca tuvimos la sensación de contar con un socio con el que afrontar dificultades. Parecían estar mucho más cómodos ejerciendo como oposición que compartiendo una gestión".

Refiriéndose a la moción que le presentó Pedro Sánchez y que supuso el fin de su vida política, Rajoy asegura que le "consta" que el portavoz del PNV, Aitor Esteban, cuyo apoyo resultó decisivo para que triunfara la iniciativa, "estaba en contra" de la misma. Y niega que pudiera convocar elecciones o dimitir para evitar que el socialista llegara a la Moncloa: "Mi dimisión no salvaba al PP (...) Habría servido para colgar sobre mi Gobierno un baldón injusto que ensuciaría para siempre al PP sin que hubiera sido ni juzgado ni condenado por nada".

Presume del apoyo de Trump 

Sobre su política en Catalunya, Rajoy recuerda que en una reunión en 2017 en la Moncloa el expresident catalán Carles Puigdemont le dijo, sobre la posibilidad de celebrar un referéndum independentista: "No lo vas a autorizar porque, además, no puedes". 

También defiende su gestión del 1 de octubre de ese año cuando se produjo la consulta considerada ilegal por los tribunales. Rajoy niega la violencia policial y asegura que los cuerpos de seguridad "actuaron de manera proporcional" en un momento en el que "se buscó elevar al máximo la tensión" y "se alimentó deliberada e irresponsablemente la tensión por puro interés político". A su juicio, "la escandalera organizada por la actuación policial fue exagerada e injusta" a pesar de haber sido criticada por organismos internacionales como Amnistía Internacional. 

Además de presumir del respaldo que el presidente estadounidense, Donald Trump, le dio ante la crisis catalana, Rajoy defiende la aplicación del artículo 155 de la Constitución tal y como la hizo su Ejecutivo. Contradice así a Casado, que desde su llegada a la Presidencia del PP se ha manifestado con dureza contra el PSOE y Ciudadanos porque según él fueron los que propiciaron que el 155 fuese más tibio y corto de lo debido. Rajoy concluye que no tiene "queja alguna" de la posición de los partidos de Pedro Sánchez y Albert Rivera en ese momento. 

El expresidente del Gobierno asegura que tenía pensado mantener el 155 aunque Puigdemont hubiese adelantado las elecciones autonómicas en 2017. "No veía ninguna razón para dejar en suspenso una decisión que no era fruto de ningún arrebato, sino consecuencias de semanas de estudio y de muy sólidos argumentos jurídicos y políticos. Antes de llegar a aplicar aquel precepto constitucional nos habíamos cargado de razones y estas no desaparecían por el hecho de que Puigdemont convocara elecciones; la independencia seguía declarada", zanja.

"Solo un puñado de fanáticos niega ya la evidencia del cambio climático" ha dicho el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al inaugurar la Cumbre del Clima de Madrid este lunes. Sin embargo, un nuevo negacionismo climático ha encontrado vías para seguir filtrando su discurso: desde boicotear los acuerdos internacionales hasta aprovechar malas rachas económicas para poner palos en las ruedas de la acción conjunta contra el calentamiento global de la Tierra. El discurso climático está admitido, pero no la incorporación de la principal medida reclamada por la ciencia: recortar las emisiones de CO2.

El negacionismo clásico sobre el cambio climático ha ido pasando por varias fases: asegurar que no había tal fenómeno; no negarlo, pero afirmar que no implicaba problema alguno; admitir el problema, pero atribuirlo a causas naturales, nunca a la acción humana; y asegurar que la solución no estaba en manos de la humanidad. La campaña negacionista ha estado promovida durante años por los principales productores de combustibles fósiles. La aplastante cantidad de evidencia científica que dejaba sin sentido esta campaña ha dado paso a otras modalidades.

La propia primera jornada de la COP25 ha mostrado cómo, tras la oleada de conciencia colectiva que surgió en el Acuerdo de París en 2015, el neonegacionismo toma nuevas formas a la hora retrasar la puesta en marcha de lo acordado hace solo cuatro años. Brasil, Australia, Rusia, Japón o China, cinco de las principales economías del G20 (los mayores causantes del calentamiento global), no han enviado a sus jefes de Estado o Gobierno a Madrid.

Todos estos países están dentro del Acuerdo de París. Pero, en un contexto donde se ha deteriorado el consenso, China se ha preparado este año para añadir una capacidad eléctrica a base de carbón mayor que la de toda la Unión Europea. El Gobierno australiano considera el activismo ecologista la "principal amenaza para la minería del carbón". El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, acaba de acusar al actor Leonardo di Caprio de "pagar para que arda el Amazonas" durante la oleada de incendios forestales que carbonizó grandes áreas de la selva en el país sudamericano. El remate lo puso EEUU al anunciar el inicio de la salida del acuerdo climático el pasado noviembre.

"Los ruidosos tipo Trump preocupan menos"

"Los negacionistas ruidosos tipo Donald Trump preocupan menos. El problema son los que hacen ver que han asumido la problemática del clima para aplicarle falsas soluciones", cuenta el exeurodiputado de Equo Florent Marcellesi, que actúa como observador en la COP25. Se refiere a movimientos como los de Marie Le Pen en Francia, "que han hecho suyo un discurso ecologista, pero para aplicarle un ideología ecofascista de rechazo a lo de fuera". 

España no está exenta de esta cuestión. El pasado 17 de septiembre, el diputado de Vox Ignacio Gil Lázaro, durante la moción parlamentaria para declarar la emergencia climática, hacía un malabarismo al afirmar que su grupo defiende "el patrimonio ecológico y la preservación del equilibrio climático" para luego añadir que no podía "dejarse llevar por la terminología propia de ciertos lobbies globalistas, que responden a intereses a veces inconfesables". Su portavoz, Iván Espinosa de los Monteros, ha abundado en esta lógica justo al asistir a la inauguración de la COP de Madrid. Ha hablado de un "alarmismo" que se pone en peligro "el empleo de sectores como la automoción".

En un fenómeno que alcanza casi cualquier sitio. En la provincia canadiense de Alberta, la paralización de un oleoducto por parte del Gobierno federal de Justin Trudeau ha  molestado a la población, que castigó al primer ministro en las últimas elecciones generales canadienses. Una mala situación económica unida a la política de no echar mano de los combustibles fósiles en el subsuelo de la región (con grandes reservas de petróleo) ha hecho que el pequeño partido independentista de Alberta viva un resurgimiento. En su programa no hay nada de paralizar oleoductos.

Supuestas soluciones tecnológicas

"Ya muy pocos niegan la evidencia científica. Ahí no está el problema, sino en los que admiten la cuestión pero le dan la vuelta", analiza Javier Andaluz, responsable de cambio climático de Ecologistas en Acción.

"Le dan la vuelta al ofrecer supuestas soluciones tecnológicas para no tener que recortar emisiones de gases como son la captura y el almacenamiento de carbono", añade. Estas tecnologías pretenden que, aunque se lance CO2 a la atmósfera, este se capte y se almacene de manera que no tenga efecto climático. "Y lo mismo cuando se pone el foco en exclusiva en eliminar coches de combustión y se dice: más coche eléctrico, más coche eléctrico. De acuerdo, pero, esa electricidad, ¿cómo la vamos a generar? ¿Con fuentes limpias o con fuentes fósiles? Esos discursos son una nueva manera de negar el problema: hay que reducir las emisiones globales".

"Es una especie de hipocresía climática", abunda Marcellesi al referirse a corporaciones que sí hablan de la crisis climática y ecológica, pero "sus prácticas, al final, no se corresponden con lo que predican". Le da la razón el congresista estadounidense Sean Casten, que ha acompañado a la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, en su viaje a Madrid: "Yo veo que el lobby fósil habla de acción climática. Pero, luego, lo que dicen sus labios no se corresponde con lo que llevan a cabo. Sus fondos financian un buen aparato de negacionismo climático".

Este nuevo negacionismo atañe más a la acción que a la admisión del problema. El representante de Arabia Saudí ya lo vaticinaba en los trabajos previos de la COP este lunes: la conferencia "no ha tenido un buen comienzo", ha asegurado al no estar satisfecho con la agenda de trabajo. Se habían introducido algunos cambios a petición de un grupo de países africanos, un continente básicamente víctima de la crisis climática generada por los países ricos del norte global.

Los saudíes están entre los diez estados con más emisiones de CO2: 625.000 kilotoneladas en 2018. El país quiere conseguir en las negociaciones de Madrid que si vende derechos de emisión a la industria de la aviación, pueda descontarlos al mismo tiempo que lo hacen las aerolíneas. Como este sector no está contemplado en el Acuerdo de París, la contabilidad no le atañe. Arabia Saudí no niega el fenómeno científico del cambio climático. 

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=160 - id: 005DF2ABAE04345D - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2019-12-12T21:05:50.793 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.10 (Debian)