eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 24 jun 2019 17:17:08 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

El recién nombrado alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez-Almeida, ha reconocido este sábado en su primer discurso como regidor madrileño que "gracias al "superávit" en las cuentas del Consistorio dejadas por el Gobierno de Manuela Carmena podrá "bajar impuestos" en su nueva etapa al frente de la ciudad, cargo al que ha accedido gracias a los votos de los concejales de Ciudadanos y Vox. 

Almeida se ha presentado como "continuador" de los exalcaldes populares José María Álvarez del Manzano, Alberto Ruiz Gallardón y Ana Botella" y ha dedicado sus primeras palabras a agradecer a la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre y al líder del PP, Pablo Casado, su presencia en el pleno de este sábado.

Respecto a su polémico acuerdo de gobierno en el que ha incluido a la extrema derecha, Martínez-Almeida ha retado a "que se encuentre en estos programas cualquier cuestión que esté fuera del ordenamiento jurídico".

"Entre todos", ha añadido "es como construiremos Madrid, no queremos dejar a nadie detrás". "Queremos ganar el futuro y no reescribir el pasado", ha proseguido, criticando de forma velada la apuesta por la memoria histórica realizada por el anterior Ejecutivo municipal.

A su juicio "es esencial recuperar la dignidad y prestigio institucional que requiere Madrid". "Tenemos un programa sensato, de sentido común, dirigido a solucionar los problemas de los madrileños", ha concluido, para advertir a renglón seguido que "la gestión no es para educar o adoctrinar, es para que los madrileños elijan su futuro".

Joan Ribó consolida la València del cambio. 15 jun 2019 10:08:37.eldiario.es - eldiario.es.

"Constato que la has cuidado muy bien estos cuatro años y como lo has hecho tan bien, te la devuelvo para la cuides cuatro años más y para la posteridad".

Así se ha pronunciado este sábado el recientemente reelegido alcalde de València, Joan Ribó, cuando el secretario general del Ayuntamiento le ha hecho entrega de la vara de mando.

Ribó ya renunció de forma simbólica a este elemento cuando en 2015 fue elegido alcalde tras 24 años de autoritario Gobierno de la exalcaldesa fallecida, Rita Barberá (PP) y este sábado ha repetido este gesto: "es un símbolo que no va conmigo, con mi forma de entender la política, a mí me gusta gobernar llegando a acuerdos", ha explicado en diferentes ocasiones.

El alcalde ha sido reelegido gracias a los votos de los 10 concejales de su partido (Compromís) y a los siete del PSPV, contra los 16 de la oposición: ocho del PP, seis de Ciudadanos y dos de Vox.

(Habrá ampliación)

Vox ha hecho público el acuerdo firmado entre el líder municipal del PP, José Luis Martínez Almeida, y el de la formación de extrema derecha, Javier Ortega Smith, para apoyar una alcaldía gobernada por los populares. En el documento recogen medidas contra los manteros, los okupas y la recuperación del "sueño olímpico". En total, han ratificado 81 puntos. 

Acuerdo de programa de gobi... by on Scribd

Ya es oficial. El candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, se ha proclamado alcalde de Madrid con el apoyo de Ciudadanos y Vox. Almeida ha logrado la mayoría absoluta con 30 votos durante el pleno de investidura celebrado este sábado en el Palacio de Cibeles. "Queda proclamado alcalde de Madrid al haber obtenido la mayoría, José Luis Martínez Almeida, candidato del Partido Popular", ha concluido la hasta la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que ha hecho entrega del bastón de mando de la ciudad. 

Almeida gobernará en coalición con Ciudadanos y Vox, según se desprende de los acuerdos que ha alcanzado el PP con ambos partidos. La candidata de Ciudadanos, Begoña Villacís, será la vicealcaldesa del gobierno de coalición en el que también estará la extrema derecha pero con áreas y responsabilidades aún por determinar. 

El Partido Popular y Ciudadanos sellaron este viernes a última hora un acuerdo en el que cerraban un documento con 80 medidas, en el que también se asegura que el Gobierno de Madrid estaría formado solo por sus formaciones. A primera hora de esta mañana Vox y PP anunciaban otro acuerdo que contradice el cerrado por Villacís y Almeida.

Javier Ortega Smith, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Madrid y secretario general de la extrema derecha, ha asegurado este sábado a la entrada al Consistorio de la capital que es "una magnífica noticia" el acuerdo alcanzado con el PP a nivel nacional para evitar "que la izquierda sectaria gobierne".

"Les iremos anunciando en las próximas semanas cómo se concreta", ha asegurado en declaraciones a los medios. Respecto al papel que tendrá en el Ayuntamiento de Madrid, ha asegurado que "no está concretado".

Madrid decidió, otra vez, el futuro de Aragón. Un acuerdo in extremis y de madrugada entre PP y Vox, escenificado en Twitter por Teodoro García Egea e Iván Espinosa de los Monteros, echa abajo el órdago de los de extrema derecha. Habrá que esperar para saber qué les han prometido.

Por tanto, el popular Jorge Azcón será investido alcalde de Zaragoza en el Pleno de investidura que comienza a las 12:00 horas. Lo será con los 8 votos de su partido, los 6 de Ciudadanos y los dos de Vox.

Desde Ciudadanos aseguran no haber hablado con el PP y, dicen, si le han prometido a Vox entrar en el Gobierno tendrán un problema, porque los naranjas mantienen su línea roja de no formar parte de un Gobierno en el que estén los de extrema derecha.

Dos de las nueve capitales de provincia de Castilla y León no sabrán hasta principios de julio el nombre de su alcalde: León y Segovia. Los recursos contencioso-electoral interpuestos en ambas ciudades impiden la constitución de sus nuevos plenarios y mantienen en funciones a los concejales saliente. Y en ambos casos se deben a polémicas por el recuento electoral.

El 'popular' Antonio Silván seguirá siendo alcalde de León al menos hasta principios de julio. En funciones, eso sí. La capital leonesa no verá renovar su Ayuntamiento este sábado, tal y como en principio ordena la LOREG, debido a los recursos contencioso-electorales que tanto el PP como Vox han interpuesto contra los resultados y las decisiones de las juntas electorales de zona y central.

Los errores del recuento provisional en la noche del 26 de mayo llevaron a que se produjera un vuelco total en el escrutinio oficial realizado días después en la Junta Electoral de Zona. Algo que, además, ha afectado de forma decisiva en la conformación del próximo gobierno municipal.

Si inicialmente Vox se hacía con 2 concejales en el consistorio leonés actualmente ya no tiene ninguno, tras corregir las juntas electorales errores en la transmisión de datos y enmendar un acta que intercambiaba erróneamente los voto entre PSOE y Vox.

Los fallos de transmisión, que se achacan a un mal diseño de la aplicación y un orden cambiado, otorgaron al PSOE en el recuento oficial un concejal más en detrimento de Vox al mover más de un millar de votos a favor de los socialistas por errores en una docena de mesas, consolidando su victoria electoral por delante del PP que sacó 9 escaños.

Pero en 2 mesas electorales el asunto fue al revés, los votos fueron del PSOE a Vox, otorgando, por tanto, un concejal al partido de extrema derecha. Los socialistas cuestionaron ambas actas, ya que según sus datos internos allí los votos estaban cambiados, iniciando entonces un recurso para recuperar sus votos, pero sólo los de la mesa 7-5B del colegio de Las Pastorinas.

La Junta Electoral de Zona de León decidió aceptar el recurso del PSOE por la abundancia de pruebas de que se produjo un "error material" al escribir los votos, 130 para Vox y 28 para el PSOE. Las tres miembros de la mesa electoral y la representante de la Administración reconocieron en sede judicial el error y la junta electoral dio por buenas las explicacione e invirtió el escrutinio.

Esto provocó que Vox perdiera su único concejal ya que quedaba por debajo del 5% legal para entrar en el reparto de sillas, llevándose el partido regionalista UPL el último acta.

Los recursos interpuestos por PP y Vox ante la Junta Electoral Central reclamando la validez del acta o la repetición electoral no surtieron efecto y será ahora el TSJ de Castilla y León quien decida quién tiene razón y si, finalmente, la extrema derecha tendrá representación en la ciudad leonesa.

Con el actual reparto de concejales  -10 PSOE, 9 PP, 4 Ciudadanos, 3 UPL y 1 Podemos- los socialistas volverán al poder con toda seguridad de la mano de José Antonio Diez ya que UPL ha anunciado que no investirá a Silván como alcalde otra vez y se abstendrán en la sesión plenaria inicial.

El PP ha puesto especial empeño en los recursos ya que espera que si finalmente Vox entra en el Ayuntamiento la suma con Ciudadanos haga posible un pacto de 'las tres  derechas' que le permita conservar el poder. Pero desde Ciudadanos mantienen un veto Silván para el gobierno autonómico por su aparición en la trama de corrupción 'Enredadera' con una conversación polémica con un empresario al que informaba en tiempo real de una adjudicación. La fallida comisión de investigación municipal sobre este asunto alejó a PP y Ciudadanos de su acuerdo de legislatura, por lo que este posible acuerdo a la derecha se antoja de muy complicada edición, en caso de que se pudiera dar finalmente.

En Segovia la socialista Clara Luquero espera para saber si será de nuevo alcaldesa

La otra ciudad que no tendrá constitución de su ayuntamiento este sábado es Segovia. Aquí el recurso que ha suspendido la renovación de cargo públicos municipales corre a cargo de Ciudadanos, que aspira a arrebatar un concejal al PSOE y poder sumar con el PP mayoría absoluta.

El pasado 26 de mayo el resultado electoral otorgó 10 concejales al PSOE, 9 al PP, 3 a Ciudadanos, 2 a IU y 1 a Podemos. El ajustado resultado suponía que, esa noche, el último concejal se lo llevaba el PSOE por 65 votos. Pero el recuento oficial que se produjo días después reveló errores en el recuento provisional y, aunque mantuvo el resultado, la diferencia para adjudicarse el último concejal quedó reducida a 24 votos.

Ciudadanos ha decidido recurrir la proclamación de concejales electos mediante un contencioso-electoral motivado por "posibles errores en el escrutinio de algunas mesas electorales". Si la formación de Albert Rivera gana un concejal más podría pactar con el PP para arrebatar la alcaldía al PSOE de Luquero, en el gobierno municipal desde el año 2014.

En total en Castilla y León está previsto que tres de sus alcaldes de las capitales de provincia repitan en el cargo: Óscar Puente (PSOE) en Valladolid, Carlos Martínez (PSOE) en Soria y Francisco Guarido (IU) en Zamora, los dos últimos gracias a sus mayorías absolutas. Las alcaldías de Palencia y Burgos iban a ser para Ciudadanos gracias a su pacto con el PP pero Vox dejó en el aire esta posibilidad este viernes, por lo que si caen en manos de la lista más votada serán del PSOE. En Salamanca el PP seguirá gobernando gracias al apoyo de Cs y en Ávila la nueva formación Por Ávila, escisión del PP, se hará con el poder gracia a su victoria electoral.

En dos escuetos tuits, el secretario de relaciones internacionales de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y el secretario general del Partido Popular, Teodoro García Egea, han anunciado de madrugada que "finalmente hay acuerdo". "Pues finalmente parece que hay acuerdo...", ha sido la afirmación de Espinosa de los Monteros. "Hay acuerdo, en unas horas tendremos gobiernos por la libertad en toda España", la de Egea. Ambos dirigentes lo han escrito en sus respectivas cuentas de Twitter en torno a las cinco de la mañana, pero sin dar más detalles.

A última hora de este viernes, Partido Popular y Ciudadanos sellaban su acuerdo para un gobierno de coalición con José Luís Martínez Almeida de alcalde y Begoña Villacís de vicealcaldesa. En un documento con 80 medidas, que recogía propuestas contra la "violencia machista" y de "protección de los derechos LGTBi", ambos temas polémicos para Vox, las formaciones dejaban claro que el Gobierno estaría compuesto "por los dos partidos políticos firmantes de este documento". Dejaban fuera del acuerdo al partido de extrema derecha.

Ahora se desconocen cuáles han sido los detalles para que los dirigentes de PP y Vox hablen de "acuerdo". Además de Madrid, el gobierno de la ciudad de Zaragoza también estaba en cuestión después de que Espinosa de los Monteros dejase este viernes el apoyo de Vox en el aire.

La política de pactos decidida por Albert Rivera, en la que de una manera u otra ha terminado aceptando el apoyo de Vox para poder cerrar sus acuerdos con el PP mientras se niega a facilitar la investidura de Pedro Sánchez para evitar que se apoye en los independentistas, está acarreando al líder de Ciudadanos un severo coste político. 

En apenas unos días Rivera ha sufrido una oleada de críticas lanzadas desde varios flancos. Bien por parte de algunos históricos fundadores de su partido, como el catedrático Francesc de Carreras que asegura "no reconocerlo" y le tilda de "adolescente caprichoso"; o bien por el lado del economista Manuel Conthe, que asesoró a Cs en 2015 y ha llamado "payasos" a los dirigentes del partido por proponer una alternancia de dos años en la Alcaldía de Madrid. Pero también desde las filas de sus socios europeos, los liberales de Alde, con nuevas advertencias del partido de Emmanuel Macron, que amenaza con romper "la cooperación" con Ciudadanos por sus pactos con Vox.

Unos y otros le reprochan que haya abandonado definitivamente el centro, apuntalando a un agónico PP, y sin querer abrirse siquiera a contemplar una abstención en la investidura de Sánchez, al que el dirigente naranja sigue considerando "un radical de izquierdas" dispuesto a aliarse de nuevo con "populistas y separatistas". El razonamiento que hace ese sector crítico es que si tanto le preocupa al líder de Ciudadanos ese escenario, ¿por qué no lo evita?

Ya antes de las elecciones autonómicas, europeas y municipales, Rivera tuvo que sortear  fuertes presiones que le hicieron desde sectores mediáticos, económicos y financieros, precisamente para que colaborara en dar "estabilidad" a un gobierno de Sánchez sin Unidas Podemos y los independentistas.

Tanto el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, como otros representantes del establisment pidieron a Rivera que "por el bien del país y la economía" su grupo al menos se abstenga en la sesión de investidura, pero el líder les replicó que "los españoles han preferido un Gobierno de Sánchez con Podemos y los nacionalistas. Los que han votado han sido los españoles, no la CEOE ni los bancos".

Primeros reproches por su pacto a tres en Andalucía

Durante las negociaciones que emprendieron con el PP para formar Gobierno en Andalucía, el líder de Ciudadanos ya escuchó los primeros reproches de sus socios europeos, los liberales de Alde, que le exigieron que evitara a toda costa situarse en el mismo plano que un partido como Vox que está en la misma sintonía que otras formaciones ultraderechistas contra las que precisamente combaten, como el partido de Marie Le Pen en Francia, el de Matteo Salvini en Italia, o el del ultra holandés Geert Wilders.

En Ciudadanos hicieron todo tipo de piruetas para no aparecer con Vox aunque pactaron con ellos la composición de la Mesa del Parlamento regional y aceptaron sus votos para que el bipartito de Juanma Moreno y Juan Marín saliera adelante. Luego llegó la foto de Colón con Santiago Abascal y Pablo Casado. Ahora Ciudadanos se ha vuelto a ver obligado a sentarse con la formación ultraderechista para poder sacar adelante el presupuesto andaluz.

Durante todos estos meses Rivera ha seguido contorsionándose para convencer a unos y otros de que Ciudadanos no "negocia" ni con "los populistas" ni con un partido como Vox. No lo ha conseguido con el candidato al Ayuntamiento de Barcelona y exprimer ministro francés, Manuel Valls, con el que prácticamente ha roto relaciones. Hasta el punto de que los seis concejales que logró la Plataforma y que Cs respaldó en las municipales, se van a dividir previsiblemente a la hora de votar la investidura para la alcaldía de la capital catalana, a la que opta de nuevo Ada Colau en colaboración con el PSC.

Discrepancias dentro de la Ejecutiva

Incluso dentro de la Ejecutiva del partido surgieron voces compartiendo la opinión de Valls sobre la necesidad de colocar un cordón sanitario a Vox y abrir la puerta a pactos con el PSOE. Entre ellas, la de Luis Garicano, cabeza de lista de Ciudadanos en el Parlamento Europeo, al que su postura le costó soportar cierto aislamiento dentro de la propia dirección, poco acostumbrada a las discrepancias. 

Otro dirigente que manifestó internamente -pero nunca en público- sus dudas sobre el drástico veto impuesto al PSOE fue el diputado Toni Roldán. Del mismo modo que lo hizo Francisco Igea, el candidato de Castilla y León, que se mostró desde el principio más favorable a pactar con el socialista Luis Tudanca que con un PP al que ve "pocas ganas de regenerarse" tras 32 años ostentando el poder en esa comunidad. Sin embargo, poco después el dirigente de Cs, Jose María Espejo-Saavedra, miembro de la comisión negociadora, cerraba esa posibilidad al tildar a Tudanca de "acérrimo sanchista".

Durante todo este tiempo Rivera ha sabido aplacar las escasas voces críticas que han ido surgiendo dentro de la formación, a las que no se les puede atribuir la creación de una "corriente" interna, sobre todo porque los Estatutos del partido penalizan estos comportamientos. Así, a principios de junio el líder del partido consiguió que toda la Ejecutiva votara por "unanimidad" un texto en el que se comprometían a no pactar con Vox y a que el PP fuera su "socio preferente" mientras el PSOE quedaba relegado a un aliado de "excepción".

Pero la realidad ha superado ese acuerdo interno. Vox está presente en los pactos alcanzados con el PP para cerrar las mesas de los parlamentos tanto en Madrid, como en Murcia o otros pactos como en Aragón y en otros lugares para garantizarse su cuota de poder autonómico y municipal, aunque siempre en un papel subsidiario dado que, aunque Cs ha crecido notablemente en casi toda España, no ha conseguido dar el anhelado sorpasso a los de Casado.   

Un jueves 'negro' para Rivera

Si la situación ya estaba tensa, el jueves se convirtió para Rivera en la jornada más 'negra' de la semana al recibir en pocas hora dos varapalos de personas que antes le respetaban y apreciaban. En un duro artículo publicado en El País, el jurista y catedrático Francesc de Carreras lamenta que Rivera no dé prioridad en estos momentos a la estabilidad de España y haya decidido votar 'no' a la investidura de Sánchez sin contemplar siquiera una abstención.

"Ciudadanos es clave para dar estabilidad al Gobierno de España", dice De Carreras nada más empezar su carta, que encabeza con un 'Querido Albert': "No entiendo que ahora nos falles, que el joven maduro y responsable se haya convertido en un adolescente caprichoso que prioriza los supuestos intereses de partido a los intereses de España".

Después de alabar su trayectoria hasta ahora, De Carreras le recuerda a Rivera que sus 57 diputados "junto a los 123 del PSOE suman una mayoría absoluta de 180 escaños, capaz de sostener un Gobierno coherente y estable en los próximos cuatro años, algo imprescindible para afrontar un complicado futuro".

"Cs fue clave para enfrentarse al golpe de Estado en Cataluña, ahora es clave para dar estabilidad al Gobierno de España", insiste el catedrático, animándole a rectificar como ha hecho en anteriores ocasiones. "Recobra, Albert, la capacidad de liderazgo que has tenido en todos estos años y afronta con valentía la adversidad. Rectifica. Muchos no desean que a Cs les una solo un melancólico recuerdo", le advierte al final en su carta.

Conthe llama "payasos" a los dirigentes de Ciudadanos 

Casi al mismo tiempo otra figura destacada, el economista Manuel Conthe que asesoró a Ciudadanos en su programa de 2015, también se mostraba sumamente crítico con Rivera. El expresidente de la CNMV arremetía contra los dirigentes de Ciudadanos a los que en su cuenta de Twitter llamaba directamente "payasos". "Yo llegué a creer que Rivera y Ciudadanos era un partido liberal serio, con sentido de Estado y espíritu regenerador. Pero me están empezando a parecer unos payasos, tan poco fiables como otros partidos y líderes. Como consuelo, siempre nos quedará Valls", dejaba dicho Conthe, en alusión a la oferta inicial de Cs al PP para repartirse el mandato en el Ayuntamiento entre José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís, a razón de dos años cada uno. Una opción que  finalmente ha quedado descartada, con el acuerdo sellado para que el dirigente del PP sea el sustituto en Madrid de Manuela Carmena, aunque a expensas de lo que pueda hacer Vox este sábado.

Las críticas del fundador y del economista han dejado helados a muchos de los dirigentes del partido que han preferido dejar correr los ácidos comentarios de ambos. Esta redacción intentó recabar alguna opinión pero todos los llamados reconocían que preferían "no meterse en berenjenales". 

Para rematar el día, el hasta ahora portavoz de Cs en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, Miguel Ángel Berzal, daba un sonoro portazo al partido dimitiendo como miembro del Consejo General, máximo órgano entre Asambleas de Ciudadanos. "En muy poco tiempo Ciudadanos se ha convertido en una agencia de colocación de familiares, de amigos...", afirmaba en una carta publicada por el El correo de Pozuelo.

Después de acusar al partido de practicar la "endogamia y nepotismo" y de imponer a los candidatos "con las recomendaciones de los comisarios  políticos" Berzal se despide entre frases lapidarias: "Me voy con viento fresco". "Ciudadanos es un timo político".

Mientras Emmanuel Macron sella una alianza con Pedro Sánchez para renovar las instituciones europeas, Albert Rivera hace lo propio con Vox y el PP para comunidades y ayuntamientos en España. Mientras socialdemócratas y liberales europeos van de la mano para arrebatar a los populares europeos 15 años de hegemonía en la UE, Ciudadanos busca los votos de la extrema derecha en España. Y eso, a Macron, le chirría: porque él se reivindica como antagonista de Marine Le Pen en Francia, a quien derrotó en las presidenciales y ante quien cayó en las europeas; y porque le interesa presentarse como renovador y reformista en Europa frente al statu quo dominado por el Partido Popular Europeo.

Así, a medida que se han ido conociendo en Europa los acuerdos en España, y a 24 horas de la constitución de los nuevos ayuntamientos, el Gobierno de Macron ha puesto en cuarentena su cooperación política con Ciudadanos.

En su época de ministra de Asuntos Europeos, ya fue Nathalie Loiseau, número uno de Macron en las europeas y en las últimas 72 horas caída en desgracia, quien afeó a Ciudadanos la alianza andaluza con Vox. "No se puede pactar con quien defiende valores opuestos a los nuestros", alertó.

Pero desde aquel pacto para gobernar Andalucía gracias a los votos de Vox han pasado las elecciones generales, las autonómicas y locales, además de las europeas. Y en estos días, el pacto andaluz, lejos de ser una excepción, se está convirtiendo en un modelo, algo que revienta en El Elíseo: Macron apuesta por ser la antítesis de Marine Le Pen, y por el entendimiento con Pedro Sánchez para la renovación de los principales cargos de la UE, que se está negociando estas semanas, y con la que aspiran, liberales y socialdemócratas, a dar la vuelta a 15 años de dominio popular.

Así, las negociaciones postelectorales en España y, en particular,las posibles alianzas que pueda haber entre Ciudadanos y Vox, están generando "preocupación" en el Gobierno francés, que ha dejado claro que el presidente, Emmanuel Macron, "no acepta ambigüedades" y está dispuesto incluso a replantearse la "cooperación política" con la formación de Albert Rivera si pacta algún tipo de "plataforma común" con la ultraderecha.

Fuentes del Elíseo han subrayado en un encuentro con periodistas españoles que "cualquier trabajo de fondo con la ultraderecha es muy grave" y que "no se puede ignorar" el escenario autonómico y local en España. Así, y aunque con "cautela", han señalado que el acercamiento de Ciudadanos a Vox en el marco de la renovación de las instituciones "no es una anécdota", sino "un tema importante" para el Gobierno galo.

El Gobierno francés ha advertido de las consecuencias que tendría el pacto de una "plataforma común" entre Ciudadanos y Vox, si bien ha evitado aclarar cuál sería la "línea roja". "No vamos a tener ninguna complacencia", han añadido, en relación a unas relaciones futuras donde no estaría asegurada la complicidad entre el partido de Rivera y La República En Marcha (LREM) de Macron.

En un comunicado, informa Carmen Moraga, el partido de Rivera asegura estar "convencido de que La República En Marcha seguirá siendo un apoyo importante para Ciudadanos, ya que Macron coincide con el criterio que aprobó la Ejecutiva por unanimidad, y que los liberales encaramos una legislatura con más fuerza que nunca para renovar Europa. La colaboración con el partido de Macron es estrecha, más todavía desde que se han sumado, gracias a Ciudadanos, al grupo liberal europeo en el que ya estuvo Ciudadanos la pasada legislatura".

Este puñetazo encima de la mesa a 24 horas de la constitución de ayuntamientos en España viene a fracturar un espacio político europeo, el liberal, que se acostaba el 26 de mayo como uno de los principales triunfadores de las elecciones, al ganar 40 escaños. Emmanuel Macron llegaba a las elecciones europeas como uno de los antagonistas de los soberanistas patrióticos de derechas que reclaman menos integración comunitaria y más competencias nacionales. La República en Marcha era uno de los partidos, junto con Ciudadanos, que se esperaba más aportaran dentro de la familia liberal. Y así fue. Macron perdió las elecciones ante Marine Le Pen, pero sacó 21 escaños y se convirtió en la principal fuerza de su espacio en la Eurocámara.

Esos 21 escaños de los 106 le sirvieron a Macron para rebautizar el grupo parlamentario: de ALDE a Renew Europe, renovar Europa, en inglés. Pero también le servían para quedarse con la presidencia del grupo, que durante 10 años ha recaído en el belga Guy Verhofstadt. En el Parlamento Europeo, la delegación más numerosa es la que suele quedarse tradicionalmente con la presidencia. Y en este caso no cabía duda de que la francesa, la de Macron, era la más potente.

La unidad liberal salta por los aires

Todo eran sonrisas y enhorabuenas entre los liberales que, de la mano de Macron, Mark Rutte –primer ministro holandés– y Charles Michel –primer ministro belga–, además, sellaban una alianza con los socialistas para arrebatar el gobierno de la UE a los populares.

Todo, hasta esta semana, en la que ha empezado a saltar todo por los aires en un momento clave de renovación institucional en Europa y en España.

El episodio de este viernes del desencuentro entre Ciudadanos y Macron tiene sus raíces lejanas en el pacto andaluz; pero sus raíces más recientes apenas tienen 72 horas, las que han pasado desde el patinazo de Loiseau en Bruselas.

Todo estaba preparado para que Nathalie Loiseu, ex ministra de Asuntos Europeos, cabeza de lista en las elecciones europeas del 26M por la República en Marcha, se hiciera con la presidencia del flamante grupo, tercero de la Eurocámara con 39 escaños más que en 2014 frente a populares y socialdemócratas, que han perdido otros 40 cada uno.

Pero el plan se ha frustrado al trascender una conversación off the record con periodistas en Bruselas de Loiseau, publicada por el periódico belga Le Soir. En ella, la número uno de Macron en Bruselas se despachaba a gusto con sus compañeros de escaño, reclamando "nuevos métodos, nuevos liderazgos y nuevas ideas" en la familia liberal.

Además, Loiseau tachaba de "ectoplasma" a Manfred Weber, presidente de los populares en la Eurocámara y candidato a presidir la Comisión Europea. Macron y los liberales no han apoyado el sistema del spitzekandidaten, pero nunca habían expresado públicamente ese desprecio por alguien que, por otro lado, goza de muy pocos apoyos entusiastas, incluso dentro de su propia familia política.

Loiseu, también, pedía que el centro de gravedad de su grupo político fuera "menos nórdico", cuando se sabe que el sueco Fredrick Federley y la holandesa Sophie in’ t Veld también aspiran a disputar el liderazgo liberal.

A raíz de aquello, Loiseau ha retirado su candidatura a presidir Renew Europe porque se ha visto sin apoyos –Ciudadanos, entre otros, le retiró el suyo–, y está por ver si termina sentándose en el hemiciclo el 2 de julio, día de la constitución del Parlamento Europeo como jefa de la delegación francesa. O, incluso, si aparece el 18 de junio en la reunión prevista de Renew Europe para votar la nueva dirección.

Uno de los nombres que empezaba a sonar como posible candidato a esa dirección era Luis Garicano: fue uno de los siete perfiles elegidos por ALDE en campaña y representa a un partido que ha crecido en eurodiputados –aunque sus siete están lejos de los 21 de La República en Marcha y también de los 16 de los liberal demócratas británicos, que dejarán el Parlamento Europeo con el Brexit–.

Pero el ambiente está cada día que pasa más enrarecido en el grupo parlamentario que está a punto de estrenarse, creado entre fanfarrias triunfales. Y justo en el peor momento, en el momento en el que han cambiado las mayorías en Europa, ha muerto la gran coalición de populares y socialdemócratas, y las negociaciones para renovar los principales puestos de la UE se están tejiendo como nunca se había hecho antes: con una alianza de socialdemócratas y liberales –con sintonía incluida entre Pedro Sánchez y Macron– para arrebatar a los populares 15 años de hegemonía en las instituciones europeas.

Así, mientras se llega a fechas clave para repartir los puestos fundamentales del gobierno europeo, a una semana de la cumbre europea para avanzar en el reparto de la UE, lasalianzas de Ciudadanos con Vox y la caída en desgracia de la líder de Macron en Bruselas están fracturando a los liberales europeos.

"El PSOE ganó las elecciones municipales con casi el 30% de los votos". La afirmación de la portavoz del Consejo de Ministros, Isabel Celaá, la víspera de la constitución de los ayuntamientos en toda España fue un último intento para retratar a PP y Ciudadanos en los pactos que están alcanzando a nivel municipal –también los habrá en gobiernos autonómicos– con la extrema derecha de Vox.

Son esos acuerdos a tres los que han arrebatado el poder al PSOE, que no logra rentabilizar al 100% su victoria en los comicios locales del 26M. "Es la paradoja del multipartidismo. El PSOE muchas veces era segundo y podía gobernar y ahora siendo primero no puede, como le pasó al PP en 2015", reflexiona un dirigente socialista en conversación con eldiario.es. 

Pese a todo, el PSOE mantiene el tipo y conserva buena parte del poder municipal que tenía la anterior legislatura, cuando obtuvo un millón de votos menos en toda España. También recupera alcaldías que no logró hace cuatro años, pero los pactos cruzados le pasan factura en algunas capitales y ciudades relevantes. Por su parte, Vox se hace de rogar hasta el final ante pactos de PP y Ciudadanos que permiten mantener la esperanza al PSOE en algunos lugares, como Burgos o Zaragoza. Este es el resumen del mapa que le quedará a los socialistas a las espera de las incógnitas o cambios de última hora.

Galicia, la gran victoria

Los de Gonzalo Caballero fueron los que le dieron una mayor satisfacción a Pedro Sánchez en comparación con los resultados de hace cuatro años, cuando 'las mareas' dejaron relegado al PSOE. Ahora los papeles se han intercambiado y el PSOE tiene opciones de gobernar en cinco de las siete grandes ciudades. Los socialistas se harán con Santiago de Compostela, Coruña, Ferrol y Lugo gracias a distintos acuerdos. Abel Caballero ha mejorado su mayoría absoluta en Vigo. En Pontevedra se integrarán en la coalición liderada por el BNG, que preside el incombustible Miguel Anxo Fernández Lores.

En Ourense, donde el PSOE ha logrado ser la fuerza más votada tras años de mayorías absolutas del PP, los independientes de Democracia Ourensana liderados por el controvertido Gonzálo Pérez Jácome, que fue tercera fuerza en los comicios, se harán con el bastón de mando a cambio de garantizar la continuidad de José Manuel Baltar en la Diputación provincial. La única gran localidad donde consigue gobernar el partido de Alberto Núñez Feijóo es Arteixo (30.000 habitantes). El PP gallego ha perdido tradicionales bastiones como Vilalba, el pueblo de Manuel Fraga

La reconquista de Gijón

A falta de cerrar flecos o sorpresas de última hora los de Adrián Barbón ampliarán el poder municipal en Asturias, donde gobernarán al menos 54 localidades. La gran alegría para los socialistas es la recuperación de Gijón, que estaba en manos de Foro. Ahora Ana González será alcaldesa en solitario gracias a un acuerdo con IU. En Oviedo, el PP ha logrado un concejal más, pero la llave la tiene Ciudadanos para decantarse por apoyar a la izquierda (Somos Oviedo también sería necesario) o a la derecha (Vox tendría que sumarse también). "El acuerdo llegará sobre la bocina", dicen en la FSA. 

Castilla y León: el PSOE sufre el intercambio de cromos

Los de Luis Tudanca son el claro ejemplo de que ser la lista más votada no garantiza gobernar. Más allá del acuerdo por el que Ciudadanos permitirá que el PP siga en la Junta, ambos partidos se han intercambiado alcaldías y poder en las diputaciones en detrimento del PSOE. El PP ha cedido Burgos y Palencia a Ciudadanos, donde es tercera fuerza, aunque dependen del voto de Vox. De hecho, la formación de extrema derecha ha anunciado a última hora que no secunda ese pacto y que se votará a sí mismo en la constitución del consistorio permitiendo que gobierne la lista más votada (el PSOE). 

En Segovia, donde los socialistas también quedaron en primera posición, están a la espera de los movimientos de la derecha. 

Lo que tiene garantizado el PSOE es el Ayuntamiento de Soria, donde Carlos Martínez ha mejorado su mayoría absoluta, y Valladolid, donde Óscar Puente ha quedado en primera posición y logrará el respaldo de los que fueron sus socios la anterior legislatura. El consistorio de León tendrá que esperar al 5 de julio para constituirse por un recurso interpuesto por PP y Vox contra el recuento, que al hacerse oficial dejó a la formación de extrema derecha sin concejal. Si el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León confirma ese resultado, la derecha no podrá gobernar y el PSOE arrebatará la alcaldía al PP. 

Zaragoza depende de Vox

El PSOE ya había mostrado su indignación por el acuerdo de PP y Ciudadanos para gobernar Zaragoza, donde Pilar Alegría logró ser la primera fuerza tras cuatro años de gobierno de Zaragoza en Común, cuando la dirección de Vox ha asegurado que es "pesimista" respecto a la posibilidad de que haya un Gobierno de derechas. Su apoyo es fundamental para que salga adelante. Alegría ha relatado que estaba reunida con Sara Hernández, la candidata de Ciudadanos en Zaragoza, cuando ha saltado la noticia del acuerdo de la derecha para la capital y ha asegurado que la candidata de Ciudadanos se ha enterado por los medios de la "decisión de Madrid". Alegría tiene opciones de gobernar gracias a ser la lista más votada si Vox no se suma en el último momento, aunque fuentes socialistas temen que la posición de la extrema derecha sea un "farol".

En Huesca, la pretensión es que gobierne Ciudadanos con tres concejales gracias al apoyo de los nueve del PP y el de Vox, a pesar de que los socialistas ganaron las elecciones con 10 ediles. 

Ciudadanos solo cede en Castilla-La Mancha

Ciudadanos ha dejado claro que su socio preferente a nivel nacional es el PP con una excepción: Castilla-La Mancha. En la tierra de Emiliano García-Page se ha alcanzado un acuerdo donde ambas formaciones gobernarán allí donde sumen mayoría absoluta. Eso permite al PSOE arrebatar al PP la alcaldía de Albacete, que compartirán dos años con Ciudadanos; ese mismo formato lo tendrán en Ciudad Real. También apartan al PP de Guadalajara con una fórmula de coalición. El PSOE mantendrá Toledo y recupera Cuenca con la agrupación Cuenca Nos Une. 

Se resisten Cáceres y Badajoz

A pesar de la victoria en las capitales de Cáceres y Badajoz, las alcaldías se le resisten al PSOE. Tras las conversaciones cruzadas con Ciudadanos, los de Albert Rivera han inclinado la balanza en favor del PP. En ambos casos necesitan el apoyo de sendos concejales de Vox. En Mérida, los socialistas mantendrán el gobierno municipal esta vez con mayoría absoluta. 

Madrid no es solo la capital

El líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, saca pecho de los resultados en la Comunidad de Madrid e intenta que los suyos no se fijen solo en la debacle de Pepu Hernández en la capital. El PSOE ha mejorado sus resultados con 120 concejales más y mantendrán las alcaldías de las principales ciudades del cinturón rojo que consiguieron en 2015. También recuperan Alcorcón gracias a un acuerdo con la marca municipal de Podemos. 

Equilibrio en Andalucía

Los socialistas perderán la alcaldía de Córdoba, y ha quedado en el aire el pacto con Ciudadanos para arrebatarle Jaén al PP. Los de Rivera negocian ahora con el PP en la capital jienense. Está en el aire un posible acuerdo con Ciudadanos en Jaén para arrebatársela al PP. Granada está a expensas de lo que decida Ciudadanos, que tiene la llave, aunque el acuerdo de la derecha depende también de Vox, informa Dani Cela. En Huelva, el PSOE ha logrado la mayoría absoluta y, en Sevilla, Juan Espadas ha quedado en primera posición y logrará gobernar en solitario. En Cádiz los socialistas pierden influencia ya que José María González, 'Kichi' roza la mayoría absoluta. El PP conserva Málaga, Almería y el grueso de las grandes ciudades andaluzas.

El PSC pierde capitales, pero mantiene el cinturón rojo

El PSC ha mejorado considerablemente sus resultados respecto a 2015. Aún así, los pactos de las fuerzas independentistas le arrebatarán las capitales de Tarragona y Lleida –que era un oasis socialista en la provincia–. Los de Miquel Iceta se hacen fuertes en el tradicional 'cinturón rojo' de Barcelona y, en la capital, negocian contra reloj con Ada Colau, que les expulsó del gobierno municipal en 2017. Pese a las pérdidas en la Catalunya interior, los buenos resultados del PSC en el área metropolitana de Barcelona, dejan a los socialistas con las mayores cuotas de nivel municipal en una década, informa Arturo Puente.

El PSPV "consolida y amplía"

Los socialistas valencianos seguirán liderando la coalición en Castellón, donde han ampliado su ventaja, y se integrarán en el gobierno de Joan Ribó en Valencia. En Alicante el PP es primera fuerza y Ciudadanos, que es clave para inclinar la balanza en favor del PSPV, negocia con los conservadores, que mantendrían la alcaldía en caso de no sumar a Ciudadanos y Vox en la primera votación. 

El PSE aguanta, y Pamplona "como debe actuar"

En Euskadi, el PSE mantiene prácticamente intacto el poder municipal que consiguió hace cuatro años gracias en la mayoría de casos al pacto de gobernabilidad con el PNV. En las tres capitales de provincia entrarán en los gobiernos de los nacionalistas vascos. Además, los socialistas gobernarán la localidad de Andoain después de que hace cuatro años la alcaldía recayera en Bildu, como fuerza más votada, por la abstención de un concejal independiente del PNV. 

Navarra ha sido uno de los focos tras el 26M porque de lo que allí suceda podría depender la investidura de Pedro Sánchez. El PSOE acepta ahora que María Chivite intente ser presidenta con la abstención de Bildu, pero no permitirá un gobierno municipal de la izquierda abertzale en Pamplona. Los concejales socialistas votarán a la candidata del PSC facilitando que Navarra Suma se haga con el poder como lista más votada. "Navarra actuará mañana como tiene que actuar en el Ayuntamiento", dijo la portavoz del Gobierno. 

Logroño socialista; Murcia se resiste

El PSOE se hará con la alcaldía de Logroño gracias al acuerdo sellado con el Partido Regionalista Riojano. La capital riojana era uno de los bastiones del PP que consigue, por el contrario, retener Santander, donde fue el más votado. En Murcia, los socialistas llegaron a ofrecer la alcaldía a Ciudadanos pese a ser la tercera fuerza, pero todo apunta a que el partido naranja, que negocia in extremis con los populares, darán el poder al PP. Los socialistas perderán algunas alcaldías a pesar de la subida del 26M, según fuentes de la federación. 

El PSOE triunfa en las islas

Aunque las negociaciones apuntan a que el PSOE quedará relegado en Canarias, pese a ser primera fuerza, por el principio de acuerdo entre PP y Coalición Canarias, a nivel municipal no saldrá mal parado porque pugna con muchas probabilidades de tener las alcaldías de las cuatro ciudades más grandes: en Las Palmas de Gran Canaria gobernará de nuevo el socialista Augusto Hidalgo gracias a un pacto con Nueva Canarias y Podemos; en La Laguna, el PSOE de Luis Yeray Gutiérrez ha logrado un acuerdo con Podemos y Avante; Santa Cruz de Tenerife y Telde dependen en buena medida de que fragüe o no el pacto regional de izquierdas, informa Carlos Sosa

En Baleares, el PSOE se consolida en Palma, donde gobernará en coalición con Mès y Podemos sin alternar la alcaldía, como hasta ahora. Ibiza estuvo en el aire pero un cambio en el recuento hizo que los socialistas puedan finalmente gobernar. En Calvià los socialistas aumentaron al 40% de los votos, rozando la mayoría absoluta; en Alcúdia, el PSIB obtuvo un resultado histórico al adelantar al PI (gobernarán los socialistas tres años y cederán el bastón de mando el último de la legislatura). También recuperan Mahón, tras varios años sin poder, y Marratxí, aunque las derechas le arrebatarán Llucmajor, según fuentes socialistas. 

El Partido Popular y Ciudadanos han sellado un acuerdo in extremis para que José Luis Martínez Almeida se convierta este sábado en alcalde de Madrid. A última hora del viernes, los candidatos de ambos partidos Martínez Almeida y Begoña Villacís han comparecido juntos para anunciar el pacto. La candidata de Ciudadanos será la vicealcaldesa de la capital. 

Así lo han avanzado este viernes ambos candidatos tras la reunión mantenida en el Edificio de Grupos a un día del Pleno de investidura que ha alumbrado un documento programático de 80 medidas. Con este acuerdo queda descartada la posibilidad de una Alcaldía de alternancia entre ambos por un periodo de dos años cada uno y se sortea el mayor escollo en la negociación: el puesto de alcalde.

"La satisfacción de anunciar que hemos acuerdo de gobernabilidad que van a poner fin a cuatro años de gobierno de Manuela Carmena, de la izquierda radical. Quisiera agradecer esta negociación que hemos tenido donde ha imperado la generosidad de ambos partidos para llegar a un acuerdo satisfactorio no solo para mí, sino para los madrileños", ha dicho Almeida.

"Nosotros estamos en conversación con Vox, pero ningún votante de centro derecha entendería que se frustrase este programa. Vamos a hacer todos los esfuerzos necesarios", ha dicho el candidato del PP.

Por lo anunciado hasta ahora, en la ecuación falta Vox. Sus votos son necesarios para que el acuerdo salga adelante. El partido de extrema derecha había dado a entender horas antes de la comparecencia de Almeida y Villacís que estaba participando también en las negociaciones. "En Madrid se está cerrando un acuerdo programático bastante extenso, se está editando punto a punto… Es un esfuerzo por parte de todos los involucrados y está siendo bastante extenso, intenso y detallado. Queremos que todos los puntos sean aceptables por todas las partes implicadas", ha asegurado el diputado nacional y vicesecretario de relaciones internacionales de Vox, Iván Espinosa de los Monteros en una rueda de prensa a primera hora de la tarde del viernes.

En su comparecencia, Espinosa de los Monteros ha asegurado que "hay contacto" con Ciudadanos pero que no quiere "contaminar el proceso". "No quiero añadir más elementos de polémica, a nosotros lo que nos interesa es que el producto final sea satisfactorio para las tres partes", indicó tras advertir que de no haber acuerdo antes de la investidura, Carmena saldría alcaldesa, y las tres derechas se verían obligadas a negociar después una moción de censura. 

De no haber acuerdo antes de la celebración del pleno a mediodía del sábado, Manuela Carmena podría seguir al mando del Ayuntamiento de Madrid, al ser la candidata de la lista más votada. La ley electoral establece que si ningún concejal obtiene la mayoría absoluta (29 votos) durante la sesión de investidura fijada para todos los ayuntamientos veinte días después de las elecciones, el cabeza de lista del partido más votado se proclamará automáticamente alcalde de la ciudad (o alcaldesa).

En todo caso sería un gobierno débil. No solo porque Carmena suma con el PSOE solo 27 ediles, a dos de la mayoría absoluta, sino porque desde el día siguiente a la investidura, cualquier concejal puede presentar una moción de censura contra el nuevo gobierno, según se desprende de la propia ley electoral que no determina ningún plazo mínimo para ello.

El líder de Vox en Baleares y diputado autonómico, Jorge Campos Asensi, cobró 51.469 euros (en bruto y con dietas incluidas) por 10 meses de trabajo en la Fundación para el Desarrollo Sostenible de Baleares, según figura en las cuentas de la entidad, auditadas por la empresa RMSGasó, a las que ha tenido acceso eldiario.es.

La corporación, dedicada a la promoción turística, fue creada en 2004 por el Govern de Jaume Matas (PP). Esta institución pública tuvo un balance negativo en los dos últimos años en los que estuvo en funcionamiento: en 2012 declaró pérdidas de 336.688 euros y de 1.071.508 en 2011. A su vez, en ese mismo periodo se benefició de subvenciones del Ejecutivo autonómico: recibió 2.236.653 millones de euros en 2012 y 1.198.885 euros en 2011.

Campos, crítico con los "chiringuitos", las "garrapatas del erario público" y los "enchufados", fue director gerente desde agosto de 2011 hasta mayo de 2012 de una fundación que él mismo considera "prescindible", como reconoció al periódico Diario de Mallorca. En declaraciones a eldiario.es, Campos asegura que la respuesta al periódico está "cortada" y que él expresó que "era prescindible usar dinero público" para la Fundación. "No hacía falta recursos públicos, la entidad podía autofinanciarse", defiende ahora, pese a las pérdidas millonarias que arrastra.

El líder regional de Vox afirma que tras ser fichado por el PP propuso un plan para la "promoción y mantenimiento turístico de espacios naturales" de las islas. El coste público de este proyecto era "cero" porque podía "financiarse por las propias actividades que iba a desarrollar", dice Campos. Según él, propuso que la Fundación, que "tenía una inmensa cantidad de personal que no hacía falta", "no costase ni un euro". Campos lamenta que el plan se "estancara" y que finalmente no se llevara a cabo.

A pesar de que la entidad aprobó su disolución en noviembre de 2011, Campos cobró hasta mayo de 2012. Fuentes de la Conselleria de Turisme, que recibió la mayor parte de la herencia de la extinta Fundación, recuerdan que es habitual que pase un tiempo entre el inicio de extinción de un ente y el cierre definitivo. En la misma línea, Campos asegura que el cierre no es "automático" y que, "mientras pasaban los meses" finales, estuvo colaborando en la reestructuración del ente y en potenciar el turismo en Son Real, una finca que tenía la Fundación.

Colocado por el PP

Campos, abogado de profesión y con un máster en medio ambiente, llegó a la fundación de la mano de Carlos Delgado, el polémico exconseller de Turisme i Esports de José Ramón Bauzá (PP). Delgado, que protagonizó una gran controversia tras la publicación de unas imágenes en la que posaba con unos testículos de ciervo en la cabeza, coincidió durante cuatro años con Campos en el Ayuntamiento de Calvià.

Antes fue alcalde entre 2003 y 2011 y Campos estuvo al frente de la Oficina de Cambio Climático de Calvià de 2007 a 2011. El propio Delgado agradeció haber tenido la "inmensa suerte" de que la mitad de su equipo en el Govern procedía de Calvià. Acabó dimitiendo como conseller a finales de 2013 por "motivos personales" y después de que se conociera que había contratado a su novia como asesora o que estaba siendo investigado por un presunto desvío de 1,4 millones de euros cuando era alcalde, una causa que el juez archivó.

Campos abandonó la Fundación en mayo de 2012 por "discrepancias ideológicas" con el Govern de Bauzá -especialmente por temas lingüísticos- y por no haberse cumplido el plan que él propuso para ahorrar dinero público, según cuenta el líder de Vox. Fue un mes antes de que la entidad desapareciera. Desde la Conselleria de Turisme aseguran que su contrato de alta dirección se rescindió por mutuo acuerdo el 10 de mayo de 2012. Campos volvió entonces a la empresa privada y a Círculo Balear, la asociación de extrema derecha que había dirigido con anterioridad.

La Fundación desapareció y quedó sujeta al proyecto de reestructuración del sector público autonómico, cuya primera fase fue aprobada en el Consell de Govern en abril de 2012. El personal y los bienes fueron destinados al Espais de Natura Balear (el actual IBANAT) y, especialmente, a la Agència de Turisme de les Illes Balears (la actual AETIB). En noviembre de 2012, el Govern autorizó las actuaciones necesarias para que la Agència de Turisme de les Illes Balears absorbiera la Fundación.

Cuentas aprobadas con pegas

Durante los dos años en los que Campos dirigió la Fundación, RMSGasó dio el visto bueno a las cuentas de la entidad, las cuales consiguieron reflejar la "imagen fiel" de la empresa y fueron presentadas según la legislación vigente. Sin embargo, el auditor incluyó bastantes salvedades. Esta situación es relativamente infrecuente, siendo más habitual que el auditor apruebe las cuentas sin reparos. En 2011 hubo cinco salvedades y en 2012 otras cinco.

En 2012, el año en que Campos fue el único director general, las salvedades se refieren a cómo se dieron de baja las deudas que tenía pendientes el programa Targeta Verda –RMSGasó argumenta que no hay evidencia documental de cómo se han saldado–; a los saldos con entidades financieras que eran patronos de la Fundación; a un saldo pendiente de cobro de 267.413 euros; a ajustes contra reservas "por correcciones de errores de naturaleza deudora" incorrectamente contabilizados y a una subvención de capital de 1,44 millones que se traspasa al epígrafe de aportaciones de socios sin que haya "evidencia documental ni explicación de la naturaleza y origen" de la misma.

Campos, contra los "chiringuitos"

Campos ha mantenido una posición muy crítica con los entes públicos, en la línea de otros dirigentes de Vox. Defendió en el inicio de campaña electoral que era necesario "eliminar chiringuitos ideológicos, acabar con las duplicidades en la administración y prescindir de cargos políticos, asesores y enchufados". También dijo en un mitin con Santiago Abascal que "tenemos que pagar menos impuestos porque estamos pagando una barbaridad, no para tener mejores servicios sociales, sino para sostener miles de cargos públicos". En una entrevista en la Cadena COPE aseguró que "hay muchas garrapatas en el erario público y la gente tiene que dejar de sostener tantos chiringuitos".

Preguntado en una entrevista en Diario de Mallorca, Campos negó que la Fundación para el Desarrollo Sostenible o la Oficina de Calvià contra el Cambio Climático fueran chiringuitos. "La Oficina Calvià por el Clima sirvió para centralizar en un solo órgano todas las políticas ambientales, supuso un ahorro tremendo y premios", dijo el líder autonómico de Vox. Sin embargo, reconoció que la Fundación era "un órgano prescindible". "Y, de hecho, lo propuse", añadió.

En declaraciones a eldiario.es, Campos explica que, para él, un chiringuito es "un ente u organismo público que no suponga ningún beneficio para el ciudadano y que tenga un coste para el erario publico, que se traduce en un aumento de impuestos para el ciudadano". Y critica a la Fundación porque, aunque tenía orígenes público-privados (las entidades bancarias invirtieron en ella), acabó con "un 90% del presupuesto de carácter público". "Nunca he creído en esto, implica un coste contra el erario público en el que no creo", añade.

Líder de la extrema derecha

Campos fue el candidato de Vox en Baleares en las elecciones del 26 de mayo. Consiguió 3 diputados. Pero en el archipiélago ya era conocido por haber liderado la asociación de extrema derecha Círculo Balear. La entidad, fundada en 1999, se dedicó a "luchar" contra lo que ellos denominan el "pancatalanismo", una supuesta catalanización de Baleares a través, por ejemplo, del idioma catalán. A pesar de las evidencias lingüísticas, Campos y su asociación defienden que en las islas no se habla catalán, sino que los dialectos son una lengua, la "balear".

La última polémica que protagonizó Círculo Balear fue con el rapero Valtònyc, antes de transformarse en el partido Actúa Baleares e ir en coalición con Vox en las elecciones autonómicas. Círculo Balear está detrás de la querella contra el rapero mallorquín, quien amenazó a Campos con "una bomba de destrucción nuclear". Valtònyc fue condenado a tres años y medio de presión, pero Bélgica rechazó su extradición. Antes, Círculo Balear generó controversia por haber participado en una manifestación a favor del monolito dedicado al Crucero Baleares, considerado el monumento franquista más importante de las islas. Precisamente allí arrancó Vox Baleares la campaña electoral.

Albert Rivera de Lampedusa. 14 jun 2019 20:05:32.eldiario.es - eldiario.es.

La fragmentación en varios partidos resultó un artificio para que la derecha se uniera más que nunca y ahora que José María Aznar ha desaparecido es cuando más se presenta su espíritu. Los lazos entre PP, Ciudadanos y Vox son sólidos, desde lo económico a lo ideológico, y se comprueban no sólo con las fotografías que se harán en ayuntamientos y comunidades, sino en los papeles que firman por mucho que en esos papeles se hable de violencia intrafamiliar, como si se mataran los hermanos o los primos por asuntos domésticos y no existiera una violencia contra la mujer.

Violencia intrafamiliar, pone en el papel que salva los primeros presupuestos de la Junta de Andalucía y en el que lucen los emblemas de los tres firmantes. Esta misma semana, Vox se apartó en Valencia de la concentración en repulsa por un crimen machista porque no comparte que haya violencia machista. Con ese partido es con el que acuerda el PP. Y Ciudadanos. Con el partido que cuestiona la memoria histórica y revive a Cristóbal Colón.

Así construye Albert Rivera de Lampedusa el cambio que prometió, asegurándose de que el PP mantiene el poder en la mayoría de los lugares en que lo tenía y dando entrada, en los casos que se precise, a la extrema derecha. Busca excepciones, como en Castilla-La Mancha, para que pueda parecer el árbitro si lo miran de lejos, pero muy lejos tendría que ser, si ha designado al PP como su socio preferente e incluso en Francia y en Bruselas detectan la maniobra para blanquear a los ultras. Todos los argumentos que sirvieron para explicar el acuerdo junto a Vox en Andalucía –la alternancia y la regeneración– se vuelven contra Rivera. Da igual.

Todo lo que sirvió para pedir la abstención del PSOE en la investidura de Mariano Rajoy se vuelve contra Pablo Casado. Da igual. El nuevo patriotismo consiste en acallar a quienes, aunque sean del PP, proponen la abstención porque el objetivo, más que complicar la investidura de Pedro Sánchez, consiste en impedirla, según la frase de Teodoro García Egea. Toda la estrategia de los liberales europeos frente a los ultras descubre las complicidades que Ciudadanos trata de disimular, pero da igual también. Da todo igual: aquí se está repartiendo el poder, no los principios.

Ciudadanos es el único partido que puede negar que la extrema derecha esté o influya en un gobierno mientras la extrema derecha está e influye. Hay que oír lo que Rivera niega para poder escuchar lo que de verdad afirma y se le oye decir que no acordará nada con Vox. No quedan dudas: si el Gobierno de España dependiera de que Vox estuviera en él, PP y Ciudadanos lo aceptarían, de manera que se desconoce si estos acuerdos que vemos son maniobras de ensayo o prólogos de lo que habrá de venir. Se desconoce, aunque se intuya.

En la izquierda, en cambio, cuanto más propicio parece el resultado electoral para que los partidos se entiendan, más complicado lo hacen. Las negociaciones por la investidura, jalonadas por los jardines lingüísticos de José Luis Ábalos, son una buena muestra. No la única. Ahí están las tensiones en la Comunitat Valenciana entre los antiguos socios, Compromís y Podemos, por el reparto de las competencias. El modelo valenciano, que Iglesias quiere exportar a la Moncloa, ha empezado su nueva etapa entre estridencias y desconfianzas, lo que envía un mensaje del que en la sede socialista toman nota.

Ahí está Ferraz, de hecho, dándole vueltas al diccionario para nombrar la nada, porque los números por el momento no dan y existe un vacío que el PSOE necesita llenar para gobernar e Iglesias para sobrevivir. Se complica el pacto por las políticas, seguro. Por las personas, sobre todo. Y hasta por la química, que importa a pesar de que los análisis la orillen por si resulta frívolo reparar en lo personal. Es al revés, lo personal trasciende: Sánchez e Iglesias han tenido tiempo para reconstruir complicidades, pero en la última investidura incubaron una profunda desconfianza. Hasta anteayer, Sánchez no se fiaba de Iglesias y ahora Iglesias quiere sentarse en su Gobierno.

Está por ver que sea de cooperación, como lo llaman. Lo que desde luego tendrían que aclarar, si finalmente lo consiguen, es si quieren un Ejecutivo de convivencia o de supervivencia. El dilema es clave para saber qué margen tendrá el que venga a gobernarnos. Así, de entrada, habrá de gestionar la repercusión política de una sentencia crucial que ha empezado a escribirse.

Quien quiera trazar un perfil crítico o incluso una caricatura de José Manuel Baltar, heredero de la saga que controla la Diputación de Ourense bajo las siglas del PP desde hace tres décadas, podría surtirse de materia prima en una única fuente. El canal de YouTube de Auria TV, televisión local propiedad del líder del partido Democracia Ourensana, Gonzalo Pérez Jácome, es todo un compendio de críticas, insultos y retratos delirantes contra el poderoso líder de los populares ourensanos. El mismo que este sábado le prestará los votos del PP para convertirlo en alcalde de la ciudad a cambio de que lo blinde como presidente de la Diputación.

Pérez Jácome accedió por primera vez como concejal al Ayuntamiento de Ourense en el año 2011 junto a otro miembro de su mismo partido. Su llegada a la corporación bajo las siglas de la formación que había montado con unos amigos una década antes sería incomprensible sin su televisión local y sin su principal bandera, fustigar sin piedad a los Baltar. Sobre todo a Baltar hijo, un "psicópata con corbata" que "viene aquí, como un niño pequeño", a "jugar con el juguete que le dejó su padre", la Diputación, espetó en el pleno de la institución en el primer mandato en el que consiguió escaño.

La fórmula parecía funcionar y antes de las elecciones de 2015 Pérez Jácome  ya se presentaba a sí mismo como "alcalde in pectore". Casi lo logra. Se disparó en las urnas de 2 a 8 concejales, pero en la corporación -de 27 miembros- no encontró a nadie que quisiese pactar con él, que decía estar dispuesto a llegar a un acuerdo hasta "con el demonio" si eso suponía "el cielo" para Ourense. 

Todos le conocían y todos habían visto también sus vídeos -en Internet o en su canal de televisión, que los emite en bucle- llenos de soflamas contra "los políticos" en general y contra los Baltar en particular, pero también de escenas poco edificantes como la inefable celebración en directo de un magosto del partido en la que atribuyó a los efectos del vino haberse arrancado a hablar en gallego. Un verdadero fenómeno viral en Ourense.

"Un fantoche cacique"

Los calificativos de Jácome contra Baltar y su férreo control del poder en la provincia han sido durante estos años tanto digitales y en diferido como analógicos y en directo. Como portavoz de DO en el Ayuntamiento y en la Diputación Pérez Jácome trazó innumerables retratos del líder popular al que ahora blinda en el poder, un "fantoche cacique" más bien "patético" y con vocación de "showman" que "no se inmuta" ante los problemas de la provincia. Porque "esa -razonó en un pleno- es una de las características de los psicópatas.

Jácome llegó a considerar a Baltar un verdadero "cadáver político" del que sólo faltaba "saber cuándo es el entierro" después de que eldiario.es revelase la denuncia de la mujer que acusaba al popular de haberle ofrecido un empleo en la Diputación a cambio de sexo. El líder de DO aseguró que el episodio -archivado por la justicia en mayo de 2017- no le extrañaba en exceso por ser algo "típico en las dictaduras" que su "amado líder" haga "lo contrario de lo que predica" entre propaganda que no impedía observar su condición de "persona sucia".

"A todo cerdo le llega su San Martín", pronosticó el, ahora sí, alcalde in pectore de Ourense sobre Baltar a finales de 2015. Ese mismo final lo volvió a pronosticar en la pasada campaña de las elecciones municipales en sus mítines y también en sus vídeos. Por ejemplo, en el que pedía el voto para poner fin a las "paranoias" de los Baltar, a quienes censuraba que tratasen la provincia como si fuese "suya". "Es el momento de poner fin a la saga tóxica de los Baltar", animaban.

Tras el paso por las urnas del 26M el partido de Jácome perdió un concejal y se quedó en 7, aunque vuelve a ser llave de gobierno en una corporación liderada por el PSdeG. Pero con una diferencia fundamental con relación a 2015. Sus dos diputados provinciales son también clave para completar la mayoría en la Diputación después de que el PP de Baltar la haya perdido. Por eso el barón ourensano le ha ofrecido la alcaldía a cambio de su apoyo y él la ha aceptado. Los insultos, dice Baltar, son "cosas pasadas". Según Alberto Núñez Feijóo, ausente en las negociaciones culminadas este viernes, "para Ourense sería letal tener a Jácome de alcalde":

Ciudadanos entrega definitivamente la Alcaldía de Santander al Partido Popular, que lleva gobernando la ciudad desde hace casi cuatro décadas, y se integrará en un equipo de gobierno en minoría que dependerá del único edil de Vox dentro del Ayuntamiento, ya que la formación naranja ha descartado un pacto alternativo con PSOE y PRC que podría haber desalojado del poder a los populares y que sí otorgaba una mayoría absoluta en el pleno.

Con ese acuerdo, que desde la formación naranja califican de "muy satisfactorio", podrán gestionar la próxima legislatura las concejalías de Urbanismo e Innovación, que incluye el área de Contratación, y la de Cultura, Deportes y Transparencia, y ostentarán también la portavocía municipal.

Además, Cs tendrá el segundo teniente de alcalde y dos de los nueve miembros de la junta de gobierno local, según el pacto al que han llegado los dos partidos después de negociaciones "tensas" y "agotadoras", y la mediación de sus respectivas direcciones nacionales, algo que ha sido "público y notorio". Se ha firmado esta tarde, horas después de desbloquearse en Madrid y horas antes del Pleno de constitución del Ayuntamiento.

El documento ha sido dado a conocer por separado, en sendas ruedas de prensa del PP y Cs, ofrecidas por la alcaldesa en funciones, Gema Igual, que seguirá en el cargo gracias a este acuerdo, y el portavoz de la formación naranja, Javier Ceruti, que a partir de este sábado será el responsable de Urbanismo y el portavoz del equipo de gobierno municipal.

Mientras, su número dos en la lista electoral y edil electa, María Luisa San Juan, se hará cargo del área de Cultura. Lo que está aún por decidir es quién de los dos será el segundo teniente de alcalde.

De Cs también saldrá el próximo director general de Urbanismo, de nueva creación, área que se desgaja de Infraestructuras y Arquitectura, el responsable de la Dirección General de Innovación y del Instituto Municipal de Deportes (IMD).

Al tiempo, este partido podrá proponer dos de los tres candidatos a dirigir la Fundación Santander Creativa, con lo que se hará cargo de su gestión, así como participar en el resto de empresas y entidades públicas y disponer de un auxiliar y periodista para su grupo municipal.

[HABRÁ AMPLIACIÓN]

La tesis de la lista más votada, bandera del PP gallego durante décadas y hasta hace escasas horas en boca del propio Alberto Núñez Feijóo acaba de quedar aparcada. También los tiempos en los que José Manuel Baltar, líder del PP de Ourense, consideraba al partido Democracia Ourensana exponente del "populismo", de la "política piojosa" y del "bufonismo político". La formación localista, por su parte, acaba de deshacerse calificativos como "psicópata de corbata" para el barón del PP ourensano.

Gonzalo Pérez Jácome, líder de la tercera fuerza más votada en las elecciones municipales en Ourense, será investido este sábado como nuevo alcalde de la ciudad con los votos de sus 7 ediles y los 7 del PP, segunda fuerza de una corporación que encabeza el PSdeG. Los de Baltar han pactado entregarle el bastón de mando a Jácome a cambio de que, en la Diputación Provincial, Democracia Ourensana ponga sus dos escaños a disposición del Grupo Popular para así garantizar la continuidad del poder del baltarismo en la institución provincial.

Tras una campaña electoral que Jácome basó, en gran medida, en cargar contra Baltar y caricaturizalo como heredero de la Diputación provincial que su familia controla desde finales de los años 80, el líder de Democracia Ourensana ha colocado su firma junto a la del heredero de la saga. En un documento de apenas cuatro páginas ambos partidos resumen los "principios inspiradores de un acuerdo para los ciudadanos" basado, dicen, en que "no hay un gobierno alternativo al nuestro capaz de garantizar estabilidad y aportar un programa común". En él no figura la firma del hasta ahora alcalde de Ourense por el PP, Jesús Vázquez, exconselleiro de Feijóo, a quien tampoco se menciona.

"Jácome será alcalde de la ciudad y Baltar presidirá la Diputación con el fin de mantener gobiernos estables para situar a los ourensanos por encima de todo", afirma el PP de Ourense sobre un pacto en el que ambos partidos aseguran tener también las bases para acordar los Presupuestos del Ayuntamiento y desbloquear el Plan General de Ordenación Municipal. Aseguran estar en condiciones de convertir el consistorio en un "ejemplo en el que mirarse el resto de Administraciones" que tendrá en la Diputación "el mejor de los aliados". El gobierno de Baltar, elogian, será también ejemplo de "transparencia".

Ada Colau está a un paso de repetir como alcaldesa de Barcelona. La líder de los ‘comuns’ ha recibido este viernes el aval de las bases y simpatizantes del partido para formar gobierno con el PSC con ella al frente del Ayuntamiento. La consulta se ha resuelto con 2.887 votos a favor de esta opción (un 71,43%) y 1.155 a favor de entrar en un ejecutivo liderado por Ernest Maragall. Podían votar unas 9.949 personas y lo han hecho un 40,42% de ellos. 

La decisión de las bases del partido despeja el camino de Colau hacia su segundo mandato como alcaldesa. El PSC confirmó este jueves que un resultado favorable a un gobierno de ‘comuns’ y socialistas en la consulta que ha concluido este viernes a las 17 horas era suficiente compromiso para ellos para darle sus ocho votos en la investidura. A ellos se habrán de sumar al menos tres de Ciudadanos, los que controla Manuel Valls, que ya aseguró que lo haría para evitar una alcaldía de ERC.

Si no se dan giros de última hora –Maragall lo ha intentado con una propuesta de alcaldía partida que los ‘comuns’ han tachado de irreal–, Colau será investida como alcaldesa de Barcelona este sábado en el pleno de constitución del consistorio. Lo será después de dos semanas de negociaciones que empezaron con una ERC convencida de que ocuparía una alcaldía que la oferta de Valls puso al alcance de los ‘comuns’.

Desde entonces, Colau ha apretado por formar un tripartito de izquierdas entre ERC y el PSC, pero los republicanos siempre lo han tachado de cortina de humo de los 'comuns' para no admitir que su objetivo era conservar la alcaldía. Colau, por su parte, le ha reprochado a Maragall falta de cintura y puede esgrimir que su apuesta por la investidura tiene el doble aval primero del plenario del partido, que hace una semana le dio un ‘ok’ casi unánime, y ahora de los inscritos.

En la consulta que les llevó a echar al PSC del gobierno por su apoyo al 155, en otoño de 2017, la participación fue de 3.795 personas: 2.059 votaron por la expulsión y 1.736, para conservar la coalición de gobierno. 

Vox continúa negociando el apoyo a los ayuntamientos en los que son llave de gobierno, según plantea Iván Espinosa de los Monteros, el portavoz del grupo parlamentario en una veintena de ciudades ha "habido avances", menos en Zaragoza donde amenazan a PP y Ciudadanos con no sostener su Gobierno porque no han contado con el partido de extrema derecha en las negociaciones. 

En la capital aragonesa, Vox ha amenazado a PP y Ciudadanos con desbaratar el acuerdo que han ratificado este viernes para que los populares recuperen la alcaldía 16 años después. Estas dos formaciones han anunciado la ratificación de un acuerdo programático, pero necesitan el apoyo del partido de extrema derecha.

Espinosa de los Monteros ha asegurado que en ese pacto no han contado con ellos y por lo tanto ha asegurado que "todo hace indicar que [Ciudadanos y PP] serán responsables de que mañana gobierne la izquierda" en la capital aragonesa. "Todo parece indicar que se va a pedir a Vox que apoye un gobierno en el que no tiene pacto", ha reseñado y ha lanzado la amenaza de que su partido no apoyará un Gobierno de derechas porque no han contado con ellos en las negociaciones 

Por su parte, sobre las conversaciones que mantiene para sostener un Gobierno de derechas en el Ayuntamiento de Madrid su tono ha sido distinto. "Las negociaciones avanzan, no hay nada cerrado hasta ahora. Y esperamos que no suceda lo de Zaragoza", ha apuntado en rueda de prensa este viernes. Asimismo ha declarado que le da igual que la alcaldía sea ostentada por Begoña Villacís o por José Luis Martínez Almeida. "Nuestra [preferencia] es Ortega Smith", ha reseñado.

Preguntado sobre si han pactado con Ciudadanos se ha limitado a responder que no quiere "contaminar el proceso". "No quiero añadir más elementos de polémica, a nosotros lo que nos interesa es que el producto final sea satisfactorio para las tres partes", ha añadido repreguntado por esta contestación.

Tampoco ha querido plantear sí han exigido alguna concejalía del Gobierno municipal ni en qué áreas tiene mayor interés. "Tenemos muchas predilecciones, hasta que lo cerremos no tiene sentido que lo comentemos", se ha limitado a comentar. 

PRC y PSOE han llegado, a primera hora de la tarde, a un "principio de acuerdo" para reeditar los próximos cuatro años el bipartito en Cantabria, en el que los regionalistas ostentarán la Presidencia del Ejecutivo autonómico y cinco consejerías, mientras que el PSOE gestionará cuatro y ocupará también la Vicepresidencia del Gobierno.

Así lo han anunciado este viernes las secretarias de Organización de PRC y PSOE, Paula Fernández y Noelia Cobo, respectivamente, quienes han explicado que el reparto de las áreas entre ambos partidos está aún por cerrarse, unos flecos que esperan resolver en las próximas horas.

Fernández ha señalado que tras el "principio de acuerdo" alcanzado, el PRC espera cerrar el pacto con los socialistas a final de la tarde o de la noche de este viernes. Lo que no ha adelantado es cuándo podría producirse la firma de este documento entre los líderes de ambos partidos, Miguel Ángel Revilla (PRC) y Pablo Zuloaga (PSOE), ya que dependerá de sus agendas.

Lo que, según Fernández, ya ha quedado cerrado en ese "principio de acuerdo", es en la decisión de constituir una comisión de seguimiento del cumplimiento de los compromisos del Gobierno de España con Cantabria en materia de inversiones y que quedaron plasmados por escrito en el documento suscrito el jueves por el secretario de Organización del PSOE a nivel federal y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, y el diputado nacional del PRC, José María Mazón.

Dicha comisión de seguimiento estará integrada por el presidente de Cantabria, el regionalista Miguel Ángel Revilla; el vicepresidente, Pablo Zuloaga, y las consejerías con competencia en las materias relacionadas con los compromisos acordados, es decir, la de Industria, Obras Públicas y Economía.

Respecto al documento de compromisos suscrito entre Ábalos y Mazón, Fernández anunció esta mañana que iba a ser incluido como adenda y primer punto del pacto de Gobierno regional.

Nueve consejerías

En lo relativo a cuestiones orgánicas y de estructura del Gobierno, por el momento, ha trascendido que habrá nueve consejerías, de las que el PRC ostentará cinco (además de la Presidencia del Ejecutivo) y el PSOE cuatro (más la Vicepresidencia). Estas nueve consejerías suponen una más que en la actual estructura del Gobierno de Cantabria, donde hay ocho, cuatro gestionadas por el PRC y las cuatro restantes por el PSOE.

En cuanto a las áreas que tendrá cada consejería, Fernández ha avanzado que, "probablemente habrá cambios" ya que, según ha dicho, en esta legislatura se han visto "cuestiones mejorables". Así, ha señalado que se buscará contar con estructuras que permitan mejorar la manera de trabajar y, por tanto, la acción del Gobierno.

Lo que sí se sabe ya es que el área de Industria y la Sociedad para el Desarrollo de Cantabria (SODERCAN) sí compartirán la misma consejería, a diferencia de lo que ha ocurrido en esta legislatura, donde Industria ha estado en manos del PRC pero la empresa pública figuraba en otra consejería gestionada por el PSOE.

Lo que, por el momento, no está cerrado es si finalmente habrá una consejería que aglutine Sanidad y Servicios Sociales, ha explicado Fernández a preguntas de los medios.

Además, en cuanto a la nueva consejería, la secretaria de Organización de los socialistas cántabros ha explicado que ésta absorberá algunas de las áreas que en estos cuatro años han estado distribuidas en las otras consejerías.

Ni Fernández ni Cobo han querido pronunciarse y se han mostrado esquivas a la hora de adelantar qué áreas gestionará o se ha reclamado cada partido porque están "por cerrarse". "No es cuestión de pedir. Aquí es una cuestión de un programa electoral de unos y de otros, es una cuestión de los compromisos que hemos traído desde el principio a la mesa", ha afirmado Fernández.

Al ser cuestionado sobre las peticiones de áreas puestas sobre la mesa por parte del PSOE, Cobo se ha limitado a señalar que los socialistas seguirán "luchando" por el Estado del Bienestar y la defensa de lo público y también por ese nuevo modelo productivo basado en la "transición ecológica y energética".

Acuerdo municipal y parlamentario

Al igual que ocurre con el reparto de áreas, a esta ahora, aún no están tampoco cerradas las conversaciones sobre la Mesa del Parlamento de Cantabria, incluyendo la Presidencia, asunto que también está pendiente y de la que se está hablando en estas negociaciones. En la legislatura que termina, ha estado en manos del PSOE, concretamente de Dolores Gorostiaga.

También están sobre la mesa la gobernabilidad de los ayuntamientos, algo que para el PSOE constituye una "pata principal" en esta negociación. Así Cobo ha vuelto a defender que su partido defiende la filosofía de que, si se llega a un acuerdo de gobierno entre PRC y PSOE en los ayuntamientos, la Alcaldía sea para la lista más votada.

Por ejemplo, en el caso de Castro Urdiales, donde el PSOE ganó las elecciones el pasado 26 de mayo, Cobo ha reclamado la Alcaldía y aún tiene confianza en ello, pese a que ayer se anunció un acuerdo entre el PRC y CastroVerde. Cuestionada por el caso de este ayuntamiento, la secretaria de Organización del PRC, por su parte, ha reconocido que por el momento el acuerdo en Castro Urdiales aún no estaba cerrado.

Respecto a los acuerdos en los ayuntamientos, Fernández ha insistido en que el PRC "deja libertad" a sus comités locales para cerrar los pactos que considere. Sin embargo, ha señalado que en algunos ayuntamientos "todavía están pensando" qué "sintonía" y "qué camino es mejor seguir". Sin embargo, ha apuntado que los principales ayuntamientos de Cantabria ya están cerrados.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=160 - id: 005D1106420128F0 - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2019-06-24T17:20:03.687 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.10 (Debian)