eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 9 abr 2020 00:40:22 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado este miércoles en rueda de prensa que el Gobierno ha cerrado varios contratos en China para la adquisición de material sanitario y de protección contra el virus por valor de 432 millones de euros. Estas compras incluyen 550 millones de mascarillas quirúrgicas y de protección, 5,5 millones de test rápidos para detectar el virus, 11 millones de guantes y 950 respiradores que se repartirán a las comunidades autónomas. "Hemos cerrado cadenas de producción enteras que van a estar trabajando para el Gobierno de España", ha asegurado.

La previsión es que los equipos de respiración asistida, esenciales para los enfermos más graves, empiecen a distribuirse entre abril y junio. Además, el ministro ha explicado que el Ejecutivo trabaja con las principales ingenierías del país para activar la capacidad nacional de producción de estos aparatos y así "no depender de entregas y suministros de terceros países". Por el momento ya hay dos empresas que producen este material en España. 

En cuanto a las mascarillas, el ministro ha explicado se han conseguido a través de tres proveedores, garantizando ocho semanas de suministro. Serán de tipo quirúrigo y también de protección respiratoria, dirigidas tanto a pacientes como a profesionales sanitarios. Los test rápidos se van a entregar durante marzo y abril.

"El suministro se va a hacer de forma escalonada, semanalmente. A finales de esta semana se va a hacer una primera entrega importante de estos productos", ha resaltado Illa, quien ha explicado que el acuerdo con China se ha producido tras la llamada que tuvo lugar la semana pasada entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su homólogo chino, Xi Jinping. A partir de ahí, distintos ministerios como el de Industria, Hacienda o Exteriores han colaborado con Sanidad para cerrar este contrato, que "ya está pagado en su integridad".

Por otro lado, el ministro ha reiterado que Gobierno central está apoyando las "acciones de compra" de las comunidades autónomas y ha insistido en que "no ha habido confiscación de materiales en la aduanas". "Hay que acabar con estos bulos que no ayudan en nada", ha señalado. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, pidió este fin de semana a Pedro Sánchez que no pusiera impedimentos a la llegada de dos aviones con suministros que el Ejecutivo regional había comprado en los mercados internacionales para combatir el coronavirus. Este miércoles ella misma ha admitido que es "complicado" adquirir material sanitario fuera de España. 

Illa también ha insistido durante su comparecencia en la importancia de ser "solidarios" con la Comunidad de Madrid, el territorio donde más está afectando el virus en estos momentos con 14.597 infectados, 1.150 personas hospitalizadas en UCI y un total de 3.031 fallecidos desde el inicio de la pandemia. "Hoy es el momento de ser solidarios con Madrid, mañana con las comunidades autónomas que lo requieran", ha señalado. Illa ha asegurado que son varias las autonomías que han enviado a Madrid respiradores y otro equipamiento poder seguir ampliando las camas de UCI y así atender a contagiados críticos por el coronavirus. 

Más de diez millones de estudiantes de todas las etapas educativas, y las familias que se incorporarán al sistema en septiembre, viven estos días con la incertidumbre de qué va a pasar con el curso escolar. La Selectividad, los plazos para las matriculaciones, las evaluaciones, las oposiciones o las prácticas laborales en los estudios medios y superiores están en el aire.

Gobierno y Comunidades Autónomas se están reuniendo estos días –a distancia– para tratar de resolver estas cuestiones. Las autoridades lanzan un mensaje principal para todos los afectados: nadie va a perder el curso escolar. La idea es adaptar los calendarios y flexibilizar los requisitos para seguir avanzando por el sistema. Y, con carácter general, recordar que los plazos administrativos están en suspenso mientras dure el estado de alarma.

De momento –todo es susceptible de cambiar– esto es lo que se sabe respecto a la cuestión educativa de cara a este final de curso y arranque del siguiente tras las dos reuniones que han tenido lugar entre el martes y el miércoles entre la ministra de Educación, Isabel Celaá, y los consejeros regionales.

Selectividad

Se retrasas la prueba de acceso a la universidad, conocida como Selectividad o Evau (o Ebau). Siempre pendiente de la evolución de la pandemia, Gobierno y comunidades autónomas han decidido que se realizará entre el 22 de junio y el 10 de julio (cada comunidad fijará sus propias fechas), para que los resultados de esta primera convocatoria estén publicados el día 17 de julio. La convocatoria extraordinaria deberá estar concluida antes del 18 de septiembre, según este mismo calendario esbozado este miércoles.

"Tanto el Ministerio de Educación y FP como el de Universidades y las Comunidades Autónomas son conscientes de la dificultad que está suponiendo para el profesorado que imparte clase en 2º de Bachillerato y, en especial, para los estudiantes de este curso, la suspensión de clases presenciales a causa de la epidemia por infección de coronavirus", explica la nota que ha remitido el Ministerio.

Además, Gobierno y comunidades han acordado que "para asegurar que el acceso a la Universidad se produce en términos de equidad y justicia, se ha acordado además modificar el modelo y el contenido de las pruebas con el objetivo de que el alumnado no se vea perjudicado por no haber trabajando en clase algún bloque de contenido de alguna de las materias". Educación no ha especificado en qué se van a concretar estos cambios.

Visitas a centros y matriculaciones

Para estos días estaban previstas también, con alguna diferencia entre comunidades, las visitas de las familias a los centros educativos previas a la matriculación de los hijos, que suele ser en abril. En Madrid, por ejemplo, estaban agendadas entre el 23 de marzo y el 1 de abril. Estas visitas son importantes para algunos centros pequeños, que puedan tener pocos alumnos y corran el riesgo de perder alguna línea (un centro de "línea 2" quiere decir que tiene dos clases por curso) si no las llenan.

Las visitas están suspendidas, como es obvio, y de momento no se sabe qué va a pasar con ellas. Algunos directores de centros especulan con que se puedan hacer durante el propio periodo de matriculación.

La matriculación para las etapas obligatorias de momento se mantiene porque quedan fuera del periodo de alarma. Las fechas bailan según las comunidades autónomas, pero son en general en la segunda mitad de abril (actualmente está previsto que el confinamiento dure hasta el 14 de abril), por lo que se seguirán haciendo con normalidad. En este momento, con los colegios cerrados, la opción de hacerla de manera presencial no existe, por lo que solo queda hacerla por vía telemática en las regiones que ya tengan abierta esa opción o esperar a que reabran.

Si el estado de alarma se alargase y afectase a algún plazo administrativo, por ejemplo este de la matriculación, hay que recordar que todos los plazos quedan en suspenso durante el tiempo que se prorrogue el confinamiento.

Universidad

Incertidumbre. La actividad universitaria está paralizada en todo el país a la espera de la evolución de los acontecimientos. Los centros han realizado sus propuestas de calendario, que incluyen retrasar la actividad docente y exámenes un mes. Ahora tendrán que cuadrar sus propias fechas con las pactadas por Gobierno y Comunidades para la Selectividad.

También está pendiente de evolución la situación de las prácticas. Como sucede en la FP (ver más abajo) algunas son necesarias para avanzar de curso y no se sabe qué va a pasar con ellas.

Las prácticas de FP

Para aquellas etapas educativas que requieran haber completado antes elementos de la anterior (por ejemplo, si alguien está cursando una FP media y quiere pasar a la Superior el próximo curso, debe tener el título de la media, para lo cual necesitará haber terminado las prácticas laborales, que no podrá haber hecho por el aislamiento), Gobierno y comunidades han acordado que se flexibilizarán los plazos y se adaptará la oferta de plazas

De momento, ayer la Comisión de Formación Profesional, también integrada por Gobierno y Comunidades Autónomas abordaron la cuestión de las prácticas en los centros de trabajo (FCT), también interruptus por el coronavirus. Las autoridades, en la línea de que nadie pierda el curso, acordaron "flexibilizar las prácticas para superar el curso, ampliando el periodo establecido en el calendario escolar". También se pactó que la duración de las FCT este curso se limita "de manera excepcional" a las 220 horas que recoge la normativa básica (muchas regiones las aumentan).

Gobierno y comunidades insisten de esta manera en su mensaje de pedir calma. Nadie va a perder el curso, insisten las autoridades. Las prácticas serán más cortas para que dé tiempo a terminarlas y que no hacerlas no suponga no poder seguir avanzando por la escalera educativa.

En este sentido, la comisión acordó también posponer las pruebas de acceso a la FP de grado medio o superior para quienes no cuenten con los requisitos académicos necesarios, como haber concluido la etapa anterior. El retraso irá, si fuera necesario, hasta la primera quincena de julio.

Evaluaciones de Primaria

La ministra y los consejeros han acordado suspender las evaluaciones de 3º y 6º previstas en la LOMCE. Tampoco se hará la de 4º de la ESO.

Oposiciones

Cientos de miles de aspirantes a docentes de toda España están en vilo. En un principio la convocatoria para profesores (en Educación van alternando en general, un año para Primaria, otro para Secundaria, y este tocan las de la ESO) está prevista para la segunda quincena de junio y está por ver si sufren modificaciones.

El asunto no se ha tratado en estas reuniones, según fuentes de Educación. Las oposiciones están convocadas o convocándose (la Comunidad de Madrid sacó ayer la orden que las convoca para el 20 de junio en la región) porque hay que cumplir los trámites administrativos. Fuentes sindicales explican que, una vez convocadas, siempre son susceptibles de ser retrasadas, pero lo que no se puede es realizar o retrasar algo que no se ha convocado. Los sindicatos están pendientes del tema y exigen al Gobierno que mantengan las convocatorias, que además son parte del plan para la estabilización del empleo público pactado entre Madrid y Bruselas y destinado a rebajar la interinidad en el sector.

Dos tercios de los españoles, un 64,9%, consideraba que el Gobierno español debía "tomar medidas urgentes aunque estas sean impopulares" para prevenir las consecuencias del coronavirus, antes de que se decretara el estado de alarma, el pasado 14 de marzo. Así lo refleja el último Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado este miércoles y que fue elaborado a través de encuestas que se realizaron entre el 1 y el 13 de marzo, por tanto, al inicio de la crisis de la epidemia.

Además, un 67,3% consideraba que el Ejecutivo debía "anticiparse y tomar medidas sanitarias estrictas" ante la epidemia. Otra de las afirmaciones suscritas por más de la mitad de los encuestados, un 51,4% fue que en esos momentos era "conveniente suspender eventos públicos que supongan grandes aglomeraciones de personas".

Durante los días en los que se realizó la encuesta y, en concreto, el 8 de marzo, se celebraron por toda España distintas movilizaciones con motivo del día de las mujeres, partidos de fútbol y mítines políticos masivos.

Ya entonces, el 75,8% de los españoles consideraba que "las cuarentenas a la población de algunos países asiáticos" eran "imprescindibles para evitar la propagación del COVID-19", y el 86,5% creía que las "repercusiones económicas de la expansión del coronavirus afectan negativamente a la economía española".

El estudio refleja también que el 54% de los españoles consideraba que las autoridades sanitarias les estaban informando "adecuadamente" sobre el coronavirus, aunque un porcentaje similar, el 58%, creía que el Gobierno tuvo que informar más sobre la epidemia en esos primeros días de la emergencia sanitaria.

No obstante, casi la mitad de los españoles (un 47%) consideraba a principios de mes que las noticias que les habían llegado sobre el COVID-19 les merecían poca o ninguna confianza. Aunque el CIS ya incluyó el coronavirus como uno de los posibles problemas de los ciudadanos, tan solo lo citó como su principal preocupación el 1,8% de los encuestados.

El Juzgado de lo Social nº 31 de Madrid ha acordado este miércoles admitir las medidas cautelarísimas solicitadas por la Asociación de Médicos Titulados y Superiores de Madrid (AMYTS) para que en el término de 24 horas la Consejería de Sanidad provea a todos los centros de la red del Servicio madrileño de salud del material sanitario de protección necesario para atender a los enfermos de coronavirus.

El principal sindicato médico de Madrid presentó este martes un escrito de demanda con petición de cautelarísimas ante el Juzgado de lo social de la región para exigir que la consejería de Sanidad entregase en un plazo máximo de 24 horas material sanitario urgente a todos los hospitales, ambulatorios y ambulancias de toda la región. En concreto el sindicato médico de la Comunidad de Madrid solicitaba batas, impermeables, mascarillas, gafas de protección y contenedores grandes de basura.

Según detalla la jueza en el auto, la obligación legal de proteger a los trabajadores por parte de la empresa o administración empleadora, "implica también la obligación de dotarles de los medios preventivos necesarios para que realicen su trabajo en las mínimas condiciones de seguridad".

La magistrada considera que las medidas de prevención requeridas por la parte del sindicato médico, se  consideran "absolutamente necesarias para que los médicos y titulares sanitarios puedan desarrollar sus funciones de atención y cuidado del paciente con unas mínimas condiciones de seguridad, con el fin de evitar el riesgo de ser contagiados o de incrementar más el contagio".

En su escrito de demanda, el sindicato de médicos recordó que según indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Ministerio y la Comunidad de Madrid debe proveerse a los profesionales sanitarios "de todo un conjunto de medidas y elementos necesarios para que puedan realizar su trabajo en condiciones mínimas de seguridad y no verse así contagiados por los pacientes o aumentar el riesgo que los mismos sufren, y evitar la propagación de la enfermedad".

La cifra de personas fallecidas con coronavirus en España ha alcanzado las 3.434, 738 más con respecto a las 2.696 de hace 24 horas, según el último balance de Sanidad. De esta manera, el número de muertes en nuestro país ya supera a la de China, que registra 3.281 fallecimientos con un total de 81.218 contagios en todo el país.

Sanidad contabiliza este miércoles 47.610 casos de coronavirus desde el inicio de la crisis sanitaria, es decir, 7.937‬ más que este martes. En total, hay 5.367 pacientes que ya han sido dados de alta tras curarse de la enfermedad y 3.166 casos que han necesitado ingresar en la UCI.

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha reconocido que el departamento de Salud trabaja con proyecciones que muestran que el pico de contagios de coronavirus, si no se toman nuevas medidas de confinamiento, podría llegar a finales del mes de abril. Si esto ocurriera, "estaríamos en una situación similar a la de Italia", ha dicho Torra, por lo que "la estabilización no llegaría hasta mediados de junio", lo que obligaría a mantener las medidas de aislamiento social hasta esa fecha.

El jefe del Govern ha lanzado esta advertencia en una comparecencia telemática que ha dirigido este miércoles a los portavoces de los grupos del Parlament, en la que ha rendido cuentas de la actuación de su Ejecutivo. Según ha explicado, estos cálculos salen del trabajo que las autoridades sanitarias llevan realizando con los expertos desde el inicio de la crisis. Son las recomendaciones de esos técnicos las que han guiado la actuación del Govern y su insistencia al Gobierno central en la necesidad de paralizar la actividad laboral.

"Los datos son muy preocupantes, el ritmo de contagio es muy alto", ha dicho. Según los datos ofrecidos por el president ante los diputados, Catalunya está a punto de sobrepasar los 10.000 casos positivos de coronavirus, después de que haya superado a Madrid como la comunidad que más casos nuevos diagnostica, según el recuento del Ministerio de Sanidad. El ritmo de fallecidos también es ascendente y la última cifra se sitúa en 516, contra las 519 que han pasado por la enfermedad y han recibido el alta.

"Les hablo desde el corazón. No es un problema de política, ni de fronteras, ni de banderas, ni nada de esto. Ya vale de demagogia. Es una cuestión sanitaria. Los expertos, nuestros científicos, nos están diciendo que debemos hacer un confinamiento total", ha asegurado Torra. En opinión del president, el confinamiento debe ser "cuanto más drástico, mejor", porque eso hará que sea más corto.

Desde el punto de vista económico, el president ha discrepado con la posición del Gobierno central expresada el lunes por la vicepresidenta Nadia Calviño, asegurando que solo una paralización económica total ahora permitirá recuperar la actividad después. "La prioridad ahora debe ser la salud para que después nos podamos recuperar económicamente", ha asegurado, por lo que ha llamado a "dar confianza a nuestros pequeños empresarios, a nuestros trabajadores y a autónomos, para que tengan confianza en el futuro y puedan confinarse ahora".

Ante los líderes de los grupos parlamentarios, Torra ha expuesto las peticiones y propuestas que llevó a la reunión de presidentes autonómicos de la semana pasada. Según ha indicado, defendió que el Gobierno central diseñase una renta de "protección a la ciudadanía", con el objetivo de garantizar que los trabajadores y autónomos que vean mermados sus ingresos durante el confinamiento puedan disponer de una renta mínima.

Torra también defendió ante los líderes autonómicos una moratoria del pago de alquileres, impuestos e hipotecas, junto con un cambio en las condiciones de los ERTE, para que los trabajadores con salarios más bajos perciban un porcentaje mayor. También ha asegurado que pidió transparencia y equiedad en el reparto de material entre las comunidades.

* Las cifras anteriores están actualizadas a 24 de marzo de 2020 a las 23:59h

Consulta en directo la evolución del brote de coronavirus COVID-19 en China, España y el resto de países del  mundo. Con los datos difundidos por la Universidad John Hopkins y el Ministerio de Sanidad, mostramos en gráficos y mapas los casos confirmados que han detectado las autoridades sanitarias, las personas que se han recuperado, los nuevos casos cada día o el número de infectados en cada comunidad autónoma.

  1. ¿Cuántos personas infectadas hay en cada CCAA?
  2. Casos nuevos diarios en cada comunidad
  3. ¿Cuántos contagiados hay por 100.000 habitantes?
  4. ¿Cuántos casos continúan activos en cada país?
  5. ¿En qué países se está expandiendo el brote?
  6. Evolución del total de contagiados, recuperaciones y muertes
  7. ¿Y cómo ha evolucionado en los países con más contagiados?
  8. Comparación del brote en España con el resto de países
  9. ¿En qué países es peor la evolución de muertes?
  10. ¿Cuáles son los grupos de edad más vulnerables?
  11. Consulta los datos del coronavirus en cada país

1) El coronavirus en España, por CCAA

*Datos de Sanidad actualizados a 23 de marzo de 2020 a las 11:30h.

En España son ya 39.885 los casos confirmados, 2.808 las personas fallecidas con COVID-19, y 3.794 las personas dadas da alta, según la última actualización publicada por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES).

La Comunidad de Madrid es de lejos la más afectada por la crisis del coronavirus en nuestro país. ¿Y en el resto de comunidades?

2) La evolución del brote en cada comunidad

El siguiente gráfico interactivo muestra el número de nuevos casos diarios confirmados en cada comunidad, según los datos remitidos por el Ministerio de Sanidad cada día en torno a las 12 horas.

3) Casos por habitante en las CCAA

*Datos de Sanidad actualizados a 23 de marzo de 2020 a las 11:30h.

Los datos de casos detectados en cada comunidad autónoma muestran el total de infectados y cómo ha ido evolucionando la infección. Para saber qué porcentaje de la población ha sido identificada como contagio por el coronavirus, hemos calculado la tasa de cada autonomía por 100.000 habitantes.

4) Mapa de casos activos en cada país

El siguiente mapa muestra la dimensión de las personas infectadas actualmente por el coronavirus en todo el mundo. Es decir, solo se muestran los casos activos actualmente y no las personas que han fallecido o se han recuperado de la infección vírica.

5) Nuevos casos diarios en los principales países

El número de nuevos casos diarios indica la tendencia de expansión del brote de cornavirus en cada país. El gráfico señala, desde el 22 de enero, el número de nuevos contagios detectados cada día en los países con mayor número de personas infectadas.

6) Contagios, recuperaciones y muertes totales

La expansión del brote en Europa ha vuelto a aumentar el número total de casos activos de coronavirus COVID-19 en el mundo. Así ha evolucionado el número total de casos activos, muertes y recuperaciones del brote infeccioso.

7) Evolución en los principales países

¿Y cómo ha evolucionado el coronavirus en cada país? El siguiente gráfico muestra le evolución de casos activos, recuperaciones y personas fallecidas en los 10 principales países con más infecciones detectadas.

8) El brote en España, comparado con el resto

El ritmo en cada país, sin embargo, es diferente. ¿Cómo se pueden comparar? Hemos calculado cómo ha sido la evolución diaria de casos desde el día que detectaron más de 100 personas infectadas en los países con más contagiados. La escala vertical es logarítmica: la distancia entre 100 y 1.000 es la misma que entre 1.000 y 10.000.

9) Muertes desde el inicio del brote

Además del número de contagiados, también es interesante comparar el porcentaje de personas fallecidas que tenían el coronavirus en cada país. ¿Cómo está España respecto al resto de países? En el siguiente gráfico calculamos el número de muertes desde que se detectaron más de 10 fallecimientos en los principales países con más casos.

10) Los más vulnerables ante el coronavirus

El coronavirus COVID-19 afecta principalmente a las personas mayores. Los datos de Italia, Corea del Sur y China (los tres países con más casos que han publicado datos) repiten la misma tendencia. La tasa de mortalidad se dispara entre los que tienen más de 70 años.

En el caso de Italia y Corea del Sur, se refieren a los informes gubernamentales más actualizados y en el caso de China, a un informe que analizó más de 40.000 casos diagnosticados del virus en el país. Hasta la fecha, España no ha publicado ningún dato desglosado por edad.

11) Todos los datos, país por país

El ranking de países con mayor número de personas contagiadas en algún momento lo sigue liderando China, aunque el número de personas con la infección activa es bastante más reducido. Mostramos los datos actualizados de contagios, recuperaciones y fallecidos en cada país del mundo.

Barcelona está preparando cuatro grandes hospitales de campaña, ubicados en pabellones municipales, en previsión de que el sistema sanitario pueda colapsar en los próximos días por la crisis del coronavirus. La intención del Ayuntamiento y la Generalitat, que vienen trabajando en esta idea desde hace días, según ha adelantado El Periódico y ha podido confirmar este diario, es levantar estos centros sanitarios de emergencia al lado de cuatro grandes hospitales de la ciudad: el Vall d'Hebron, el Clínic, el Hospital del Mar y el Sant Pau. 

La iniciativa parte del Consorci Sanitari de Barcelona, el organismo que gestiona parte de la red sanitaria de la ciudad y que está conformado por el Ayuntamiento y la Generalitat. El consistorio será el encargado de acondicionar los espacios, mientras que el Departamento de Salud deberá proveerlos con personal y material. Dos de los pabellones escogidos, en principio, serán el CEM Olímpics, para Vall d'Hebron, y el CEM Guinardó, para Sant Pau. Los otros dos no se han dado a conocer.

Fuentes conocedoras explican que el plan se encuentra en una fase inicial, pero que va a tirar adelante porque su principal objetivo es "anticiparse" al posible colapso de los grandes centros sanitarios de la ciudad en los próximas semanas. Este mismo martes ya hubo reuniones con Vall d'Hebron de cara a los preparativos. Lo que se desconoce por ahora es con cuántas camas contará cada pabellón. El mayor hospital de campaña en España es hasta ahora el de IFEMA, con 5.000 camas para hacer frente a al desborde de la sanidad en la Comunidad de Madrid.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha explicado en una entrevista en Catalunya Ràdio que pondrán "todos los recursos" de que dispongan para reforzar lo que ha calificado de "ampliaciones" de estos cuatro hospitales. "Serán estos centros los que decidirán sus usos con criterios sanitarios, pero el tema logístico lo facilita la ciudad", ha detallado. En el operativo participará también Médicos Sin Fronteras.

Al inicio de la epidemia, Catalunya no estaba entre las comunidades que se consideraban más afectadas por el coronavirus, pero el crecimiento de las cifras de casos diagnosticados y de enfermos graves ya es superior al de Madrid. Actualmente hay 9.937 contagiados, de los que 516 han muerto y 781 están en la UCI.

Los hospitales madrileños bordean el precipicio ante la llegada acelerada de enfermos de COVID-19, con urgencias abarrotadas y UCIs saturándose a las puertas del pico de la pandemia que los técnicos han anunciado para los próximos días. Madrid superaba este martes una de las barreras más críticas: el millar de pacientes en las unidades de cuidados intensivos (los más graves) y ya tiene más de 12.000 infectados. Es la comunidad autónoma más castigada por la pandemia y a esto se suma la falta de facultativos, debido a que el personal se encuentra diezmado por los contagios de coronavirus –un 13,9% del total de infectados en España son profesionales sanitarios– y por los recortes aplicados durante los últimos años a la sanidad madrileña que cuenta hoy con una plantilla menor que hace una década.

La Comunidad de Madrid anunciaba este domingo la "reorganización" de la atención primaria con el objetivo de poder enviar al personal sanitario de los centros ambulatorios como refuerzo en los turnos del improvisado hospital de IFEMA, construido a contrarreloj por la Unidad Militar de Emergencias, que espera en los próximos días albergar a 1.300 pacientes. La reestructuración de la atención primaria para hacer frente al pico de la pandemia en la región y aliviar la carga hospitalaria ha supuesto de entrada el cierre de las urgencias de noches y fines de semana en los ambulatorios. Esta reorganización está generando inquietud entre los profesionales, que creen que sus consecuencias inmediatas en ciertas áreas no se han analizado suficiente y que pueden derivar en un nuevo atasco de los hospitales.

Todavía se desconocen los detalles sobre cómo afectará a los centros de salud –se espera que se clausuren los de menor tamaño–,  porque desde la Consejería de Sanidad no ofrecen información: ni a eldiario.es ni a los propios sanitarios, que se quejan de falta de transparencia y descordinación por parte del Gobierno regional.

Los colectivos sanitarios denuncian falta de claridad en las directrices que aporta la Comunidad de Madrid al personal sanitario. A día de hoy, aseguran varias fuentes, las comunicaciones para armar a ese personal se están haciendo de manera extraoficial. "No hay nada por escrito, lo estamos pidiendo, pero lo único que nos llegan son comunicaciones de las siete direcciones existenciales a los directores de centro de manera oral que a su vez nos acaban trasladando a los sanitarios que se buscan voluntarios para ir a trabajar a IFEMA", explica Alicia Martín, presidenta del sector de Atención Primaria de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS).

El puzle para hacer frente al peor brote que se espera para los próximos días no es sencillo, admiten los sanitarios y sindicatos consultados. Pero se quejan de que la falta de información no ayuda. Son los hospitales los que soportan la mayor carga asistencial, pero más allá de los grandes centros, los de atención primaria se han estado encargado de hacer el seguimiento domiciliario. "En parte supone desmantelar la atención que blindaban hasta ahora los centros ambulatorios", lamenta Alda Recas, presidenta de la Asociación madrileña de enfermería (AME), quien alerta de que hay otras muchas funciones de atención domiciliaria que pueden quedar en el aire en un momento muy delicado.

Desde la plataforma de la Marea Blanca defienden que con los cierres de centros de atención primaria que se plantean se terminan con los recursos que estaban sirviendo de "muro de contención para evitar la saturación de las urgencias", apunta Carmen Esbrí, una de sus portavoces. "En este contexto, entendemos perfectamente la necesidad de reorganizar el sistema de salud autonómico, pero esto no puede pasar por debilitar, aún más, esta atención", inciden desde este colectivo, que también echa en falta una mejor organización y consignas claras de la Consejería de Sanidad. "¿Qué centros de salud van a cerrar y durante cuánto tiempo? ¿Dónde se tienen que dirigir las y los pacientes de las áreas afectadas? ¿Cómo y quién va a atender patologías diferentes al coronavirus en estos lugares?", se pregunta Esbrí.

A día de hoy se desconoce cuántos facultativos de los ambulatorios son necesarios para atender a la demanda que supone el hospital de campaña instalado en IFEMA y los hoteles medicalizados. "A nosotros nos dicen que se precisa al 25% de la plantilla de cada centro ambulatorio, pero,  como digo, todo llega vía WhatsApp y nada oficial", asegura la presidenta del sector de Atención Primaria de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), Alicia Martín.

"Este martes se han presentado veinte compañeros voluntarios en IFEMA y al final han tenido a diez durante horas en una habitación porque no eran necesarios todos", denuncia Ángela Hernández, vicesecretaria del mismo sindicato de médicos. "La situación es muy delicada y la atención primaria ha estado muy descordinada", añade.

A esto se suma la falta de equipos de protección, que el sindicato médico ya ha llevado al Juzgado de lo social de Madrid para exigir que las mascarillas, las gafas y demás equipo llegue a los facultativos en menos de 24 horas. "La sensación en general es muy mala y no nos basta con que nos digan que se está haciendo todo lo posible. Esto es una epidemia en un país desarrollado y nos estamos enfrentando con total opacidad y sin estar si quiera protegidos", se lamenta Ángela Hernández.

Infrautilización de espacios

Pero los colectivos sanitarios no ponen solo el foco en la gestión de los recursos humanos, también en los espacios sanitarios públicos que no se están utilizando en esta crisis. Entre ellos, destacan las zonas que se no se han equipado en los hospitales semiprivatizados, construidos en 2007 durante el Gobierno de Esperanza Aguirre. Cumplido el plazo de una década que se estableció para dotar de camas a estas ampliaciones, en la mayoría de casos no se han habilitado estas nuevas plazas para atender a pacientes.

Según el sindicato de enfermería AME, al menos existe una torre en la hospital Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), otra ala vacía en el hospital del Tajo (Aranjuez) y una planta sin uso en el hospital del Henares. "Creemos que un estado de alarma, el Ministerio de Sanidad tiene que obligar a la Comunidad de Madrid a abrir y dotar adecuadamente todos esos recursos hospitalarios cerrados", piden desde AME. La Consejería de Sanidad reconoce que "no hay plazo ahora mismo" para realizar estas ampliaciones porque requieren "obra interna". "Están previstas pero lleva varios meses acometerlo", aseguró eldiario.es un portavoz del departamento sanitario regional.


Comisiones Obreras recuerda que el Instituto provincial de Oftalmología, un edificio de cinco plantas dependiente del hospital público Gregorio Marañón, cuenta actualmente con una actividad bajo mínimos porque se ha quedado sin personal. La Consejería explica que han desplazado al centro hospitalario matriz sus recursos humanos y materiales para "ofrecer la atención más completa posible a sus pacientes", pero desde el sindicato no comprenden que no se utilice un espacio que tiene una zona quirúrugica, con cuatro quirófanos, consultas y puestos de cirugía ambulatoria.

Fuentes de CCOO estiman que en este emplazamiento se podrían colocar alrededor de un centenar de camas en puestos que ya están medicalizados, las habitaciones de la tercera planta cuentan con entrada de oxígeno y un baño en cada una de ellas. Los pasillos, también están adaptados a un entorno sanitario, con salas de espera, controles de enfermería, garaje para vehículos médicos, farmacias, así como departamentos para la lencería y la preparación de la medicación.

"Nos parece demencial que se denuncie que falta material y no utilicen lo que tienen", reseña este trabajador del Instituto, que lamenta que algunos de sus compañeros hayan sido desplazados a hoteles que se han tenido que medicalizar para atender a pacientes leves de COVID-19.

"Solo queda una consulta en funcionamiento para pacientes que necesitan una inyección intravítrea. Se ha mantenido porque si se suspende el tratamiento, los enfermos tienen que volverlo a empezar desde el inicio", explica Amador Rodríguez, delegado de CCOO en este instituto. "En el Instituto de Oftalmología se continua prestando servicios esenciales de urgencia y atención preferente", reseña un portavoz de la Consejería.


Más allá de estos centros, CCOO asegura que quedan "camas sin abrir" en el Hospital del Tajo, la Princesa, Santa Cristina, Fuenfría, El Escorial, Guadarrama y "sobre todo –destacan estas fuentes– en el Hospital Gómez Ulla". Por su parte, los colectivos sanitarios también recuerdan centros que el cierre de centros ha reducido el número de camas disponibles en el servicio madrileño de salud. AME menciona el Instituto de Cardiología, clausurado en 2012 y desde el grupo de Sanidad de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid citan el antiguo Hospital Puerta de Hierro, cerrado en 2007.

Catalunya ha superado a Madrid como la comunidad que más casos nuevos de coronavirus diagnostica, según el recuento del Ministerio de Sanidad. Los datos de este martes indican que la comunidad catalana registró 1.939 nuevos positivos por 1.777 la madrileña. Hasta el pasado domingo Madrid lideraba el recuento de casos nuevos, pero el lunes Catalunya registró 1.221 positivos por 873 Madrid.

Además, Catalunya sigue la tendencia al alza, según los últimos datos de la Generalitat publicados a última hora del martes. El departamento de Salud de la Generalitat ha confirmado 2.073 nuevos casos positivos de coronavirus –este lunes fueron 1.939–, lo que elevan los enfermos en la comunidad a 9.937 personas. Del total de contagiados, 516 han muerto, 1.524 son profesionales médicos y otros 781 permanecen en estado grave.

En las últimas horas se han registrado 177 nuevos decesos, en la que supone la jornada con más fallecimientos en Catalunya desde que empezó la crisis. La cifra supone casi doblar el número de fallecidos registrados este lunes, cuando se certificaron 94 muertes por coronavirus. En el lado positivo están las altas hospitalarias, que este martes han alcanzado las 1.274, más de 500 respecto a este lunes.

Solo cinco de los nuevos decesos están relacionados con el brote del Hospital de Igualada (Barcelona), que ha llevado a confinar desde hace diez días a cuatro municipios de la Conca d'Òdena. Desde que se declaró el brote en el Hospital de Igualada, se han registrado en la zona 306 positivos de coronavirus, catorce más que este lunes. Del total de 516 fallecidos en Catalunya con coronavirus, 41 se han registrado en Igualada.

La falta de recursos públicos en el sistema sanitario para responder a la epidemia del coronavirus está empujando a las comunidades autónomas a solicitar colaboración a ONG para cubrir necesidades que la administración no alcanza a satisfacer. Casi la mitad de los gobiernos regionales están utilizando a voluntarios de Cruz Roja Española para transportar en ambulancias a enfermos leves de COVID-19 desde los hospitales a sus hogares, entre otras actuaciones, según ha confirmado la organización.

A petición de diferentes gobiernos autónomicos, Cruz Roja ha activado hace más de una semana un servicio de ambulancias no urgente para trasladar a infectados por coronavirus que no requieren hospitalización desde los centros sanitarios a sus domicilios, para que allí continúen con la cuarentena. La organización ha arrancado el dispositivo, efectuado por voluntarios, en la Comunidad de Madrid, Canarias, La Rioja, Extremadura, País Vasco, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Ceuta.

Además, Catalunya, Navarra, Aragón, Comunidad Valenciana y Galicia han solicitado este servicio de ambulancias de Cruz Roja para infectados, pero por el momento no ha sido activado en estos territorios. Los voluntarios se coordinan con la Consejería de Sanidad de cada comunidad autónoma, y es el servicio de emergencias de cada región el encargado de movilizar sus ambulancias e indicar el hospital desde donde deben realizar el traslado.

Jorge Alberto y Diego Ramos son dos de los voluntarios que conforman el dispositivo de ambulancias de Cruz Roja en Madrid. "Vamos a recoger a pacientes con coronavirus positivos que, por fortuna, han ido mejorando y, para liberar camas, los recogemos en el hospital y los dejamos en su domicilio", explican. Según detallan, se organizan por dos turnos de siete horas y cuentan con el equipo de protección individual requerido por las autoridades senitarias para contactar con personas contagiadas. Todos ellos han recibido una formación específica sobre cómo utilizar dichos recursos.

"Lo primero que hacemos es revisar la ambulancia, comprobamos haya EPI, la cantidad, le damos una limpieza adicional y comprobamos el oxígeno", detalla José Alberto.

Otra de las voluntarias, Isabel Miel, quien vive con su padre y con su hijo, es consciente de que su labor altruista conlleva cierto riesgo de contagio pero asegura "no tener miedo" pues aplica varias medidas de protección. "Nadie estamos libres de cogerlo, pero no me considero kamikace. Más que miedo a cogerlo, es a llegar a casa y transmitirlo a los míos. Pero me apoya mi padre y mi hijo. Antes de entrar me desinfecto y me pego na buena ducha. No tengo miedo", insiste la mujer que en este momento se encuentra desempleada.

Quienes conforman el dispositivo de ambulancias en la Comunidad de Madrid describen la emoción que suele conllevar el traslado a sus hogares de los pacientes positivos. "Recogemos a la gente que lo ha pasado mal, porque han tenido coronavirus, pero han mejorado. Muchos llegan a su casa y llegan emocionados. En sus casas les reciben con mucha alegría, con aplausos", detalla Juan Alberto.

Diego Ramos defiende la necesidad de este proyecto de Cruz Roja porque, a su juicio, permite liberar camas de forma más rápida de los hopitales, para que sean ocupadas por otros pacientes. "Además, al tener ambulancias propias para esto, hace que todas las ambulancias del SUMMA estén liberadas para las urgencias", apunta el voluntario.

Además de la creación del sistema de traslados domiciliarios acordado con distintas comunidades autónomas, la organización está actuando en diferentes frentes para atender a población afectadas de un modo u otro por el brote de coronavirus. A través del Plan Rescate COVID 19, la ONG ha movilizado en diez días a 8.000 voluntarios para realizar repartos de bienes básicos, acompañamiento telefónico, asistencia en materia de empleo o apoyar a las personas sin hogar, entre otras actuaciones. Cruz Roja pretende reclutar a un total de 40.000 personas para formar parte de su respuesta humanitaria a la epidemia.

Según explica la entidad humanitaria, la crisis ligada al brote ha provocado la "mayor movilización de voluntarios" de su historia. "En lo que llevamos de marzo, Cruz Roja ha multiplicado por cuatro el número de solicitudes recibidas con respecto a años anteriores", explican desde la entidad humanitaria. "Sólo desde la declaración del Estado de Alarma, son más de 4.000 las personas que se han ofrecido, a lo que hay que sumar el ofrecimiento de colectivos y empresas que en total suman más diez mil potenciales voluntarios y voluntarias", detallan las mismas fuentes.

Además, Cruz Roja planea instalar 100 hospitales de emergencia en distintas comunidades autónomas. Por el momento, la organización ha levantado infraestructuras temporales en Murcia, La Rioja, Canarias y Ceuta, según detallan fuentes de la entidad humanitaria.

Este lunes, la ONG Médicos Sin Fronteras anunció su activación en España, tras un década sin presencia en este país, ante la situación de "colapso" de algunos hospitales madrileños. La organización ha recibido luz verde de la Comunidad de Madrid para desplegar varios hospitales de emergencia en pabellones próximos a hospitales de la capital, así como dar apoyo y formaciones al personal de residencias de ancianos.

La escasez de mascarillas quirúrgicas y de mascarillas filtrantes FFP es un problema crítico en España. Los profesionales sanitarios cuentan con cantidades muy limitadas de estos elementos de protección y se ven obligados a reusarlos o improvisar con ingenio alternativas (viseras con material de oficina, mascarillas impresas en 3D...) para protegerse frente al contagio. El 13,6 % de los casos confirmados de COVID-19 hasta ahora son sanitarios y la falta de material de protección no hace sino empeorar la situación en este colectivo.

Por otra parte, la demanda de las mascarillas por parte de los ciudadanos también se ha disparado en las últimas semanas, pese a las constantes declaraciones del Ministerio de Sanidad y de otras instituciones sanitarias como la OMS sobre la importancia de dejar las mascarillas a las personas que más las necesitan: los enfermos (afectados por coronavirus o por otras enfermedades de riesgo), aquellos en contacto estrecho con personas enfermas y los profesionales sanitarios. Hace unos días, el Ministerio volvía a recalcar que "la población general sana no necesita utilizar mascarillas. No es necesario su uso, salvo si hay sintomatología".

A pesar de las recomendaciones de las autoridades sanitarias, han proliferado tutoriales e iniciativas altruistas para la fabricación de mascarillas caseras en múltiples lugares de nuestro país durante la última semana. Estas mascarillas, confeccionadas a partir de diferentes materiales como tela o papel, no están homologadas, ni han pasado ningún control, por lo que no hay ninguna garantía de su eficacia para evitar el paso de partículas virales a través de ellas. Debido a ello, no están recomendadas para el colectivo sanitario o las personas afectadas por el COVID-19.

Un aspecto clave a considerar sobre las mascarillas, en general, es que su utilidad principal es evitar la difusión de gotitas con virus a partir de personas infectadas. Como elementos de protección frente al virus para personas sanas tienen una eficacia muy limitada debido a que no protegen los ojos –las mascarillas quirúrgicas no protegen, además, frente a virus en aerosoles– y las manos contaminadas con virus suelen ser una de las principales vías de contagio.

Pero hay otro detalle importante a tener en cuenta. La transmisión del virus se puede producir por personas infectadas que no muestran ningún síntoma (están, aparentemente, sanas) y, por tanto, si hubiera abundancia de mascarillas médicas, estas se podrían aplicar para evitar la transmisión de virus a partir estas personas.

Depende de los materiales 

La eficacia de las mascarillas caseras es extremadamente variable debido a su heterogeneidad. No solo se usan múltiples materiales para su fabricación (telas de diferentes características, papel de cocina, filtros de café, plásticos...), sino que también se aplican distintas formas de confección. Así, su eficacia puede variar considerablemente según factores como la porosidad o impermeabilidad del material o el grosor. Además, hay detalles como el grado de ajuste de la mascarilla a la cara que son decisivos para determinar su eficacia. Así, independientemente del material y el tipo de confección, la eficacia de una mascarilla casera cae en picado si esta no queda bien ajustada a la cara.

Aunque no contamos con estudios científicos específicos sobre la eficacia de estas mascarillas caseras frente al SARS-Cov-2, sí que existen investigaciones que han valorado su eficacia para limitar la difusión de virus.

Investigadores holandeses analizaron en 2008 la eficacia de mascarillas confeccionadas a partir de paños de cocina para filtrar partículas del tamaño que suelen tener los virus en comparación con mascarillas quirúrgicas y mascarillas FFP2. A partir de los resultados, los científicos concluyeron que cualquier tipo de mascarilla en general disminuye, probablemente, la exposición y el riesgo a infección en la población general, a pesar de un ajuste imperfecto a la cara y cierta inconstancia en su uso.

Por otra parte, investigadores de la Universidad de Cambridge publicaron un estudio en 2013 en el que analizaban la eficacia de mascarillas caseras (hechas a partir de diferentes materiales) en comparación con mascarillas quirúrgicas. Para tal fin, escogieron a 21 sujetos sanos que tosían a propósito sin llevar nada, o lo hacían mientras llevaban mascarillas caseras o mascarillas quirúrgicas. A continuación, se registraron la liberación de bacterias y virus de dos especies particulares (ambos con tamaños similares a los virus de la gripe, como indicativos del nivel de protección) a través de las mascarillas o a partir de los sujetos sin ninguna barrera.

Los científicos comprobaron que las mascarillas caseras solían ajustar la mitad que las mascarillas quirúrgicas y tenían tres veces menos eficacia que las mascarillas quirúrgicas. No obstante, las mascarillas de tela sí que redujeron significativamente el número de microorganismos liberados por los voluntarios. Las mascarillas improvisadas de menor eficacia para los virus eran aquellas en las que se usaban bufandas, camisetas de algodón, tejido de seda y funda de almohadas. Las mascarillas caseras más eficaces eran aquellas en las que se usaban trapos de cocina o bolsas para aspiradoras. Los autores, al considerar estos resultados, recomendaban que las mascarillas caseras solo deberían tenerse en cuenta como último recurso para evitar la transmisión de gotitas a partir de individuos infectados ya que eran mejores que nada (con las condiciones de este estudio).

El uso y las medidas complementarias

Si en situaciones controladas, las mascarillas caseras son más efectivas que no llevar nada para evitar la difusión de secreciones respiratorias con virus, ¿por qué múltiples instituciones sanitarias las desaconsejan entre la población general? Porque en la vida real la eficacia de las mascarillas no depende exclusivamente de las características de este elemento de protección, sino también de si se usan correctamente y de los hábitos de higiene del usuario. ¿Qué quiere decir esto? Que, si una persona usa correctamente estas mascarillas caseras y sigue cumpliendo las normas de higiene, la etiqueta respiratoria y el distanciamiento social, es una medida adicional útil para frenar el contagio. Sin embargo, si las personas usan mal las mascarillas y, además, les aportan una falsa sensación de seguridad, que les lleva a relajar las otras medidas para evitar el contagio, pueden causar más daño que beneficio en esta pandemia.

La afirmación anterior no es solo una afirmación hipotética. En 2015 se publicó un ensayo clínico en el que se comparaba la utilidad de mascarillas de tela frente a mascarillas médicas entre profesionales sanitarios en el hospital. Había tres grupos: trabajadores con mascarillas médicas, mascarillas de tela y el grupo de control que seguía su rutina en el hospital como de costumbre. Las mascarillas de tela, lejos de evitar infecciones respiratorias entre los profesionales sanitarios, las incrementaron en comparación con el grupo control. La retención de humedad, la reutilización de mascarillas de tela y la pobre filtración eran posibles factores que incrementaban el riesgo de infección. Ante estos resultados, los autores aconsejaban, como medida de precaución, evitar el uso de mascarillas de tela entre los profesionales sanitarios, especialmente en situaciones de alto riesgo.

En los últimos días se está observando que la mala utilización de las mascarillas es algo muy frecuente: mascarillas que quedan sueltas, que no se esterilizan o se reutilizan cada día, que se ponen bajo la barbilla en contacto con la parte exterior, que se quitan de la cara tocando la parte de fuera... Son acciones que reducen considerablemente el factor de protección que cualquier mascarilla, casera o no, ofrezca.

En definitiva, las mascarillas caseras, aunque ofrecen una eficacia considerablemente menor que las mascarillas quirúrgicas, pueden contribuir a la reducción de contagios en la población general –especialmente por los casos asintomáticos de COVID-19–, al limitar la difusión de virus por secreciones respiratorias. Serán de utilidad siempre que los ciudadanos las usen adecuadamente y sigan aplicando las medidas recomendadas de higiene y de distanciamiento social. Son una ventaja adicional si, además, evitan que los ciudadanos compren mascarillas quirúrgicas o FFP, muy necesarias para los profesionales sanitarios y los enfermos.

Los avisos sobre el deterioro de la asistencia a los mayores se habían acumulado antes. Pero el golpe que el coronavirus ha infligido a este colectivo vulnerable ha subrayado las carencias de un sector precarizado, saturado y privatizado en España.

La residencia de La Paz en Madrid fue uno de los primeros focos de COVID-19 en España. Lo mismo ocurrió en otro de los polos de infección en Vitoria donde una residencia ha padecido 11 muertes y una cincuentena de contagios. El domingo pasado, los trabajadores de la residencia Orpea Loreto en Madrid denunciaron que se ocultaban los fallecimientos en su centro. La plantilla de otra residencia en Albacete ha asegurado que ocho personas han muerto en 48 horas tras la entrada del virus. 

El Gobierno ha publicado este martes una orden específica para reforzar el control y la información que las comunidades autónomas pueden ejercer sobre estos centros, en gran parte privados. La orden ha partido "a petición del vicepresidente de Asuntos Sociales, Pablo Iglesias", ha explicado el ministro de Sanidad, Salvador Illa tras el hallazgo de un cadáver en una residencia por parte de la Unidad Militar de Emergencias.

En España, el sistema de residencias de mayores es insuficiente. Hay unas 380.000 plazas, según el recuento el Imserso, lo que hace que la media esté por debajo de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de 5 plazas por cada 100 habitantes de 65 o más años. Para cumplir, haría falta una inyección directa de 70.000 puestos. Este es un primer embudo que atenaza a la asistencia e ilustra que el sector no goza de prioridad. 

Pero, además, las denuncias de profesionales y familias se han encaminado hacia la precarización de las plantillas y los recursos materiales. La Plataforma para la dignidad de las personas mayores (Pladigmare) ya reclamó en mayo pasado "mejorar el control y las dotaciones" de los centros tras iniciar la Fiscalía una investigación por el supuesto maltrato recibido por algunos internos en centros del grupo Los Nogales en Madrid.

Los testimonios de plantillas saturadas y escasez de equipos son un goteo constante desde hace tiempo. Y recorre muchas partes del país. En febrero de 2019, el sindicato UGT avisaba al Ejecutivo de Castilla-La Mancha de que "la falta de personal, las no sustituciones en casos de bajas médicas o ausencias, el incremento de usuarios, la mala organización y la penosa gestión de algunos centros está siendo la tónica general de este último periodo". Poco después, en agosto de ese año, fue CSIF el que denunció ante la Inspección de Trabajo que la carencia de personal en residencias de León impedía "cubrir las necesidades de los usuarios".

En junio del año pasado, los trabajadores de las residencias del grupo Domusvi en Galicia (29 centros en esa comunidad autónoma) denunciaron las condiciones de deterioro "tras años de precariedad y recorte". Aducían condiciones "cercanas al esclavismo" y "desatención a los mayores". La empresa contestó que su expediente era impecable y la Xunta de Galicia que investigaba el 100% de las quejas y que habían superado las inspecciones. Las quejas estaban apoyadas por algunas asociaciones de familiares.

Hace unos meses, en octubre de 2019, el sindicato de enfermería Satse expuso que los centros públicos de la Región de Murcia tenían una enfermera por cada 40 internos en las mañanas y para 62 en los turnos de tarde. También que los 11 centros eran deficitarios en médicos y auxiliares de enfermería.

En Asturias, CCOO habló de "inasumibles cargas de trabajo" ya en 2018 a pesar de que los gestores han mantenido que "se mantiene la ratio" de trabajadores por número de residentes (un valor que varía según cada normativa autonómica). El sindicato denunció, también en esta comunidad autónoma, la escasez de material como manoplas, grúas, baberos, toallas, lencería, "no sabemos si por falta de presupuesto o por falta de previsión".

Las malas condiciones de trabajo hacen que las profesionales sanitarias huyan de las residencias. "No se encuentran profesionales", resumen los sindicatos. SATSE calculó en septiembre pasado que, de media, cada enfermnera atiende a 109 internos. En algunas comunidades como Madrid, la cosa se eleva a 261, en Castilla y León a 225 y en Extremadura a 204. 

Concesiones

En la Comunidad de Madrid, al caso de Los Nogales, se ha unido hace bien poco el de las residencias concertadas del grupo Aralia. Cuatro centros con 720 plazas y un contrato de 15 millones de euros públicos. La mala calidad del servicio ha hecho que la Consejería de Asuntos Sociales abriera un expediente con riesgo de perder la concesión. 

La atención residencial a los mayores se asienta en ese concepto: la concesión que privatiza el servicio público. Si en España hay unas 380.000 plazas y el 75% está en manos privadas, el dinero que las mantiene es mayoritariamente público. El 59% de todas esas plazas se financian con presupuestos, según el Imserso.

"Este modelo de gestión dificulta la toma de decisiones y el control al haber un intermediario", reflexiona Ana González, secretaria de políticas sociales de CCOO en Madrid. Sin embargo, la Federación Empresarial de la Dependencia insiste en que el problema está en la financiación "claramente insuficiente en cuanto al precio/plaza".

En ese sentido, hace un par de años, el Gobierno de la Comunidad se encontró cómo varias empresas renunciaban a las plazas concertadas porque no les salían las cuentas tras los recálculos a la baja realizados por el Ejecutivo. "No vamos a concursar. No somos unas ONG", contaban los directivos para justificar su retirada. 

Porque lo que si ha quedado claro estos últimos años es que existe una necesidad de este servicio, que, desatendido en cierta medida por las adminsitraciones públicas, han abierto una vía de negocio a la que han acudido grandes grupos y fondos de inversión. 

Los cinco primeros grupos en España son DomusVi, Orpea, Amavir, Vitalia Home y Ballesol que han ido escalando en cuota de mercado, alcanzan ya el 25% y siguen avanzando. Además, la perspectiva de beneficios ha lanzado a toda una pléyade de fondos nacionales e internacionales para acaparar este servicio. Un boom de las residencias donde aparecen nombres como Oaktre, Adriano Care de Azora, Magnum, Thor Private Equity, Caboel, ICG o SRS. 

"Esta situación de crisis nos pone de relieve las deficiencias de unos mecanismos de protección social que ya veníamos denunciando. Los recortes en el ámbito sanitario y un sistema de atención a la dependencia que ha sido un paradigma del mal hacer", resume Ana González. 

España se acerca a los 40.000 casos confirmados de coronavirus, según el último balance del Ministerio de Sanidad. Han fallecido 2.969 personas, lo que supone un incremento de 514 en solo 24 horas, y permanecen ingresados en la UCI 2.636 pacientes desde el inicio de la emergencia sanitaria. Los datos son difícilmente interpretables, según ha explicado el directordel Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón,  en su comparecencia de este martes, hasta que no se conviertan en tendencia. Pero, ¿qué sabemos hasta el momento de los contagiados, ingresados o fallecidos en nuestro país?

Tanto el Centro Nacional de Epidemiología, perteneciente al Instituto de Salud Carlos III, como el Ministerio de Sanidad publican informes periódicos con algunos datos que permiten acercarse al perfil de los infectados. No obstante, se utilizan diferentes muestras en función de cada variable y las cifras cambiarán a medida que se vayan añadiendo más casos a los análisis. El último estudio publicado por el Centro Nacional de Epidemiología, fechado el 23 de marzo, contiene información de 15.875 casos, lo que supone un 48% del total registrado en ese momento. 

El informe analiza las características de los pacientes según el nivel de gravedad de su situación. El 74% de los ingresados en UCI o fallecidos sobre los que aporta esta información (854) tenía alguna enfermedad previa, por lo que era población de riesgo. El 60% padecía enfermedades cardiovasculares, el 19% respiratorias y el 84% 'otras', categoría en las que se incluyen patologías como la diabetes, la inmunodepresión o enfermedades hepáticas.

Por otro lado, y en base al balance del Ministerio de Sanidad de este martes, un 67% de los pacientes que requieren cuidados intensivos o han fallecido son hombres. En cuanto a la edad, el departamento dirigido por Salvador Illa ya aportó el pasado sábado datos al respecto (en esta ocasión, sobre una muestra de 19.000 casos): el 67% de los muertos superaba los 80 años.

Es decir, los datos disponibles permiten concluir cuáles son los grupos más vulnerables, los que acaban ingresados en la UCI o no llegan a superar la enfermedad. El coronavirus es más letal e impacta con mayor gravedad en los hombres, las personas más mayores y las que tienen enfermedades previas. 

Estos datos dibujan una muestra parcial de todos los casos que han ingresado en la UCI o que han fallecido hasta la fecha. En concreto, el Ministerio de Sanidad incluye datos desagregados por sexo y edad de 1.444 casos que han requerido cuidados intensivos o fallecidos y el Instituto de Salud Carlos III aporta información de 854 por patología previa en esas mismas circunstancias. Según las últimas cifras, 5.332 personas con COVID-19 han ingresado en la UCI o han fallecido.

¿Cuáles son los síntomas más comunes?

Por franjas de edad, el porcentaje más alto de personas infectadas que requieren cuidados intensivos o han fallecido corresponde a los mayores de 80 años (un 18,7%) y en cuanto al género, el 9,2% de los hombres contagiados con COVID-19 ha requerido cuidados intensivos o ha muerto (frente al 4,9% de las mujeres). Estas dos variables se han calculado en base a una muestra de algo más de 20.000 casos registrados en el informe de este martes de Sanidad. Por otro lado, una inmensa mayoría de infectados que han llegado al estadio más grave de la enfermedad sufría patologías de base: solo el 3,6% de un total de 11.000 confirmados no tenía.

Si analizamos la proporción de casos graves en cada franja de edad según el género del enfermo, la conclusión es similar: el 20,3% de los hombres contagiados mayores de 80 años está en la UCI o ha fallecido frente al 16,7% de las mujeres que han superado esa misma edad. La cifra merma a medida que desciende la horquilla, pero en todos los casos la proporción de hombres supera a la de las mujeres. Por ejemplo, el porcentaje de enfermas graves entre los 60 y 69 años alcanza el 4,8%, mientras que escala hasta el 9,6% en el caso de los hombres.

El Centro Nacional de Epidemiología también aporta en su último informe algunas características de los contagiados. La mediana de edad, por ejemplo, es de 59 años, siendo mayor para los hombres (62) que para las mujeres (56). En cuanto a los síntomas de la enfermedad, una mayoría, el 68%, reportaban fiebre y tos; un 30% ahogo o dificultad para respirar y un 27% escalofríos. Los hombres, además, presentan una mayor prevalencia de este tipo de síntomas, concluye el estudio epidemiológico.

La Fiscalía española está investigando las muertes de ancianos en residencias a causa del coronavirus, que no paran de sucederse desde que irrumpió la pandemia del COVID-19 en España.

Pero no es un caso aislado español. Una residencia de ancianos en el área de Seattle se convirtió en el brote de coronavirus de Estados Unidos más mortal hasta la fecha. Y en Italia, el país que más casos de contagios y de fallecimientos se está registrando de toda Europa, la Ue.Coop (Unión europea de las cooperativas) ha alertado del riesgo de muertes y contagios de los "mayores hospitalizados por falta de material de protección". Allí, como en España y Francia, la mayor parte de la red está en manos privadas, aunque dependa de los servicios públicos.

"Con más y más residencias de ancianos afectadas por el coronavirus, alertamos de que más de 300.000 personas mayores alojadas en 7.000 establecimientos de norte a sur de Italia", afirma un análisis de Ue.Coop con datos del Ministerio del Interior en relación con la pandemia de coronavirus que está afectando en particular a los sectores más débiles de la población.

"Los muertos e infectados se multiplican en las residencias de ancianos, desde Medicina nel Bolognese hasta Barbariga y Quinzano en Bresciano, desde Merlara nel Padovano hasta Comeana, en la provincia de Prato", prosigue el comunicado de Ue.Coop: "Es necesario fortalecer las medidas de seguridad teniendo en cuenta que casi 1 de cada 3 personas mayores están ingresadas en el epicentro de la pandemia, entre Lombardía, Emilia Romagna y Veneto".

La entidad subraya "las dificultades para tener máscaras y ropa protectora para el personal . El brote en una residencia de ancianos puede convertirse en un drama para los abuelos ingresados, sus familiares y los mismos trabajadores que los cuidan todos los días" .

El Defensor del Pueblo de Italia se ha hecho eco de la llamada de alerta de Ue.Coop, y afirma en una nota difundida recientemente: " En estos días se multiplican las noticias de hogares de ancianos en los que se han producido contagios con numerosas víctimas entre los ingresados de edad avanzada. Solo por mencionar algunos datos significativos, se registraron 44 muertes en el hogar de ancianos Mombretto en Mediglia, lo que equivale a un tercio de los ingresados; se registraron 40 enfermos de 150 en el hogar de ancianos Fundación Cecilia Caccia, en Gandino, todos considerados potencialmente infectados; en el centro de Perledo hubo un brote con 32 personas positivas entre ancianos y trabajadores, y en Quinzano hubo 18 muertes entre sus pacientes".

Desde la nota del Defensor del Pueblo del 19 de marzo, los fallecimientos se siguen multiplicando en las residencias de ancianos. Por ejemplo, la de Mediglia, ha pasado de 44 a 52 fallecidos, según recoge Il Giorno.

Emilio Tanzi, director de Cremona Solidale, una residencia de 460 camas en la ciudad norteña de Cremona, explicaba a Reuters que las residencias de ancianos se encontraban en la primera línea de una crisis que afectaba predominantemente a los ancianos. Tanzi no dio cifras completas, pero dijo que sólo en un día hubo 18 muertes en su residencia de pacientes con dificultades respiratorias, síntomas asociados con el coronavirus.

Walter Montini, presidente de ARSAC, la asociación que agrupa a 30 hogares de ancianos en la provincia de Cremona, contaba a Reuters que en una pequeña residencia con 36 camas, se registraron 7 muertes en un día.

Y una enfermera citada por Reuters de un centro en un pequeño pueblo en el área de Cremona denunciaba que las residencias habían sido "abandonadas": de 40 personas, 38 estaban en cama con fiebre alta, mientras que el personal de atención se veía obligado a trabajar sin la ropa protectora adecuada. Pero dado que los hospitales locales ya estaban desbordados, los traslados eran imposibles de organizar.

Una veintena de muertes en una residencia francesa

La residencia de ancianos Couarôge, en el departamento de los Vosgos, suma veinte muertes "posiblemente vinculadas" a la epidemia de coronavirus, explicaba Le Monde este lunes. El centro, en el municipio de Cornimont, acumula fallecimientos en los últimos diez días.

Desde el comienzo de la epidemia, el número de muertes dentro de este centro municipal que cuenta con 166 camas fue de 15 hasta el sábado, y ascendió a 20 este lunes. "Entre el 6 de febrero y el 3 de marzo, no tuvimos muertes", explica David Jeangeorges, periodista de Remiremontvallées, a Le Monde: "El domingo 22 de marzo, tuvimos una docena de muertes. Incluso en 2003, durante la ola de calor, no pasó, es increíble".

El brote de COVID-19 ha afectado especialmente a las residencias de ancianos en España. El Gobierno ha ordenado que el Ejército ayude a desinfectar y preste asistencia al centro que lo requiera y se ha obligado a las públicas y privadas a facilitar todos los datos de contagio, aislamiento, pacientes y fallecimientos. eldiario.es ha contactado con trabajadores de una de esas residencias en Madrid, Orpea Loreto, privada, que relatan cómo están viviendo la crisis. "Un mes horrible, bajo presión y con contagios a personal sanitario que nos ha llevado a bajas médicas e incluso a una trabajadora la ha llevado a la UCI", describen las últimas semanas desde dentro.

La residencia Orpea Loreto, en la avenida Reina Victoria de la capital, ha admitido a eldiario.es que ha habido un caso confirmado de COVID-19 y once fallecimientos "compatibles con síntomas de la enfermedad". Lo explica un portavoz de la multinacional, que opera en 14 países, a este medio. Cinco trabajadores consultados de Orpea Loreto, que prefieren no dar su nombre por temor a represalias laborales, elevan esa cifra a "más de 20 fallecimientos desde el 8 de marzo, cuando se informó de un positivo con test de coronavirus".

Las cifras que dan unos u otros no se pueden contrastar puesto que no se informa del número de contagios o muertes por COVID-19 en las residencias de Madrid ni tampoco del número de fallecidos por la causa que sea en esos centros desde que empezó la epidemia. El Ministerio de Sanidad asegura que no tiene los datos de Madrid y remite al gobierno regional. En la Consejería de la Comunidad que gobierna Isabel Díaz Ayuso replican que desde este mismo martes se les ha encargado, por decreto, la vigilancia de estos centros, pero no antes. En la Consejería de Asuntos Sociales tienen datos "extraoficiales". "Los que nos pasan diariamente los directores de residencias por teléfono", asegura un portavoz. Datos que de momento no se hacen públicos.

La epidemia ha tenido especial incidencia en Madrid, lo cual ha llevado incluso a afectar a las estadísticas: este es uno de los motivos, según Sanidad, de que en la capital se dispare la tasa de ingresados graves y de fallecimientos respecto al resto de España. El problema es que hasta ahora no se ha hecho test a muchos ancianos, porque no había disponibles. El Gobierno anunció la pasada semana que la compra masiva de pruebas rápidas, que empezaron a repartirse este fin de semana, iba a ir destinada primero a pacientes graves de hospitales y sanitarios y luego a residencias de mayores.

La muerte y contagio en estos centros sigue siendo desconocida, por falta de test y por que no se publican las estadísticas de lo que sí se conoce. Pero los trabajadores sanitarios de estas residencias no se han salvado de las altas cifras de contagio globales de sanitarios: el 12% de los infectados por coronavirus, según datos del propio ministerio. Fuentes oficiales de Orpea -que gestiona 50 centros en España entre residencias, centros de día y de salud mental- admiten unas 20 bajas entre sus trabajadores por síntomas compatibles, aunque aseguran que se han intentado reforzar plantillas.

Falta de EPIS y de recursos

Los trabajadores de este centro, cuya tarifa es de 2.730 euros a mes por una habitación individual con baño, insisten en que falta personal: "Prácticamente hemos caído todos. Dos médicos de la residencia se tuvieron que coger la baja, ahora hay tres personas atendiendo a cincuenta residentes que están en aislamiento (la empresa rebaja el número a 31 aislados), y solo podemos duchar a cinco personas al día" de los 150 residentes que hay, siempre según el testimonio de algunos empleados. "Yo no le tengo miedo al virus, ni a contagiarme, el dolor es ver morir a los ancianos de esa manera", dice una de ellas. Otra señala: "Lloramos todos los días, no entendemos por qué les dejan morir tan indignamente, se están muriendo solos en su habitación".

También coinciden en denunciar que aunque han tenido material de protección no es suficiente, ya que tienen que desinfectar las gafas y que les dan una bata por día, un problema que se repite en algunos hospitales españoles. Desde la empresa aseguran que tienen material suficiente y que tuvieron previsión y compraron. "La situación nos ha venido grande a todo el mundo", cuenta otra de las empleadas, que ha tenido que estar de baja. "Hablamos de personas con muchas patologías y mayores. Siento rabia e impotencia", declara otra, también con síntomas, a este periódico.

Muchos pacientes se mueren solos, como lamentan los trabajadores, porque se decretó, el 8 de marzo, antes de las medidas más restrictivas, que no podrían recibir visitas de sus familiares para evitar contagios. Otros se mueren sin tratamiento adecuado, porque ni les han hecho el test ni las residencias están medicalizadas para intubar, así que el tratamiento es básico y/o de paliativos. A esto hay que sumarle la desatención por la avalancha de la crisis y la falta de personal que se ha denunciado a través de sindicatos y empleados de diversas residencias.

¿Por qué no se ha llevado a los enfermos a los hospitales? "Sí ha habido traslados, aunque no sabemos ahora mismo en qué porcentaje", replican desde la Consejería de Sanidad. Fuentes oficiales de Orpea informan de que el protocolo es llamar a una ambulancia para que se lleven al enfermo. No explican más ni puntualizan si son las autoridades las que deciden que se queden en la residencia con tratamientos básicos o paliativos, pero sí hacen hincapié en la saturación de las UCI y el sistema de urgencias de la Comunidad, evitando establecer quién es el responsable de que muchos mayores se queden sin asistencia hospitalaria. Desde la Consejería de Sanidad no responden si la orden de no trasladarlos a hospital ha partido de ellos y del protocolo de emergencia que se hizo en la Comunidad de Madrid, por el cual solo los casos más graves son hospitalizados y los leves pasan el coronavirus en casa.

Una orden ha cambiado la gestión de los fallecimientos

Otro punto opaco es qué pasa cuando fallecen, visto el colapso de las funerarias, que ha llevado al alcalde de Madrid a tener que habilitar la Pista de Hielo como morgue y a cerrar la funeraria municipal por falta de medios. Las declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, contando que la Unidad Militar de Emergencias (UME) había encontrado cadáveres junto a personas vivas, también han creado alarma entre los familiares. La plataforma Pladigmare, que reúne a unos 300 en la Comunidad, recibió estas palabras "horrorizados".

La Fiscalía General del Estado está investigando el caso. Varias asociaciones del sector insisten en llevaban tiempo advirtiendo de que la pandemia había pillado a las trabajadoras "sin recursos". A María Victoria Gómez, responsable de Negociación Colectiva de CCOO, no le constan estas denuncias en la Orpea Loreto y tampoco casos concretos de fallecimientos no debidamente notificados. Reconoce que, de ocurrir circunstancias así, es "horroroso” y pone el foco en lo mismo: "Ha pillado a las residencias en condiciones precarias, y la gente está angustiada y sobrecargada. Hace falta medicalización y Equipos de Protección (EPIS) urgentes, esto es lo que más nos han reportado, y suficiente personal sanitario para que se lleve a cabo la hospitalización o no, pero que puedan ser atendidas dado el colapso de los centros".

"Aquí falleció un señor que compartía habitación con su esposa y estuvo de 6 a 10 de la mañana en su cama sin ser trasladado, de hecho ahora ya no nos quedan bolsas y se utilizan sábanas", dicen trabajadores desde Orpea Loreto, algo que niega la empresa, que asegura que la relación con las funerarias ha sido normal y recuerda que tiene un tanatorio en el propio centro. Otra trabajadora sostiene que ha habido colapso también con el tratamiento de los cadáveres, que se acumulaban sin que fueran retirados, un problema que se han encontrado también en los hospitales.

El protocolo para el manejo de pacientes fallecidos por COVID-19 establecía hasta este lunes que las actuaciones extrahospitalarias deben limitarse "al mínimo imprescindible" y estas deben ser realizadas por el personal de funerarias, que ahora mismo en zonas como Madrid está desbordado. Este martes, tras hacerse públicos algunos casos de residencias, una orden ministerial nueva especifica que el personal de los centros de mayores deberá informar "de inmediato" si no pueden gestionar la conservación y retirada de cadáveres.

El número de nuevos fallecidos en Italia vuelve a subir. El país ha registrado 743 nuevas muertes por cornavirus en las últimas 24 horas y el total asciende ya a 6.820 defunciones. El número de infectados totales llega ya a los 69.176, 5.249 más que ayer, y los recuperados en las últimas horas son 894, lo que supone un total de 8.326. El número de casos activos actualmente es de 54.030. 

En el balance que ofreció ayer Protección Civil de Italia se contabilizaron 602 nuevos muertos -6.077 en total-. El domingo habían sido 651 nuevos fallecidos, la primera cifra menor que el días anterior desde que comenzó la crisis en Italia, y el sábado, 793. Ayer el número de nuevos casos era de 4.789, menos que los anunciados el día de hoy. 

Tras dos balances en descenso, la cifra vuelve a subir el mismo día que Italia continúa imponiendo restricciones para contener la pandemia. Si ayer lunes el Gobierno prohibió las actividades económicas no esenciales, lo que supone dejar activa la economía del país en un 35% hasta el 3 de abril, hoy se ha aprobado un nuevo decreto con nuevas medidas. 

El consejo de ministros italiano ha aprobado este mismo martes endurecer las sanciones para los ciudadanos que se salten el confinamiento y salgan a la calle sin razón laboral o de salud hasta 3.000 euros, a la vez que multiplicarán los controles e implementarán tecnologías, como drones, para controlar a la población. Hasta ahora, las multas eran de 206 euros y tres meses de prisión.

Además, el decreto permite a los presidentes regionales emitir ordenanzas más restrictivas en los territorios más castigados por el virus y abre la puerta a que las restricciones sobre las actividades económicas se amplíen en 30  días en las zonas más afectadas o en el conjunto del país, o hasta el 31 de julio una vez que finalicen las actuales restricciones.

Las zonas más afectadas a día de hoy continúan siendo la región de Lombardia, con 19.868 casos activos; Emilia-Romana, con 7.711; Veneto, con 5.351; y Piamonte, con 5.124. 

Es la tercera reunión consecutiva de los ministros de Finanzas de la zona euro. En las dos anteriores, se diagnosticó que el golpe del coronavirus sería demoledor para la economía de la Unión Europea. Pero en ninguno se adoptaron respuestas conjuntas ambiciosas. Esta vez, ni siquiera se ha pactado un comunicado de mínimos y vaguedades tras la reunión. 

Mientras, la crisis del coronavirus hace caer en picado las economías de los Estados, las empresas y las familias. 

Nada de nada. Todo queda en manos de los jefes, los presidentes de Gobierno de la Unión Europea, que se reunirán por videconferencia este jueves. En Bruselas se suele decir que las reuniones de los políticos sirven para que los políticos den el visto bueno al trabajo técnico previo. Es decir, que el Eurogrupo debe ratificar lo que le llega del Euroworking Group, y que las cumbres de líderes, lo que les llega del Eurogrupo. Pero, en este caso, ni lo uno ni lo otro. Todo llega abierto al jueves.

Este martes la reunión del Eurogrupo llegaba 48 horas antes de una cumbre de líderes de la UE destinada a tomar decisiones –al menos es lo previsto–, y 24 horas después de que los 27 aprobaran la propuesta de la Comisión Europea de activar la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad durante 2020 para dar barra libre al gasto público.

Sobre la mesa hay multitud de opciones: coronabonos para la crisis; plan Marshal para después de la crisis, movilizar el Banco Europeo de Inversiones, los 400.000 millones del Mecanismo de Estabilidad... Pero, de momento, no hay acuerdo sobre nada.

Ni para un mero comunicado conjunto.

No obstante, el ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, ha afirmado tras la reunión: "Discusión constructiva para movilizar todos los instrumentos de la zona euro frente a la crisis del coronavirus. Una convergencia de opiniones sobre el uso del mecanismo europeo de estabilidad. Buena base de trabajo para el Consejo Europeo del jueves"

Le Maire se encomienda a que los líderes de la UE logren lo que sus ministros no han logrado en tres reuniones del Eurogrupo consecutivas, y una más del Ecofin.

Calviño: "Hay que dar liquidez ya"

"España defiende una respuesta europea", había dicho la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, antes de la videoconferencia del Eurogrupo, "con todos los instrumentos disponibles. Una respuesta contundente a la altura de las circunstancias: es el momento de Europa, la crisis es simétrica y, por tanto, la respuesta no puede ser de un país, sino conjunta".

En este sentido, Calviño cree que deben "articularse respuestas a través de todas las instituciones: el presupuesto de la UE, el BCE, el Banco Europeo de Inversiones, el Mecanismo de Estabilidad (MEDE)... Nosotros apoyamos las soluciones más ambiciosas, con los instrumentos que tenemos para afrontar juntos esta situación excepcional".

Según Calviño, "el BEI debe jugar un papel como fondo de garantía reforzada y apoyo a las acciones nacionales para liquidez de las empresas". En todo caso, "hace falta una respuesta fiscal coordinada". 

Además, la vicepresidenta ha afirmado que hay "que trabajar en un plan Marshall, un plan para que Europa disponga de un programa de acción para que la economía se recupere. Cuanto antes recuperemos la actividad económica, evitemos daños estructurales".

"La acción del BCE ha sido adecuada y oportuna", ha dicho Calviño, "hará todo lo necesario para dar estabilidad a los mercados de deuda y al euro. Pero es necesario buscar otros instrumentos fiscales sin cerrar ninguna opción".

Entre esas opciones, también está el marco financiero plurianual –MFF–, el presupuesto de la UE para 2021-2027, "que nos pueda dar una base de financiación para las reformas e inversiones para que la zona euro se recupere".

En cuanto a las perspectivas económicas españolas, la vicepresidenta ha afirmado: "Es pronto para hacer estimaciones, estas medidas de contención se están siguiendo por la población española. Están teniendo un impacto económico muy significativo. todos los indicadores y la evolución del mercado de trabajo apuntan a un impacto muy significativo en el mes de marzo, por eso es tan importante que se de una respuesta económica y social, para que haya una base económica que nos permita recuperar la senda de crecimiento y que no haya un impacto estructural como social".

Ante la posibilidad de que el MEDE, el mecanismo de rescate europeo preste dinero de manera condicionada a reformas, Calviño ha sostenido: "Ningún país tiene necesidad de eso, todos los países tienen acceso a los mercados financieros, los mercados de deuda están muy estables. Me sorprende que se inste a la condicionalidad". 

"En lo que ha estado trabajando el MEDE", ha explicado Calviño, "es en una línea de financiación especial vinculada al coronavirus, que tenga condicionalidad de coronavirus; una red de seguridad para garantizar la liquidez; un seguro, no de acceso inmediato. Se ha planteado que hubiera una solicitud conjunta. No se ha decidido nada, pero se discutirá".

"España no tiene pensado activar ningún mecanismo extraordinario", ha dicho Calviño. ¿Y qué expectativas tiene? "Que se tomen las medidas en el momento adecuado y dada la gravedad de la situación sanitaria, no hay tiempo que perder. Lo cual no obsta para que se pueda actuar en varias fases".

"Los coronabonos son una ilustración de esa respuesta conjunta para financiar la respuesta económica y social", ha dicho Calviño: "No es necesario que se llame así, sino que se garantice esa respuesta conjunta. Nosotros los hemos defendido, que se emita un título para financiar de forma conjunta las acciones, para que la respuesta sea conjunta y tengamos instrumentos para apoyar las acciones de los Estados, apoyar la liquidez, las empresas de la Unión y los estabilizadores automáticos de los países para que salgamos lo antes posible y lo más fuerte posible". 

India se ha unido a los países cuyos gobiernos han ordenado a sus ciudadanos que se queden en sus casas. El primer ministro, Narendra Modi, ha anunciado este martes en una intervención televisiva que los 1.300 millones de indios deben permanecer en sus domicilios en las próximas tres semanas a partir de esta medianoche.

Modi lo ha presentado como un toque de queda permanente para todos, excepto para los servicios esenciales. "Olvídense de salir de casa durante 21 días. Quédense donde están ahora. Si no podéis arreglároslas durante estos 21 días, retrocederemos 21 años", ha dicho. Asimismo, el primer ministro ha anunciado un paquete de ayudas de hasta 2.000 millones de dólares para para mejorar los servicios sanitarios en el país. El número de casos de coronavirus registrados en India es de 519, que han ocasionado nueve muertes, según cifras oficiales.

"El virus se ha propagado muy rápido en otras partes del mundo, igual que un incendio. Por eso, viendo la experiencia de esos países, y de acuerdo con los expertos, la única forma exitosa de evitar esa rápida propagación es el distanciamiento social", ha explicado Modi. "La distancia social no es solo para aquellos que tienen la enfermedad, es para todo el mundo, incluso para el primer ministro".

Esta medida llega después de que el pasado domingo impusiera un toque de queda a nivel nacional que duró desde las 7 de la mañana hasta las 21:00 horas, con excepción del personal de servicios esenciales como médicos, policía, restaurantes de comida a domicilio y medios de comunicación.

Además durante esas horas se paralizó el metro en la capital, excepto a primera hora de la mañana, el servicio de autobús se redujo a la mitad y los taxis dejaron de operar en su mayoría por orden de los sindicatos del sector. Unas medidas que también se adoptaron en otras regiones del país.

Ese mismo día el Gobierno anunció la prohibición de los vuelos domésticos e internacionales hasta el 31 de marzo, una medida que se ha extendido al servicio ferroviario de larga distancia, un medio de transporte que utilizan 25 millones de personas diariamente.

Este pasado jueves, el ejecutivo ordenó el bloqueo, de la región de Cachemira, según las autoridades para frenar la expansión del coronavirus tras detectarse un cuarto contagio en la zona. Un bloqueo que despertó las suspicacias de algunos ciudadanos al recordarles las restricciones similares que sufrieron desde agosto hasta octubre de 2019, después de que el Ejecutivo de Modi suspendiera por sorpresa el estatus semiautónomo de la región.

Conociendo al enemigo: estos son los siete tipos de coronavirus. 24 mar 2020 16:10:53.eldiario.es - eldiario.es.

La historia de los coronavirus como agentes patógenos en humanos se remonta a mediados de los años 60 cuando se aislaron por primera vez a partir de muestras obtenidas del tracto respiratorio de adultos con síntomas de resfriado común.

Estos virus, que pertenecen a la Subfamilia Orthoviridae dentro de la Familia Coronaviridae del Orden Nidovirales, deben su nombre al hecho de tener una forma esférica de la que sobresalen unas espículas que les dan la apariencia de una corona (por semejanza a la corona solar).

Su genoma es de RNA (27-34 kilobases) de cadena sencilla y polaridad positiva, lo que quiere decir que su RNA puede ser traducido directamente por los ribosomas de la célula infectada. Ya en los primeros estudios se demostró que estos virus son ‘sensibles al éter’, por lo que se sugirió que presentan una envuelta lipídica.

Esta envuelta, posteriormente confirmada, está compuesta por una bicapa lipídica en la que se encuentran embebidas las proteínas estructurales S (espícula), responsable de la apariencia en forma de corona y del reconocimiento de los receptores en la célula diana; M (glicoproteína de membrana), la más abundante de las proteínas estructurales de la superficie del virus y que define la forma de la envuelta lipídica así como el ensamblaje de las partículas virales; y E (envuelta), una pequeña proteína implicada en varios procesos del ciclo viral (Figura 1).

Esta envuelta lipídica representa uno de los puntos débiles del virus y sobre el que más fácilmente podemos actuar para impedir la transmisión. Dado que los coronavirus afectan al aparato respiratorio, la transmisión se produce por contacto directo con las secreciones respiratorias que se generan con la tos o el estornudo de una persona enferma si entran en contacto con los ojos, nariz o boca de un individuo no infectado.

A nivel molecular, el jabón desorganiza la bicapa lipídica y solubiliza (extrae) las proteínas de la envuelta lipídica, inactivando el virus. Esto significa que el lavado frecuente de manos con agua y jabón se convierte en nuestra primera barrera de defensa para evitar el contagio por estos virus. Los coronavirus infectan a mamíferos y aves, siendo los murciélagos y los pájaros unos huéspedes ideales debido a que son vertebrados voladores de sangre caliente.

Los 7 coronavirus

En la actualidad se conocen siete tipos de coronavirus que infectan humanos, cuatro de ellos (HCoV-229E, HCoV-OC43, HCoV-NL63 y HCoV-HKU1) son muy comunes y algunos de ellos están presentes en el resfriado común junto a otros agentes patógenos como los rinovirus, por lo que se estima que una proporción muy alta de la población ha desarrollado defensas frente a ellos estando mayoritariamente inmunizados.

Además de estos cuatro coronavirus, han aparecido de forma más reciente otros tres:

SARS-CoV

El primero de ellos en aparecer fue virus SARS-CoV (síndrome respiratorio agudo severo), que generó un brote en el sur de China en noviembre del 2002 y acabó infectando a más de 8 400 personas en 26 países de Asia, Europa y América, en los que hubo algo más de 800 muertos, lo que supuso una letalidad del 9,6 %. La pandemia que supuso el SARS-CoV fue contenida en poco más de 6 meses, dándose por controlada en el verano de 2003 y desde el año 2004 no se han reportado nuevos casos de la enfermedad.

MERS-CoV

Más recientemente, en 2012, apareció el virus MERS-CoV (síndrome respiratorio del Oriente Medio).

Desde el punto de vista genético es un primo lejano de SARS-CoV con el que comparte aproximadamente el 80% de su genoma, que se extendió a 27 países de Asia, Europa, África y Norte América infectando a menos de 2 500 personas pero de las que murieron más de 850, lo supone una tasa de letalidad del 34,5 %.

El menor número de personas infectadas en esta epidemia se debió fundamentalmente al bajo índice de contagio del virus entre humanos, y probablemente también a su elevada letalidad, dado que el virus al matar al hospedador reduce su propia capacidad de diseminación.

Cabe mencionar que en 2015 hubo un brote de MERS-CoV en Corea del Sur originado por un viajero que visitó Oriente Medio, siendo éste el brote más relevante de la enfermedad fuera de Oriente Medio desde la epidemia de 2012.

SARS-CoV-2

Como desgraciadamente todos sabemos, en diciembre de 2019 se reportó la aparición del más reciente de los coronavirus que infectan humanos, el SARS-CoV-2, en Wuhan, China. Con más de 300 000 casos confirmados de la enfermedad Covid19 en 167 países y más de 13.000 muertos en el momento de escribir este texto (22 de marzo) según la John Hopkins Whiting School of Engineering, se ha convertido en una pandemia sin precedentes.

Los números nos indican que SARS-CoV-2 es extraordinariamente eficaz en la transmisión entre humanos probablemente debido a su tiempo de incubación (14 días), lo que le proporciona una gran transmisibilidad presintomática.

Pero al mismo tiempo presenta una tasa de letalidad mucho menor que la de SARS-CoV y MERS-CoV, que se estima del 2-4%, y una tasa de mutación baja de acuerdo con los datos acumulados en los ya más de 850 genomas secuenciados, lo que son sin duda son dos buenas noticias.

Probablemente estamos ante un ejemplo de evolución darwiniana. Si SARS-CoV-2 ya ha evolucionado hasta alcanzar una elevada eficiencia de transmisión entre humanos y una buena tasa de replicación en los pacientes, no tiene muchas razones para incrementar su letalidad.

Inversión en Ciencia

Finalmente, me gustaría enfatizar que el conocimiento detallado del mecanismo de infección del virus y de su ciclo vital supone nuestra única oportunidad para luchar contra esta terrible pandemia de la que solo el conocimiento científico nos permitirá salir.

La reciente iniciativa del Gobierno destinando 30 millones de euros a financiar la investigación en la enfermedad Covid19 es sin duda una de las mejores noticias que hemos tenido en estos últimos días.

Pero deberemos recordar lo que estamos viviendo ahora toda la sociedad cuando hayamos vencido la actual pandemia, dado que la experiencia nos demuestra que los fondos de financiación desaparecen cuando las necesidades de búsqueda de nuevos tratamientos son menos imperiosas, como ocurrió con las anteriores epidemias de SARS-CoV y MERS-CoV en las que la inversión en financiación específica supuso un incremento significativo en el número de publicaciones científicas, pero que la no continuación de estas inversiones supuso que nuestro conocimiento no siguiera incrementándose (Figura 2).

En qué situación nos encontraríamos ahora si como sociedad invirtiéramos más en investigación no podemos saberlo, pero es razonable pensar que estaríamos mejor.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el original aquí.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=240 - id: 005E8E6F220E0AC1 - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2020-04-09T00:41:07.315 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.25 (Debian)