eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 21 mar 2019 15:45:02 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

La CUP descarta concurrir a las elecciones generales del 28A. 10 mar 2019 19:22:48.eldiario.es - eldiario.es.

La CUP no concurrirá a las elecciones generales. El Consejo Político de los anticapitalistas ha decidido finalmente no romper con la línea histórica del partido, según la cual no se han presentado nunca a los comicios al Congreso, pese a que por primera vez la posibilidad de hacerlo estuvo sobre la mesa de la formación. El rechazo al 28A se ha impuesto por 37 votos a 20 (se han abstenido 4).

Tras reunir a sus asambleas locales y territoriales, la CUP ha celebrado este domingo un Consejo Político Extraordinario para decidir su papel el 28A. Este mismo sábado una de las organizaciones de mayor peso en el partido, Poble Lliure, manifestó su voluntad de que los anticapitalistas acudieran a la llamada electoral para facilitar a los catalanes "un voto útil y sólido para la ruptura".

Por contra, otra de las corrientes clave del partido, Endavant-OSAN, había votado esta semana por todo lo contrario: instar a la CUP a decir 'no' al 28A al entender que el papel de la izquierda independentista en Madrid "no sirve para acelerar el proceso de ruptura".

Al final, el partido ha descartado ir a las generales en base a esta última tesis. "No se dan las condiciones necesarias para convertirse en una candidatura auténticamente rupturista y transformadora en el Estado español", han manifestado en un comunicado. Han añadido que seguirán trabajando para llegar a ser "un agente político activo" y han decidido centrar sus fuerzas en las municipales, puesto que tampoco se presentan a las elecciones al Parlamento Europeo. 

La expresidenta de las Cortes de Castilla y León y actual candidata de Ciudadanos a la Junta, Silvia Clemente, siempre ha defendido que no tuvo nada que ver con las obras que su marido realizó en casa de sus padres por valor de 1.165.390 euros con fondos de origen desconocido. Clemente ha explicado reiteradamente que se trata de un pleito familiar de su marido en el que no jugó ningún papel. Reprochó a los medios de comunicación que publicasen los detalles de la suntuosa reforma del chalé que ella misma disfrutaba y cuyos pagos no han podido ser acreditados en el juzgado.

Los documentos en poder de eldiario.es revelan que personas bajo el mando político de Clemente sí estuvieron involucradas en ese pleito familiar que su marido mantenía con sus padres por la propiedad de la casa. Su jefe de Gabinete cuando ella era presidenta de Las Cortes de Castilla y León, el arquitecto Enrique Gilarranz Leonor, fue el autor de un primer informe pericial que el marido de Clemente presentó en el juzgado en 2015, el empresario patatero Javier Meléndez, que disputaba a sus padres la propiedad de la casona.

Meléndez, que fue quien encargó el informe, había recurrido a un procedimiento judicial para que se determinase a quién correspondía la titularidad de la casa, si a los legítimos propietarios, padres de Meléndez, o a él mismo, tras haber ejecutado entre 2010 y 2012 unas reformas que convirtieron la vivienda en un lujoso chalé con piscina de agua salada, sauna y todo tipo de suntuosidades. El pleito evidenció que aquellas obras se realizaron sin licencia y fueron objeto de una inspección del catastro.

Meléndez recurrió a Gilarranz, un viejo conocido de su mujer que trabaja en la Junta de Castilla y León desde 2004. En la Consejería de Agricultura, mientras la presidió Clemente entre 2007 y mayo de 2015, el arquitecto pasó por distintos puestos de responsabilidad. Cuando Meléndez le encargó el informe sobre las obras de la disputada casa, en septiembre de 2015 -así lo recoge el autor en el documento-, Gilarranz era coordinador de Servicios de la Dirección General de Infraestructuras Agrarias y Diversificación Rural del departamento que dirigía Clemente.

El informe se presentó en el juzgado fechado el 25 de noviembre de 2015. Sólo 10 días antes, el 15 de noviembre, Gilarranz salió de Agricultura y recaló en el Parlamento autonómico. Fue nombrado asesor de Gabinete de la Presidencia de las Cortes por Silvia Clemente. Año y medio después, cuando ese primer procedimiento se resolvió favorablemente para el marido de Clemente, la presidenta de Las Cortes lo ascendió a director de su Gabinete. Gilarranz, como personal eventual volvió a ser refrendado en su puesto el pasado 22 de febrero.

Todos nombramientos figuran en el Boletín de las Cortes de Castilla y León. Gilarranz dejó su puesto hace unos días, ya que el artículo 27.1 del Estatuto de Trabajadores de las Cortes de Castilla y León contempla el cese automático cuando cese el titular del órgano -en este caso Silvia Clemente- al que presta su función de confianza o asesoramiento.

En los últimos días, el arquitecto ha formado parte del círculo de confianza que ha acompañado a la candidata de Ciudadanos a la Junta en algunas citas con los afiliados de Ciudadanos durante su campaña para las primarias del partido. Este sábado Clemente se impuso al otro aspirante a ser cabeza de lista para la presidencia de Castilla y León, Franciso Igea, por 35 votos. Sin embargo, Ciudadanos ha paralizado su proclamación como candidata por una reclamación de Igea en la que señala que en el resultado final faltan 81 votos que no fueron contabilizados.

En el peritaje que hizo de la casona y que se aportó en el juzgado, Gilarranz no tasaba las obras, simplemente daba cuenta de su ejecución en un "informe descriptivo" de 18 páginas. En ese documento relataba que para la elaboración, "durante la segunda semana del mes de septiembre de 2015, se giraron las correspondientes visitas de campo, en las que se examinó el perímetro exterior a vía pública, se accedió al interior de las zonas central y norte de la parcela y se observó el exterior del edificio", y que la información obtenida a través de la inspección se completó "con los documentos entregados por el promotor (catastrales y registrales) y con otros documentos entregados por el constructor".

Al igual que en el peritaje posterior que encargó Meléndez a otro arquitecto cuando sus padres lo demandaron para reclamar la propiedad de la casa, no se aportan facturas que acrediten los pagos y tampoco se menciona ni al constructor ni a las empresas que participaron en las obras de reforma.

Los trabajos de rehabilitación realizados incluían un salón acristalado adosado a la vivienda originaria, un cenador octogonal con capacidad para 20 comensales, una sauna finlandesa con spa, vestuarios y ducha, una cocina, una piscina climatizada de agua salada con iluminación interior y jacuzzi, una terraza chill out con barra de bar, una fuente con cascada y las nuevas dependencias (dos dormitorios y baño) que se construyeron en 2015, en una nave anexa a la vivienda, cuando Meléndez y Clemente rompieron la relación con los padres del empresario y abandonaron el chalé, cerrando el acceso del resto de la familia al patio donde se ejecutaron las obras.

El informe, muy prolijo en las descripciones de obras y materiales empleados, finaliza con la manifestación de Gilarranz a efectos de lo que dispone el artículo 335.2 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, jurando que el documento se elaboró “con la mayor objetividad posible” y haciendo constar su compromiso de comparecer en el juzgado cuando fuese citado.

Gilarranz es la segunda persona que trabaja en las Cortes que está relacionada con las controvertidas obras. Tal y como publicó eldiario.es, el contratista que aparece citado en el segundo peritaje encargado por Meléndez, es el propietario de una pequeña empresa de mantenimiento, Reparaciones Rada SL, que se encargaba del mantenimiento de obras en el Instituto Tecnológico Agrario de la Consejería de Agricultura cuando la presidía Clemente y que ha desarrollado distintos trabajos en las Cortes de Castilla y León, como el “traslado de mobiliario para actos institucionales” cuando la exdirigente del PP estaba al frente de la institución.

El enfrentamiento familiar tuvo un periodo de paz cuando en enero de 2016 Javier Meléndez, sus padres y su hermano, firmaron un pacto de confidencialidad que ponía fin a los procedimientos judiciales en marcha, y que obligaba a pagar cinco millones de euros a la parte que incumpliese el acuerdo.

La Comisión de Valores y Garantías de Ciudadanos ha paralizado la proclamación definitiva de Silvia Clemente como candidata a la Presidencia de la Junta de Castilla y León al presentar una reclamación el otro candidato en las primarias, el exdiputado Francisco Igea.

Fuentes de Ciudadanos han explicado a Efe que ha sido este domingo cuando este órgano interno de Ciudadanos ha recibido un requerimiento de Igea, quien plantea "una interpretación" sobre las votaciones completadas entre el viernes y el sábado, que dieron a Clemente una ajustada victoria por solo 35 votos.

Albert Rivera se ha comprometido este domingo a "poner España en marcha" si logra ganar el 28A, emulando con ello el mensaje y el nombre de la formación con la que el dirigente francés Emmanuel Macron -al quien considera su referente político- se presentó y ganó las elecciones en su país. Una España que "recupere los años perdidos por el bipartidismo" y que "mire al futuro y no al pasado", ha dicho. "Quiero esa España con la que llevo soñando una década, ayudadnos a que esa España se ponga en marcha", ha pedido a los suyos en el acto de presentación como candidato oficial a la presidencia del Gobierno. 

"Esta campaña va de eso, va de España, nos jugamos eso, qué España queremos". "No estoy dispuesto a perder otros diez años. Esta ha sido una década terrible, una década perdida entre Zapatero y las reformas que no hizo Rajoy", ha sentenciado, para anunciar después su tres compromisos si gana el 28A: "Frenar en seco a los separatistas", "formar un gobierno con los mejores" e impulsar "las grandes reformas que necesita este país".

El líder de Ciudadanos llegó al acto arropado por la portavoz nacional, Inés Arrimadas, por Jose Manuel Villegas, secretario general del partido, la candidata al Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, y el secretario de Organización, Fran Hervías, candidato a las generales por Granada, además de otros miembros de su Ejecutiva. "Quiero ganar las elecciones generales para dejarle a mi hija y a los españoles un país mejor", ha insistido, entre los aplausos de los suyos.

El líder de Ciudadanos se ha llegado a emocionar por los elogios que ha recibido de José Manuel Villegas e Inés Arrimadas, que tomaron la palabra antes. También lo ha hecho al ver un vídeo que le tenían preparado como sorpresa en el que varias personas ligadas a su vida han destacado sus virtudes: un excompañero de waterpolo, el deporte que ha practicado en su juventud; su entrenador; una prima suya; una catedrática de Derecho Constitucional que le dio clase; o compañeros de partido como el portavoz parlamentario, ahora candidato a las generales por Toledo, Juan Carlos Girauta; el exdirigente socialista, Joan Mesquida, recién fichado en Baleares, o la diputada canaria Melisa Rodríguez, que destacaron sus cualidades pero, sobre todo, "su tenacidad".

"Yo me he metido en política para unir a mi país", ha dicho Rivera, recordando que durante la Transición los dirigentes políticos que la protagonizaron fueron capaces de llegar a consensos. Por eso ha anunciado que él impulsará "un gran diálogo nacional" y "un gran debate" entre todos los sectores del país "para ver dónde hay que colocar a España". Rivera se ha mostrado convencido de que va a ganar las generales. "Saben que antes queríamos cambio pero también saben que ahora queremos gobernar, lo saben desde que entramos en Andalucía".

"Somos incansables, lo aguanto todo así que pueden decir lo que quieran. No creo que hay un partido con gente más valiente y más resistente. Tenemos una capa por la que nos resbalan los insultos" ha añadido en referencia a Catalunya y los ataques que han sufrido su partido por parte de "los separatistas".

Villegas se deshace en elogios con Rivera

A Rivera le ha presentado Villegas  que ha asegurado que "hoy es un día muy importante, empieza la carrera del 28A, es una carrera larga en la que llevamos trabajando desde 2005 y hemos vividos unos cuantos ciclos". "Las hemos visto de todos los colores, tenemos experiencia hoy tengo claro que estamos mejor preparados que nunca para afrontar estas elecciones", que ha vaticinado que va a ganar Ciudadanos.

El secretario general del partido no ha ahorrado elogios hacía el líder, sobre el que no ha ocultado que "ha sido un lujo trabajar junto a él todos estos años" y del que ha destacado "su gran capacidad de unir a las personas, de formar equipos". "No tiene miedo a discrepar y de llegar a acuerdos con los que piensan diferentes", ha dicho Villegas.

Villegas ha arremetido contra el bipartidismo encarnado en el PP y PSOE  que no han sabido combatir, ha dicho, las tres peores cosas que ha habido en España: "la corrupción, el separatismo, y el inmovilismo" y ha sentenciado que ni Pablo Casado ni Pedro Sánchez están en condiciones de liderar el nuevo gobierno ni ningún futuro, "no pueden ser parte de la solución". 

El número dos del partido ha presumido de que Ciudadanos es un partido "capaz de sumar a muchos, a gente que aporta calidad". "Tenemos experiencia, tenemos un buen equipo. Estamos más cerca que nunca de que Albert Rivera sea presidente del Gobierno. Nuestros rivales están peor que nunca y nosotros tenemos el mejor equipo y somos a los mejores", no ha dudado en decir. 

Arrimadas alerta de la situación "dramática" de Catalunya

Tras Villegas ha intervenido en el acto Inés Arrimadas. Y lo primero que ha hecho ha sido presumir de las primarias de Ciudadanos y agradecer a los afiliados que le han votado tan solo han participado el 19% del censo de Barcelona, su feudo y la circunscripción por la que se presenta ahora a las elecciones generales.  

"Quienes no hacen primarias no sabe lo que es sentir el respaldo de los compañeros que te dan su apoyo", señaló, agradeciendo a los militantes que la han votado pese a que en sus primarias 

"En Catalunya tenemos una situación dramática", ha recordado la numero uno de Ciudadanos por Barcelona. Por eso ha pedido todo el apoyo posible para Rivera en las próximas generales para acabar con ese situación. Arrimadas ha recordado también el apoyo de los nacionalistas que sustentaron en el pasado gobiernos del PP y del PSOE, a los que les ha recriminado. "¿Queréis dejar de pactar en Catalunya con los nacionalistas que vamos a tener que gobernar nosotros?", ha advertido. "Albert jamás va a poner a este país en manos de los que lo quieren romperlo. No va a abandonar al constitucionalismo os lo garantizo", ha asegurado.

La portavoz nacional no se ha olvidado de criticar a la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, y a las ministras del Gobierno que acudieron a la manifestación del 8M y gritaron en contra del PP, algo que le pareció "bochornoso". Nunca vamos a dejar que nos den carné de feministas", ha advertido. "Somos feministas porque defendemos la igualdad", pero, ha proseguido, "no compramos el pack de ese feminismo de algunas que se decidan más a atacar a algunas mujeres que a defender a todas"

Arrimadas se ha sumado a los elogios de Villegas hacia el líder del que ha destacado que es "persona valiente y clara, con un liderazgo innato y preparado para Gobernar un proyecto en España". "Albert suma y multiplica, sabe sumar y unir a las personas", ha resumido.

Albert Rivera ganó las primarias este sábado frente a los otros 14 rivales que se presentaron, con el  apoyo de 7.792 afiliados que votaron telemáticamente. La participación fue baja, del 32%, de un censo nacional cifrado por el partido en 25.364  militantes. El partido destacó que ese apoyo significó el 97% de los votos emitidos. 

Carles Puigdemont encabezará la lista de JxCat a las elecciones al Parlamento Europeo. "Es el momento de dar un paso más para internacionalizar el derecho a la autodeterminación de Catalunya desde el corazón de Europa", ha expresado el expresident de la Generalitat desde su residencia en Waterloo. 

Tras una reunión urgente del grupo parlamentario de JxCat, la actual consellera de Presidència, Elsa Artadi, ha anunciado la decisión tomada por Puigdemont, cuya candidatura, según ha defendido, "es la mejor manera de seguir internacionalizando el conflicto y que se nos escuche en Europa, que se vea la represión, que haya una voz libre de JxCat en Europa".

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, ocupará finalmente el número uno en la lista del PSOE por Guadalajara para el Congreso de cara a las elecciones generales del próximo 28 de abril. El Comité Provincial de los socialistas alcarreños, celebrado este domingo, ha respaldado por unanimidad la propuesta que ha hecho su secretario provincial, Pablo Bellido. Este último, actual diputado nacional, tenía el respaldo de las asambleas locales para optar a revalidar su escaño, pero ha decidido ceder el puesto a la ministra para configurar una "lista potente" ante un "momento histórico" que puede darle la vuelta a los resultados electorales en la provincia, según ha estimado. 

Fuentes del partido han confirmado a eldiarioclm.es que con esta propuesta, el PSOE de Guadalajara confía en que la dirección federal de Ferraz dé su apoyo total a las listas de la provincia tanto para el Congreso como para el Senado. De hecho, Bellido no concurrirá en esa candidatura sino que irá de número uno por Guadalajara en las elecciones autonómicas castellano-manchegas del 26 de mayo.  

Aunque Bellido había sido el nombre respaldado por las asambleas locales previas celebradas en la provincia, la Ejecutiva Provincial, a petición de Pablo Bellido y en aras de conseguir una candidatura consensuada y que no sea rechazada por la dirección nacional del PSOE, la militancia ha apoyado por consenso a la ministra. Y es que esta decisión deberá ser ratificada por el Comité Federal de Listas Electorales, en el caso de las candidaturas a Congreso y Senado, y por el Comité Regional del PSOE en el caso de la lista electoral autonómica.

La lista completa al Congreso

La candidatura al Congreso estará encabezada por Magdalena Valerio, ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y militante de la Agrupación Local de Guadalajara. El número dos será Aurelio Zapata (Agrupación de Cabanillas del Campo) y en tercer lugar irá María José Valle (Agrupación de El Casar). Los suplentes son: Francisco Javier Alonso (Uceda), Sara Martínez Bronchalo (Villanueva de la Torre) y Antonio José Ansótegui (Pioz). 

En la candidatura al Senado, el número uno será Rafael Esteban (Marchamalo), con Bárbara García (Torrejón del Rey) y José Luis Escudero (Azuqueca) como suplentes;  la número dos es Riansares Serrano (Guadalajara), que tendrá como suplentes a Rubén García (Torija) y Paloma Nieves García (Sigüenza); el tercer lugar de la candidatura es para Julio García (Azuqueca). Desde el PSOE confían en invertir los resultados a la Cámara Alta y hacerse con los tres senadores que corresponden a la provincia, garantizando así el puesto para la actual senadora, Riansares Serrano. 

Y de esta forma, para la candidatura a las Cortes de Castilla-La Mancha en las próximas elecciones autonómicas del 26 de mayo, la propuesta aprobada unánimemente por el Comité Provincial está formada por Pablo Bellido (Azuqueca de Henares) como cabeza de lista, Sara Simón (Guadalajara) en el número dos, Eusebio Robles (Guadalajara) en tercer lugar, María Jesús Merino (Sigüenza) como número cuatro y Francisco Pérez Torrecilla (Sacedón) en quinto lugar.

Una "visión de futuro"

Al término del Comité Provincial, Bellido ha destacado que la propuesta de candidaturas y la decisión de apoyarla del Comité han salido por unanimidad, lo que propicia que “tenemos las mejores listas al Congreso, al Senado y a las Cortes de Castilla-La Mancha”. Ha agradecido a todos los integrantes del Comité su "visión de futuro, su compromiso con el partido y su comprensión de que estamos en un momento en el que tenemos que demostrar que juntos somos más fuertes y que tenemos el mejor proyecto político para mejorar la vida de la gente de nuestra provincia”. 

Por su parte, Magdalena Valerio ha afirmado que afronta esta responsabilidad con "muchísima ilusión", porque después de muchos años trabajando "por intentar mejorar el bienestar de la ciudadanía", ahora desde el Gobierno de España, volver a tener una presencia más intensa en mi provincia es un lujo”. También ha añadido que “hay muchos retos por delante, y lo vamos a hacer con un equipo de personas que conoce muy bien esta provincia”. 

Finalmente, Rafael Esteban, en su condición de cabeza de lista del PSOE al Senado por Guadalajara, ha definido la decisión adoptada por el Comité Provincial como “un orgullo y una responsabilidad tremenda que nos han encomendado hoy los militantes de la provincia de manera unánime”.

Carles Puigdemont ha hecho valer su ascendencia sobre el complejo espacio postconvergente para conseguir que sus afines, entre ellos presos como Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull, estén en lo alto de las listas de JxCat para las elecciones del 28 de abril. El PDeCAT, reunido de urgencia este domingo, ha acabado aceptando una candidatura en la que la voz de los convergentes moderados va a quedar relegada en el Congreso en detrimento de los puigdemonistas.

La lista por Barcelona estará encabezada por Sànchez, que el sábado obtuvo el aval de las bases de la Crida Nacional, haciendo tándem con Laura Borràs, ahora consellera de Cultura y también miembro de la plataforma impulsada por el expresident. En el número 3 estará Míriam Nogueras, diputada en el Congreso y vicepresidenta del PDeCAT (desde que Puigdemont consiguió apartar a Marta Pascal), y en el 4, el eurodiputado Ramon Tremosa. 

De todo ello ha informado el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, al término del Consell Nacional reunido este domingo. Entre los acuerdos alcanzados destaca también la presencia de Josep Rull y Jordi Turull, ambos en prisión preventiva, como cabezas de lista por Tarragona y Lleida, respectivamente, mientras que Jaume Alonso Cuevillas, el abogado de Puigdemont, liderará la de Girona. El exconseller Lluís Puig, ahora en Bélgica, será el número 1 para el Senado. 

Sobre la presencia en las listas del sector más moderado del PDeCAT, representado por los diputados Carles Campuzano y Jordi Xuclà, el presidente del partido ha confirmado que no ocuparán "la primera línea electoral". Ferran Bel, que también ocupa actualmente escaño en el Congreso, será el número 2 en Tarragona, mientras que la alcaldesa de Térmens, Concepció Canyadell, será la 2 en Lleida.

Las tensas negociaciones entre PDeCAT y Crida han concluido también en el plano municipal con la presencia de Elsa Artadi en las listas de JxCat en Barcelona, muy probablemente como número 2 de Quim Forn. La actual consellera de Presidència dejará así el Govern para ser la cara visible de la candidatura, seguida en el número 3 por Neus Munté, que ganó las primarias del PDeCAT en Barcelona.

El candidato de Ciudadnos a la presidencia de la Generalitat Valenciana, Toni Cantó, se ve ganando las elecciones autonómicas del próximos 28 de abril en la Comunitat Valenciana y, por tanto, siendo el próximo jefe del Consell. En caso de que tuviera que pactar, ha insistido en que "de ninguna forma" lo haría con el "PSC valenciano" -tal y como se ha referido al PSPV-, pero sí estaría "dispuesto" a "repetir un pacto como en Andalucía con el PP".

"No tengo ningún problema en exportar el modelo andaluz en la Comunitat. Creo que los valencianos saldrían ganando", ha manifestado en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha admitido que está "feliz" con la decisión del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, de adelantar los comicios autonómicos y hacerlos coincidir con las generales porque supone "un mes menos de tripartito", en alusión al gobierno de PSPV y Compromís con el apoyo parlamentario de Podem.

A su juicio, Puig ha hecho uso de esta prerrogativa que le otorga el Estatut por "puro tacticismo electoral" porque "sabe que el tripartito está en grave peligro" y "ha elegido la opción menos mala". "Él cree que va a tener un mejor resultado un mes antes que un mes después. Es puro tacticismo electoral, pero, en cualquier caso, para nosotros es una buenísima noticia para todos los valencianos", ha considerado.

Además, ha destacado que Cs tiene "absolutamente preparada" toda la maquinaria electoral y tiene "casi cerrada la lista electoral" que estará formada por un "buen equipo" en el que habrá "alguna sorpresa" e incluirá a independientes, personalidades de la sociedad civil valenciana y diputados de las Corts de esta pasada legislatura. "Esto nos pilla entusiasmados, con ganas y preparados", ha indicado.

De hecho, ha destacado el buen trabajo realizado en Corts por el grupo parlamentario de Cs y, en concreto, el de su portavoz, Mari Carmen Sánchez, que, a su juicio, ha representado al partido "más que dignamente", pese a las "difíciles condiciones" y "en un momento de terremoto interno", tras la salida con críticas al partido del que en ese momento era el síndic, Alexis Marí, y tres diputados más. "El partido quedó muy tranquilo y mejorado tras algunas marchas", ha indicado en este sentido.

"Puig, el Iceta valenciano, y Marzà, un talibán"

Preguntado por si se ve como president ha subrayado: "Sí, sin duda alguna. Si no, no me presentaría".

En cuanto a pactos postelectorales, Cantó ha reiterado que "no pactará con el PSC valenciano", en referencia al PSPV, porque "tiene lo peor de Miquel Iceta y de Pablo Iglesias". De hecho, ha recordado que personalidades como Soraya Rodríguez, Nicolás Redondo o Celestino Corbacho se han desvinculado de los socialistas porque "están hartos de ver como el PSOE se arrodilla ante Quim Torra y los independentistas o ante los del 3%".

Para Cantó, la vinculación entre el PSPV y el PSC radica en que "Puig lo primero que hizo fue entregar algo tan importante para el futuro como es la educación al más talibán de Compromís que es el señor (Vicent) Marzà", conseller de este ramo, y "como hizo el PSC en Cataluña, dar la televisión pública a Compromís", una "telecompromís", ha dicho, que "ha hecho campaña en redes sociales" por la coalición y de la que forman periodistas que también han estado en sus listas. "Más que promover el valenciano, promueven una ideología", ha manifestado.

Por tanto, considera que "un Puig que hace eso no se diferencia en nada de Iceta que ha dicho en reiteradas ocasiones, y Pedro Sánchez no lo niega, que quiere indultar a los golpistas si son condenados". "Estoy convencido de que Puig haría lo mismo", ha manifestado para incidir en que el líder de los socialistas valencianos es "el Iceta valenciano" y, por tanto, no pactará con ellos "de ninguna forma".

Exportaría el pacto andaluz "con mucho orgullo"

Tras este descarte, Cantó ha admitido que él estaría dispuesto a pactar con quienes estén dispuestos a firmar medidas una serie de medidas que incluirán "modernización de la economía valenciana, libertad para los padres para elegir la lengua vehicular de sus hijos o que los corruptos dejen la política".

También, la defensa de un nuevo modelo de financiación para la Comunitat y no financiar "chiringuitos pancatalanistas. "Todo aquel dispuesto a firmar esto cuando gane las elecciones, será bienvenido", ha subrayado.

En cualquier caso, ha admitido que "estaría dispuesto" a "repetir un pacto como en Andalucía con el PP" porque recoge objetivos que él comparte como una educación, sanidad y dependencia "dignas" o revitalizar la economía. "Para mí es un acuerdo que podría trasladar a la Comunitat con mucho orgullo. No tengo ningún problema en exportar el modelo andaluz en la Comunitat porque creo que los valencianos saldrían ganando", ha subrayado.

El "cabreo" y el voto a Vox y a Ciudadanos

Sobre Vox, el candidato de Cs a la Generalitat ha dicho que, de igual forma, que hace unos años entendió "muy bien" "a los votantes que apoyaron a Podemos", comprende que "hoy en día" haya "tantísima gente" enfadada porque "no se han arreglado las cosas".

"Entiendo que muchos votantes quieran votar a ese tipo de opciones como Vox o Podemos porque entiendo el cabreo, pero a mí no me a va a escuchar criminalizar a esos votantes. Yo aspiro a que me voten y les digo que no hay que derrumbar el sistema que tenemos, sino perfeccionarlo", ha enfatizado.

En este sentido, ha mostrado su compromiso de "solucionar de verdad las cosas y no de boquilla" para conseguir "un gobierno en el que los valencianos se sientan orgullosos". "Los valencianos estaban avergonzados por el gobierno del PP, por su corrupción y mala gestión, y del gobierno del tripartito por lo mal que han hecho las cosas y cómo nos han enfrentado y limitado las libertades", ha dicho, para incidir en que él se fía del PP actual, pero "cuando le obligan a firmar un contrato".

Frente a esas "dos trincheras", ha reivindicado el centro como un espacio en el que "solucionar de verdad las cosas".

"Ganas" de estar en las Corts

Preguntado por si se quedará como diputado o volverá a su faceta artística en caso de no ostentar ningún cargo en el Consell, Cantó ha explicado que ya ha hecho la mudanza a València, después de 30 años viviendo en Madrid y ha venido "para quedarse"

"He vivido una época alucinante en Madrid en el Congreso, pero estoy muy ilusionado con mi vuelta a casa. He venido para quedarme y estará a lo que los valencianos decidan que esté. Aceptaré su encargo y pondré, como he puesto siempre, el alma y el cuerpo a su disposición", ha subrayado para incidir en que tiene "muchísimas ganas" de la futura legislatura en les Corts.

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Pedro Sánchez, ha afirmado este domingo en A Coruña que es la militancia la que "ha logrado salvar al PSOE", dado que se ha reivindicado a sí misma, y, con ello, las bases han hecho valer la historia del propio partido.

En el abarrotado polideportivo San Francisco Javier, un recinto que se ha quedado pequeño, el político socialista ha agradecido además en el marco de esta lucha, y en base a su propia historia personal, que en un país donde a veces "el fracaso se estigmatiza", se haya sabido ver que una persona que cae se puede "volver a levantar".

Por ello, ante la cita con las urnas del 28 de abril, ha invitado ahora a pensar entre las únicas dos opciones posibles, la de una España que retroceda o bien la de un país que apueste por un camino distinto, el del avance y el de la concordia, puesto que ha dicho que solo su formación garantiza la inclusión.

Ha criticado, con sarcasmo, a aquellos grupos que pretenden poner un "cordón sanitario" al PSOE, cuando es la formación, ha enumerado, que acabó con ETA, instauró la Ley de interrupción voluntaria del embarazo, dio pasos decididos por la igualdad y se volcó desde un inicio, entre otras cuestiones, con el sistema de sanidad pública.

Ha recriminado, por tanto, que se pretenda convertir "la democracia en vetocracia".

La consellera de Presidència, Elsa Artadi, va a dejar el Govern para incorporarse a la candidatura de JxCat en Barcelona como número 2 de Joaquim Forn. Así se desprende del anuncio que ha hecho el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, en el Consell Nacional reunido este domingo, donde ha informado de su presencia en las listas de las municipales y de que Neus Munté, que ganó las primarias del partido, será la número 3, según ha adelantado el diario Ara. 

Bonvehí ha confirmado al Consell Nacional la presencia de Artadi y Munté en la candidatura de la capital catalana en plena reunión para decidir no sólo las listas de las municipales, sino sobre todo las de las generales y las europeas. El partido postconvergente mantiene abiertas las negociaciones con la Crida Nacional, espacio impulsado por Carles Puigdemont, para confeccionar las candidaturas. De cara al 28A, todo apunta a que será Jordi Sánchez el número 1 por Barcelona, aunque en el PDeCAT todavía no lo dan por hecho. 

De todas las incógnitas que la reunión del PDeCAT debe despejar este domingo, la de las municipales en Barcelona era la menos enigmática. En todos los espacios del nuevo universo convergente daban por hecho que Artadi, afín a Puigdemont y valor al alza dentro de la Crida, acabaría siendo la número 2 de Quim Forn y, por lo tanto, asumiendo el liderazgo de la candidatura al estar este el prisión provisional. 

Faltaba por conocer también si Munté, que ganó las primarias del PDeCAT, iría de número 3, tal como ahora el partido ha confirmado. El siguiente puesto será muy probablemente para Ferran Mascarell, bien conectado con Puigdemont y que presentó su plataforma como independiente, aunque acabó negociando con los convergentes un puesto de salida en la candidatura de JxCat. 

La negociación que más tensiones genera es por ahora la que tiene que ver con las listas al Congreso. Puigdemont no acepta la presencia de las figuras moderadas del PDeCAT, como los diputados Carles Campuzano o Jordi Xuclà, mientras que la dirección del partido trata de rebajar la preeminencia de la Crida en todos los puestos de salida. A Jordi Sànchez podría acompañarle de número 2 Laura Borràs, actual consellera de Cultura y cercana al núcleo de Waterloo, mientras que algunos presos, como Josep Rull, podrían encabezar listas de otras provincias.

La confección de listas para el Congreso en Andalucía ha hecho estallar el frágil consenso que susanistas y sanchistas mantenían en los últimos meses ofreciendo un nuevo capítulo de fractura en las filas de los socialistas justo antes del arranque de la precampaña. Una ruptura que, curiosamente, no quiere ninguno de los actores del conflicto interno.

Los comités provinciales del PSOE andaluz han decidido este sábado por la mañana (menos Cádiz que lo hizo el jueves) la configuración de las listas para las elecciones generales del 28 de abril, incluyendo, los nombres de los ministros que proponía Ferraz. Pero no se ha producido acuerdo global entre sanchistas y susanistas, a pesar de los esfuerzos de Juan Cornejo y José Luis Ábalos, principales negociadores. Así, en provincias como Jaén, Granada, Huelva o Málaga ha habido unanimidad y lo previsible es que el Comité Federal ratifique sus listas esta semana. Sin embargo, en Córdoba, Almería, Cádiz y especialmente Sevilla, donde está el mayor escollo, no se ha producido tal acuerdo y los reproches mutuos auguran modificaciones sobre lo presentado y un capítulo más de falta de cohesión entre los socialistas.

"Quieren tomar el control"

Mientras los susanistas, amplia mayoría entre la militancia y los cuadros en Andalucía, aseguran que han sido "generosos" y han "incluido a los ministros" como cabeza de lista pese a que no han sacado los votos de la militancia, acusan a los sanchistas de querer "humillarles" modificando la "decisión de la militancia". Desde el PSOE andaluz denuncian que Ferraz está usando la confección de las listas para "tomar el control de la federación andaluza metiendo a sus afines en el Congreso y el Senado y marginando a los nombres propuestos por la militancia y por la ejecutiva del PSOE andaluz". Mientras que fuentes de Ferraz explican que lo que quieren es "un equipo leal en Madrid como Susana Díaz tiene en el Parlamento andaluz".

El ejemplo más palpable de esta tensión interna se ha vivido en Sevilla, la provincia en la que más discrepancias y más tensión se han producido. La nueva propuesta de la ejecutiva andaluza ha querido, explican, "respetar el sentir de la militancia y al mismo tiempo los deseos de Ferraz " y ha incluido a la ministra de Hacienda María Jesús Montero como número uno al Congreso, y al actual delegado del Gobierno en Andalucía, y Alfonso Rodríguez Gómez de Celis como número cuatro "a pesar de que no ha sido votado por la militancia", insisten.

Para el Senado, los andaluces proponían incluir a Antonio Pradas, hasta ahora en el Congreso y figura polémica para el sanchismo por su papel en el comité federal en el que fue depuesto como secretario general del partido, y al sanchista Francisco Salazar. Sin embargo, fuentes del PSOE andaluz afirman que la propuesta no ha sido bien recibida porque Ferraz quiere a Salazar en el Congreso, mientras los susanistas critican que "no ha sido votado ni siquiera en su municipio". Además acusan a Ferraz de querer meter un 70% de sanchistas en la provincia y un 30 por ciento de nombres susanistas. Mientras Ferraz avisa: "habrá cambios".

En Cádiz, la lista que llevara el comité provincial será encabezada por Fernando Grande-Marlaska, actual ministro del Interior, a pesar de las reticencias iniciales y de obtener "menos de 500 votos" de la militancia. Miriam Alconchel, diputada nacional, irá de número dos; Juan Carlos Ruiz Boix, alcalde de San Roque, el tres, y Saray Soria, concejal de Arcos, como número 4. Para el Senado plantean a Francisco González Cabaña (senador desde 2015 y el más votado en lasa asambleas locales) Isabel Beneroso y Fernando LópezGil. Aunque los sanchistas, sin una propuesta única para la provincia, aseguran que no están conformes con el resultado y así lo han mostrado en la asamblea del jueves.

En el caso de Almería, los de Pedro Sánchez proponían al ministro de Cultura, José Guirao, como número uno para el Congreso, y a Fernando Martínez, actual director general de Memoria histórica y secretario de organización en Almería, como cabeza de lista al Senado. Algo que el fuentes del PSOE andaluz consideran "marginar a los nombres susanistas de los puestos altos de las listas".  Con lo que ha quedado Antonio Martínez como número uno para el Senado.

En Córdoba, el ministro de Agricultura, Luis Planas, se ha aprobado como número uno para el Congreso seguido de María Jesús Serrano y Antonio Hurtado y la exdelegada del Gobierno andaluz en Córdoba Esther Ruiz. La lista se ha aprobado por unanimidad pero no sin problemas ni "tensión". De hecho, la votación se ha ganado por 64 votos y ha sumado 26 abstenciones y votos en contra. La lista para el Senado desde Córdoba, formada por Aurora Barbero, Francisco Zurera, y Francisco Javier López Casado ha sido aprobada por 41 votos, con 26 noes y 13 abstenciones.

En estas cuatro provincias sin acuerdo el PSOE andaluz afirma que "ha enviado una propuesta modificada, metiendo a los ministros de Pedro Sánchez", y que los sanchistas quieren "humillar" a la federación andaluza tras perder el Gobierno en Andalucía. "Están echando por tierra el consenso y la elección de la militancia", reprocha una fuente del partido en Andalucía.

Una coincidencia: las consecuencias negativas de la falta de consenso

Una coincidencia: las consecuencias negativas de la falta de consenso.
Las cuatro con consenso han quedado de la siguiente manera: en Granada el número uno elegido ha sido el actual secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Antonio Montilla. En Huelva, el acuerdo se ha logrado poniendo en lo alto de la lista al Congreso a la miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE como secretaria ejecutiva de Pesca, María Luis Faneca, y por el Senado, al susanista Amador Huelva, senador y ex alcalde de Rociana. El caso de Jaén se ha cerrado con Felipe Sicilia a la cabeza, adjunto al Comité Electoral del PSOE, y con Micaela Navarro para el Senado, en un gesto calificado por los socialistas de Jaén como de "muy generoso". Y el secretario ejecutivo de Movimientos Sociales de la CEF-PSOE y miembro de la ejecutiva federal, Ignacio López Cano, por Málaga.

El martes, previsiblemente, el comité regional andaluz ratificará las listas propuestas en las provincias y, de ahí, pasarán a Ferraz, donde el comité federal tendrá la última palabra, que ya, anuncian, será de "cambios". En lo que sí coinciden ambas corrientes es en una cosa: mostrar un partido roto "puede debilitar al partido, desmovilizar otra vez a la militancia y al votante, y tener consecuencias negativas para el PSOE en las generales".

“Haré lo que tengamos que hacer para llegar al Gobierno de Castilla y León”, decía Silvia Clemente en el cierre de su campaña de primarias en Ciudadanos, el pasado jueves. Ni un solo periodista ha podido llegar hasta ella desde que confirmó su candidatura. Sus planes son, oficialmente, un misterio. Oficiosamente nadie duda de que Clemente, ya candidata a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, borrará del mapa a su enemigo íntimo, el candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco, en cuanto tenga oportunidad. Contra él apuntó ya el mismo día en que dimitió de todos sus cargos y salió del PP dando un portazo.

Después de 31 años de Gobierno ininterrumpido, el PP se ve en una debacle. Perdió la mayoría absoluta en 2015 pero sujetó la simple. Ciudadanos, con su abstención, facilitó la investidura de Juan Vicente Herrera, que sólo contaba con los votos de su partido y que suponían la mitad exacta de la Cámara. Nadie duda hoy de que si se diese una situación similar, la investidura de Fernández Mañueco sería imposible. Clemente no perdona una traición y dijo haberla sufrido en un partido que le dio la espalda, y que la "obstaculizó". Pero perder el Gobierno sería peor para el partido que perder al candidato. Todo es negociable.

Hasta el momento, Clemente ha optado por comunicarse solamente a golpe de vídeo en redes sociales. En uno de los últimos arremetía contra su antiguo partido y contra todos los demás. Solo el secretario general de Podemos Castilla y León, Pablo Fernández, se pronunció para preguntarse qué clase de revelación divina había tenido la política que formó parte de las filas del PP durante más de dos décadas para volverse en contra en cuestión días.

Las subvenciones a su marido

Mientras ha durado la campaña, el objetivo de Clemente ha sido esquivar las sombras de sospecha que planean sobre ella y los suyos: el mismo día en que la cerraba, el Tribunal Superior de Justicia falló en contra de su marido y abrió una vía penal sobre un asunto avanzado por este diario. Clemente, que se enamoró del empresario patatero Javier Meléndez en su etapa como consejera de Agricultura, le concedió generosas subvenciones. Al menos una de ellas está en cuestión, la que le retiró la sucesora de Clemente en la Consejería. El esposo de Silvia Clemente recurrió.

La sentencia es muy clara: Meléndez intentó cobrar por los mismos trabajos dos veces, quiso colar gastos injustificables y aportó, en la vía administrativa contra la Junta, un documento que la Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ considera “manipulado” y por el que pide que se abra una investigación penal. Pero las presuntas irregularidades no acaban ahí. Cuando el tribunal instruía la causa, solicitó a petición de Meléndez una documentación que la Consejería no pudo encontrar. Los expedientes habían sido borrados, no existían ya ni en papel ni en formato digital, por lo que se denunciaron los hechos ante la Fiscalía. Ahora, el mismo juzgado que rastreaba el borrado de esos archivos investigará el documento falseado que aportó el marido de Clemente.

El silencio de los partidos de la oposición

Ni un solo partido de la oposición ha reaccionado a la elección de Clemente. En 2010, el PSOE preguntaba en las Cortes por las subvenciones concedidas a Patatas Meléndez SL y hablaba de trato favor. Hoy en las filas socialistas reina el mutismo. El asunto ha dejado de interesar incluso con investigación judicial de por medio. Ese mismo silencio se mantiene respecto al caso, también publicado por este diario, de la vivienda que el marido de Clemente disputaba a sus padres tras haber ejecutado obras por más de un millón de euros sin haber justificado de dónde salió el dinero.

La investigación realizada por eldiario.es reveló que Clemente, que se desvincula de todo lo relacionado con la casa, no estaba tan al margen como decía. El responsable de las obras era un habitual de los contratos a dedo en la Consejería de Agricultura primero y en las Cortes después. Mientras Clemente era presidenta de las Cortes, el PSOE sí se interesó por el asunto, hasta el punto de solicitar por la vía parlamentaria todos los contratos y pagos recibidos por el constructor desde la Junta de Castilla y León.

Aunque el PSOE recibió la documentación, que demostraba que se pagaron más de 400.000 euros en contratos públicos al constructor que ejecutaba obras en la casa de los suegros de Clemente, obvió esta información. Tampoco quiso pronunciarse cuando este diario recibió esa documentación y la hizo pública. Lo que hace unas semanas habría sido arma arrojadiza contra el PP es ahora un caramelo envenenado.

Lo que se juega el PSOE no es poco. Ciudadanos, como en las pasadas elecciones autonómicas podría ser el partido llave y Clemente no abrirá la puerta a quien ose criticarla.

Una sentencia en primera instancia de hace tan sólo un mes dio la razón a la familia Franco en el juicio en el que el Ayuntamiento de Santiago reclamaba la propiedad de las estatuas del Maestro Mateo. La jueza basó su desestimación de la demanda en diferentes aspectos y se basó en el principio de usucapión, por tanto, de la posesión pacífica, pública, continuada y no interrumpida de un bien. En el fallo, ya recurrido por el Consistorio, argumenta que la dejadez de este a la hora de demandar las figuras, en plena dictadura, es motivo de sobra para justificar otorgárselas a los herederos del general fascista, además de poner en entredicho la identificación de las mismas e incluso que fuesen entregadas a la administración local en algún momento. El escrito, además, obvia cualquier excepcionalidad del régimen autoritario en lo que tiene que ver con el hecho juzgado, establece una continuidad entre el franquismo y la democracia y da una visión edulcorada de la época. Los evidentes vínculos familiares con la jerarquía fascista de la magistrada Adelaida Medrano fueron desgranados por los investigadores y historiadores Lourenzo Fernández Prieto y Antonio Míguez Macho, que analizaron también el relato "monstruoso" que supone esta sentencia. Hablamos con ellos tras analizar con detalle el documento.

¿Qué les sorprende de la sentencia?

Antonio Míguez (AM): Nuestra opinión jurídica tiene una importancia pública muy relativa, pero la jueza hace alusión a muchas circunstancias históricas que se revelan claves para fundamentar su dictamen. Es ahí donde nosotros podemos tener una opinión técnica por nuestra competencia específica. En esas alusiones a elementos históricos es donde nosotros encontramos errores gruesos, inexactitudes, cuestiones que nuestros estudiantes, si las pusieran en un examen, suspenderían. Nos preguntamos de dónde saca la jueza el conocimiento histórico para hacer varias afirmaciones cuando no hay ningún perito ni persona con formación histórica que la asesore.

Lourenzo Fernández Prieto (LF): Hay una cuestión relevante a la hora de fundamentar la sentencia que es el contexto histórico del franquismo, dictatorial. Hace unas consideraciones donde hay inexactitudes, errores gruesos. Suspendería un examen en cualquier facultad de España.

¿Cuáles son?

AM: La primera es que, en la argumentación jurídica de la sentencia, es fundamental esta figura de la prescripción adquisitiva e intenta determinar que el caso de estas estatuas se ajusta a alguna de las modalidades de usucapión. La jueza dice que desde el año 1954, momento en el que supuestamente se produjo esa cesión irregular de las estatuas a Franco, pasaron ya 63 años (cuenta hasta 2017) y argumenta que ese paso de tiempo es una cuestión fundamental para poder aplicar la usucapión al entender que el Ayuntamiento hizo dejadez de funciones mínimas de cuidado del patrimonio porque nunca reclamó nada.

Los abogados, como ella indica, le recuerdan que era impensable que un Ayuntamiento pudiera reclamar algo a Franco en aquellas fechas y ella rebate advirtiendo de que esas "especiales circunstancias políticas vigentes durante el régimen instaurado por el abuelo de los hoy demandados", así lo dice, no permiten sostener la tesis del letrado de que no hubo dejadez.

Antonio Míguez Macho / CC-BY-SA Praza Pública

Como si reclamar algo a Franco en plena dictadura fuera algo habitual...

AM: Según ella, textualmente, "las normas jurídicas y los plazos civiles son los que son y no los que las partes quieren que sean y han de aplicarse y computarse como la propia normativa impone, sin que quepa adaptarlos a los particulares intereses de las partes". Esto es una barbaridad porque lo que nos dice es que para ella no hay ninguna diferencia a nivel valorativo entre una dictadura y una democracia. Es hasta insultante llamarlo "especiales circunstancias políticas vigentes.

LF: Ella no desconoce que es el abuelo de los demandados y que instauró un régimen especial, pero nada de eso, según argumenta, está por encima de su línea de continuidad. Ahí es donde está el problema.

Establece una línea de continuidad entre franquismo y democracia, como si nada hubiese cambiado.

AM: Su argumento ni tan siquiera se corresponde con otras sentencias del Supremo en el mismo  sentido. Este tribunal ha declarado que no se pueden computar los plazos de una manera continua, sino que hay que tener en cuenta esas "especiales circunstancias políticas vigentes". En esos casos, el Supremo empieza a contar a partir de la promulgación de la Constitución.

Pero es que después dice que "en todo caso, el régimen político citado finalizó en noviembre de 1975 y hasta que fue requerida extrajudicialmente la madre de los hoy demandados, transcurrieron 42 años de evidente pasividad por parte del Ayuntamiento". Es otra barbaridad pensar que la dictadura acabó con la muerte de Franco, decir esto es un error histórico. Por lo menos tendría que comenzar a contar esos plazos y saber que hasta la promulgación de la Constitución, esas circunstancias especiales no habían acabado, pero también debería tener en cuenta que el Ayuntamiento no pasó a ser una institución democrática hasta 1979 por lo menos. Es una persona con un importante grado de imprecisión histórica y eso es lo que nos hace preguntarnos de dónde saca las referencias que existen en la sentencia.

Pero sus argumentos van más allá...

AM: Sí, porque argumenta que la posesión fue "pública pacífica y no interrumpida" y que no hubo "la concurrencia de hechos clandestinos susceptibles de quedar integrados en el artículo 444 del Código Civil, no habiéndose adquirido o mantenido por la fuerza durante los períodos prolongados de posesión del derecho que la ley contempla, al ser el propio Ayuntamiento quien, al parecer, entrega los bienes de forma voluntaria de acuerdo con el relato de la actora". Y habla que esta propiedad "no fue interrumpida pues el propio Ayuntamiento confirma que desde 1954 nunca volvió a poseer las estatuas". Esto es fundamental porque no es viable, porque en un régimen dictatorial no existen esas garantías de derecho ni protección que permitirían que un Ayuntamiento pudiera ejercer una acción de forma voluntaria, no existe. Es una concepción del funcionamiento institucional que no se corresponde con el conocimiento histórico diera período.

E insiste en la posesión "pública, pacífica y no interrumpida"...

AM: Y alega que fue pública porque la familia cedió las estatuas para una exposición en 1961... En aquel año, no hay ninguna posibilidad en el marco de una dictadura que viola sistemáticamente los derechos humanos y sin garantía de que hubiera reclamación por parte de nadie, ni del Ayuntamiento ni de persona alguna. Luego habla de la exposición de 2017, en la que vuelven a ser mostradas en una exposición, y es ahí cuando se hace la reclamación, obviamente, en el marco de un Estado plural y democrático. Si no se percibe la diferencia entre ambas circunstancias es que no se entiende el carácter de la dictadura como un régimen sustancialmente diferente a la democracia. Para ella es un continuo.

Hay, además, un factor que cambia en medio de todo esto: a partir del fin de la dictadura, los miembros de la familia Franco pasan a ser particulares, cosa que antes no eran. La familia ya no hace presentación pública de los bienes hasta hace pocos años.

Lourenzo Fernández Prieto / CC-BY-SA Praza Pública

¿Hace un relato, por tanto, limitado?

LF: La jueza se manifiesta con autoridad para entender ese pasado. Entiende que es suficiente lo que ella sabe para entender ese pasado. La democracia tiene una idea de pasado y no puede ser la de la dictadura, y ella lo que nos dice es que el relato de la democracia es igual que el de la dictadura. Tiene una visión predemocrática, preliberal y monárquica, pero de la monarquía de Franco, porque entiende que Franco es otro monarca más. Lo que ella tiene es un prejuicio sobre el pasado, tiene una consideración definida sobre el pasado. Es un puro desconocimiento de la historia, flagrante.

AM: Ella no considera que el conocimiento histórico entre dentro del científico, sino de la opinión o del político. Para la aplicación del Código Civil, el contexto histórico no le importa. Es eso lo que dice. Ese es el problema. Pero ella sí que utiliza el contexto histórico para justificar su dictamen.

LF: Comete un montón de errores que cualquier historiador marcaría porque sustituye cualquier pericia hasta un extremo negacionista, porque niega que hubo una dictadura y establece que hay una continuidad.

Pero, ¿cómo se prueba que las estatuas fueron espoliadas por los Franco?

LF: ¿Cuál es la prueba de que fueron usurpados por los Franco? Que no hay resto documental. Esa es la prueba. Hay un Ayuntamiento que presenta documentación de actas, de informes, de decisiones, de oficios... Documentación municipal de una institución en dictadura pero que se rige por las lógicas de la administración liberal que venía de antes. El que la jueza dice es que no hay ninguna prueba de lo contrario, pero sí una explicación, la de la familia, la memoria del dictador. Es la memoria de la dictadura la que le dice a ella que la versión del Ayuntamiento, que es positivamente demostrada en actas institucionales. es falsa, pero que la de la dictadura es verdadera, sin prueba documental alguna. Y ahí basa la usucapión.

Esto es monstruoso porque convierte en ley la memoria. Pero también le da continuidad. ¿Dónde está el derecho en la dictadura para que ella entienda que hay continuidad de derecho? ¿En la lógica de que el Ayuntamiento pudo reclamar que quiere decir? ¿Que pudo resistirse? Tú reclamas después de que te lo lleven y antes te resistes. ¿Y cómo se reclama? ¿Dónde está el derecho en la dictadura? Nadie se quiere hacer esta pregunta porque todos asumimos que hay una continuidad de derechos, transaccionada o modificada, pero la hay y ella dice precisamente esto.

¿Cómo califican el relato que hace la jueza en la sentencia?

LF: Nosotros tenemos capacidad, formación, posición y derecho para hacer un análisis historiográfico del relato que hace del pasado y eso va a misa. Si se nos niega ese derecho se nos está negando el conocimiento. Queremos valorar su relato del pasado porque es monstruoso, es peor que ignorante. Es un relato monstruoso desde el punto de vista de un historiador que conoce el pasado. Es demasiado grave.

AM: Lo que sí podemos entrar es en la contextualización histórica que se le da para fundamentar la sentencia y resulta bastante relevante entender cómo funciona la dictadura. Que elementos dentro de la dictadura funcionan dentro de un marco de lógicas administrativas y cuales se salen de estos marcos. Podemos partir de un principio sencillamente jurídico. La Constitución del 78 reconoce la validez de todas las normas anteriores excepto de aquellas que contradigan explícitamente el contenido de la propia Constitución. No podemos convalidar que se hagan referencias históricas y no otras. No hay nada que haga alusión a las circunstancias especiales, a la legitimidad, a si se puede aplicar o no la cuestión jurídica ni que la apropiación fue indebida por la situación histórica. Lo grave es que esa cuestión histórica se resuelva refrendando la memoria y el discurso de la propia dictadura al respeto de lo que pasó.

¿Por qué es necesario o importante este análisis?

LF: El asunto tiene interés público, también porque las estatuas son del Pórtico de la Gloria, no nos olvidemos de esto. El robo y el latrocinio no fueron ajenos al régimen de Franco. Hay muchas muestras y causas. Cuando hablamos de plutocracia estamos hablando de esto. Hay muchos más casos sobre arte robado y su destino. Hubo múltiples juicios en la historia de Europa sobre este tema. ¿Cuál es la diferencia? Pues que la familia Franco reacciona ante los intentos por recuperarlo mientras en otros lugares hay familias, como los Thyssen, que tienen una conciencia que los Franco no tienen.

Estamos discutiendo y viendo el asunto y por otro lado valorando la conciencia cívica, colectiva, democrática, no ya sólo con el relato del pasado. Esto se resume en lo de la impunidad pero eso es muy simple.

La jueza llega a argumentar que no está claro que las estatuas reclamadas se correspondan con las del Pórtico de la Gloria...

LF: Si ese es el argumento, ella tendrá que, de motu propio o dirigiéndose al fiscal, llamar la atención sobre el hecho de que haya unas estatuas que desaparecieron, por lo que habrá que buscarlas.

AM: Cuando fundamenta la sentencia, lo relevante es el hecho del abandono y la inactividad del Ayuntamiento durante los períodos prolongados y detalla el hecho de que la posesión fuera pública, pacífica y no interrumpida y que los Franco no se hicieran con ellas de manera clandestina, sino como donación. Esos son los dos elementos claves. Y son los dos errores de bulto.

Socios necesarios y rivales electorales que pugnan por cada papeleta en la derecha del tablero. PP y Ciudadanos afrontan el ciclo electoral que lo decidirá todo en España a partir del próximo 28 de abril sumidos en una complicada relación. Tras la batalla de las generales, ambas fuerzas deberán llegar a acuerdos para expulsar a la izquierda de las instituciones, como ya hicieron en enero en Andalucía, donde gobiernan en coalición y gracias a los votos de la extrema derecha de Vox tras 36 años de hegemonía socialista.

Y al día siguiente de las generales empezará una nueva carrera hacia las autonómicas y municipales, que se celebrarán menos de un mes después y en las que se repetirá la ecuación en muchos territorios: la derecha, partida en tres, precisa ahora de pactos para poder gobernar.

A la hora de convencer a ese electorado que duda en el centro derecha, PP y Ciudadanos mantienen coincidencias en materia económica –ambos apuestan por un modelo liberal y de desregulación del Estado– y en la lucha contra el independentismo en Catalunya. Esos argumentos son las líneas maestras de la campaña de los dos partidos. Pero las formaciones de Pablo Casado y Albert Rivera chocan, en otras cuestiones de las que no acaparan los grandes titulares, como las regulaciones del aborto, los vientres de alquiler, la eutanasia o las puertas giratorias. Ahí, ambas fuerzas plantean puntos de vista y propuestas totalmente opuestas. 

Los derechos de las mujeres 

Desde la llegada de Casado a la presidencia de los populares, la dirección del PP ha reivindicado retrocesos en los derechos de las mujeres respecto a la interrupción voluntaria del embarazo.

El líder conservador, que en las últimas semanas ha pronunciado polémicas declaraciones como en las que aseguró que las embarazadas deben saber lo que "llevan dentro", plantea volver a la ley de supuestos de 1985 y rechaza la normativa actual, de 2009, de plazos, utilizando argumentos que no se corresponden con la verdad. Entre ellos, que en España existe "barra libre" para abortar a partir de la semana 20 de gestación –cuando la legislación solo contempla la interrupción de forma libre hasta la semana 14–, o que la ley de 1985 fue una normativa de "consenso" si bien entonces esa ley fue rechazada por Alianza Popular, germen del actual PP.

Ciudadanos, en cambio, considera que no hay que tocar la ley vigente y que hablar de ello es mentar el "pasado". "No me veréis hablando de Franco o del aborto, eso lo dejo para Casado y Sánchez. Yo quiero hablar de España", ha llegado a asegurar Albert Rivera en las últimas semanas, desmarcándose de cualquier debate acerca de retroceder en los derechos de las mujeres sobre su maternidad.

De lo que sí se muestra dispuesto a debatir Ciudadanos es sobre los vientres de alquiler, cuya regulación ha sido enmarcada por la portavoz del partido y líder de la formación en Catalunya, Inés Arrimadas, dentro del "feminismo liberal" que dice defender la organización y que también incluye la legalización de la prostitución. En cuanto a la "gestación subrogada", Ciudadanos urge a promulgar una ley en España que "garantice los derechos de todas las personas intervinientes en el proceso, y de forma muy especial de los menores nacidos mediante de esta técnica de reproducción asistida". 

"Diferentes sensibilidades"

La propuesta pide regular una práctica "altruista", por tanto, sin compensación económica explícita, aunque sí contempla pagos a la mujer gestante en concepto de gastos derivados de su embarazo y del parto. 

Dentro del PP existen "diferentes sensibilidades" respecto a la regulación de los vientres de alquiler –el vicesecretario de Organización, Javier Maroto, se ha mostrado dispuesto a debatir al respecto–, pero la posición oficial es contraria. Esta misma semana, la vicesecretaria general de Política Social del Partido Popular, Cuca Gamarra, señaló en una entrevista en la agencia Servimedia que "no hace falta regular más" sobre los vientres de alquiler en España, donde "no es legal".

Gamarra se remitió a lo dicho con "contundencia" por la Comisión Nacional de Bioética: "No es legal en España". No obstante, consideró que "todo niño" nacido a través de esta práctica "tiene derecho a estar inscrito" y que "los derechos de los menores están por encima de otras cuestiones".

En cuanto a la prostitución, el PP no ha desgranado ninguna medida en su programa aunque sus principales dirigentes se han mostrado en contra de legalizarla por tratarse de un sistema de "explotación" de las mujeres y han planteado iniciativas contra la trata. 

El partido de Rivera cree, sin embargo, que es necesario regularla para proteger a las mujeres de la explotación y de las mafias. "Yo quiero que cada vez haya más libertad y se pueda trabajar más por el feminismo. Por ejemplo, en el tema de la gestación subrogada o en el tema de la prostitución, allí donde hay más libertad hay más feminismo, y allí donde hay más prohibiciones hay menos feminismo. Y eso lo vamos a seguir defendiendo", manifestó, el pasado domingo, Inés Arrimadas, el día que acuñó ese término de "feminismo liberal" que sus portavoces han repetido en vísperas del 8-M.

La eutanasia, "innecesaria e injusta"

En materia de derechos y libertades, Ciudadanos ha recalcado en diferentes comparecencias públicas que no se opone a la eutanasia pese a que en un principio su apuesta se quedaba en una ley de muerte digna, aprobada por el Congreso de los Diputados en diciembre con el voto a favor de PP, PSOE, Unidos Podemos y parte del Grupo Mixto, con tres opciones: el rechazo de tratamiento, el testamento vital y el alivio del sufrimiento al final de la vida. 

El rechazo a una ley de eutanasia por parte del PP es, sin embargo, frontal. "Nos vamos a oponer a la ley de la eutanasia de Pedro Sánchez, por innecesaria e injusta", aseguró el propio Casado ya en su discurso de proclamación como presidente de los populares, en julio, cuando el Gobierno socialista presentó esa normativa para su debate en el Congreso. 

En octubre, durante un desayuno informativo, el líder del PP llegó a señalar que el "problema" de la eutanasia "no existe en España" y lamentó que el PSOE sea "experto en sacar problemas que no existen, reabrir las heridas y dividir a los españoles". "Soy un liberal y defiendo legislar lo menos posible" y "no intervenir la vida de la gente, la conciencia de la gente", concluyó.

PP y Ciudadanos también chocan en cuanto a las medidas necesarias para luchar contra la corrupción. El partido de Rivera quiere que todos los cargos de organismos institucionales y públicos se despoliticen y se designen  por "concurso público, mérito y capacidad", a lo que se oponen los populares.

Ciudadanos también pide una regulación de las "puertas giratorias" para evitar los conflictos de intereses, un asunto que afecta de lleno al PP, cuyos exdirigentes han hecho un uso permanente de esas puertas giratorias y logrado contratos millonarios con grandes empresas tras dejar sus cargos públicos.

De la administración, a las empresas

Un vivo ejemplo de esa práctica es el expresidente del Gobierno José María Aznar –mentor y referente de Casado– que tras su salida de la Moncloa fue fichado por la eléctrica Endesa, que fue privatizada durante su mandato. 

Casado ha llegado a asegurar que prohibir o regular las puertas giratorias "es malo para todos". En una entrevista en 2017 el entonces vicesecretario de comunicación del PP aseguró que "el problema es que miles de periodistas, médicos, ingenieros y abogados no quieren venir a la política porque la puerta giratoria está mal vista para volver luego a su profesión", por lo que defendió que altos cargos políticos sean después fichados por grandes empresas con las que han estado relacionados de forma directa durante su ejercicio público, como en el caso de Aznar. 

PP y Ciudadanos deberán dejar de lado todas estas diferencias si como pretende Pablo Casado en el nuevo ciclo electoral se consolidará el "bloque de centro derecha" que conforman ambas formaciones junto con Vox, para expulsar a PSOE, Unidos Podemos y las fuerzas nacionalistas de los distintos gobiernos, desde la Moncloa hasta las comunidades autónomas y los ayuntamientos. 

La decisión de Albert Rivera de imponer una renovación prácticamente total en las cabeceras de cartel de las elecciones autonómicas y en muchas listas a las generales en capitales de provincia, con polémicos fichajes de ex del PP y del PSOE, deja toda la responsabilidad de lo que pueda pasarle a Ciudadanos en las próximas citas con las urnas en el líder del partido y en sus más fieles colaboradores.

En el partido unos comparten sus directrices, otros contienen la respiración mientras unos pocos han empezado a expresar su preocupación en alto por la arriesgada estrategia del líder de optar también por cerrar el abanico de pactos, vetando al PSOE como futuro aliado y abocando con ello al partido a jugárselo todo a una carta: ganar por la derecha para poder encabezar un Gobierno con el PP y el apoyo de Vox.

Ese descontento interno por esa decisión se ha dejado aflorar por primera vez. Y no por cualquiera. El candidato europeo, Luis Garicano, no ha tenido reparos en confesar que no le gustó el acuerdo a tres en Andalucía ni la foto que se propició después en la madrileña Plaza de Colón junto con Pablo Casado y Santiago Abascal.

Tanto Garicano como algunos dirigentes regionales, e incluso miembros de la Ejecutiva, no ocultan que consideran un error "encadenarse" al PP y a Vox. También Manuel Valls, el candidato municipal por Barcelona, se ha desmarcado de la línea oficial. En una carta enviada a los líderes de PSOE, PP y al propio Rivera, Valls pide "un gran pacto que garantice la gobernabilidad de los partidos constitucionalistas, sin condicionamientos de formaciones políticas ajenas al orden constitucional". Afirma que de lo contrario, tras las elecciones generales del 28 de abril se producirá "una crisis constitucional o una legislatura agitada".

Pese a este contundente posicionamiento de Rivera en contra del PSOE, algunos dirigentes regionales de Ciudadanos esperan que tras las generales el líder les dé libertad para aliarse con quién consideren oportuno. "En las anteriores elecciones así fue", recuerda uno de los candidatos que ahora no repite. "No podemos resignarnos a no gobernar en comunidades donde tengamos posibilidades de llegar a acuerdos bien con el PP o con el PSOE", sostiene.

La baja participación en las primarias reflejan el poco entusiasmo interno

Los resultados de las primarias, conocidos este sábado, reflejan el escaso entusiasmo que han provocado los fichajes de Rivera y los cambios en los carteles entre la afiliación, ya de por si poco participativa. La lectura que hace alguno de los aspirantes en estos procesos es que la militancia demuestra así rechazo a algunas de las importantes decisiones -o imposiciones- de la cúpula del partido. 

El propio Rivera ha visto que solo un 32% del censo nacional del partido -cifrado en 25.364 afiliados- votaba su candidatura a primarias para la presidencia del Gobierno. Es decir, únicamente le han respaldado 7.792 militantes. En el partido han preferido destacar que ese apoyo supone el "96%" frente a los otros 14 rivales, ninguno de peso. Rivera será proclamado este domingo oficialmente  candidato a La Moncloa en un acto que oficiará el secretario general, José Manuel Villegas, y que se celebrará en Madrid.

Con todo, el caso de Inés Arrimadas es el más llamativo. Ha visto cómo su candidatura para encabezar la lista por Barcelona en las elecciones generales del 28A no ha despertado el interés de la militancia, ya que solo decidió votar en las primarias el 19% del censo provincial, lo que se interpreta por algunos miembros del partido como un gesto de 'castigo' por la decisión de Rivera de que abandone el liderazgo en Catalunya en unos momentos de tanta tensión.

En el partido también se lanzan críticas internas contra la decisión de colocar como 'cuneros' en las listas de las generales en Almería, Toledo y Granada a dirigentes de la Ejecutiva, como José Manuel Villegas, Juan Carlos Girauta, o Fran Hervías, que son catalanes. 

Otro sobresalto para la dirección ha sido la ajustada victoria de Silvia Clemente, la expresidenta del PP del Parlamento de Castilla y León, de dudoso pasado, frente al diputado y miembro de la Ejecutiva Francisco Igea. La crisis desatada allí va a pasarle factura a Rivera. De hecho varios cargos ya han anunciado que abandonaran Ciudadanos, mientras algunas voces cuestionan la limpieza de ese proceso.   

Aunque allí ha habido una de las participaciones de las más altas -el 70%- en el resto de las primarias ha sido más bien baja, sin llegar en la mayoría de los casos -salvo algunas excepciones- al 35%.  

Si en 2015 hubo precipitación e incluso improvisación para buscar candidatos, ahora la dirección del partido se ha asegurado que en las cabeceras de cartel figuren personas de "confianza", bien de la propia organización o bien independientes "con talento" de "la sociedad civil" avalados por el propio Rivera. 

Ni en Cantabria ni en la Comunidad Valenciana ha habido sorpresas. Los hasta ahora diputados nacionales Félix Álvarez y Toni Cantó, que estaban avalados por la dirección nacional, han ganado las primarias y dejan el Congreso.

En Aragón, Ciudadanos también cambia de cartel. Será el independiente Daniel Pérez Calvo -otra apuesta de la dirección-, una vez que la portavoz en las Cortes y miembro de la Ejecutiva nacional, Susana Gaspar, dio un paso atrás.

Igual ha ocurrido en Asturias en donde el exrector de la Universidad de Oviedo Juan Vázquez, la apuesta asturiana de Albert Rivera, será el próximo cabeza de cartel autonómico después de que el portavoz en la Junta General del Principado, Nicanor García, renunciara a competir por el cargo. 

Una de las escasas sorpresas se ha dado en Baleares, en donde Xavier Pericay, líder regional del partido que se opuso al fichaje del ex presidente del PP, José Ramón Bauzá, ha sido derrotado por el empresario Marc Pérez-Ribas. 

En Extremadura y La Rioja han quedado automáticamente proclamados los dos portavoces de los respectivos Comités Autonómicos, Cayetano Polo y Pablo Baena, al no haberse presentado nadie más a las primarias. Este último vio despejada su candidatura en La Rioja tras la renuncia forzada del portavoz parlamentario y anterior candidato, Diego Ubis, inmerso en un cruce de denuncias por el acoso laboral del que le acusa la diputada Rebeca Grajea -ahora en el grupo de No Adscritos- tras ser expedientada por Ciudadanos.

De modo que, salvo Ignacio Aguado, en Madrid, el resto de las candidatos se estrenarán el 26 de mayo en unas elecciones muy abiertas que se celebrarán un mes después de las generales del 28A y que van a configurar un nuevo mapa político en España.

En enero de 2011, PP y PSOE pactaron una reforma de la Ley Electoral (LOREG), respaldada por CiU y PNV, que introducía la obligación de que los emigrantes solicitasen de forma expresa el voto para poder ejercer su derecho. Este es el inicio de lo que se conoce como voto rogado, el sistema que ha hundido la participación de los electores en el exterior y que un año más obligará a dos millones de españoles a superar un gran número de trabas para votar. La proposición de ley promovida por PSOE y Unidos Podemos para ponerle fin no ha llegado a tiempo: la disolución de las Cortes este 5 de marzo ha frustrado su tramitación. 

La modificación de la Ley Electoral de 2011 pretendía acabar con los problemas y fraudes que se daban con el censo electoral en las votaciones del electorado exterior. También unió el derecho de sufragio en los comicios municipales a la condición de vecino, es decir, prohibió votar en las elecciones locales a todos los españoles registrados en el extranjero, como ocurría hasta ese momento.

María Almena, portavoz de Marea Granate, explica que se daban "dos problemas" antes de la reforma: que el censo del exterior se creó "vertiendo los datos del padrón sin actualizar" −por eso aparecían electores fallecidos o problemas con los datos de los domicilios, indica el colectivo− y las "redes clientelares" que existían con el voto municipal desde el exterior, el único que antes era rogado. "En el voto municipal sí se rogaba y esto hizo que los partidos empezaran a mover redes clientelares. Sobre todo porque el ruego permite la intercepción del voto personal: se organizaban comilonas donde les pedían a inmigrantes los pasaportes para rogar el voto por ellos y había un trasiego de votos. Pasaba justo antes de que se aprobase el ruego", afirma María Almena. Esta irregularidad no se solucionó sino que quedó "oculta", dice Marea Granate en su informe de 2015.

Este colectivo argumenta que la propia Junta Electoral ya advertía en 2009 que ampliar el voto rogado podría provocar una disminución de la participación, como así ocurrió. Los principales problemas originados por esta legislación han sido los retrasos en la llegada de la documentación (e incluso en el propio voto), los ajustados plazos, las dificultades para viajar hasta la ciudad donde se encuentra el consulado para 'rogar' el voto o la falta de documentación.

Caída en picado de la participación

La modificación que pretendía acabar con los fraudes en el censo acabó, en la práctica, generando un gran descenso de la participación.  En estos ocho años de voto rogado, el número de españoles en el extranjero no ha parado de aumentar mientras el número de sufragios, en cambio, caía en picado. En 2008, con el anterior sistema, la cifra de personas que ejercieron su derecho fue de 383.016 del total de 1.201.433 inscritos en el CERA. Una vez se instauró el voto rogado llegó el hundimiento: poco más de 73.000 votos en 2011 pese a que el censo llegó al millón y medio. 

Entre el 20D de 2015 y la repetición electoral del 26J (2016) hubo un incremento de la participación, pero sin llegar nunca a las cifras anteriores. De los 1.924.012 españoles llamados a las urnas en junio, pudieron votar 120.777, según los datos aportados a EFE. La variación con respecto a las pasadas elecciones (88.900) fue de 1,54 puntos.

"Se vio que el sistema no funcionaba, pero justo empezó la ola de migración económica por la crisis. Nos encontramos en un escenario muy distinto en el que el voto exterior empieza a ser contestatario, cuando se desglosa por provincias suele salir de izquierdas, aunque también hay bastante del PP", asegura Almena. La fuerza más votada en las pasadas elecciones fue Unidos Podemos (36.193 papeletas, el 30,20% del total) y se impuso en Andalucía, Aragón, Canarias, Castilla-La Mancha, Catalunya, Extremadura, Comunidad Valenciana, Euskadi y Baleares. El PP fue el partido más votado en Castilla y León, Galicia, Asturias, Cantabria, Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja (34.275 sufragios, el 28,6% del total). El PSOE no venció en ninguna comunidad y fue el tercero en votos y porcentaje (19.916 votos, el 16.62%).

Sus propios impulsores se desmarcan

Los partidos impulsores de la modificación se han ido desmarcando con el paso de los años −además de contar con el rechazo de Unidos Podemos, ERC o BNG, entre otros partidos−, pero los diversos intentos para rectificar han acabado bloqueados o frustrados. "Nadie mueve demasiada ficha para reformar el voto, aunque empezaron a decir que había sido un error y que había que hacer algo para corregir el problema. El PSOE siempre lo ha llevado un poco por bandera y entonado el mea culpa, pero luego no ha sido una prioridad", lamentan desde Marea Granate.

En 2017 se creó una subcomisión en el Congreso de los Diputados para estudiar una reforma de la LOREG, aunque con poca actividad. La Marea Granate presentó su propuesta en diciembre de ese año en la que pedían, entre otras cuestiones, la derogación del voto rogado y la instauración de un sistema múltiple para votar. Su propuesta incluía el voto por correo, presencial en consulados y el voto "por delegación de poder", una fórmula utilizada en países como Francia o Reino Unido que permite designar un representante que ejerza ese derecho.

A principios de ese mismo año, la entonces Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, pedía agilizar el voto en el extranjero en un informe en el que señalaba también que este sistema "ha dificultado el pleno ejercicio del derecho fundamental a la participación política". Los problemas con el voto por correo y con el voto desde el extranjero acapararon la mayor parte de las quejas que recibió la Defensora del Pueblo en materia electoral en su memoria de 2016.

La reforma que no fue

El último intento de llevar a cabo una nueva reforma en la LOREG ha acabado, de nuevo, frustrada. La proposición de ley de PSOE y Unidos Podemos se sometió a debate en el que fue el último pleno del Congreso. Fue apoyada por todos los partidos cuando ya no era posible que se aplicase. Las formaciones se lanzaron entonces reproches entre sí: el PSOE aseguró que el PP ha puesto "trabas" a la modificación al presentar una reforma alternativa −incluía su eliminación pero pedían mayor control de la identificación de los electores− y el PP respondía la culpa había sido del propio Pedro Sánchez por adelantar las elecciones.

La proposición de ley de PSOE y Unidos Podemos acababa por completo con el voto rogado. Todos los residentes recibirían la documentación en su domicilio: se trataría de una papeleta en blanco y todas las instrucciones para conocer las candidaturas. Al igual que ocurre ahora con el CERA, podrían emitir su voto de forma presencial en el consulado −pero con más plazo: de tres a siete días− o hacerlo por correo. En ese documento también aparecía la posibilidad de que se pudiese votar en un mayor número de embajadas o consulados.

No será así: ocho años después de la instauración del voto rogado, una vez más los más de dos millones de españoles que viven en otros países se enfrentan al laberinto de trámites burocráticos que conlleva ejercer su derecho.

Cata a ciegas. 9 mar 2019 20:07:10.eldiario.es - eldiario.es.

- No fastidies, ahora la culpa de las violaciones va a ser del porno. Como lo de los videojuegos y los asesinatos, ¿no?

- Se llama "cultura de la violación", a ver si te enteras. No solo la pornografía, también la prostitución, enseñan a los hombres que las mujeres están disponibles sexualmente para los hombres, que una mujer solo es una colección de agujeros para penetrar.

Acabábamos de salir del teatro, y las tres parejas nos tomábamos una cerveza y comentábamos la obra. Jauría, así se titulaba, teatro documental sobre el caso de "La manada", a partir de las transcripciones del juicio, las declaraciones e interrogatorios de los condenados y de la víctima. La discusión en el bar se fue calentando:

- A muchos hombres les pone la fantasía de someter a una mujer. Cada vez hay más porno que simula violaciones, erotizando el sexo forzado.

- ¿Es solo una fantasía de hombres, o también hay mujeres que se excitan pensando en un desconocido que las somete?

Mi pareja, M., participaba en la conversación, yo me limitaba a escuchar, o más bien a simular que escuchaba. No podía quitarme de la cabeza lo visto y sobre todo lo oído en el teatro: aquella muchacha a cuatro patas, los ojos cerrados, una mano la sujetaba por el pelo para dirigir el movimiento de su cabeza en la felación, otro la penetraba desde detrás, un tercero le lamía la vulva.

- Los de la manada creían que no habían hecho malo –levantó la voz J., con ganas de polemizar-. Meter a una desconocida en un portal, follársela entre cinco por todos los agujeros posibles, dejarla allí tirada y largarse. ¡Hasta lo grabaron en vídeo, de lo convencidos que estaban de que era lo mismo que veían en las películas!

- No estoy de acuerdo –respondió F.-. Alguien puede tener fantasías sexuales de violar o hasta de ser violado, sin por ello querer que ocurra de verdad. Es solo fantasía. El porno es ficción, joder, parece mentira que haya que recordarlo.

- ¿Estás bien? –me preguntó M., acariciándome la nuca. Yo asentí, sonreí, bebí un sorbo, fingí atender la conversación, pero en realidad me estaba preguntando cómo la habían podido penetrar dos hombres a la vez por ano y vagina. Tal vez uno tumbado en el suelo, la muchacha encima, otro cerrando el bocadillo sobre ella.

- ¡Seguro que entre el público había tíos excitados! –gritó J., se oyó en todo el bar.

- ¡Venga ya! ¿Vas a criminalizar a todos los hombres? ¿Todos violadores?

- Son solo fantasías, ¿no decías eso? Apuesto a que algunos espectadores se empalmaron al oír en boca de la actriz los detalles de la violación.

- De acuerdo, pero solo si admites que podría haber también alguna mujer excitada.

- ¡Vete a la mierda!

- Vámonos ya, por favor –le susurré a M., y levanté la voz para mentir al resto de la mesa: "Perdonad, tengo un horrible dolor de cabeza, llevo una semana con mucho trabajo…"

Caminamos hasta el metro, el aire fresco me alivió.

- Qué buena la obra, ¿verdad? –me preguntó M.

- Sí, muy impresionante. No me la quito de la cabeza.

En el vagón nos sentamos frente a dos adolescentes. Una apoyaba la cabeza en los muslos de la otra, que le acariciaba el pelo. Parecían muy borrachas, lo confirmé cuando se levantaron y salieron al andén enlazadas por la cintura, tambaleantes, un tirante de la camiseta descolgado, desnudos el hombro y el omóplato. En el andén había un grupo de jóvenes sentados en el suelo, siete u ocho. Dos de ellos se incorporaron al verlas, se acercaron hacia ellas, sonrientes, el tren reanudó la marcha y solo vi cómo uno daba dos besos a una de las chicas.

- Los chavales ven porno cada vez más jóvenes, ya desde niños –había insistido J. en el bar tras el teatro-. Comparten vídeos, esa es su educación sexual. Crecen convencidos de que las mujeres desean que las follen con agresividad, y que si se resisten es parte del juego erótico. Estamos criando futuras manadas.

- Eso suena muy moralista: el porno es malo, el porno es de enfermos –había respondido F.-. ¡El porno no está hecho para educar, por favor!

Al entrar en nuestro portal, mientras esperábamos el ascensor, me quedé mirando el hueco bajo la escalera, en penumbra.

- ¿Piensas lo mismo que yo? –me preguntó M.

- Claro –contesté, los ojos clavados en el estrecho hueco donde de pronto se materializaron cinco hombres y una mujer. Uno la sujetaba por el brazo, otro la agarró del pelo para agacharla, un tercero le soltó el sujetador y otro le tironeó los leggins mientras el quinto se abría la bragueta ya junto a su boca, todo muy despacio, ralentizados sus movimientos. Reconocí a la víctima: era una de las muchachas del metro, la más ebria de las dos.

- ¿Qué tal tu cabeza? –me preguntó M. al entrar en casa.

Me retrasé en el baño, dejé correr el grifo para que se oyese desde el dormitorio. Me desnudé y el espejo me devolvió una mirada extraña, que sostuve durante un par de minutos, temblando.

En el dormitorio vi que M. ya dormía, la boca entreabierta, el brazo colgando hacia el suelo. Apagué la lámpara, me puse la bata y fui al salón, todavía con el eco de la conversación en el bar, tras el teatro:

- Si has visto tanto porno como dices, coincidirás conmigo en que hay un argumento que se repite una y otra vez: un hombre, solo o acompañado de otros, se acerca a una mujer sola. Ella acepta el coqueteo, pero marca distancia, esquiva el primer beso, se resiste cuando él intenta tomarla de la cintura, forcejea brevemente ya con el hombre encima, y finalmente es penetrada, siempre por los tres orificios, uno tras otro, ya sin resistencia y con evidentes muestras de placer. ¿Qué mensaje lanzan esos vídeos? Que cuando una mujer dice no, en realidad es un sí juguetón.

- Hay muchos tipos de porno, incluso porno feminista…

- Ya, pero el problema es cuál ven los niños. Sí, niños, ya en el patio del colegio con sus móviles. Entra en cualquier web y mira los términos más buscados: adolescentes, sexo extremo, grupos, anal, abusos, incluso violación directamente. Los vídeos más vistos suelen contener humillación, sometimiento, cuando no violencia explícita…

Me senté en el sofá, puse el ordenador sobre mis muslos. Abrí un portal de porno para confirmar lo oído en la cena. Entre las tendencias, además de las comentadas, encontré "hermanas", "madres", "gangbang", "lésbico", "maduras". Paseé el cursor por algunos vídeos, pero acabé por cerrar la página y borrar el historial.

En el buscador escribí "juicio a la manada". Navegué unos segundos hasta encontrar la transcripción de los interrogatorios, todo lo ya escuchado en el teatro. Pasaba deprisa las páginas, me detenía en algunos fragmentos, los recordaba con exactitud de solo unas horas antes. Las palabras de ellos: "Primero yo le hice sexo oral, luego me lo hizo ella a mí, y luego la penetré". "Ella le hizo el beso negro a Alfonso, luego a mí y yo le masajeé el clítoris". "No recuerdo si todos penetramos pero sí nos hizo felaciones a todos". "Según fuimos eyaculando nos íbamos marchando". Y las palabras de ella: "Me agarraron de la mandíbula para hacer felaciones, me tiraban de la coleta para que moviera la cabeza adelante y atrás". "Yo estaba en estado de shock, me sometí, cualquier cosa que me dijeran yo la iba a hacer".

Escuché un roce de zapatillas en el pasillo, cerré de golpe el portátil, agarré una revista.

- ¿Qué haces que no te acuestas? –me preguntó M., los ojos achicados por la luz.

- Ahora voy, no tenía sueño.

Siguió hasta la cocina, pasó de vuelta con un vaso de agua y un "buenas noches".

Esperé un par de minutos para recuperar el ordenador. Busqué alguna foto de la víctima, necesitaba ver su verdadero rostro, no podía acostarme sin verla. Pero solo encontré imágenes de diferentes mujeres que sujetaban un cartel rotulado con "Yo soy la víctima de la manada". También había fotos de la actriz que la interpretaba en el teatro. No me costó imaginar las mismas escenas poniéndola a ella de víctima. Los ojos cerrados, una mano férrea en la mandíbula, otra tirándole de la coleta.

Tumbada, un hombre debajo, otro encima, un tercero sobre su boca.

- El problema lo tienes tú –había dicho alguien en el bar, ya no recordaba quién-. El problema lo tienes tú, que no ves más que violadores en potencia donde solo hay gente corriente que para excitarse fantasea con cosas que nunca hará. Sí, hasta con violaciones grupales, y qué. Vuelvo a los videojuegos, es como el que juega a ser francotirador y revienta cientos de cabezas. El porno es eso, un juego, excitarte con algo que sabes que es ficción. Y cuanto más alejado de tu realidad, más excitante.

- Eso mismo pensaron los de la manada, que era un juego, y que ella también estaba jugando.

- ¿Sabéis cuál era el término más buscado en internet en los días posteriores a la violación? "Vídeo de la manada". Muchos querían verlo, y no por interés informativo. Mucho morbo, sí, pero también habría quien lo buscaba como un contenido más, porno con el que excitarse, porno real.

A solas en el salón tecleé en el buscador, localicé fotogramas del vídeo. No me costó encontrar la grabación completa. Dejé el portátil en la mesa, salí al pasillo, me asomé al dormitorio para escuchar la respiración de M. De vuelta al sofá bajé el volumen del reproductor, dudé unos segundos antes de pulsar play. Apenas un minuto y medio, imagen de mala calidad. Al terminar, volví a reproducirlo. Una vez, dos, tres veces, no sé cuántas veces lo vi.

Borré el historial, cerré el ordenador y quedé unos minutos en el sofá, la respiración alterada, la misma agitación que había sentido en el teatro. Si cerraba los ojos volvía a ver la escena, repetida plano a plano, pero ahora también aparecía, entre el desorden de cuerpos, el rostro de M.

En el espejo del baño, mi reflejo me observó durante un par de minutos. La mirada fija, la expresión desencajada, hasta que cerré los ojos y fui tranquilizándome.
Me deslicé entre las sábanas, me apreté contra M., su cuerpo caliente contra el que encajé mis huesos. Acaricié su pecho mientras recordaba el final de la conversación en el bar, justo antes de marcharnos, F. y J. que insistían:

- El problema lo tienes tú, es tu mirada la que solo ve lo que tus prejuicios le indican que vea.

- Ah, claro, soy yo. Veo violencia donde solo hay juego inocente.

- ¿Y si fuese al revés, mujeres forzando a un hombre? También hay porno así.

- Seguro. Pero es también para excitar a los hombres, no a las mujeres.

- Hombres, mujeres… Mira, te voy a pasar un texto que leí un día, es como un juego.

- Déjame ya de juegos.

- Que sí, un experimento. Es como una cata a ciegas.

- ¿Una cata a ciegas?

- Es una historia en la que no se dice si quien la protagoniza es un hombre o una mujer. No hay nada que lo indique, se usan iniciales en vez de nombres, ningún adjetivo ni artículo aparecen en masculino o femenino. Cada cual, al leerlo, da por hecho que se trata de un hombre, o que es una mujer, a partir de sus prejuicios. Y no valoras igual la historia si piensas que es él o que es ella. Quizás crees que el relato va de un hombre excitado, cuando en realidad se trata de una mujer horrorizada. O tal vez el protagonista es un hombre que sufre una profunda repugnancia, o por qué no, la protagonista es una mujer que siente una repentina excitación. Cuando lo terminas, vuelves a leerlo, pensando ahora que en vez de un hombre es una mujer, o al revés, y de pronto la historia suena diferente. ¿Es el relato o eres tú? Haz la prueba.

En las últimas semanas varios medios se han hecho eco de un estudio que afirma que los niños que pasan demasiado tiempo delante de una pantalla tienen más problemas de desarrollo. Apenas una semana antes, otro estudio realizado sobre adolescentes aseguraba que las nuevas tecnologías no tienen ningún efecto significativo en el bienestar de los jóvenes. Aunque ambos estudios se realizaron sobre franjas de edad diferentes, son una muestra de cómo las investigaciones realizadas durante las últimas décadas ofrecen, a menudo, resultados contradictorios.

A pesar de las contradicciones, la mayor parte de las asociaciones pediátricas reconoce que la interacción con una pantalla ofrece tanto beneficios como riesgos para la salud de los niños y adolescentes. Una revisión de estudios publicada el pasado año por la Sociedad Pediátrica Canadiense (SPC), incluye entre los beneficios el aprendizaje temprano, la exposición a nuevas ideas y conocimientos o mayores oportunidades de contacto y apoyo social, mientras que entre los riesgos señala posibles problemas de sueño, de atención y de aprendizaje, además de una mayor incidencia de obesidad o de la posible exposición a contenidos inapropiados.

Sin embargo, el principal problema de estos estudios es que es difícil establecer una relación de causalidad entre el uso de los dispositivos y los problemas o los beneficios detectados. En otras palabras, no es posible saber si los supuestos problemas o beneficios mencionados pueden estar causados por otros factores y no con el tiempo que pasa el menor delante de la pantalla.

Evitar las pantallas antes de los 18 meses

Lo que sí es cierto es que el escenario se ha complicado con las nuevas tecnologías, dado que a la televisión se le han ido uniendo el ordenador, los teléfonos inteligentes, las tabletas y los videojuegos, lo que ha provocado una serie de cambios en los patrones de uso de las pantallas. Según una revisión de estudios elaborada por la Asociación Americana de Pediatría (AAP), en 1970, los niños comenzaban a ver la televisión con regularidad a los 4 años, mientras que hoy en día, los menores comienzan a interactuar con dispositivos digitales a los 4 meses de edad.

Esta realidad, unida al hecho de que el cerebro de los pequeños de entre 0 y 3 años se encuentra en un período crítico para el desarrollo del habla, o de habilidades emocionales, sociales y motoras, ha provocado que los especialistas empiecen a alertar sobre los posibles riesgos de la exposición a edades tan tempranas y que lo desaconsejen prácticamente hasta los 2 años de edad.

En España, la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) recomienda evitar la exposición de los bebés a las pantallas hasta los 18 meses y, a partir de ahí, iniciar el visionado bajo supervisión de los padres. Unas recomendaciones muy similares a las que realizan la sociedades canadiense o la estadounidense.

Sin embargo, esta última eliminó en 2016 el consejo de no permitir que los niños menores de 18 meses pasen tiempo frente a una pantalla y las nuevas directrices permiten que los bebés puedan ver videollamadas, dado que las conversaciones, aunque sean a través de una pantalla, pueden ayudar a los menores a desarrollar habilidades del lenguaje.

Resultados ambiguos a partir de los 2 años

Pero a partir de esas edades los resultados son más controvertidos. Según uno de los estudios más recientes, publicado el mes pasado en la revista JAMA Pediatrics, "el exceso de tiempo frente a las pantallas puede afectar la capacidad de los niños de entre 2 y 5 años para desarrollarse de manera óptima".

La novedad de esta investigación no está en esta afirmación, que ya se había realizado en muchos estudios anteriormente, sino en el hecho de que es uno de los primeros en afirmar que existe una "asociación direccional entre el tiempo frente a una pantalla y el desarrollo del niño", es decir, que los científicos aseguran que es el exceso de horas delante de una pantalla lo que ha provocado problemas en el desarrollo de los menores.

En promedio, los niños de 2, 3 y 5 años de edad que participaron en el estudio veían aproximadamente 17, 25 y 11 horas de televisión por semana respectivamente, lo que equivale a 2’4, 3’6 y 1’6 horas al día. "Cuando los bebés están delante de una pantalla, pueden perder la posibilidad de practicar y dominar ciertas habilidades", afirman los investigadores, por lo que recomiendan a los pediatras que "guíen a los padres sobre las cantidades adecuadas de exposición a las pantallas y discutan las posibles consecuencias del uso excesivo de las mismas".

Aunque los resultados de este estudio no se pueden considerar definitivos, sí que suponen un importante paso que parece confirmar las correlaciones observadas en estudios anteriores y que habían llevado a las asociaciones pediátricas a recomendar ciertas limitaciones sobre el tiempo que los menores pasan delante de una pantalla.

De esta forma, los pediatras aconsejan que los menores de entre 2 y 5 años pasen un periodo máximo de una hora diaria y "desde los 6 años se debe buscar el equilibrio entre el uso de pantallas y otras actividades propias de sus edades", según la SEPEAP. Además, recomiendan evitar las pantallas durante las comidas, horas de estudio y antes de dormir, y limitar la presencia de pantallas en el dormitorio.

Mejor centrarse en la calidad, no en la cantidad

Sin embargo, no todos los investigadores consideran que este tipo de recomendaciones sean realmente útiles para mejorar el bienestar de los menores a partir de los dos años. En este sentido, un estudio publicado en 2017 en la revista Child Development no encontró una correlación consistente entre los padres que siguieron estas pautas y el bienestar de los niños con edades comprendidas entre los 2 y los 5 años.

El autor principal de ese estudio, el investigador de la Universidad de Oxford, Andrew Pryzbylski, aseguró que sus hallazgos "sugieren que el contexto familiar, cómo los padres establecen las reglas sobre el uso de estos dispositivos y si están activamente involucrados en explorar el mundo digital juntos, son más importantes que el tiempo que pasan ante la pantalla".

Pryzbylski no es el único apuntar en esta dirección. Otro estudio publicado en 2017 sobre niños de entre 4 y 11 años encontró que "el factor predictivo más fuerte de los problemas emocionales o sociales relacionados con la adicción a las pantallas" no es el tiempo que pasan con un dispositivo, sino la forma en que se usan y aportaba algunas pistas sobre cuándo puede estar justificada la preocupación por parte de los padres, como que el tiempo frente a una pantalla interfiera con las actividades diarias, cause conflicto para la familia o el menor o sea la única actividad que le produce alegría.

Las nuevas tecnologías y los adolescentes

Respecto a los problemas que pueden generar estos dispositivos durante la adolescencia, otro estudio reciente publicado en la revista Nature Human Behaviour y realizado con jóvenes de entre 12 y 18 años sugiere que "la asociación entre el uso de la tecnología digital y el bienestar de los adolescentes es negativa pero pequeña", ya que tan solo explica, como máximo, un 0,4% en la variación del bienestar, lo que lleva los investigadores a afirmar que "estos efectos son demasiado pequeños para justificar un cambio de política".

Este estudio tampoco es el primero en señalar la falta de datos que justifiquen un perjuicio de las nuevas tecnologías a los adolescentes. En 2014, otro equipo de investigadores realizó un análisis de 43 estudios previos y concluyeron que había "una ausencia de investigación causal sólida sobre el impacto de los medios sociales en el bienestar mental de los jóvenes".

11 de junio de 2018. Suena el timbre en una vieja casa del pequeño pueblo de Diè, en el departamento francés de La Dromme, no muy lejos de los Alpes. Michel Serrat, de 92 años, recibe un tanto sorprendido un paquete que proviene de España. Es un libro. Emocionado e incrédulo, lee el título: Cisquet, un maqui olotí. En los créditos, ve la dirección y el teléfono de la Asociación Catalana de Expresos Políticos del Franquismo, editora de la publicación, y el nombre de Carlos Vallejo, coordinador del trabajo.

En ese momento, Serrat fue hasta el teléfono y lo descolgó. Manteniendo la calma, fue marcando los números que había apuntado en su pequeño bloc de notas. Una voz en catalán se escuchó al otro lado: “Associació d’expresos, digui”. “¿El señor Carlos Vallejo?”, preguntó Serrat, y añadió. “Buenos días, soy el hermano de Cisquet”.

Francesc Serrat Pujolar, apodado Cisquet, nació en 1921 en Olot, una ciudad industrial de la provincia de Girona, en el seno de una familia obrera. Hijo de un albañil, Joan Serrat, que era un activo anarcosindicalista de la CNT, Cisquet vivió su infancia y adolescencia en los agitados y esperanzadores años de la Segunda República. Forma parte de aquella juventud de clase trabajadora que vio en el proyecto republicano la ilusión y los anhelos de libertad, democracia, educación, derechos laborales y sociales… Todo un programa de transformación social que quedó truncado cuando los que detentaban el poder, temerosos de perder sus privilegios, decidieron acabar con la experiencia democrática española con un golpe de estado que en pocos días se convertiría en una larga y sangrienta guerra.

Cisquet vivió con intensidad aquellos años de contienda bélica. Demasiado joven para combatir, aunque ese era su deseo, seguía a su padre en todos los eventos políticos de Olot. Su padre tuvo que dirigir el consistorio del municipio durante el triste de año de 1938, cuando la República se batía con la única esperanza de que el inicio de un conflicto internacional la salvara de una derrota militar cada vez más segura.

Exilio y residencia en Francia

Con el final de la batalla del Ebro, en noviembre de 1938, justo cuando Cisquet cumplía los 17 años, la Catalunya republicana se desmoronaba ante un ejército franquista mejor armado que nunca gracias al apoyo permanente de la Alemania de Hitler y la Italia fascista. La ofensiva del 23 de diciembre avanzó a pesar de la defensa de las mal armadas tropas republicanas. Con la caída de Barcelona el 26 de enero, la situación devino en caótica huida hacia la frontera. Al Ejército Popular se le unieron decenas de miles de civiles que huían del terror y de las anunciadas represalias. Entre ellas, la familia de Cisquet, que decidió el 2 de febrero que era hora de dejar Olot.

La frontera estaba cerca y emprendieron un duro camino de dos días andando a través de las montañas de la Alta Garrotxa hasta llegar al pueblo francés de Sant Llorenç de Cerdans (Vallespir). Allí se inició un periplo de separación familiar y de campos de concentración. La madre, Pilar, con los pequeños Paquita y Miquel, fueron llevados en tren hasta el departamento de La Dromme; Cisquet y su padre, internados en el campo de Argelers. Pasarían muchos meses antes de que la familia pudiera volver a reunirse en el pequeño pueblo de Luc-en-Diois, donde intentaron rehacer sus vidas.

Pero la tranquilidad no duró mucho para los Serrat-Pujolar y las decenas de miles de republicanos españoles en el exilio. En mayo de 1940, Francia fue ocupada por la Alemania nazi. A pesar de que la mayoría de los exiliados españoles quedaron en la llamada zona libre de forma inmediata, se convirtieron en en extranjeros indeseados. La familia Serrat-Pujolar fue expulsada de su pueblo de acogida y deportada al campo de Agde, donde permanecerá durante cuatro duros meses. Liberados del campo, regresaron a La Dromme.

Cisquet entró entonces en una de las famosas Compañías de Trabajadores Extranjeros que el gobierno de Vichy organizaba para aprovechar la fuerza laboral de los miles de republicanos que malvivían en el Mediodía francés. Fue allí donde empezaron para Cisquet los años de militancia en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) y su progresiva incorporación a la lucha clandestina en la resistencia francesa. Como miles de republicanos españoles entre 1941 y 1944, puso su vida al servicio de la liberación de una Francia que los había recibido como huéspedes incómodos pero que ahora veía con buenos ojos la experiencia militar de aquellos "rojos españoles". Sabotajes, emboscadas a unidades alemanas, salvamento y evacuación de pilotos aliados, Cisquet y miles de "guerrilleros", como los llamaban sus camaradas franceses, se organizaron y combatieron en una lucha partisana que se extendió por todo el continente para contribuir a la derrota de la barbarie fascista.

1944, el año de la gran esperanza

1944 es sin duda el gran año para los republicanos españoles en Francia. Miles de guerrilleros controlaban las zonas fronterizas hostigando y expulsando a unas tropas alemanas en retirada. Cisquet participó, ya como teniente de las Fuerzas Francesas del Interior (FFI), en la liberación de Foix, capital de l’Ariège, y en otras acciones militares. Pero los ojos de esos combatientes republicanos no miraban tanto a la Alemania ya derrotada como a España, que sometida a la dictadura fascista creían que debía el camino de Hitler y Mussolini.

El Partido Comunista Español preparó la Operación Reconquista de España, liberando el Valle de Arán para forzar a los aliados a facilitar la caída del régimen franquista. Cisquet, junto a su hermano Miquel, participaron en esa acción militar, que durante diez días le quitó el sueño al Franco y representó, a pesar del fracaso, el intento más serio de la resistencia antifranquista de derrocar el régimen y restaurar la República.

En diciembre de 1944, Cisquet se despidió de su familia y amigos y, dirigiendo un destacamento guerrillero, se infiltraron a través de la frontera para organizar la Agrupación Guerrillera de Catalunya. Las primeras semanas, con mucho frío y hambre y poca suerte, intentaron establecer bases en las cercanías de su Olot natal. Posteriormente se dirigieron a la zona interior de Tarragona, con el objetivo de contactar con los grupos de maquis que actúaban en esa zona.

Su situación se agravó al sufrir un fortuito choque armado donde murió el jefe de Falange de Reus. Se decidió entonces su reubicación a la ciudad de Barcelona para reforzar la guerrilla urbana. Pero a causa de la precaria situación de las redes clandestinas del PSUC y las JSU se produjo a finales de mayo de 1945 la detención de todo el grupo guerrillero de Cisquet, en medio de la caída generalizada de una parte importante de la organización comunista. En esa misma redada detuvieron al dirigente Jesús Monzón, uno de los artífices principales de la estrategia de reorganización PCE en el sur de Francia durante los años de la ocupación alemana y del intento de liberación de la Vall d’Aran.

Durante cinco largas semanas, Cisquet fue torturado en la Jefatura de la Vía Laietana, a lo que siguió su internamiento en la cárcel Modelo hasta la celebración del Consejo de Guerra. El 25 de febrero de 1946, con apenas 25 años, el joven maqui olotense Francesc Serrat fue ejecutado con otro guerrillero, Joan Arévalo. Para otros tres maquis, Josep Travé, Eduard Segrià y Joan Fortuny, la pena de muerte fue conmutada por penas de cárcel de 30 años. 

Regreso a Olot

El 16 de febrero de 2019, después de 73 años de olvido y silencio, Cisquet volvió a Olot. Una placa colocada por el Ayuntamiento lo recuerda en la última casa donde la familia vivió antes de partir al definitivo exilio. Diversos actos durante el fin de semana recordaron su memoria y homenajearon a su hermano Miquel, superviviente de una generación sobre la que cayó una página de plomo de la historia.

La 'Comisión Cisquet', organizadora junto al Ayuntamiento de Olot de los actos de recuerdo, celebró la oportuna recuperación de la vida y la lucha de Cisquet en su ciudad natal. Más allá de la reparación y justicia histórica de poner luz sobre los derrotados y olvidados. "Hoy cuando las sombras de la extrema derecha y del fascismo vuelven a cernirse sobre Europa, el ejemplo del sacrificio en la lucha por la libertad, la democracia y la justicia social de jóvenes como Francesc Serrat Pujolar toma una funesta e imprevista actualidad", reivindican desde la Comisión. Cisquet ha vuelto a Olot, para no volver a irse.

El Gobierno de Pedro Sánchez enarboló la bandera de la Memoria Histórica desde su aterrizaje en Moncloa. Meses después, y con el adelanto electoral como frontera, el camino trazado deja muchos temas pendientes.

Franco sigue en Cuelgamuros, la ley de Memoria Histórica sin reforma, las fosas comunes sin abrir, la justicia franquista sin tocar, la Fundación Franco a pleno rendimiento… Y Billy el Niño, con todas sus medallas.

El balance final resulta escaso, según la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH). "Cuando está señalada la fecha de caducidad de la legislatura los avances han sido muy pocos", apunta el presidente del colectivo, Emilio Silva. Y con recursos públicos "se podían haber hecho cosas desde hace meses", subraya.

Como "el anuncio de un plan de choque de exhumaciones", necesario, pero que tampoco se va a llevar a cabo". O "el tema de los restos del dictador Francisco Franco, que ha generado mucho ruido pero qué está por hacer y ya veremos si ocurre", declara Silva. Este periódico no ha conseguido una valoración general del del Gobierno.

1. La tumba de Franco

Francisco Franco sigue enterrado en Cuelgamuros. ¿Hasta cuándo? Sacar al dictador de su tumba, el tema estrella de Memoria Histórica del Gobierno de Pedro Sánchez, suma varios anuncios frustrados. ¿Quedará por hacer? El Congreso respaldó desenterrar a Franco en marzo de 2017.

El proceso de exhumación acumula palos en la rueda. El último la maniobra judicial para anular el informe urbanístico que visaba las obras para sacar al dictador. Una estrategia en la que se presentaron decenas de demandas hasta dar con un juez favorable para, a renglón seguido, retirar el resto de acciones de manera que ese magistrado, el juz Yusty Basterreche pueda ser el único que decida.

La familia Franco no ha aceptado el proyecto y ha asegurado que pedirá al Tribunal Supremo que paralice la operación. O el prior del Valle de los Caídos, que cierra la puerta de la basílica a los técnicos, con el aval de la Iglesia católica española y el Vaticano puesto de perfil. 

"El Gobierno debería haber sacado a Franco de ahí porque es un imperativo categorico democrático" y "sin todo este procedimiento", resume Emilio Silva. Consumar el trabajo "y luego si la familia quiere tomar acciones legales contra esa decisión pues que las tome". Pone como ejemplo el caso de Sanjurjo, exhumado en Pamplona y donde un juez tomó en consideración la denuncia de la familia que finalmente archivó el Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

Sacar a Franco de Cuelgamuros es "un deber de protección a las víctimas a las que el Estado no puede obligar a pagar con sus impuestos la tumba de un dictador". Además, incide, "a nadie se le ocurriría que una víctima del terrorismo pagará con sus impuestos la tumba de un terrorista".

2. Reforma de la ley de Memoria

Revitalizar la ley 52/2007. Ampliar un marco legal que se había quedado corto, aprobado bajo la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, iba a servir para ampliar los derechos de las víctimas del franquismo. Pero, en la presente legislatura, la idea no ha llegado a votación en el Congreso.

Pedro Sánchez presentó su propuesta de mejora de la ley de Memoria Histórica en diciembre de 2017, junto a la fosa de Paterna (Valencia). La oferta era una "reforma en profundidad" para combatir el ninguneo presupuestario del Gobierno de Mariano Rajoy y dotar al Estado de mecanismos para abrir las fosas comunes, poner en marcha una Comisión de la Verdad o convertir el Valle de Cuelgamuros en un centro de memoria, entre otras medidas.

3. Abrir las fosas

Un objetivo: liderar las exhumaciones en fosas comunes del franquismo. Así lo reclama Naciones Unidas, la actuación de oficio del Estado en la búsqueda de los desaparecidos forzados. Como una política pública más. Y esta era la intención del Gobierno Sánchez, que queda en el tintero. La idea era establecer planes cuatrienales para atacar las decenas de miles de víctimas arrojadas a miles de tumbas ilegales. Los trabajos en Córdoba son los primeros en los que el Gobierno participa desde la etapa de Zapatero.

Un informe actualiza las cifras: solo será posible rescatar de fosas y cunetas a unas 25.000 personas. El estudio, encargado por la dirección general para la Memoria Histórica a un grupo de expertos, concluye que desde el año 2000 se abrieron 740 fosas en todo el país para recuperar los restos óseos de más de 9.000 personas.

Resoluciones de Naciones Unidas, o la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, determinan el deber del Estado en materia "de derechos humanos desde un móvil democrático", refiere Silva. "Y mientras la familia del dictador Francisco Franco ha vivido en estos meses un garantismo excesivo, las víctimas de la dictadura están en las cunetas", compara.

4. Presupuesto público

El Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez presupuestó 15 millones de euros para temas de Memoria Histórica. Una partida sin precedentes, que cobraba más importancia tras casi dos legislaturas bajo el "cero euros" de Rajoy, y que permitiría afrontar los retos puestos encima de la mesa. Pero estas cantidades dependían de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Y, como el proyecto no cuajó, provocando el adelanto electoral, el rescate de partidas destinadas a la recuperación memorialista ha quedado en el limbo.

"Se nos ha dicho que no se podía hacer nada hasta que se aprobaron los presupuestos, pero no es cierto", considera Emilio Silva. 

5. Romper la impunidad

El bloqueo de España a la investigación de los crímenes del franquismo es la clave de bóveda que sostiene el patrón de impunidad que denuncia la ONU, el Consejo de Europa o Amnistía Internacional. Las víctimas de la represión poliédrica franquista no tienen un acceso efectivo al derecho a la justicia y romper esta rémora aparece como una de las claves más complejas. La preconstitucional ley de Amnistía ha derivado en el carpetazo de muchos procesos. Los juzgados cierran estos casos por prescripción de los delitos. Tampoco, en estos meses, se ha allanado el camino, siquiera para la denominada Querella Argentina.

6. Anular la justicia franquista

La anulación de la justicia franquista abarca procesos desde la guerra civil al tardofranquismo. Décadas de juicios y condenas sin todas las garantías procesales. Sin embargo, miles de sentencias políticas aplicadas por tribunales del franquismo siguen vigentes. Incluida la que condenó a muerte al president de la Generalitat de Catalunya, Luis Companys, que el Consejo de Ministros rechazó al declararla nula y repara la memoria del político catalán ejecutado por Franco. 

7. Ilegalizar las fundaciones fascistas

La ilegalización de las organizaciones de espíritu fascista aparecía en la agenda del PSOE que acababa de ganar la moción de censura contra Rajoy. Pero la Fundación Franco, el lobby que ensalza al dictador con unas cuentas millonarias fruto de donaciones y dinero público, continúa su actividad. O el resto de entes que convierten a España en un caladero de las fundaciones de este tipo. Como las dedicadas a Primo de Rivera, Serrano Suñer, Blas Piñar o Queipo de Llano.

"Tampoco ha ocurrido", dice Emilio Silva. "Llevamos al Parlamento 218.600 firmas para ilegalizar la Fundación Franco y pedir un cambio en la ley de fundaciones que impida que las donaciones desgraven impuestos" y que no existan entes que eneltezcan la dictadura o a quienes han cometido violaciones de derechos humanos. "Va a terminar la legislatura y esa modificación no se ha hecho", enfatiza.

8. Las medallas del torturador 'Billy el Niño'

Billy el Niño mantiene todas las medallas. Y una pensión aumentada por estas condecoraciones. El Gobierno insistía en enero en que aún estaba buscando la fórmula legal para retirar estas prebendas, algunas otorgadas incluso en democracia.

La cita con las urnas del 28 de abril se acerca y Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, sigue intocable. El expolicía franquista de la Brigada Político Social acumuló felicitaciones y retribuciones económicas por una hoja de servicios que desveló eldiario.es. El historial suma un reguero de torturas por las que ha sido denunciado por sus víctimas, también en el Parlamento Europeo. "Cuando lo último que hemos sabido es que es muy difícil hacerlo, esto nos da una medida de la fragilidad de nuestra democracia", según Silva. 

9. Resignificar el Valle de los Caídos

"Resignificar" el mausoleo de Cuelgamuros para que deje de ser un lugar de "memoria franquista y nacional católica", rezaba la proposición no de ley del PSOE aprobada por el Congreso en marzo de 2017 y en la que instaba al entonces presidente Rajoy a ampliar la ley de Memoria Histórica. Así, además de arrancar la mudanza de Franco, pedían convertir la mayor fosa común de España en un espacio para la memoria colectiva democrática.

En agosto de 2018, Pedro Sánchez improvisó una visita al Museo de la Memoria y la Reconciliación de Santiago de Chile, dedicado a las víctimas de la represión en la dictadura de Augusto Pinochet. Este tipo de memoriales forma parte de la cultura latinoamericana de derechos humanos que España ignora.

La histórica madre de plaza de Mayo argentina, Nora Cortiña, en su reciente visita al Valle contaba a eldiario.es que Cuelgamuros podría convertirse en un monumento de memoria y homenaje a las víctimas como ocurrió con el centro de torturas de la Escuela de Mecánica de la Armada en Buenos Aires. "Primero hay que sacar a Franco", insistió al tiempo que consideraba intolerable que allí estén juntos "víctimas y victimarios"

10. Títulos nobiliarios de Franco

'El PSOE pide al rey que anule el ducado de Franco que reclama Carmen Martínez-Bordiu', rezaba un titular de prensa en abril del pasado año. La nieta del dictador reclamaba en herencia el título que el rey Juan Carlos concedió a la familia del golpista en 1975. El exministro Rafael Catalá ejecutó el traspaso el día de la moción de censura.

En junio de 2018 el nuevo Gobierno socialista dijo que estudiaría su eliminación, pero tampoco ha llegado. En España hay otros 30 títulos que parten de la dictadura y están vigentes. Como los marquesados de Queipo, que comandó la masacre franquista en Andalucía. entre los que está el recién renovado de Kindelán, mando de las aviaciones franquista, alemana e italiana durante la Guerra Civil.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=240 - id: 005C93B2840BDBF7 - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2019-03-21T15:49:25.364 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.10 (Debian)