eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 19 ene 2020 18:13:06 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

DOCUMENTO | Lee el acuerdo íntegro entre PSOE y ERC . 2 ene 2020 18:40:54.eldiario.es - eldiario.es.

ERC facilitará la investidura de Pedro Sánchez. El Consell Nacional de los republicanos ha decidido este jueves respaldar el acuerdo con el PSOE al que han llegado sus negociadores, que compromete a los socialistas a abrir una negociación entre el Gobierno central y la Generalitat para la "resolución del conflicto" catalán y someter las conclusiones a una consulta. A cambio, los 13 diputados de Esquerra pasarán de su 'no' inicial a la abstención, lo que pemitirá a Sánchez ser reelegido presidente en segunda votación, que se celebrará el próximo martes.

El respaldo del Consell de ERC al acuerdo se daba por hecho desde el pasado lunes, después de que la Abogacía del Estado informase al Tribunal Supremo en favor de que Oriol Junqueras pudiera ejercer como eurodiputado hasta que se suspenda su inmunidad. Tras conocer la posición de los servicios jurídicos del Estado respecto al contencioso de su líder, la Ejecutiva de ERC se reunió en Barcelona y dio por acabada la negociación con el PSOE, dejando el aval final en manos de su máximo órgano de decisión.

Tal como se esperaba, la mayoría de los miembros del Consell han acabado respaldando un acuerdo que desbloqueará la formación de un gobierno en España después de más de medio año desde la disolución de las Cortes, y que permitirá que acceda al Ejecutivo la primera coalición de izquierdas desde la recuperación de la democracia en 1978. Una situación que los republicanos siempre han tildado de "oportunidad histórica" desde que el PSOE y Unidas Podemos presentaran su preacuerdo dos días después de las elecciones.

Pero, en paralelo a la negociación, la presión de una parte del independentismo contra el pacto de ERC con el PSOE ha ido en aumento. Tanto que esta semana los roces han llegado al interior del Govern. Este jueves por la mañana el president de la Generalitat, Quim Torra, ha citado a su vicepresident y líder de ERC, Pere Aragonès, para comunicarle que el Govern, o al menos la mitad que detenta JxCat, no avala el pacto alcanzado entre republicanos y socialistas. La postura del president es relevante ya que precisamente el acuerdo contempla una negociación entre gobiernos, para lo que se necesita la participación del Ejecutivo catalán.

Mesa de negociación y consulta

Los equipos negociadores de PSOE y ERC han trabajado durante algo más de un mes para llegar a un acuerdo de poco más de un folio y con un lenguaje medido al milímetro. El acuerdo tiene dos únicos puntos, el primero para reconocer la existencia de un "conflicto de naturaleza política en relación al futuro político de Catalunya" que debe resolverse "a través de cauces democráticos, mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando la judicialización del mismo". Este primer punto presenta importantes similitudes a lo recogido en la declaración de Pedralbes

El segundo punto es el que establece una mesa de negociación entre gobiernos como el "instrumento político" para resolver ese conflicto. Además ahí se fijan las características del nuevo espacio, entre otras que ambas partes puedan aportar "con libertad de contenidos" sus propuestas detalladas sobre el futuro de Catalunya, o que comience a funcionar a los 15 días de la investidura. En cambio, no marca un calendario cerrado para el desarrollo de la negociación, algo que era un requisito para ERC, y que se prevé fijar más adelante.

Lo que sí se establece es el compromiso de llevar a cabo una consulta en Catalunya para validar "las medidas en que se materialicen los acuerdos". Una validación ciudadana que en todo caso se llevará a cabo "de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político". En ERC consideran que, con este redactado, se ha abierto la puerta a la celebración de un referéndum en Catalunya, algo que consideran un éxito.

PSOE y ERC pactan una mesa de negociación entre el Gobierno central y la Generalitat en la que se podrá hablar de todo. El documento de un folio y medio en el que las dos formaciones han trabajado durante seis semanas para encontrar un acuerdo que permita a los trece diputados republicanos abstenerse en la investidura de Pedro Sánchez otorga "libertad" en las propuestas que cada parte podrá llevar a la mesa para buscar una solución al "conflicto político" en Catalunya. 

Así, el documento que este jueves avalará el Consell Nacional de ERC y este viernes la Ejecutiva del PSOE establece un "diálogo abierto sobre todas las propuestas presentadas": "Todas las partes aportarán con libertad de contenidos sus propuestas detalladas sobre el futuro de Catalunya. Y se valorarán, debatirán y argumentarán las posiciones al respecto de cada propuesta".

Con ese párrafo, el PSOE se abre a valorar y debatir el referéndum de autodeterminación en Catalunya, que es la vía que defiende el Govern bipartito de JxCat y ERC como salida a problema de "naturaleza política". Ahora bien, los socialistas siempre han rechazado el derecho a decidir por lo que argumentarán en contra de esa medida. En la primera reunión de la comisión bilateral entre Gobierno y Generalitat que se celebró el verano de 2018, una de las exigencias del Ejecutivo de Quim Torra fue plantear la autodeterminación. El Gobierno de Sánchez aceptó que sus interlocutores lo expusieran y lo rechazó

Arrancará 15 días después de que haya Gobierno

Además, el documento pactado para la creación de una "Mesa de diálogo, negociación y acuerdo" entre gobiernos se rige por la "bilateralidad" que le reconocen a la relación entre Estado y Catalunya y establece que "actuará sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático". Para los socialistas la autodeterminación está fuera de la ley. 

Aparte de la "libertad" en los contenidos a discutir, la mesa pactada por PSOE y ERC incluye otros tres "principios". El primero es que estará compuesta por el mismo número de personas por parte del Gobierno como de la Generalitat: "Se establecerán las delegaciones de forma paritaria y con los miembros que ambas partes decidan". También señala un "calendario transparente". La pretensión es que los trabajos arranquen quince días después de que se constituya el Gobierno de Pedro Sánchez y la mesa "establecerá plazos concretos para sus reuniones y para presentar sus conclusiones". 

La última regla son el seguimiento y las garantías de cumplimiento. "La Mesa establecerá mecanismos para garantizar el inicio y mantenimiento de su actividad y el cumplimiento de los acuerdos", reza el texto. No obstante, el acuerdo en sí no establece un límite temporal para que la negociación se dé por finalizada. 

Consulta y coordinación con otros "espacios de diálogo"

Los resultados de esa mesa de negociación se someterán a consulta ciudadana en Catalunya. "En este espacio deberán buscarse acuerdos que cuenten con un apoyo amplio de la sociedad catalana. En este sentido, ambas partes se comprometen a impulsar la efectividad de los acuerdos que se adopten a través de los procedimientos oportunos. Las medidas en que se materialicen los acuerdos serán sometidas en su caso a validación democrática a través de consulta a la ciudadanía de Catalunya, de acuerdo con los mecanismos previstos o que puedan preverse en el marco del sistema jurídico-político", dice el documento.

El acuerdo también señala que la mesa de negociación bilateral supone "abordar la apertura de una nueva etapa basada en el diálogo efectivo, abierto y sincero y apostar por el reconocimiento y entendimiento institucional", pero tendrá que coordinarse con otros "espacios de diálogo institucionales y parlamentarios", como la comisión bilateral Estado-Generalitat que fija el Estatut o la Mesa de Partidos constituida con poco éxito en el Parlament. El texto afirma que esas fórmulas deberán "potenciarse". 

"Las partes firmantes de este acuerdo constatamos que nos encontramos ante la oportunidad de desbloquear y encauzar el conflicto político sobre el futuro de Catalunya y establecer las bases para su resolución, pues hay voluntad de diálogo para alcanzar un acuerdo que nos permita superar la situación actual", dice el acuerdo en su presentación, a pesar de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ya ha advertido de que el acuerdo suscrito por ERC con el PSOE no vincula al Govern.

ERC y PSOE dejan por escrito el "reconocimiento de esta oportunidad, y la voluntad y firmeza política expresada por ambas partes" a la hora de llegar a ese entendimiento con el que pretenden dejar atrás la "judicialización" de la situación política en Catalunya de los últimos años.

 

"El Gobierno de España y la Generalitat Valenciana trabajarán conjuntamente para garantizar el cumplimiento de toda la normativa ambiental respecto a todo aquello que supone la ampliación norte del Puerto de València a fin de asegurar que cualquier actuación se produzca con todas las garantías necesarias".

Así reza el punto 7.1 del acuerdo entre Compromis y el PSOE para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno referido a la polémica construcción de un nuevo muelle de contenedores que duplicará la actual capacidad del recinto portuario del acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

Un punto que acerca más la realización de una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) como condición imprescindible para ejecutar la infraestructura, tal y como ha venido exigiendo la coalición valencianista desde que empezó a tramitarse la adjudicación del proyecto.

El ministro de Fomento en funciones, el valenciano José Luis Ábalos, ya abrió la puerta recientemente a la necesidad de una nueva DIA para la ampliación norte del Puerto de Valencia si el proyecto no es "estrictamente" igual al que se aprobó en 2007.

Una afirmación contraria al criterio que ha venido defendiendo el presidente de la Autoridad Portuaria (APV), Aurelio Martínez, quien siempre ha afirmado que no es preceptiva la evaluación ambiental al entender que sigue vigente la realizada en 2007 sobre un proyecto que ahora se ha modificado sustancialmente, unos cambios que Martínez también negó públicamente tras una primera advertencia del propio ministro.

En declaraciones a Radio Valencia de la Cadena Ser, Ábalos se mostró contundente. "Si efectivamente hay una modificación del proyecto respecto de las obras que merecieron la anterior declaración de impacto ambiental [2007], tendrá que ser revisado por el Ministerio de Transición Ecológica, que es el órgano competente", sentenció el responsable de Fomento, quien añadió que debe ajustarse "estrictamente" al proyecto inicial si no quiere "exponerse a una revisión de carácter medioambiental".

El carrusel de cambios que contiene el anteproyecto aprobado en 2018 con respecto al proyecto original del año 2006 no es menor. Tal y como ha informado eldiario.es, los cambios implican prolongar 500 metros el actual dique de abrigo, eliminar el actual contradique, trasladar a los astilleros de Boluda la terminal de cruceros y cambiar la configuración de los muelles, que se destinarán en su totalidad al tráfico de contenedores.

Además, tal y como pone de relieve el informe emitido por la Conselleria de Emergencia Climática, el mencionado anteproyecto refleja que el volumen de materiales necesario para la construcción del muelle de contenedores es de 23 millones de metros cúbicos (4 millones más de los previstos en la DIA), que serán obtenidos mayoritariamente del dragado hasta la cota de -20 metros en la dársena interior en una superficie aproximada de 100 hectáreas y hasta la cota -22,5 metros en una extensión de aproximadamente 350 hectáreas para adecuar el canal de acceso, cuando la DIA prevé dragar a -18 metros en un área de 80 hectáreas.

Este mismo jueves la Federación de Vecinos de València se ha sumado a la exigencia de una nueva DIA para el proyecto de ampliación y ha anunciado que presentará alegaciones al proyecto.

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha asegurado que iniciará este jueves una "ronda de llamadas a los barones del Partido Socialista" para "frenar" el acuerdo de investidura de Pedro Sánchez con ERC, a la vez que ha cargado contra el PP por estar "frotándose las manos" esperando que se forme lo que ha denominado como "el gobierno de la infamia".

En rueda de prensa en la sede nacional de Ciudadanos, Arrimadas ha dicho que "hoy mismo" comenzará a llamar a los presidentes socialistas de comunidades autónomas y a los líderes de "partidos regionalistas" que estén considerando en apoyar la investidura para que "intenten hacer recapacitar a Sánchez y frenar esta locura".

Arrimadas ha recordado que "por mucho menos los barones echaron a Sánchez" hace cuatro años y ha asegurado que les preguntará si "realmente están de acuerdo" con los acuerdos alcanzados con el PNV o con que Esquerra Republicana "se salga con la suya" y tenga una consulta, y ha tachado de "lamentables" los efectos que tendrá un eventual gobierno de PSOE y Unidas Podemos para las demás comunidades autónomas.

"Apelo al sentido de Estado de los barones del PSOE, no se puede tirar la toalla hasta el último minuto", ha recalcado Arrimadas, quien ha anunciado que les pedirá a los líderes socialistas que si Sánchez "no rectifica", le pidan a los diputados de sus provincias que "no apoyen este gobierno".

Además, Arrimadas ha cargado contra el Partido Popular al señalar que está "esperando a que se forme este gobierno y lo haga muy mal para luego venir", y ha lamentado que esté "simplemente" aguardando a que llegue el día 7 de enero "frotándose las manos". En ese sentido, Arrimadas ha asegurado que también va a llamar por teléfono al presidente del PP, Pablo Casado, para "explicarle" esta estrategia y ha añadido que le gustaría "que hubiera más voces dentro del PP, empezando por la de su presidente", apoyando una "vía constitucionalista" para la investidura.

"Sería bueno que el PP salga de la posición de solo esperar que se forme el gobierno Frankenstein", ha subrayado, y ha considerado que los dirigentes de Ciudadanos son "los únicos" que proponen "una alternativa" y que no se dan por vencidos.

En tanto, fuentes de la cúpula de Ciudadanos han dicho que los llamados comenzarán esta misma tarde y que no incluirán a los presidentes autonómicos Francina Armengol (Baleares), María Chivite (Navarra) o al líder del PSC, Miquel Iceta. Llamará también a los regionalistas cántabros y a Teruel Existe.

El anuncio de Inés Arrimadas ha recibido ya la respuesta de dos dirigentes socialistas: la líder del PSOE en Andalucía, Susana Díaz, y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. "Menos llamadas telefónicas a los socialistas y más apoyar la investidura de Pedro Sánchez con los votos de Ciudadanos y dejar de bloquear el Gobierno que España necesita", ha respondido Susana Díaz.

"Arrimadas lo tiene muy fácil. En vez de llamar tanto que vote a favor de la investidura de Pedro Sánchez y asunto resuelto", ha replicado, por su parte, Fernández Vara. El presidente de Asturias, Adrián Barbón, también ha insistido en la idea de que la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, "lo tiene fácil" si quiere evitar un acuerdo de investidura con ERC.

El PSOE y Compromís formalizan su acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. El acuerdo compromete al Ejecutivo de Sánchez a reformar el sistema de financiación autonómica, caduco desde 2014, "especialmente lesivo para la Comunitat Valenciana" a lo largo de esta legislatura. La infrafinanciación, reconocen los partidos, "ha afectado negativamente a los servicios que reciben las valencianas y valencianos".

Para ajustar la promesa, el documento incluye el compromiso de un calendario "detallado" con distintas fases de la reforma que se presentará en los primeros ocho meses de legislatura, siempre que la investidura prospere.

Mientras el sistema de financiación siga obsoleto, "en los presupuestos generales del Estado se garantizará a la Generalitat Valenciana la prestación de los servicios públicos al mismo nivel que el resto del Estado", a través de mecanismos de compensación que no se han plasmado en el documento.

El Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos se compromete a financiar los recursos del sistema de dependencia tal como marca la ley a lo largo de la legislatura. Actualmente el Estado asume cerca de un 12% de estos recursos, cuando debería abonar hasta el 50% a las comunidades autónomas. El acuerdo establece que se asumirá el coste de forma "paulatina" y "se activarán los fondos de garantía asistencial y el fondo de cohesión sanitaria".

Acuerdo de investidura PSOE - Compromís by eldiario.es on Scribd

La justicia belga ha decidido dejar en suspenso la orden de detención europea dictada por Pablo Llarena contra Carles Puigdemont y Toni Comín. El juez que debía resolver si acordaba su entrega a España considera que, tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), ambos gozan de la inmunidad que les otorga su acta de eurodiputados.

Así, la justicia belga no continuará con el procedimiento que se reactivo con la sentencia hasta que el Supremo no tramite el suplicatorio al Parlamento Europeo.

El pasado 14 de octubre, después de la publicación de la sentencia del procés, el juez Llarena emitió una nueva orden de detención por los cargos de sedición y malversación. Tres días más tarde, Puigdemont se presentó ante la policía belga, quien lo condujo ante la fiscalía y un juez que dictaminó su puesta en libertad sin fianza, pero con la condición de estar siempre localizable y no salir del país sin autorización.

"Puigdemont no aceptó la extradición", relató la Fiscalía, que apoya la orden de extradición: "El juez decidió ponerlo en libertad con condiciones: que no pueda dejar el país sin autorización y esté siempre localizable". Desde entonces, el expresidente catalán ha intentado que la justicia belga no se pronunciase hasta que el TJUE resolviese sobre su inmunidad.

Ese tribunal acordó el pasado 19 de diciembre que Oriol Junqueras adquirió la inmunidad cuando fue elegido parlamentario europeo sin necesidad de ir a jurar su cargo a la Junta Electoral Central, un trámite que tampoco pudieron llevar a cabo Puigdemont y Comín. Un día después de esa sentencia, la Eurocámara les reconoció como eurodiputados y les entregó la acreditación.

Ahora, la justicia belga considera que ambos gozan ya de esa inmunidad por lo que no puede ejecutar la euroorden.

El primer día laborable del 2020 ha empezado con reunión en el Palau de la Generalitat. El president, Quim Torra, y el vicepresident, Pere Aragonès, han mantenido un encuentro durante una hora para rebajar la tensión que ha generado en Junts per Catalunya (JxCat) el acuerdo entre el PSOE y ERC para facilitar la investidura de Pedro Sánchez que este jueves por la tarde validará el Consell Nacional de los republicanos. 

Aragonès ha intentado convencer al president para que participe en la mesa de negociación entre Gobierno y Generalitat pactada entre republicanos y socialistas, después de que Torra advirtiera este martes de que el acuerdo entre el PSOE y ERC  no comprometía al Govern. Torra dejaba así en el aire su presencia en la mesa a las pocas horas de que ERC y PSOE hubieran pactado que la negociación estaría encabezada por los respectivos presidentes y que finalizaría con una consulta ciudadana en Catalunya para validar los eventuales acuerdos. 

En concreto, Aragonès ha propuesto a Torra "defender juntos la autodeterminación en la mesa de negociación con el Estado", según ha indicado la Vicepresidència a la Agència Catalana de Noticies (ACN). Para intentar que Torra no se descuelgue de la mesa de negociación, Aragonès también ha recordado al president que la reivindicación del referéndum en el marco de un diálogo con el Gobierno está contemplada en un acuerdo de Govern aprobado el pasado 22 de octubre. 

Torra se ha mantenido en su posición del martes y ha recalcado al vicepresident y coordinador nacional de ERC que el Ejecutivo catalán no asume como tal el pacto entre Esquerra y PSOE para la investidura, y ha advertido de que no se puede negociar nada con el futuro Gobierno central al margen del Govern.

La portavoz de Junts per Catalunya en el Congreso, Laura Borràs, ha señalado este jueves que su formación, como parte mayoritaria del Govern catalán, debe conocer los términos del acuerdo de ERC con el PSOE sobre la mesa de negociación entre Gobierno y Generalitat para decidir si participan en la misma.

En una entrevista en RNE, Borràs ha planteado la posibilidad de no participar en esa mesa que finalizaría en una consulta ciudadana sobre las conclusiones del diálogo. "Cuando trasciendan los detalles del acuerdo de ERC y PSOE se verá de qué mesa se está hablando y se verá si Junts participa o no", ha aseverado.

De este modo, ha incidido en que, dado que ese "acuerdo entre partidos" para posibilitar la investidura de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno afecta al Govern de la Generalitat, es "necesario" que la parte mayoritaria de ese Ejecutivo conozca los términos en los que se ha establecido.

Sólo así, prosigue, conocerán "si se han vetado temas, si es una solución cosmética o si se aborda el conflicto político". En todo caso, Borràs ha recordado que de las reuniones mantenidas por su formación con el PSOE no se deriva que haya voluntad por parte de los socialistas de que se celebre un referéndum en Catalunya o de que en esa mesa entre gobiernos se vaya a hablar de autodeterminación.

No obstante, desde Junts recuerdan que siempre han apostado por abrir una mesa de negociación entre los dos gobiernos porque entienden que "no hay otra solución que no pase por el dialogo, por escucharse y por acordar" entre ejecutivos.

En este marco, ha calificado de "perfectamente normal" que el president Quim Torra quiera conocer de boca del vicepresident Pere Aragonès (ERC) "cuál es esa mesa de negociación" y en qué términos se ha establecido. Y ha recordado que solo conocen datos de la misma por los medios y que ERC es el "socio minoritario" del Govern.

Además, Borràs ha recalcado que hasta el momento lo que sí conocen es el que el documento presentado conjuntamente por PSOE y Unidas Podemos recoge en el punto nueve una mención directa al problema catalán "bajo el epígrafe de España fuerte y cohesionada", y ha lamentado que se ventila el conflicto en dos líneas.

El Partido Popular ha iniciado este jueves, primer día laborable del año, su campaña de acoso y derribo contra el futuro Gobierno de izquierdas lanzando sospechas acerca del nuevo Ejecutivo sin aportar datos que sostengan sus acusaciones. El número dos de los populares, Teodoro García Egea, ha asegurado en rueda de prensa que el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos ha puesto ya en riesgo 100.000 empleos. 

En una comparecencia en la sede del PP de Murcia, García Egea ha asegurado que "la política laboral de Iglesias y Sánchez va a poner en riesgo 100.000 empleos de los sectores de la automoción y agroalimentario" así como por la subida de impuestos "que también va a destruir empleo porque va a haber inversiones que ya no van a llegar a España". La firma del acuerdo, ha añadido "va a suponer triplicar la cuota de autónomos". 

Con el mismo tono grueso, el número dos del PP ha asegurado que "Sánchez va a ser presidente con los votos de los que agredieron a los guardias civiles" en Alsasua, por su acuerdo con el PNV. A su juicio, el líder socialista "protege a los agresores de Alsasua" por haber acordado que las competencias de Tráfico en Navarra pasen a ser asumidas por la Policía Foral de la comunidad, algo que supone, para él, "la expulsión de la Guardia Civil de Navarra".

"El pacto es el sueño cumplido de Iglesias, Errejón y Monedero. Es una enmienda a la totalidad a las políticas del PP", ha añadido García Egea. También ha añadido que el pacto con ERC "es preocupante, bochornoso y pone en cuestión instituciones como la Abogacía del Estado" y ha denunciado que los socialistas "han adoptado el lenguaje independentista".

"El PP va a estar muy vigilante", ha concluido García Egea, que ha alertado de que "Sánchez ha pasado a pactar un referéndum con aquellos que quieren vulnerar la ley. No habrá referéndum ni independencia porque el PP lo va a parar con todas las herramientas a nuestro alcance".

A sombra de Pessoa e outras luzes portuguesas. 1 ene 2020 22:14:10.eldiario.es - eldiario.es.

Acabamos sempre voltar a Pessoa. O homem solitário, infeliz e, no entanto, capaz de albergar todos os sonhos do mundo e que continua a ser o vulto máximo da cultura, demasiado tempo na penumbra e a precisar de luz. Tapado mas não invisível. Devemos acabar com a ideia de que somos vizinhos de costas voltadas. Como diz o iberista, professor, tradutor e um estudioso incontornável da cultura e das relações entre os países vizinhos, Sáez Delgado, devemos entender-nos como realidades de “braços abertos”. Como fizemos nos primórdios das nossas literaturas clássicas. Camões foi admirado por Cervantes. Quixote teve a sua segunda edição em Lisboa e em espanhol. Fray Luis de Granada, que por aqui continua na solidão da sua tumba, escreveu grande parte da sua obra em Portugal.

O Conde Villamediana nasceu em Lisboa. Unamuno manteve relações próximas com os modernistas portugueses, ainda que tenha cometido o erro de não responder às cartas de Pessoa e dos seus amigos da vanguarda portuguesa. Eça de Queiroz, um Galdós mais cosmopolita e viajante, foi traduzido e lido muito cedo em castelhano. Ramón Gómez de la Serna e Carmen de Burgos, viveram e escreveram em Portugal. Ortega y Gasset teve residência oficial e a sua biblioteca em Lisboa até à sua morte. Almada Negreiros viveu e prosperou na cidade de Madrid da vanguarda.

Há muitas outras relações culturais que nos unem, que fazem da nossa relação uma história de braços abertos. Mas não foi fácil, e continua a não sê-lo, esta forma de conviver, tão próxima e tão afastada, ainda que as coisas vão mudando ao longo do tempo. E tudo começou – pegando em tempos mais próximos – quando  Octavio Paz assinalou a importância de um poeta chamado de muitas maneiras e com o nome oficial de Fernando Pessoa.

Um construtor no escritório

"Não tenho ambições nem desejos / Ser poeta não é uma ambição minha, / É a minha maneira de estar sozinho".

O eterno empregado de escritório, a sua realidade dispersa por outros que também eram ele, mudou a nossa maneira de nos aproximarmos da poesia e da literatura portuguesa. Alguém como ele que apenas viajou para lá da sua imaginação, que constrói todos os mundos sem sair de um escritório, marcou a nossa relação com Portugal, com a literatura e connosco próprios. Ler Pessoa converte-nos noutras pessoas, ajuda-nos e condena-nos, esclarece-nos e desassossega-nos. É um deslumbramento a que não ficamos indiferentes. "Contentar-se com o que lhe dão é próprio dos escravos. Pedir mais é próprio das crianças. Conquistar mais é próprio dos loucos". É assim que faz com que nos reconheçamos como escravos, como crianças e como loucos. Assim somos, mesmo que a literatura não permita evasões. 

Pessoa abre a literatura em português ao mundo. Depois dele vieram muitos mas a sua presença continua a ser inevitável. Encontramo-lo na vida do dia-a-dia, numa iconografia de objetos que vão dos atoalhados à joalharia, passando pelos cafés, às estátuas e ao culto popular de tirar uma fotografia com a representação pública de quem quis sempre permanecer oculto.  Uma realidade que surpreenderia este homem que, mais do que escrever em português, escrevia em si mesmo. Tudo o que lhe aconteceu via como um acidente, um episódio de um romance mas nunca poderia imaginar que se tornaria num eterno e universal long seller. Contraditório, confuso e difuso política e socialmente, iberista de uma maneira muito própria, teve claro que a sua verdadeira "pátria é a língua portuguesa". 

Nessa língua traduzida para o espanhol, em meados dos anos oitenta, chegou-nos um livro que também era uma homenagem a um dos Pessoa que admirávamos: o epicurista, estoico e monárquico Ricardo Reis. Na sua biografia imaginária, nunca tivemos dados sobre a sua morte. Foi outro escritor fundamental da língua portuguesa, quem no-la datou na época da Guerra Civil espanhola. "O Ano da Morte de Ricardo Reis" é o romance de José Saramago que nos comove e nos faz querer seguir os passos do poeta contraditório e apreciador dos prazeres da vida que Pessoa inventou. Naquela altura, cheguei a Lisboa vindo de Sagres e na inesperada e agradável companhia de Teresa Madruga, atriz que nos arrebatou no filme de  "A Cidade Branca". Tinha combinado no dia seguinte com o meu amigo Lorenzo Díaz e tínhamos um encontro marcado com o quase desconhecido José Saramago que com aquele romance, a par do “Memorial do Convento”, nos tinha voltado a prender à literatura portuguesa.

Decidi ficar mais tempo em Lisboa, como se estivesse num romance. Pedi o quarto no qual se tinha hospedado Ricardo Reis, no Hotel Bragança – muito pouco recomendável naquela altura. Fiz o seu percurso de ruas, bares e restaurantes. Com a leitura da apaixonante obra de Saramago como guia real num mundo de ficção, muitos de nós iniciámos uma nova relação com as letras portuguesas. Uns dias antes do meu encontro com Saramago, tinha chegado a Lisboa uma jornalista sevilhana apaixonada, inteligente e bonita. Saramago não resistiu aos encantos da colega. Perguntou-me se a conhecia e teceu-lhe rasgados elogios sem nunca perder a seriedade. Mas no seu interesse notava-se algo mais, algo que desde então se converteu numa das histórias de amor que aproximou de maneira mais nítida as relações entre os dois países. E continuamos a ler cada livro de Saramago.

Onde ele nunca dormiu quem não existia

Cruzamo-nos com ele em muitos lugares de Espanha, visitamo-lo em Lanzarote. E numa distante noite de passagem de ano, fugindo das duplas celebrações do novo ano, retirou-se para trabalhar nos seus diários. Num deles, refere-se a mim como o tipo algo estranho que passou a noite no quarto de hotel onde nunca dormiu alguém que nunca existiu. O romancista não tinha razão. Pessoa fez-nos acreditar na existência de Ricardo Reis e Saramago confirmou o evidente poder da ficção sobre a realidade. 

Mais tarde chegou o primeiro Prémio Nobel de literatura para a língua portuguesa. O vencedor foi José Saramago - que para nós também tinha crescido na sombra de Pessoa – e chegou para tornar possível uma escrita universal feita em português, numa espécie de iberismo reinventado. E outros foram chegando: Cardoso Pires, Lídia Jorge e o imprescindível indagador da história portuguesa, de si próprio e de todos nós, António Lobo Antunes. Com eles, já estávamos prontos para o desembarque das novas narrativas portuguesas, tão distintas, cosmopolitas, originais e libertas do peso da história. Sem tanta sombra de Pessoa nem de Saramago.

A presença e a transcendência dos novos narradores portugueses já são filhas de outro mundo, de outro Portugal onde já não havia tanta presença das guerras coloniais nem ditadura. Gonçalo M. Tavares, Dulce Maria Cardoso, José Luís Peixoto o Walter Hugo Mãe, são imensamente portugueses sem deixarem de ser de qualquer parte. Anterior a esta nova geração, há que destacar a enorme figura literária, humana, poética e memorialista de Miguel Torga, contemporâneo de Saramago. O mais ibérico dos portugueses, o médico rural que nos relatou o mais profundo e essencial através das pequenas coisas. Fabuloso fabulista, Torga escreveu a partir do seu afastamento da vida recreativa umas das literaturas mais necessárias para melhor se conhecer a cultura portuguesa. A poesia que não para, que encontra a sua voz apesar e a partir da imensidão de Pessoa.

A nova era da prata

Ao seu lado, passadas duas décadas, temos de voltar ao já referido Miguel Torga na sua condição de poeta ibérico. E congratular-nos porque o grande poeta da segunda metade do século XX, Eugénio de Andrade, foi traduzido e publicado em Espanha com justiça poética. Devemos acompanhá-lo de Jorge de Sena, incontornável poeta e inovador intelectual  do século passado. O surrealismo de Mario Cesariny que, tal como Almada, é também um notável pintor.

A voz poética mais importante entre as escritoras portuguesas é a de Sophia de Mello Bryner, detentora de um prémio Rainha Sofia de poesia e largamente traduzida em Espanha. Quem quiser percorrer esta nova “idade de prata” da poesia portuguesa deve chegar a Ruy Belo, grande conhecedor de Espanha, Herberto Helder, António Ramos Rosa, José Tolentino. E, certamente, chegar a Nuno Júdice, poeta, tradutor, divulgador, prosista e autor bem conhecido e traduzido entre nós, cuja capacidade de transcender o quotidiano, contando-o de forma lírica, faz dele uma das vozes indicadoras de que a poesia e a literatura portuguesa em geral estão de boa saúde.

Não podemos falar da vida cultural de Portugal sem deter-nos no Fado. Esse lamento popular que conta cantando os sentires, a saudade de um povo. Nem todo o fado é triste, da mesma maneira que nem todo o flamenco é jondo. Nessa canção que nasceu pelos bairros populares de Lisboa, que continua tão viva pelas suas ruas , tabernas ou teatros, viveu também na sombra de uma grande intérprete, Amália Rodrigues.

Mas também há vida e canto para além de Amália. Nas últimas décadas chegaram inovadores letristas e intérpretes capazes de transcender e de levar esse sentimento a um grande número de jovens: Mariza, Dulce Pontes, Camané, António Zambujo ou Carminho são alguns dos nomes capazes de demonstrar que essa poesia cantada, esse sentimento da alma de um povo, pode e deve renovar-se. Vive-se, em Portugal, uma mudança, uma renovação de quase tudo; os seus poetas, narradores, músicos, são a prova de que culturalmente temos de dizer muitas vezes: menos mal que temos Portugal.

La sombra de Pessoa y otras luces portuguesas. 1 ene 2020 21:09:01.eldiario.es - eldiario.es.

Siempre volvemos a Pessoa. Este hombre solitario, infeliz y, sin embargo, capaz de albergar todos los sueños del mundo y que sigue siendo la cumbre de una cultura que permaneció  demasiado tiempo en una umbría necesitada de solana. Tapada pero no invisible. Debemos terminar con el tópico de ser los vecinos que se dan la espalda. Cómo dice el iberista, profesor, traductor y estudioso imprescindible de la cultura y las relaciones entre los países vecinos, Sáez Delgado, debemos entendernos como realidades de "espaldas abiertas". Así lo fuimos desde el principio de nuestras literaturas clásicas. Camoes fue admirado por Cervantes. El Quijote tuvo su segunda edición en Lisboa y en español. Fray Luis de Granada, que aquí sigue en la soledad de su tumba, escribió gran parte de su obra en Portugal. 

El Conde Villamediana nació en Lisboa. Unamuno tuvo estrecha relación con los modernistas portugueses, aunque cometió el error de no contestar las cartas de Pessoa y sus amigos de la vanguardia portuguesa. Eca de Queiroz, un Galdós más cosmoplita y viajero, fue traducido y leído muy pronto en nuestro idioma. Ramón Gómez de la Serna y Carmen de Burgos, vivieron y escribieron en Portugal. En Lisboa tuvo su residencia oficial y su biblioteca hasta su muerte Ortega y Gasset. Almada Negreiros vivió y triunfó en el Madrid de las vanguardias.

Hay otras muchas relaciones culturales que nos unen, que hacen de nuestra relación una historia de espaldas abiertas. Pero no fue fácil, ni lo sigue siendo, esa manera de convivir, tan cerca y demasiado ajenos, aunque las cosas están cambiando. Y todo empezó- para hablar de tiempos más cercanos- cuando Octavio Paz señaló la importancia de un poeta llamado de muchas maneras y con el nombre oficial de Fernando Pessoa.

Un constructor de mundo en la oficina

"No tengo ambiciones. / Ser poeta no es una ambición mía, / sino mi manera de estar solo".

Este eterno empleado comercial, su realidad dispersa en otros que también eran él, cambió nuestra manera de acercarnos a la poesía, a la literatura portuguesa.  Alguien como él que apenas viajó más allá de su imaginación, que construye todos los mundos sin salir de una oficina, marcó nuestra relación con Portugal, con la literatura y con nosotros mismos. Leer a Pessoa te convierte en otro, te ayuda y te condena, te esclarece y te desasosiega. Un deslumbramiento que no permite la indiferencia. "Contentarse con lo que te dan es propio de esclavos. Pedir más es propio de niños. Conquistar más es propio de locos". Así no hace reconocernos en esclavos, niños y locos. Así somos aunque la literatura nos permita evasiones.

Pessoa abre al mundo la literatura en portugués. Después vinieron muchos pero su presencia sigue siendo inevitable. Lo es en la vida cotidiana, en una iconografía de objetos que van desde la mantelería a la joyería, pasando por los cafes, las estatuas y el culto popular de hacerse una foto con la representación pública de quién siempre quiso permanecer oculto. Una realidad que le sorprendería a este hombre que más que escribir en portugués, escribía en sí mismo. Todo lo que le sucedió lo veía como un accidente, como un episodio de novela pero nunca podría haber imaginado que se convertiría en un eterno y universal "long seller". Contradictorio, confuso y difuso política y socialmente, iberista a su particular manera, sí tuvo claro que su verdadera  "patria es la lengua portuguesa".

En esa lengua traducida al español, allá por los mediados años ochenta, nos llegó un libro que también era un homenaje a uno de los Pessoa que admirábamos: el epicúreo, estoico y monárquico Ricardo Reis . En su imaginaria biografía nunca tuvimos el dato de su muerte. Fue otro escritor fundamental de la lengua portuguesa el que nos la data en las fechas de la Guerra Civil española.  "El año de la muerte de Ricardo Reis", la novela de José Saramago que nos hace conmovernos, querer seguir los pasos de aquél poeta contradictorio y gozador que se inventó Pessoa. En aquél tiempo llegué a Lisboa desde Sagres y en la inesperada y grata compañía de Teresa Madruga, actriz que nos enamoró en la película de Tanner "La ciudad blanca". Había quedado al día siguiente con el amigo Lorenzo Díaz y teníamos una cita con el casi desconocido José Saramago que con aquella novela, además de con "Memorial del convento", nos había recuperado para la narrativa en portugués.

Decidí vivir mis horas de espera en Lisboa cómo si de una novela se tratara. Pedí la habitación en el Hotel Braganca- entonces bastante poco aconsejable- en la que se había alojado Ricardo Reis. Hice su recorrido de calles, bares, restaurantes. Con la apasionada lectura de la novela de Saramago como guía real de un mundo de ficción muchos de nosotros comenzamos una nueva relación con las letras portuguesas. Unos días antes de mi encuentro con Saramago había llegado una periodista sevillana apasionada, inteligente y hermosa. Saramago no pudo resistir los muchos encantos de la colega. Me preguntó si la conocía, lanzó unas generosas alabanzas a la colega sin perder su seriedad. Pero algo se notaba en su interés, algo que muy pronto se convirtió en una de las historias amorosas que han sabido acercar de manera más clara las relaciones de los dos países. Y seguimos leyendo cada libro de Saramago.

Donde nunca durmió quién no existió

Coincidimos en muchos lugares en España, lo visitamos en Lanzarote. Y una lejana nochevieja- huyendo de las dobles celebraciones del nuevo año- se retiró a trabajar en sus diarios. En uno de ellos me cita cómo un tipo un tanto extraño que pasó la noche en una habitación de hotel donde nunca había dormido alguien que nunca existió. El novelista no tenía razón. Pessoa nos hizo creer en la existencia de Ricardo Reis y Saramago confirmó el evidente poder de la ficción sobre la realidad.

Después llegó el primer Premio Nobel de literatura para la lengua portuguesa. El ganador fue José Saramago –que para nosotros también había crecido a la sombra de Pessoa– llegó para hacer posible una escritura universal hecha en portugués, un iberismo reinventado. Y fueron llegando otros: Cardoso Pires, Lidia Jorge y el imprescindible indagador de la historia portuguesa, de sí mismo y de todos nosotros que es Antonio Lobo Antunes. Con ellos ya estábamos preparados para el desembarco de las nuevas narrativas portuguesas, tan distintos, cosmopolitas, originales y más liberados del peso de la historia peso de la historia. Sin tanta sombra ni de Pessoa ni de Saramago. La presencia y trascendencia de los nuevos narradores portugueses ya es  hija de otro mundo, de otro Portugal dónde ya no estaban tan presentes las guerras coloniales ni la dictadura. Gonzalo M. Tavares, Dulce María Cardoso, José Luis Peixoto o Walter Hugo Mae, son tremendamente portugueses sin dejar de ser de cualquier parte.

Antes de esta nueva generación, contemporáneo de Saramago, hay que destacar la enorme figura literaria, humana, poética y memorialista de Miguel Torga. El más ibérico de los portugueses, el médico rural que nos contó lo más profundo y esencial desde lo pequeño. Fabuloso fabulista, Torga ha escrito desde su apartada vida creativa una de las literaturas más necesarias para conocer mejor la cultura portuguesa. La poesía que no para, que encuentra su voz a pesar, y a partir, de la inmensidad de Pessoa.

La nueva 'edad de plata'

A su lado, pasadas dos décadas, tenemos que volver al ya citado Miguel Torga en su condición de poeta ibérico. Y felicitarnos porque el gran poeta portugués de la segunda mitad del siglo XX, Eugénio de Andrade ha sido traducido y publicado en España con justicia poética. Debemos acompañarlo de Jorge de Sena, imprescindible poeta e innovador intelectual  del pasado siglo. El surrealismo de Mario Cesariny, que cómo Almada, es también notable pintor. La voz poética más importante entre las escritoras portuguesas es la de Sophia de Mello Bryner, premio Reina Sofía de poesía y bien traducida en nuestro país.

El que quiera recorrer esta nueva “edad de plata” de la poesía portuguesa debe acudir a Ruy Belo, gran conocedor de España,  Herberto Helder , Antonio Ramos Rosa, José Tolentino. Y sin duda llegar a Nuno Judice, poeta, traductor, divulgador, prosista y bien conocido y traducido entre nosotros, su capacidad para trascender lo cotidiano, para contarlo líricamente le hacen una de las voces que señalan la buena salud de la poesía y la literatura portuguesa en general.

No se puede hablar de la vida cultural de Portugal sin detenernos en el fado. Ese quejido popular que sabe contar cantando el sentir, la saudade de un pueblo. No todo fado es triste, como no todo flamenco es jondo. En esa música que nació en algunos barrios populares de Lisboa, que sigue tan viva en sus calles, sus tabernas o sus teatros, ha vivido también a la sombra de una gran interprete, Amalia Rodrigues. También hay vida y canto después de Amalia.

Hace décadas llegaron renovadores, letristas e intérpretes capaces de trascender y llevar ese sentimiento a mayorías de jóvenes: Mariza, Dulce Pontes, Camané, Azambujo o Carminho son algunos capaces de demostrar que esa poesía  cantada, ese sentimiento del alma de un pueblo, se puede y se debe renovar. En Portugal se vive una mudanza, una renovación de casi todo, sus poetas, sus narradores, sus músicos son una prueba de que culturalmente muchas veces tenemos que decir: menos mal que nos queda Portugal.

13 lecturas con las que empezar el 2020 pasando página. 1 ene 2020 21:06:30.eldiario.es - eldiario.es.

Año nuevo, biblioteca nueva. Es una buena manera de tomarse el estreno de año y de década, nada menos. La resaca de las fiestas suele ser dura, ya se sabe: vuelven las obligaciones, los monederos raquíticos y el horario de invierno. El compendio de incomodidades -por llamarlas de alguna manera- que parecen quedar suspendidas durante los días de turrón y brindis.

Hay a quien le da por hacer las famosas enumeraciones de buenos propósitos para el año que comienza, pero listas se pueden hacer de muchas cosas. Por ejemplo, de libros que se llegan a partir de enero en las librerías y que prometen buenos ratos en su compañía.

Estos son los más interesantes de todos los que vienen, que son muchos. Por supuesto, siempre pueden aportar recomendaciones en los comentarios, que para eso están. Y feliz año de nuevas lecturas.

Confesiones de una editora poco mentirosa, Esther Tusquets (Lumen)

La editorial empieza fuerte su sexagésimo aniversario con las memorias de su fundadora, Esther Tusquets. Fallecida en 2012, transformó una empresa en su origen franquista y católico en un sello de referencia. Estuvo al mando de la misma durante 40 años y por las páginas del libro aparecen nombres de escritores y agentes inevitables teniendo en cuenta el escenario en el que se desarrolla la historia. Mario Vargas Llosa, Carmen  Martín Gaite, Camilo José Cela, Miguel Delibes, Umberto Eco y Carmen Balcells son algunos de ellos.

Se trata de un libro para la gente que quiere saber más acerca de lo que fue industria literaria española en el siglo XX. El año pasado salió otro importante: el de las memorias laborales de Jorge Herralde, responsable de Anagrama, en el quincuagésimo cumpleaños de su editorial. El de Tusquets puede acompañarle en la estantería.


Las estrellas, de Paula Vázquez (Editorial Tránsito)

El libro es un retrato autobiográfico del duelo firmado por Paula Vázquez en el que a veces aparece el verso. Según palabras de la escritora y periodista Josefina Licitra: "cuenta de qué está hecha la 'soledad de la madre': eso que queda cuando tu mamá murió, o todavía peor: cuando sabés que está por morirse. El tono es tan sobrio, tan poco estridente -me recuerda a El año del pensamiento mágico, de Joan Didion- que el efecto es inverso: te aniquila. Pero te aniquila 'bien': te hace ver muy chicas las distancias del carácter. Y te hace querer más a tu mamá".

Se trata del último trabajo de Vázquez, después del poemario Los hombres de mi oficio (Huesos de Jibia, 2009) y el libro de cuentos La suerte de las mujeres (Años Luz, 2017), premiado por el Fondo Nacional de las Artes.


El Cineasta, guión de Julien Frey y dibujos de Nadar (Astiberri)

Julien Frey conoció al director Édouard Luntz mientras estudiaba cine. Según decía el segundo, el pez gordo de Hollywood Darryl F. Zanuck había acabado con su carrera cuando hizo desaparecer su película Le grabuge. Pero Frey se entera de que en realidad es toda su obra la que no se puede encontrar. Así que decide investigar.

Con los dibujos de Nadar, El Cineasta -traducido por María Serna-, plasma los testimonios que recogió de personas cercanas a Luntz -familiares, técnicos, actores- y cuenta, a través de su búsqueda de la verdad, la historia del cineasta. Para los amantes de la gran pantalla y los tejemanejes de su industria.


Cómo ser famosa, de Caitlin Moran (Anagrama)

Aunque el primer lanzamiento del año para Anagrama sea La cucaracha de Ian McEwan, una novela que trata el Brexit, Europa y los populismos, este lanzamiento viene acompañado por Caitlin Moran, la insolente inglesa que revolucionó el mercado en 2013 con su libro de feminismo para todos los públicos Cómo ser mujer. Fue una de las pioneras del boom de la literatura feminista de la última década y sus reapariciones se señalan. "¡Chupito!", diría ella.

Su nueva novela sigue con la historia de protagonista de Cómo se hace una chica (Anagrama, 2015). Johanna Morrigan ha dejado atrás su adolescencia y trabaja como columnista musical en el Londres de los 90 del siglo XX. Todo va relativamente bien hasta que un amante graba un vídeo mientras están en la cama y lo hace circular por la ciudad. Ella toma una decisión para librarse de la vergüenza y lo que sucede sorprenderá o no, pero seguramente sea divertido. Ambos cuentan con traducción de Gemma Rovira.


Todo esto existe, Íñigo Redondo (Literatura Random House)

Redondo estuvo trabajando ocho años en el libro antes de enviar una sinopsis y las  primeras cinco páginas a la editorial. Tuvo suerte y todo ese esfuerzo se vio recompensado cuando alguien escogió su manuscrito entre la montaña que reciben cada día. Le pidieron el resto, que ahora llega a las librerías.

En su debut en novela -ya había publicado poemas, relatos y una obra de teatro- Redondo cuenta la vida de Alexei, el profesor de un colegio ucraniano en los años 80 al que acaba de abandonar su mujer. Bebe hasta el desmayo por la noche y disimula su desesperanza durante el día, hasta que se entera de la realidad de una alumna y decide ayudarla. La gran apuesta novel de principios de año.


Todos quieren a Daisy Jones, de Taylor Jenkins Reid (Blackie Books)

En su intento por producir y dirigir más series que nadie, Reese Witherspoon ha decidido adaptar esta novela a formato televisivo para Amazon Prime Video. La serie tendrá 12 capítulos y estará protagonizada por Riley Keough (sí, la nieta de Elvis y Priscilla). La historia tiene potencial: una joven metida en el ambiente de la música en Los Ángeles de los años 60 (clásico ‘sexo, drogas y rock ‘n’ roll’) se cruza con Billy Dunne, líder de la famosa banda The Six y empieza la leyenda.

Best Seller de The New York Times (la propia Witherspoon ayudó bastante al incluir el título en su club de lectura de Instagram), se presenta como una narración coral del proceso de creación de un mito musical y su casi siempre inevitable fin. Los aficionados a la frase "me gustó más el libro" pueden aprovechar que se publica a principios de año para prepararse antes del estreno de la serie. Traduce Lucía Barahona.


Loca, de Nelly Arcan (Pepitas de calabaza)

Los límites de la cordura, las relaciones amorosas, la maternidad y la mercantilización del cuerpo femenino se reúnen en la segunda novela de la canadiense Nelly Arcan (seudónimo de Isabelle Fortier), publicada originalmente en 2004, que llega aquí traducida por Natalia Fernández.

Se trata de la carta de suicidio que la protagonista le escribe a su ex-amante, un periodista francés narcisista y consumidor de pornografía online. En el texto detalla todas las etapas de su relación desde que se conocen hasta que rompen, pasando por la pasión, un aborto y el distanciamiento. La propia Arcan apareció ahorcada en su apartamento en 2009, después de meses investigando sobre el suicidio para el que iba a ser su próximo libro.


Cruising: una historia íntima de un pasatiempo radical, Alex Espinoza (Dos Bigotes)

Espinoza rompe tabúes sobre "arte del cruising" a través de un trabajo que hila la investigación con historia oral y su propia experiencia. El libro aborda el tema desde un punto de vista novedoso, al menos para los no iniciados en él.

El autor expone que esta práctica supone una reclamación del espacio público como un lugar en el que los hombres de todas razas y clases interaccionan sin que importe el gobierno que les vigila, además de ser un desafío al patriarcado y al capitalismo. Un ensayo que romperá muchos esquemas mentales. La cubierta que aquí mostramos es provisional y lo traduce Carlos Valdivia.


El buen soldado, de Ford Madox Fox (Sexto Piso)

Originalmente, la novela iba a titularse La historia más triste. No era mal nombre teniendo en cuenta que narra la ruptura de dos matrimonios felizmente avenidos en apariencia, los Dowell y los Ashburnham. Pertenecientes a la clase alta de la sociedad, los personajes viven sus adulterios, arrebatos y demás sentimientos encendidos en el ambiente de los años anteriores a la Primera Guerra Mundial.

"Considerada una de las grandes novelas del siglo XX", según la editorial, también se la ha comparado con El gran Gatsby. Se postula como uno de los novelones de desamor del primer trimestre y traduce Victoria León.


La última copa, de Daniel Schreiber (Libros del Asteroide)

En un momento en el que la banalización del consumo de alcohol en nuestra sociedad está empezando a cuestionarse, la editorial catalana presenta La última copa, el ensayo personal sobre el alcoholismo de Daniel Schreiber. El trabajo responde -o lo intenta- a la pregunta: ¿Por qué la sociedad permite una droga y luego estigmatiza a aquellos que no pueden manejarla?

La dependencia no asumida del alcohol, la copa de vino diaria que se convierte en una botella o cómo la vida social empuja a beber son algunas de las cuestiones que se abordan. El libro fue un éxito de ventas en Alemania en 2014 y teniendo en cuenta nuestro nivel de consumo de alcohol, también podría serlo en España. Nos llega con la traducción de José Aníbal Campos.


Novela natural, de Gueorgui Gospodínov (Fulgencio Pimentel)

Gueorgui Gospodínov narra la vida de un hombre que se está derrumbado a causa de su divorcio a la vez que escribe su gran proyecto literario. Un periodista da con el manuscrito pero el autor está ya muy lejos cuando esto sucede. La narración a veces pisa la línea fina que separa la realidad y la ficción para intentar mostrar lo imposible que es plasmar con fidelidad la propia vida en el papel.

Este título proyectó a escala internacional el nombre de Gospodínov que, a través de sus 200 páginas, "reinventó el concepto de novela posmoderna", según la editorial. Una de las propuestas más singulares de comienzos de 2020, traducida por María Vútova.


Go Ahead In The Rain. Notas para A Tribe Called Quest, de Hanif Abdurraqib (Alpha Decay)

El poeta, editor y periodista Hanif Abdurraqib toma como base el análisis de la historia y el trabajo del grupo de hip-hop para hablar de su realidad como afroamericano en Estados Unidos y su condición de fan.

Además, también ahonda en la influencia de la música negra en la cultura de su país y cómo su evolución ha ido conectado con la lucha política por los derechos de la población afroamericana. Todo esto con el grupo liderado por Q-Tip, Phife Dawg y Ali Shaheed Muhammad y cabeza del movimiento Native Tongues de los 90 como perfecta "excusa". Traduce Juan Manuel Salmerón Arjona.


Credo, de Peter Bagge (Ediciones La cúpula)

Rose Wilder Lane fue, nada más y nada menos, la fundadora del movimiento libertario estadounidense y posiblemente co-autora junto a su madre, Laura Ingalls Wilder, del clásico La casa de la pradera.

Bagge recorre su biografía en el cómic. Viñeta a viñeta explica que fue una convencida defensora de los derechos de las mujeres y una figura esencial del momento político y literario (llegó a ser una de las escritoras mejor pagadas de su tiempo) que le tocó vivir. Un libro ideal para empezar el año con fuerza.

Mi experiencia como traductora de terroristas y criminales. 1 ene 2020 21:06:17.eldiario.es - eldiario.es.

Soy una persona habladora, capaz de conversar con cualquiera. Pero como intérprete profesional de francés en el sistema penal británico, cada día puedo ser la voz de una persona diferente. He traducido para asesinos y para sospechosos de terrorismo.

Recuerdo mi primer trabajo en un tribunal de justicia. Tenía 27 años y estaba en el banquillo de los acusados junto a una traficante de drogas a la que habían pagado por meter cocaína en su maleta desde Sudamérica. Era más o menos de mi edad y tenía un hijo. Sentí los latidos de mi corazón antes de abrir la boca para traducir.

El veredicto de cada uno de los casos en los que participo depende de la exactitud de mi traducción. Cuando está en juego la vida o la libertad de una persona, la presión es doble. A ella la condenaron y la metieron en la cárcel.

Traduzco textualmente y en primera persona. Omitir o añadir algo distorsiona el diálogo. Debo encontrar el registro adecuado y las palabras correctas, además de reflejar la emoción y la entonación. Los silencios también importan. Todo forma parte de la forma en que conversamos y, en un mensaje, la forma puede cambiarlo todo. A veces me siento un poco actriz. Una vez hablé por un médico acusado de homicidio y desesperado por demostrar su inocencia. Ese día, sentí que me convertía en él.

Los matices culturales pueden ser clave. Sabemos que "mon frère" significa "mi hermano" pero en las culturas africanas también puede significar "mi amigo". En un caso de asilo, que sea un hermano o un amigo el que debe sacar a alguien de la cárcel puede cambiarlo todo.

No se trata sólo de ser bilingüe, hay que trabajar con jergas diferentes. Manejarse con la terminología de los tribunales no es lo mismo que hablar en nombre de alguien que solicita asilo ante una Consejería, o en nombre de un niño ante el logopeda, donde el profesional necesita mi traducción correcta para formarse una opinión adecuada.

Tengo una licenciatura en francés, un máster de traducción y un título en interpretación para el servicio público que me habilita para traducir ante la policía, el gobierno local, la sanidad y el sistema jurídico. Un día me puede contratar un equipo de fútbol de la Premier League para que traduzca a un futbolista al que le han prohibido el consumo de drogas para el dopaje y al día siguiente puedo estar sentada en una prisión de alta seguridad.

A lo que más me dedico es a asuntos penales, un mundo ajeno al mío. Me encanta estar ahí escuchándolo todo. Recuerdo dos días que pasé en una sala de la policía por una escucha telefónica de un conocido caso de asesinato sin resolver. En realidad, gran parte del tiempo lo escuchábamos encender la tele o tirar de la cadena, pero la sensación fue de cumplir con un deber cívico.

Las conversaciones de las que formo parte son confidenciales y, en muchas ocasiones, traumáticas. He repetido los detalles explícitos de una agresión sexual, he hablado por una adolescente que había sido forzada a prostituirse y he sido la traductora de una víctima de torturas, pero de nada de eso puedo hablar luego con un amigo al regresar a casa. Tengo que lidiar con todo en mi cabeza y eso a veces no es fácil.

Todo el mundo tiene sus límites. A mí, los temas que más me cuestan son los de salud, sobre todo cuando hay niños implicados porque tengo 36 años y soy madre. Una vez tuve que decirle a una señora que tenía cáncer. Ha sido la única ocasión en que lloré haciendo mi trabajo.

Pero formar parte de estas conversaciones también ha sido un privilegio. He actuado como compañera de parto para mujeres que de no ser por mí habrían estado completamente solas. Durante el trabajo de parto, una solicitante de asilo me preguntó por nombres de bebés. Ese fin de semana yo había visto la película de Peter Pan. Le puso Wendy a su hija.

A menudo estoy en conversaciones que cambian vidas y las dejan en un punto de máxima tensión. Una vez hice de intérprete para un estudiante extranjero arrestado por un accidente en el que había muerto alguien. Estaba petrificado. No sé si terminaron procesándolo o no, pero he pensado mucho en él desde entonces.

Mi trabajo me ha abierto los ojos. Después de haber hablado en primera persona en nombre de solicitantes de asilo a los que habían dejado pudrirse en celdas sin comida ni luz por ser homosexuales o no apoyar a su gobierno, me enfurece escuchar a los que dicen que los refugiados no deberían estar aquí.

Hace poco hablé en nombre de una asustada adolescente durante una entrevista en el Ministerio de Interior británico. Tuve que hacer de todo para aguantarme las ganas de tocarla. Cuando su abogado describió a todos los miembros del equipo que estaban allí para ayudarla dijo lo siguiente de mí: "Lauren es la persona que habla por ti".

En esas salas no soy la doctora, la policía ni la jueza. Solo soy una persona que se licenció en francés y que ama los idiomas. Me siento honrada de formar parte de esas conversaciones. No podrían tener lugar sin mí.

Traducido por Francisco de Zárate

Las Espartanas: el equipo de rugby de las presas argentinas. 1 ene 2020 21:05:50.eldiario.es - eldiario.es.

Cuarenta mujeres vestidas con ropa deportiva hacen fila para salir por una puerta enrejada y angosta y chocar la mano o abrazar con fuerza a Carolina Dunn, su entrenadora. El pasillo las deja en una cancha de rugby pequeña, rodeada de puertas de hierro, concertinas y guardias. El césped está hirviendo: son los primeros días de diciembre y nada evita que los 30 grados den de lleno en los cuerpos que, en sólo minutos, estarán transpirando a mares. Esto es la Unidad Penal nº47 de San Martín, una cárcel de mujeres del conurbano bonaerense, de las zonas más pobres de Argentina. Ellas son Las Espartanas.

Son las 10:30 de la mañana. Suena el silbato de Carolina para dar inicio al entrenamiento, pero la que dirige esta primera parte es Sofía, una chica que juega al hockey en el primer equipo de un club importante fuera de estos muros. Es delgada, rubia y exigente. "Vamos, veinte bolitas al ritmo del silbato", grita para que las cuarenta, de cuerpos bien distintos, hagan los abdominales. 

En esta unidad, las mujeres están presas, en su mayoría, por delitos menores como tenencia de drogas o lesiones graves por pelearse en la calle. Son 186 repartidas en cuatro pabellones. En el pabellón 3 viven sólo las "jóvenes adultas": todas tienen menos de 30 años, excepto tres de más de 40, a quienes les llaman cariñosamente "las mamis". 

Primero dan dos vueltas a la cancha corriendo mientras varios hombres, presos en un pabellón de al lado, miran como si estuvieran en un palco. Hace tres meses que este grupo entrena los martes por la tarde y los viernes por la mañana. Pero todos los días se turnan para hacerlo también en un patio pequeño que hay en el pabellón. 

Algunas tienen un look más de rugby, otras sólo deportivo, y el resto mallas y zapatillas. Siguen con el entrenamiento físico bajo un sol radiante de verano. No hay sombra por ningún lado. Al otro lado de la cancha, Carolina habla con Dalma, una espartana experimentada, más grande y con más tiempo de juego. Dalma es la que impulsó al resto para formar el pabellón de mujeres jugadoras de rugby. 

El origen

La primera vez que Carolina Dunn entró a una cárcel fue a una de varones que ya jugaban al rugby por la Fundación Espartanos, una organización sin fines de lucro que busca bajar la tasa de reincidencia delictiva a través del rugby, la educación, el trabajo y la espiritualidad.

Ese día, después de dos horas de observación, el entrenador le hizo una pregunta: "Es el último partido, ¿qué vas a hacer: arbitrar o jugar?". "Yo juego", le contestó Carolina. 

En la primera jugada le hizo un placaje al mejor jugador, al más duro. Se acuerda y se ríe. Apenas unos días después, el 18 de noviembre de 2016 Carolina Dunn, creó 'Las Espartanas' en la cárcel de mujeres. 

En su pueblo, a 27 km de este lugar, Carolina es conocida por ser deportista. Alguien le habló de ella a uno de los directivos de la Fundación Espartanos. Ese directivo estaba buscando una mujer que pudiera entrenar a las presas, y la encontró. Hoy está a cargo de más de 70 presas de distintas unidades que juegan al rugby. A Carolina no le importa qué deporte jueguen, sino que jueguen.  

En marzo de 2009, en la Unidad Penal N° 48 de San Martín, al lado de donde ahora juegan las mujeres, nació lo que luego sería la Fundación Espartanos. En ese momento sólo había diez jugadores y dos voluntarios. Diez años después, funciona en 65 unidades con unos 3.000 jugadores. 

Huelga y superpoblación

Una chica está sentada fuera de la cancha. No va a jugar porque se hizo un esguince –se saca la zapatilla y muestra el dedo inflamado–, pero no se queja. "Venimos contentas porque vemos el cielo", dice. Pero no todo el tiempo en la cárcel es así. El 10 de diciembre, más de 9.000 presos y presas empezaron una huelga de hambre pidiendo, entre otras cosas, dejar sin efecto una ley que limita las excarcelaciones y endurece las penas, cuenta la chica del esguince.

También piden reinstalar la ley del "2x1", que computa doble cada día que una persona detenida pasa en prisión preventiva. Según el último informe de 2018 del Ministerio de Justicia de la Nación, el 46% de la población carcelaria está procesada, es decir, no tiene condena firme, la Justicia aún no dictaminó que fuera culpable. "Menos mal que no estamos todavía en huelga de hambre", dice una presa que sale del partido agitada en busca de una botella de agua.

Según la Comisión Provincial por la Memoria, organismo de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, la superpoblación en las cárceles bonaerenses es del 113%. Lo significa que las personas descansen por la noche en el suelo o se turnen para dormir. En su último informe denunciaron que, en diciembre de 2018, había 48.615 personas detenidas en cárceles, alcaldías, comisarías y monitorizadas con brazaletes electrónicos. En julio de 2019 eran 50.500. Un nuevo récord. La tasa de encarcelamiento es, también, la más alta de la historia.

El aliento

"No, yo no quiero jugar", dice una de las presas cuando Carolina las convoca para formar los equipos. "Animate, te tenés que sacar el miedo", le insiste Dalma. En menos de diez minutos estará corriendo toda la cancha. A las 11:30 de la mañana empiezan a jugar en equipos de a cinco. La cancha no da para muchas más. Hay aplausos de todas las de afuera cuando una hace un ensayo. "La hiciste, perri", le grita una, felicitando a la que anota el punto. "Juegan lindo porque juegan con mucho pase", dice una de las "mamis". 

A Norma Ramírez le llaman 'Chile', porque aunque haya nacido en Argentina, gran parte de su familia vive en el país vecino. Tiene 26 años y cuatro hijas pequeñas que quedaron al cuidado de una tía. Es de Liniers, un barrio de Ciudad de Buenos Aires. Está presa por "tentativa de robo" y está en la cárcel desde hace seis meses. El año que viene se quiere apuntar a la universidad para estudiar Abogacía. Tiene los labios pintados de rojo, una coleta larga y la ropa de rugby impecable.

Karina Diaz tiene 41 años, es una de las "mamis". Fuera jugaba al balonmano. El 11 de diciembre se cumplieron 6 meses desde que cayó presa. Es de La Matanza, el distrito más poblado y uno de los más pobres de toda la provincia de Buenos Aires. Pidió que la pasaran al pabellón 3 porque ahí estaban sus dos hijas. 

"Yo primero observé todo el juego porque no había jugado nunca. Un día dije: me voy a animar. Me metí y de ahí no paré más", dice Karina. No quiere hablar de la causa que la llevó a estar presa. Sólo cuenta que está por firmar un juicio abreviado que la dejará al menos dos años y ocho meses tras esas rejas. 

'La Chile' patea la pelota ovalada, Karina la agarra en el aire y corre hasta el fondo. Fuera más de veinte mujeres le gritan: "¡Vamos, mami!". Logra esquivar a las del otro equipo que la intentar tumbar, acelera y logra el ensayo. Todas --todas-- aplauden. No importa el equipo, no parece haber contrincantes. Durante toda la mañana se turnarán para jugar unas contra otras. Al final, a quienes no les gane el cansancio y el calor se sumarán a distintos equipos. Ellas solo quieren jugar. 

Se escucha la música que viene de otros pabellones. Suenan Los Ángeles Azules un grupo de cumbia mexicana con una canción que dice "si de casualidad, me ves llorando un poco es porque yo te quiero a ti". Las que esperan afuera cantan. Otras le piden agua a los hombres que ven a través del enrejado. Ellos traen botellas heladas y se ponen de puntillas para alcanzarlas por un hueco. "Seba, dicen las chicas si no le ofreces agua. Decile al del pabellón 4 si no nos mandan una botella con hielo". 

El entrenamiento termina a las 12:30. Las mujeres estiran los músculos en círculo. Carolina les indica que abran las piernas y toquen el suelo. Una pierna, la otra, dejan caer el cuerpo. Se levantan y giran hacia el otro lado. "¿Qué somos?", grita una. "¡Espartanas. Auh, auh, auh!", contestan todas.

La salida

"En ningún momento me sentí presa", dice una chica alta y delgada de pelo largo. Están en círculo hablando sobre un evento que hubo el viernes anterior donde fueron a jugar un "intercarcelario" a la cancha de rugby grande que hay en la unidad 48, al lado de la cárcel donde ellas están alojadas. "Fue un momento inolvidable", dice otra. "Me hizo sentir como si estuviera en un club". "Me sentí famosa por un día, todos pedían foto con Las Espartanas", se ríen.

"Volvimos cantando en la camioneta", cuenta una más. La camioneta es donde se trasladaron, dentro del complejo penitenciario, de una cárcel a la otra. Ese día, las que no "viajaron" entrenaron en la cancha chica. "Las que no fueron se pusieron a jugar como nunca. Ahora no quiero ver a ninguna con el culo en el suelo", dice Carolina, entre estricta y amorosa, al círculo de presas que la escuchan atentas.  El entrenamiento terminó, es hora de reflexionar y de animar. "Me voy con arresto", le dice una de las presas a Sofía, la voluntaria de la Fundación Espartanos. 

En menos de una semana esa chica estará cumpliendo la condena en su casa, con prisión domiciliaria. Sofía la mira y le da la mano como en una felicitación formal. "¿Estás contenta?", le pregunta. Más vale. Detrás de ellas, un mural dibuja una montaña, un lago y la palabra "Libertad".

Durante 12 días de diciembre, Ifema se convirtió en el centro de la lucha mundial contra la crisis climática. La COP25 intentaba en Madrid cerrar un compromiso de los países para detener el ritmo del calentamiento global. Más de 30.000 personas de todo el mundo pasaron por el recinto ferial de la capital en esas casi dos semanas en las que la prensa internacional estuvo pendiente de lo que sucedía en sus pabellones, por los que caminaban desde presidentes a activistas como Greta Thunberg. Pero cuando los focos de la Cumbre del Clima se apagaron, también lo hizo el fervor medioambiental. El desmontaje de la COP dejó al descubierto unas prácticas poco ecológicas: reciclaje deficiente, contenedores mal utilizados, residuos mezclados.

Las imágenes son elocuentes: contenedores de vidrio repletos de plantas; otros exclusivos para madera que contienen plásticos, restos de telas y todo tipo de objetos sin rastro de madera; contenedores con la leyenda "solo papel y cartón" en los que sobresalen cables acumulados; y otros amarillos (de envases) con trozos de palés de madera y restos de tela. También camiones de recogida con la etiqueta "solo plástico" en los que se ven restos de cartón y latas de refresco.

Pese a las imágenes, una portavoz de la Feria de Madrid –un consorcio constituido por la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de la capital, la Cámara de Comercio e Industria y la Fundación Montemadrid– asegura que no tienen constancia de que se haya producido ningún fallo en el tratamiento de residuos ni que se hayan incumplido las recomendaciones ambientales y de sostenibilidad.

El 60% de las ferias que tienen lugar en Ifema son de gestión propia y el resto se encuentran a cargo de terceros. En el caso de las propias, el tratamiento de los residuos se ha adjudicado a las empresas FCC (en los pabellones impares) y Clece (los pabellones pares). Las dos han participado de la COP25.

"Todo al mismo contenedor"

María (nombre ficticio para mantener su anonimato) trabajó durante varios años como empleada de limpieza de FCC en las distintas ferias que se organizan en Ifema, así como en sus montajes y desmontajes. Conoce las prácticas que se realizan: "En los pabellones la basura se divide en bolsas de colores (plástico, cartón y papel, orgánico y vidrio). Incluso las bolsas son reutilizables. Pero el problema viene después: todo lo que has separado, cuando vacías la bolsa, va al mismo contenedor".

Todos los empleados de limpieza sin distinción (a excepción de los encargados de turno) tienen la misma función: mantener la integridad de los salones, y el traslado de los residuos a los contenedores según han sido asignados en los pabellones para cada feria.

"En Ifema todo esto se sabe. Los montadores, los pintores… nadie recicla, y los limpiadores no tenemos la capacidad de reciclar por todos. Sería en vano. Allí se recicla lo que les interesa reciclar, como la moqueta, que se intenta reutilizar si está decente, o el cartón, porque lo convierten en dinero", resume María.

Estas bolsas son desplazadas a los contenedores que se encuentran en el exterior. Una vez llenos, llega el momento del camión de basura. Este vehículo generalmente no cuenta con una especificación ni distinción de los residuos que transporta, y si lo hace, igualmente resulta inservible: aquí va todo con todo. "El camión no se sabe exactamente a dónde va a parar, hay distintos puntos de vertederos en Madrid y depende de dónde lo haya recogido se supone que va a dejarlo a uno u otro" comenta María.

"Esto es totalmente ajeno a nosotros"

Todos los saben, cuentan los trabajadores, excepto la dirección de las empresas adjudicatarias, según dicen. Fuentes de FCC aseguran que no tiene constancia de esta situación. "Esta no es una práctica que nosotros hagamos: al revés, apostamos por el reciclaje. Pero si nos encontramos los contenedores llenos es otro tema; no es que nosotros no hagamos bien el reciclaje. Esto ya es totalmente ajeno a nosotros".

Desde Clece niegan conocer estas actividades. Una portavoz reitera que en la empresa muestran una política con el reciclaje muy estricta. "Hay una norma clara para los trabajadores de Clece", asegura. Pero matiza: "En el montaje y desmontaje de una feria los contenedores los utilizan tanto las empresas de limpieza como las de montaje y desmontaje de las ferias. Es caótico. Desmontan y tiran donde pueden. En los desmontajes de una feria, los materiales que se utilizan y se tiran no están segregados en origen, entonces tienen que coger todo el material (ya sean cables, moquetas, etc.) e ir al contenedor que sea. No pueden hacer nada".

De puertas para fuera, las ferias de Ifema sí muestran un compromiso con el reciclaje con presencia de contenedores de plástico, papel y cartón, orgánico y vidrio. La portavoz de Ifema se compromete a investigar la situación de los residuos y enumera las medidas que toma "para reducir el impacto de su actividad y sus ferias": certificados medioambientales, la separación de residuos ahora cuestionada, iluminación led de bajo consumo, un punto de recarga para vehículos eléctricos o un programa de recuperación del agua. También ofrece datos del reciclaje selectivo que realiza Ifema: 16,5 toneladas de elementos metálicos (acero, aluminio y cobre, sobre todo), 21 toneladas de papel y 11.000 m3 de toneladas de madera reciclada.

Concienciados con el reciclaje, pero no mucho

Los empleados confirman la separación del vidrio y el cartón: "Ifema contiene unas máquinas específicas para el cartón. Se encargan de compactarlo y, una vez hecho, se llevan a un punto de reciclaje".

Los empleados intentan diferenciar y clasificar los materiales en caso de mal reciclaje por parte de quienes acuden a Ifema. "El problema no somos los trabajadores, sino los visitantes de las ferias. Algunos no buscan reciclar, aun teniendo las facilidades. Muchos de nosotros, si encontrábamos la basura mal reciclada, lo volvíamos a clasificar, aunque al final sea inservible", explica la extrabajadora.

Porque la realidad es tozuda. "Desde fuera podríamos ser conscientes sin mucho esfuerzo de lo que pasa. Basta con detenerte un rato en los viales [en la parte trasera de la feria, donde paran los contenedores] y fijarte en el camión de la basura: verás que coge los contenedores y todos son vaciados en el mismo".

La comida, otra señal

Otra de las caras ocultas de Ifema es el malgasto de comida. Dada la cantidad de visitantes que recibe la feria, el número de alimentos que gestiona es muy alto, y consecuentemente también lo es la cantidad de ellos que acaba en la basura.

"He visto camiones repletos de bollos con plásticos, ensaladas en envases de plásticos, bocadillos y sándwiches con plásticos… Contenedores de comida que aún no ha caducado o caducaban ese día, que son totalmente comestibles pero que no está bien visto ponerlos de cara al público. Hay un desperdicio increíble de alimentos que podrían ser donados para bancos de alimentos, pero solo se hace en escasas ocasiones", aclara María. Todos estos alimentos acaban tirados con sus respectivos envoltorios de plástico.

Un cambio de 360º en Ifema

Fueron 15 días que pusieron a Madrid bajo el foco mundial. Dos semanas de negociaciones, eventos e intentos de alcanzar un acuerdo de emisiones que no fueron todo lo bien que muchos habrían esperado. Las negociaciones se salvaron en el último minuto con un acuerdo de mínimos que permitió que la Cumbre no fuera un fracaso absoluto: se aprobó llamar a los países a preparar planes para reducir las emisiones, pero sin fijar calendario alguno.

Durante estas semanas, la COP25 pareció haber producido un cambio en el funcionamiento de limpieza de Ifema. Había que dar buena cara. Según fuentes internas de la feria, la seguridad y el reciclaje han estado en el punto de mira de todos los dirigentes y asistentes. 

En el interior, al igual que en muchas otras ferias, se podía ver gran cantidad de basuras clasificadas para un empleo responsable de los residuos, aunque en ocasiones no se encontraban bien ubicados. La zona de los contenedores durante el evento se mantuvo vallada y supervisada. La policía se encargó de revisar los contenedores y las bolsas que recogían y reciclaban los camiones de basura.

Pero cuando se desmontó el evento y se apagaron los focos, el desmontaje de este acontecimiento supuso un paso atrás. Lo que parecía haber sido un avance en el funcionamiento interno del recinto ferial fue una máscara que ocultaba la realidad. Los cubos de reciclaje, los residuos generados y los materiales utilizados para el evento acabaron de nuevo todos en el mismo lugar: el camión de basura que mezcla los residuos.

Los últimos diez años de la vida política de Ciudadanos han estado marcados por las sucesivas convocatorias electorales a las que  ha tenido que enfrentarse la formación que impulsó Albert Rivera en 2006 junto a un grupo de intelectuales. Nacidos en Catalunya para combatir a los nacionalismos, Ciutadans –su nombre originario–, con su líder al frente, decidió en 2015 expandirse por todo el territorio nacional con el fin de ser "decisivos" a la hora de configurar mayorías que dieran "estabilidad" a España en base a "acuerdos transversales" con los grandes partidos constitucionalistas.

Los planes de Rivera, sin embargo, iban mucho más allá de ser una formación bisagra capaz de pactar a derecha e izquierda: su ambición a largo plazo era gobernar el país. Nunca lo disimuló. Para ello necesitaba un partido fuerte y unido detrás. Con esa hoja de ruta en la cabeza Rivera fraguó su hiperliderazgo sin que nadie le discutiera internamente ninguna de sus decisiones. Incluso cuando en 2017 el partido cambió de ideario y abandonó la socialdemocracia.

Rivera apostó desde ese momento por ocupar el espacio de centro derecha y en las sucesivas elecciones se obsesionó con dar el sorpaso al PP, algo que nunca logró.

Su tolerancia con Vox y su decisión de vetar en cambio al PSOE llevó al partido a otra de las mayores crisis internas de su corta historia: un grupo de críticos le plantó cara, le advirtió de su errónea estrategia de pactos y repudió su "derechización". Pero Rivera los desoyó y los dejó marchar, retándolos a que impulsaran su propia formación.

El éxito que había alcanzado Inés Arrimadas en Catalunya en 2017 en unas elecciones convocadas por Mariano Rajoy tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución, y el cosechado por el partido apenas dos años después en las generales del 28 de abril, en las que consiguieron 57 escaños, hicieron creer a Rivera que caminaba por la buena senda.

El 10N, sin embargo, le devolvió a la realidad. Ciudadanos se hundió en la irrelevancia pese a los intentos de última hora, y casi a la desesperada, que hizo el líder por rectificar ofreciendo a Pedro Sánchez un acuerdo para "desbloquear España" y evitar un gobierno con "populistas e independentistas".

Rivera ahora es historia, el cuento de un carismático dirigente político que con 40 años recién cumplidos se vio obligado a jubilarse de la vida pública, víctima de su propia ambición y de sus decisiones equivocadas.

Lo que sigue es la cronología de un partido mimado por eso que se llama establishment y que llegó a ser primera fuerza en vísperas de la moción de censura que tumbó a Mariano Rajoy.

2009. Rivera imprime el primer giro a su corta trayectoria política, iniciada tres años antes: el 7 de junio concurre a las europeas en alianza con Libertas, una coalición integrada por grupos antieuropeístas, de ideas ultraconservadoras y en algún caso, xenófobas. Para encabezar la candidatura ficha al abogado y exdirector general de la ONCE, y expresidente de Telecinco, Miguel Durán. Coloca a José Manuel Villegas como número dos.

La operación constituye un estrepitoso fracaso. Cosechar tan solo 22.903 votos (un 0,15% del total). "Un grave error", como reconocería con el tiempo el propio Rivera. No solo no logran entrar en el Parlamento Europeo, sino que abre la primera gran crisis interna que finalizó con la marcha de dos de los tres únicos diputados que tenían en el Parlament, además del propio Rivera –José Domingo y Antonio Robles– y la dimisión de Villegas de su cargo, pese a que su fiel escudero continuó después a su lado para reimpulsar el proyecto.

2010. Tras el fiasco de ese experimento europeo, Rivera es ratificado en primarias como candidato a la Generalitat de cara a las nuevas autonómicas que se celebran el 28 de noviembre en Catalunya. 

El lema de la campaña fue "Rebélate", con el que invitaba a plantar cara a los 30 años de hegemonía de CiU y a los partidos del tripartito, incluido el PSC. En el cartel electoral Rivera esta vez aparecía vestido, no como en el de su debut en las autonómicas de 2006, pero con las personas que le acompañaban de fondo sin ropa. La lista la cerró simbólicamente su mentor, el catedrático Francesc De Carreras. El líder de Ciutadans basa su campaña sobre una idea fuerza: "Nosotros no queremos la Cataluña de las prohibiciones y la imposición. Tenemos la virtud de decir lo mismo en privado y en público". Ciudadanos dobla su representación: sube de 3 a 6 diputados.

2011. El partido de Rivera debate si presentarse a las elecciones generales del 20 de noviembre y abre negociaciones con UPyD para tentar una posible coalición. Pero Rosa Díaz, la dirigente de la formación magenta, rechaza esa posibilidad. Ciudadanos obvia esos comicios para no dividir el voto del espacio de centro. UPyD se convierte en cuarta fuerza del país: obtiene 5 escaños y grupo propio en el Congreso.

En la primavera de ese mismo año, Ciudadanos presenta algunas candidaturas a las municipales y mantiene parte de sus ediles de Catalunya. Además debuta con concejales en Molina de Segura (Murcia) y Villanueva del Pardillo de (Madrid). En las autonómicas que se celebran ese mismo día no participa.

2012. Ciudadanos, con Rivera como candidato, afronta en Catalunya otras autonómicas. El adelanto decidido por Artur Mas fija el día de la votación para el 25 de noviembre. En la presentación de la campaña, bajo el lema 'Mejor unidos', Rivera vuelve a verse respaldado por escritores y fundadores del proyecto, como Félix Ovejero, Javier Nart o Arcadi Espada, además de por Francesc de Carreras. Rivera coloca como número tres de su candidatura a Carina Mejías, que acababa de abandonar el PP, partido con el que fue concejala del Ayuntamiento de Barcelona y diputada en el Parlament durante varios años. Mejías concurre en la lista como independiente. 

La tensión ya es palpable en Catalunya ante el auge del independentismo. De hecho, dos meses antes, el 27 de septiembre, fue votada en el Parlament una moción en la que se pedía convocar una consulta sobre la independencia que cuenta con el apoyo de los nacionalistas y ERC, la abstención del PSC –excepto del diputado Ernest Maragall que votó a favor– y el voto en contra del PP y Ciudadanos.

Rivera consigue aumentar sus apoyos: saca nueve escaños con un discurso basado en los "valores constitucionalistas" y en el que ya alertaba del peligro de ruptura de España. Además, pidió, sin éxito, una ley electoral propia para Catalunya con circunscripción única para todo el territorio, donde el valor de cada voto fuera el mismo, independientemente de la provincia.

2013. Uno de los pocos años sin elecciones de la historia reciente. Rivera se mantiene centrado en su tierra pero ya con la idea de expandir el partido por todo el territorio nacional. Impulsa Movimiento Ciudadano, la plataforma que le sirve de vehículo para darse a conocer fuera de Catalunya, y a la que invita a políticos e intelectuales de diversa procedencia, como el exministro socialista de Interior Antoni Asunción, ya fallecido. Las señas de identidad siguen siendo el combate del nacionalismo catalán para evitar que se mantengan como llave a la hora de configurar gobiernos nacionales. 

2014. El 25 de mayo Ciudadanos se presenta de nuevo a las europeas, esta vez con su propia marca, sin experimentos raros. El partido logra dos escaños, el del escritor y periodista Javier Nart, que ha terminado abandonando el partido, pero no su escaño en el Parlamento Europeo, con duras críticas hacía la estrategia de pactos de Rivera; y el de Juan Carlos Girauta, que dejará poco después su puesto a otra dimisionaria, Carolina Punset. Rivera aprovecha ese año expandir su Movimiento Ciudadano y abrirse a todo tipo de colectivos con vista a las elecciones generales del año siguiente mientras el PP da síntomas de agotamiento, acorralado por la corrupción y las protestas contra sus recortes. El anuncio de su candidatura a la presidencia del Gobierno no tarda en llegar.

2015. Albert Rivera da el esperado salto a Madrid, abandona Catalunya y deja el partido en manos de Inés Arrimadas, látigo desde entonces de los nacionalistas en el Parlament. Su sustituta se enfrenta con notable éxito a sus primeras autonómicas, adelantadas por Artur Mas al 27 de septiembre, logra para su partido 25 escaños, casi el triple de los que 'heredó' de Rivera.

Ciudadanos afronta en ese ejercicio otras citas con las urnas. En marzo, las andaluzas le permiten entrar en ese parlamento regional con 9 diputados, a pesar de concurrir con un candidato desconocido, Juan Marín. 

Dos meses meses después, en mayo, encara las demás autonómicas -excepto en Galicia y País Vasco donde su dicurso nunca ha calado- y las municipales en las que al partido tampoco le va mal. En los ayuntamientos se convierte en la tercera fuerza política, detrás de PSOE y PP - aunque a bastante distancia de ambos-, con más de 1.500 concejales. Siete de ellos en Madrid capital, con Begoña Villacís al frente de la lista; y cinco en Barcelona, con Carina Mejías como candidata. Irrumpen también en los Ayuntamientos de Valencia, Sevilla, Granada, Málaga, Zaragoza, Murcia, Alicante, Córdoba, Mallorca y Canarias, Valladolid, Oviedo, Gijón y L'Hospitalet de Llobregat, donde vivía Rivera y sigue residiendo su familia.

Ciudadanos entra también en muchos parlamentos regionales, en algunos con fuerza, como en la Asamblea de Madrid donde obtiene 17 diputados con Ignacio Aguado encabezando la lista; y en las Cortes Valencianas, donde logran 13 escaños con Carolina Punset como candidata. Sus resultados son notables en otros territorios: Aragón (5 diputados), Asturias (3), Baleares (2), Cantabria (2), Castilla y León (5), Extremadura (1), La Rioja (4), Murcia(4), Ceuta (1) y Melilla (2). 

Pero su gran éxito está por llegar. Ese 2015 entra a lo grande en el Congreso en las generales del 20 de diciembre, con 40 diputados, convirtiéndose junto a Podemos en una de las denominadas "fuerzas emergentes". UPyD desaparece del espectro parlamentario, como antes había desaparecido de las atalayas mediáticas de la capital.

Rivera promete en ese campaña que si no gana, se abstendría para dejar gobernar al partido más votado. A esas alturas ya no descartaba que fuese Ciudadanos mientras Mariano Rajoy trataba de sobrevivir a sus escándalos y promesas incumplidas.

En la recta final de esa campaña el líder de Ciudadanos se compromete a no pactar ni con el PP de Mariano Rajoy ni con el PSOE de Pedro Sánchez. "Nosotros no vamos a apoyar a Rajoy y a Sánchez, lo hemos dicho muchas veces, y tampoco gobernaremos a cualquier precio. Quien ha de intentar formar gobierno es la lista más votada. Pero, sino puede, hay dos opciones: Gobierno alternativo o elecciones anticipadas", afirma.

Rivera incumple su palabra. No solo no apoya al PP, que fue la listas más votada y la que saca más escaños, sino que en febrero de 2016, después de que Rajoy renunciara a presentarse a la investidura, cierra el 'Pacto del Abrazo' con Pedro Sánchez. Pese a todo, no consiguen apoyos suficientes para sacar el acuerdo adelante y la legislatura no echa a andar.

2016. El 26 de junio España se vio sometida a la repetición de las generales lo que lleva a Ciudadanos a perder ocho escaños en la Cámara baja, quedándose en 32. Rivera volvió a asegurar que no pactaría con Rajoy ni tampoco con Sánchez, con el que sus relaciones empiezan a agriarse.

Apenas unos días antes de la cita con las urnas, el entonces candidato de Ciudadanos fue preguntado en una entrevista con el diario El País si "estaba en su horizonte apoyar a Rajoy". "No está en mi horizonte porque conozco a mis votantes. Quieren cambiar las cosas. Estamos en un fin de ciclo. Rajoy no es la respuesta al revulsivo que necesita España", replica. Incluso llega a pedir a los diputados del partido conservador que "tuvieran coraje y valentía" para cambiar de líder y pasar página a la corrupción. 

Rivera vuelve a olvidar lo prometido y poco después, en agosto, cierra solemnemente en el Congreso un pacto de investidura con el líder del PP, que fue de nuevo la lista más votada. Su fama de "veleta" por sus constantes cambios de discursos se incrementa en algunos círculos. Pese a sus vaivenes, su liderazgo interno sigue intacto a cada cambio de rumbo.

Pedro Sánchez se niega a abstenerse y es obligado a dimitir por los barones del PSOE, que designan una gestora a cuyo frente se situa el entonces presidente asturiano Javier Fernández, que facilitó la investidura de Rajoy. 

Ese otoño Ciudadanos pincha en las autonómicas convocadas en Galicia y el País Vasco. No entra en ninguno de los dos parlamentos regionales, que se les han resistido siempre.

2017. El año del cambio de ideario de Ciudadanos. El 4 y 5 de febrero el partido celebra su IV Asamblea General en la localidad madrileña de Coslada en la que Rivera logra un respaldo a su gestión casi unánime (97,7%). La formación pasa a definirse como de "centro, liberal, progresista y europeísta". Todas las enmiendas que pedían mantener el ideario socialdemócrata son tumbadas. También las presentadas a las ponencias de Estatutos y de Estrategia. Rivera presume del cerrado respaldo que sus compañeros dieron a sus tesis.

Pese al aplauso general que siempre ha acompañado al líder, ese viraje ideológico le cuesta al partido un goteo de bajas de militantes y cargos públicos, en su mayoría concejales, que pese a dejar el partido no renuncian a sus actas y saltan al grupo de los No adscritos. 

En el PSOE, Pedro Sánchez, logra tomar de nuevo las riendas del PSOE tras ganar una reñídas primarias a Susana Díaz y Patxi López.  

Todo el panorama político se revuelve con su regreso a la lona. El pacto de Rajoy con Rivera empieza a sufrir fisuras ante el horizonte judicial por la corrupción que tiene por delante el PP: Papeles de Bárcenas, Caja B, Operación Lezo, Sumario Púnica, caso Auditorio y un largo etcétera.

2017 finaliza para Ciudadanos de la mejor manera posible: con la histórica victoria de Inés Arrimadas en las autonómicas catalanas, convocadas por Mariano Rajoy tras aplicar el artículo 155 de la Constitución ante la declaración unilateral de independencia impulsada por los líderes del procés, que en su mayoría acabaron en la cárcel o huídos. Ciudadanos pasa en esos históricos comicios a ser la primera fuerza política en el Parlament con 36 escaños. Pese a ello, Arrimadas no consigue apoyos para gobernar. 

2018. Rivera afronta ese año presumiendo de partido "unido" y dispuesto a gobernar España. Las encuestas les sonríen, apuntando a una fuerte subida en las generales a costa de los descontentos del PP y del PSOE. Algunos sondeos los sitúan a las puertas de La Moncloa e incluso la dirección del partido tuvo que mandar mensajes para rebajar la euforia.

A finales de mayo, en el Congreso todo salta por los aires tras la sentencia del caso Gürtel que confirmó la existencia de una caja B en el PP, con una "estructura contable paralela a la oficial" y condena al partido como corresponsable a "título lucrativo".

Rivera compareció entonces en rueda de prensa para anunciar que "hay un antes y un después" en su relación con el PP de Rajoy. "No es una sentencia más", afirma, sino que "esto lo cambia todo, trastoca todos los planes de la legislatura". El líder de Ciudadanos no especifica más pero da a entender que unas nuevas elecciones generales reforzarán a su partido. 

Nunca se sabrá. Pocos días después, el PSOE presenta una moción de censura contra Rajoy con Pedro Sánchez como candidato alternativo, con el apoyo de Unidas Podemos –que había fracasado previamente en otra anterior–, de los nacionalistas catalanes y ERC. El PNV desvela en el último minuto que se une a la iniaciativa y la moción fructifica. Sánchez es proclamado presidente del Gobierno.Rivera se queda descolocado y desdibujado en el tablero político. Sus relaciones con el líder del PSOE se tensan hasta el extremo de llegar a las descalificaciones casi personales.

Ese mismo mes de junio Rajoy deja su escaño y todos sus cargos, abriendo el melón sucesorio en su partido. Finalmente, en julio, es sustituido por Pablo Casado tras unas 'primarias' en las que todo el partido se revuelve contra la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría..

2018 no acaba demasiado mal para Rivera tras la celebración en diciembre de las andaluzas, anticipadas por Susana Díaz después de la ruptura del pacto por parte de Ciudadanos, el partido que la había mantenido los últimos tres años en el poder. Rivera e Inés Arrimadas se vuelcan en aquella campaña en apoyo de Juan Marín y el candidato casi consigue triplicar allí sus escaños: de 9 pasa a tener 21 diputados, aunque no supera al PP pese al fuerte retroceso que experimenta: baja de 33 a 26 escaños.

La irrupción de Vox en el parlamento regional con 12 diputados propicia un pacto de Gobierno entre las tres derechas para echar a Susana Díaz de San Telmo. Marín fue designado vicepresidente de la Junta andaluza en un Ejecutivo encabezado por el popular Juanma Moreno gracias a los votos de la formación ultraderechista de Santiago Abascal.

Contento por ese primer acuerdo por la derecha tras la experiencia de Madrid con Cristina Cifuentes, Rivera declara al PP como "socio preferente", pese a "sus mochilas de corrupción", negándose a negociar con el PSOE, lo que pronto dio origen a una fuerte crisis en su partido.

2019. El año que ahora acaba ha sido sin duda el más agridulce para Ciudadanos y para el propio Rivera. El líder de Ciudadanos lo estrena redoblando las presiones a Sánchez para que, como había prometido en la moción, convoque elecciones generales. En febrero se produce la foto de Colón, que unió en el escenario a Rivera con los líderes de Vox y el PP después de una manifestación multitudinaria. La foto, de la Ciudadanos había estado huyendo hasta ese momento, provocó un hondo malestar entre algunos dirigentes del partido, como Luis Garicano, o el candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls, que no ha parado de pedir a Rivera –con el que termina rompiendo– que se alejara del partido de extrema derecha. 

La convocatoria de las generales no se materializó hasta que días después Sánchez comprueba que no logra sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para 2019 tras haberse visto obligado a prorrogar los de Cristóbal Montoro. Aunque Unidas Podemos los respalda, los nacionalistas del PDeCAT, ERC y Bildu unen sus votos a los del PP, Ciudadanos, UPN y Foro Asturias para devolver las cuentas públicas al Gobierno. El fin de la corta legislatura se precipita, los asesores del presidente defienden que no puede haber mejor escenario para los socialistas que la foto de las tres derechas juntas en el centro de Madrid, y los comicios se fijan el 28 de abril.

Para entonces Arrimadas ya había decidido dar el salto a Madrid liderando la lista de Barcelona al Congreso. La apuesta a todo o nada deja descabezado el partido en Catalunya hasta que Lorena Roldán es elegida su sustituta. La marcha de Arrimadas, la gran vencedora de las elecciones, causa una gran preocupación entre un amplio sector del partido que consideraron la decisión "descabellada". Rivera la asume como propia e invita a los suyos a apoyar a un tándem ganador.

El líder de Ciudadanos acude a esa campaña convencido de que podrá aprovechar el débil liderazgo de Casado en el PP para ganarle terreno, por lo que explota su perfil más duro y se lanza sin disimulo a ocupar el espacio del partido conservador. En sus mitines hace constantes llamamientos a los votantes del PP y también a los socialistas más moderados y desencantados con Sánchez para que se apoyen al "único partido limpio" y capaz de impulsar las reformas que en "40 años el viejo bipartidismo" no ha sido capaz de impulsar.  

La estrategia le da frutos y Ciudadanos sube de 32 a 57 escaños mientras el PP se descalabra. La euforia se desata en Ciudadanos el 28 de abril y su líder vuelve a pensar que La Moncloa es cuestión de tiempo. A pesar de que sus 57 diputados y los 123 de Sánchez suman una holgada mayoría absoluta, Rivera desoye las presiones del establisment, hiperpresente en la historia de Ciudadanos, que esta vez le pide un acuerdo con los socialistas para evitar que dependan de "los independentistas y los populistas".  

El líder de Ciudadanos mantiene su arriesgada apuesta de veto al PSOE y en las elecciones autonómicas y municipales celebradas poco después, opta por apuntalar a Casado en el poder cerrando con su partido gobiernos bipartitos en Madrid, Murcia y Castilla y León, los dos primeros con el indispensable apoyo del partido de la extrema derecha de Santiago Abascal, al que tanto el PP como el propio Ciudadanos han ido alimentado y 'blanqueando' en los dos últimos años. En Navarra, UPN, PP y Ciudadanos experimentan con éxito la coalición Navarra Suma, que llega a ser la fuerza más votada sin conseguir apoyos para gobernar.

Ese último viraje a la derecha –que Rivera siempre ha negado– y su veto al PSOE provocan una de las mayores crisis del partido. En Madrid el partido elige a Díaz Ayuso frente a Ángel Gabilondo y lo mismo sucede en otros territorios donde el PP llevaba décadas gobernando. El primero en dimitir es Toni Rodán, secretario de Programas de la Ejecutiva, pero posteriormente le siguen otros miembros de la dirección como Javier Nart, Francisco de la Torre, o Xavier Pericay. Otro de los críticos con la políticas de pactos, Luis Garicano, rebaja el tono después de conseguir subir de dos a cinco diputados en la Eurocámara en los comicios de ese mismo mes de mayo.

Convencido de que va por buen camino, el líder de Ciudadanos, impertérrito, vuelve a atacar a Pedro Sánchez, y en el debate de su investidura, celebrado en julio, denuncia que los socialistas tienen "un plan" que quiere ejecutar con "su banda" para repartirse "el botín". Los portavoces de Ciudadanos repiten ese exótico argumentario día tras día, sin salirse del guión. Y así continúan hasta que constata que ese "plan" de Sánchez y sus negociaciones con Pablo Iglesias para cerrar un Gobierno embarrancan el pasado verano. Entonces Rivera da un giro inesperado y justo el mismo día en el que el rey inicia sus consultas, propone al líder socialista su abstención y la del PP a cambio de una serie de condiciones. Ni Casado ni Sánchez entran a su juego. 

Tras un intercambio de acusaciones y reproches con el líder de Unidas Podemos, Sánchez opta por dejar que corran los plazos para convocar nuevas elecciones en la creencia de que logrará aumentar sus apoyos. La fecha ya estaba escrita: el 10N.

Ciudadanos mira con pánico su futuro porque a esas alturas eran ya muchas las encuestas que les pronosticaban un imparable bajón como castigo a los virajes 'in extremis' de Rivera. En las radios y periódicos que antes jaleaban a Rivera, ahora se coquetea con Vox. El propio líder había avisado a los suyos: "estamos cerca del 8.000 pero nos hemos quedado sin sherpas". Se refería al abandono de algunos medios de comunicación que le habían sido siempre fieles.

Pese saber que corría grave riesgo de fracasar, Rivera desprecia los llamamientos de Casado para presentarse juntos en la coalición España Suma. El líder de Ciudadanos sabe que los planes del líder del PP en realidad pasan por "fagocitar" a sus rivales aprovechando su debilidad, como respuesta a los descarados intentos de Rivera de ocupar el espacio de su histórica formación.  

Las últimas entregas de esos sondeos antes de la cita con las urnas del 10N pronostican un máximo de 20 diputados. En Ciudadanos no acaban de creérselo y llaman en la recta final de la campaña a la "remontada". Rivera entonces hace un nuevo requiebro y vuelve a tentar a Sánchez con su apoyo si acepta un decálogo de condiciones y no cierra el temido Gobierno con Iglesias y los "que quieren romper España". Pero vuelve a ser demasiado tarde. La suerte está echada.

Los malos presagios no solo se cumplen sino que superan todo lo esperado. El 10N se convierte en la peor pesadilla para Ciudadanos que pierde nada menos que 47 de sus 57 escaños quedándose tan solo en 10 en el Congreso.

Esa misma noche Albert Rivera deja entrever que se va. La noticia, no obstante, la materializa al día siguiente en una comparecencia que hace llorar a algunos de los suyos, que se encuentran aún en estado shock. Al borde también de las lágrimas, el líder se despide de su cargo , adelanta que no va a recoger su acta de diputado su escaño, y anuncia que deja además la política. Junto a Rivera se ve a Inés Arrimadas. Hundida. La portavoz parlamentaria supo de inmediato que todas las miradas se dirigirían hacia ella para pedirle que intente reflotar el barco. Y en ese empeño está de cara a la V Asamblea General que Ciudadanos celebrará entre el 14 y 15 de marzo.

Para los dirigentes que han sobrevivido al naufragio comienza una nueva travesía, la más dura de toda esta década. Algunos temen desaparecer, como le pasó a UPyD, sobre todo si la operación que Génova ha puesto en marcha para quedarse con sus restos triunfa y hay una desbandada de fugas hacia el partido conservador.

El acuerdo para un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos incluye la subida del IRPF a las rentas altas, el establecimiento de un tipo mínimo en Sociedades, su bajada para las pymes o la regulación de precios del alquiler. Por primera vez, las socimis (sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria) tendrán que tributar por su beneficio no distribuido y se pondrá a las sicavs bajo la lupa de la Agencia Tributaria. Se ha pactado también el desarrollo de un Ingreso Mínimo Vital como prestación de Seguridad Social y medidas en Educación, Sanidad, cambio climático, feminismo o despoblación.

Estos planes han sido recibidos por algunos medios y partidos políticos como una "cesión al populismo" y y una condena al "paro y la pobreza", en palabras del líder del PP, Pablo Casado. La CEOE ha considerado que impactarán de forma "muy negativa en la creación de empleo, en el futuro de las empresas y desincentivarán cualquier posibilidad de inversión en España", especialmente disconformes con la anunciada derogación de la reforma laboral de 2012.

Otros afirman que son imposibles de cumplir si se pretenden observar los objetivos de estabilidad presupuestaria pactados con Bruselas: "Es un programa electoral, pero no de gobierno. El compromiso de subir un 2% el sueldo a los funcionarios públicos y un 1% a los pensionistas, más el aumento vegetativo de pensionistas y de la pensión media, ya suponen unos 10.000 millones de euros, un punto de PIB", recalca el economista José Carlos Díez. 

"Hay que pensar que es un proyecto a cuatro años y que la idea es renegociar la senda de déficit para establecer unos objetivos más realistas y que permitan bajar déficit y deuda sin perjudicar a la economía", responden fuentes del Ministerio de Hacienda.

El Gobierno quiere que el desequilibrio entre ingresos y gastos en 2020 ascienda al 1,1% del PIB, al 0,4% en 2021 y al 0% en 2022. Pero el rechazo del PP y Ciudadanos (y la abstención de Unidas Podemos y ERC, entre otros), dejó fijada la actual senda en en el 1,3% en 2019, 0,5% en 2020 y un superávit del 0,1% en 2021. Es decir, las CCAA y la Seguridad Social (donde se había introducido la mayoría del nuevo margen) cuentan con 6.000 millones menos cada año. En los próximos meses se volverá a intentar renegociar la cifra. Para 2019, la previsión del Gobierno es cerrar en el 2%, pero la mayoría de los analistas calculan que el déficit acabará el año en torno al 2,5% del PIB.

Lo cierto es que el propio pacto de PSOE con UP no incluye previsión ni cálculo alguno sobre su viabilidad. Preguntadas al respecto, fuentes de la negociación se remiten a la futura aprobación de unos Presupuestos Generales del Estado y al proyecto que se intentó aprobar para 2019, cuyas cifras sí se desgranaban.

De hecho, las medidas de ingresos que aparecen en el pacto son iguales o muy similares a las ya acordadas entre ambas formaciones en anteriores intentos de sacar adelante un gobierno. En el proyecto de presupuestos para 2019, que no fue aprobado en el Congreso, se cifró en 5.678 millones de euros el impacto global de las medidas fiscales acordadas.

La principal fuente de ingresos sería la limitación de exenciones y la fijación de una tributación mínima del Impuesto de Sociedades para grandes empresas, con un impacto de 1.776 millones de euros. La creación de un impuesto sobre servicios digitales supondría 1.200 millones de euros y el impuesto sobre transacciones financieras, 850 millones. A la nueva fiscalidad verde se achacaba un impacto de 670 millones de euros, que se corresponden con el incremento del diésel para equipararlo progresivamente a la gasolina. 

Subir dos puntos los tipos impositivos sobre la base general del IRPF para contribuyentes con rentas superiores a 130.000 euros y cuatro puntos la parte que exceda 300.000 euros, medida que afectará a un 0,4% de los contribuyentes (80.000 en total) supondrá ingresar 328 millones más.

Ha desaparecido del nuevo pacto la medida de elevar el impuesto del Patrimonio un punto, lo que iba a dar unos ingresos estimados de 339 millones en el proyecto de presupuestos. Se incluye, eso sí, una referencia a que "se estudiará la fiscalidad de las grandes fortunas al objeto de que contribuyan a un sistema fiscal más justo y progresivo". El impuesto de Patrimonio está cedido a las comunidades autónomas, que, como en el caso de Madrid, podían decidir bonificar esta subida y dejarla sin efecto.

En cuanto a los gastos, la bajada de Sociedades del 25 al 23% a las empresas que tributen menos de un millón de euros se calcula en 260 millones anuales, la rebaja del IVA en los servicios veterinarios, en 35 millones, la de los productos de higiene femenina en 18 millones y la de los libros electrónicos, en 24 millones. En total, se hablaba de 2.082 millones adicionales de gasto con las medidas incluidas en el presupuesto pactado con Unidas Podemos que no salió adelante y del que bebe este nuevo acuerdo. 

Debería añadirse ahora la propuesta de ingreso mínimo vital, que tendría un coste de entre 5.000 y 6.000 millones de euros, como señalaba hace algo más de un año en una entrevista en eldiario.es el experto en desigualdad, diputado socialista y entonces Alto Comisionado para la Lucha Contra la Pobreza Infantil, Pau-Marí Klose. Explicaba: "se puede avanzar secuencialmente, sobre todo en transferencias por hijo a cargo. No hace falta llegar a estas cifras tan altas para ir mejorando significativamente la situación de pobreza severa y desigualdad".

Panorama de ralentización económica

Todo este plan de gobierno se ejecutará previsiblemente en un entorno de enfriamiento de la economía mundial y española, aunque parece que el peligro de recesión está descartado según las instituciones que se dedican a efectuar este tipo de análisis. Este lunes se conoció que el PIB del tercer trimestre ha crecido un 0,4%, un 1,9% interanual. Se trata de la primera vez que baja del 2% en los últimos cinco años. Según la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), el año que viene el crecimiento será del 1,5%. La previsión del Gobierno para el próximo ejercicio es del 1,9%.

Lo que busca el acuerdo presupuestario es precisamente poner bridas a este contexto de ralentización. "El acuerdo no está limitado por el enfriamiento económico. Solo la ortodoxia liberal lo puede dificultar. Precisamente el impulso para evitar la ralentización es la actuación pública mediante un programa de gasto e inversión como el que hemos acordado", asegura el dirigente de IU Carlos Sánchez Mato. 

Se pronuncia contra el "mantra neoliberal muy extendido" que sostiene que la izquierda no sabe gestionar adecuadamente la economía. "En el imaginario colectivo, moldeado con éxito por el sistema actual, impera la idea de que tenemos buenas intenciones y que anhelamos la igualdad, pero que nunca somos capaces de alcanzar nuestros objetivos porque son, al fin y al cabo, utópicos. La experiencia que pusimos en marcha los comunistas en Madrid en política económica demuestra que ese mensaje es falso".

Sánchez Mato, que ostentó el cargo de concejal de Hacienda hasta que un enfrentamiento fiscal con el entonces ministro Cristóbal Montoro se lo llevó por delante, defiende que "se puede mejorar la vida de la gente con las políticas públicas y además hacer eso compatible con el saneamiento de las cuentas públicas". "Aunque lo más conocido fue la vertiginosa reducción de deuda pública, no es de lo que nos sentimos especialmente orgullosos. El éxito fue el gran incremento del gasto y la inversión social que iban de la mano de esa política de desapalancamiento".

El entorno internacional está ahora algo más relajado que hace unos meses, cuando se temía que Alemania entrara en recesión, la guerra comercial entre EEUU y China estaba en pleno apogeo y existía incertidumbre sobre el BBreidthardt (ahora se sabe que va a producirse). Pero siguen abiertas incógnitas, como destaca la profesora de Economía en la Universidad Jaume I Mariam Camarero. 

Sobre la salida de Reino Unido de la UE quedan dos años de negociaciones para conocer las condiciones finales, y los cálculos sobre costes y beneficios relativos por países (separadamente) y para el conjunto de la UE van a continuar siendo fuente de discusión e incertidumbre. Respecto a Donald Trump, ya ha aplicado las medidas arancelarias como represalia por el caso Boeing–Airbus, pero siendo un año electoral en Estados Unidos son de esperar nuevos anuncios de medidas proteccionistas o el mantenimiento de las actuales restricciones.

El crecimiento en el centro de Europa y en Alemania se ha recuperado levemente. "Sin embargo, tenemos una nueva persona al frente del BCE, Christine Lagarde, y no sabemos cómo va a actuar", señala Camarero. Es de esperar que sea continuista, pero la política monetaria tiene ahora poco margen, dado que los tipos de interés han tocado suelo (están alrededor del 0%). Respecto a las incertidumbres internacionales que se han sumado a las del pasado verano, Camarero destaca la inestabilidad política en países de Latinoamérica tradicionalmente estables, como Chile.

"España se rompe". El mantra que la derecha utilizó hace tres lustros contra el primer Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha sido recuperado ahora por PP, Ciudadanos y Vox ante la inminente formación del Ejecutivo de coalición de PSOE y Unidas Podemos apoyado por el PNV y validado por ERC. Después de que el lunes se conociera el programa del Gobierno progresista, las tres derechas ya han empezado a ejercer una oposición frontal a la que no tienen previsto dar tregua durante toda la legislatura.

La estrategia la pusieron en marcha las tres fuerzas conservadoras incluso antes de que el Ejecutivo lograra el necesario aval de los independentistas catalanes de ERC, que este jueves a las 17:00 horas celebran su Consell Nacional para decidir si facilitan con su abstención la investidura de Pedro Sánchez en el pleno convocado para este fin de semana, que ante la previsible imposibilidad de lograr una mayoría absoluta en la primera votación celebrará una segunda el martes 7.

Incluso antes de que se conociera el contenido de los pactos alcanzados entre las fuerzas progresistas y nacionalistas, las tres derechas ya iniciaron su plan de acoso y derribo contra la izquierda en el primer minuto de la legislatura, justo después del pleno de la constitución de las Cortes del 3 de diciembre.

Siguiendo con la estrategia de la judicialización de la política que ya pusieron en marcha en años anteriores, PP, Ciudadanos y Vox anunciaron entonces la presentación de sendos recursos de amparo ante el Tribunal Constitucional por las fórmulas de acatamiento utilizadas por algunos diputados de Unidas Podemos, ERC o JxCat que fueron validadas por la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Contra la Abogacía del Estado

Se trata de frases añadidas por esos parlamentarios que fueron idénticas a las empleadas en el inicio de la penúltima legislatura por los mismos partidos y que entonces fueron avaladas también por la entonces presidenta de la Cámara Baja, la popular Ana Pastor, paradójicamente hoy firme defensora de los recursos ante el Constitucional.

Esta misma semana, la reacción de las tres derechas al informe presentado por la Abogacía del Estado sobre la inmunidad del líder de ERC, Oriol Junqueras, y al plan de Gobierno de la izquierda confirmaban esa dureza con la que pretenden responder a cada iniciativa a partir de ahora, acusando a Sánchez y a su Ejecutivo de querer romper el "consenso constitucional" e incluso de poner en cuestión la unidad de España.

El presidente del PP, Pablo Casado, el portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, y los representantes de Vox consolidaron ese plan de judicialización de la política anunciando que llevarán a los tribunales una supuesta filtración de ese informe de la Abogacía a ERC antes de que fuese público, en lo que consideran que podría constituir un delito de revelación de secretos.

Los tres optaron, además, por las palabras gruesas para descalificar de plano el programa de Gobierno firmado por PSOE y Unidas Podemos, así como los acuerdos de los socialistas con el PNV y ERC.

"España va a ir a peor"

Casado sentenció el lunes que "España va mal y lo más peligroso es que tiene las expectativas de ir peor" con el nuevo Ejecutivo. El líder del PP dibujó un futuro apocalíptico con más pobreza, más paro, el fin de la libertad de mercado e incluso la instauración del "cantonalismo" en materia territorial, así como la connivencia española con "dictaduras", entre las que citaba a Cuba o Venezuela, y la "ruptura" definitiva de los socialistas con la Constitución de 1978.

Después, el PP lanzó una campaña en redes claramente frentista alentando al miedo al nuevo Ejecutivo: "No vamos a permitir que nadie vulnere la unidad nacional. Si gobiernan contra España, nos tendrán enfrente", apuntaban los conservadores a través de distintos mensajes en Facebook, Twitter y Telegram.

El martes, tras hacerse público el acuerdo de PSOE y ERC por el que someterán a una consulta en Catalunya las conclusiones de la negociación entre el Gobierno y la Generalitat cuando esta se produzca, el enfado de Casado era monumental. "Sánchez consuma la traición a España que denuncié hace un año al descubrir las conclusiones de Pedralbes. Ha pactado un referéndum con los delincuentes que dieron un golpe al Estado para ser investido. Nos acusaban de exagerar, pero nos quedamos cortos. Responderemos con firmeza", advertía en un tuit.

Para la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, los pactos de la izquierda suponen "un salvoconducto hacia el deterioro económico, el debilitamiento del Estado y la generación de más desigualdades entre españoles". "Entregará medio Gobierno al populismo y no dejará dormir tranquilo al 95% de los ciudadanos", señalaba Arrimadas el lunes a través de su cuenta de Twitter.

"Si Junqueras, Bildu y el PNV están contentos, cómo no van a estar preocupados el resto de los españoles", afirmaba, antes de preguntarse "hasta dónde puede llegar" el presidente del Gobierno en funciones en los próximos cuatro años de legislatura. A su juicio, "es capaz de cualquier cosa" porque "no tiene ni principios, ni escrúpulos, ni palabra".

Un "Gobierno traidor"

Desde Vox se han referido al Ejecutivo progresista como un "Gobierno traidor" que no solo "cede" a los "chantajes" de ERC sino también de Unidas Podemos, del PNV y de Bildu. El lunes, la portavoz parlamentaria de la formación de extrema derecha, Macarena Olona, denunciaba que para conseguir el apoyo de Podemos Sánchez haya "tratado de ayudar a fugarse a los narcoterroristas de Bolivia", en alusión al incidente diplomático ocurrido el pasado viernes en la Embajada de México en La Paz y haciendo suya la versión del gobierno autoproclamado tras el golpe de Estado que apartó a Evo Morales del poder que ya ha sido negada categóricamente por Exteriores y rechazada por la UE.

Además, para lograr el respaldo de los "recogenueces" del PNV, Olona censuraba que Sánchez esté aceptando algunas históricas reivindicaciones de los nacionalistas vascos, entre las que se encuentra una solución "consensuada" a la situación en Catalunya o la de la "expulsión" de la Guardia Civil de Tráfico de Navarra. 

"Sánchez firma su pacto de investidura con el partido beneficiario del terrorismo de ETA. No cabe mayor traición", señalaba el presidente de Vox, Santiago Abascal, en un comentario publicado en su cuenta de Twitter. El secretario general del partido, Javier Ortega Smith, también ha denostado la "indignidad" del Gobierno de Sánchez por estar "negociando" con los "herederos de ETA", en alusión a Bildu.

"Nuevamente la impunidad de los terroristas y la indignidad de un Gobierno negociando con quienes han cometido tantos asesinatos y tantos secuestros causando tanto dolor a España, pisoteando nuestra soberanía nacional y nuestro ordenamiento constitucional", sostiene Ortega Smith.

La pelea electoral

El mensaje del miedo por la toma del poder de un Gobierno progresista inundará los discursos de PP, Ciudadanos y Vox en los próximos meses después de que las tres formaciones negaran cualquier tipo de acuerdo alternativo al PSOE tras las elecciones del 10N. En el endurecimiento de sus mensajes resulta determinante la pugna que mantienen las tres derechas por erigirse en la fuerza hegemónica del espectro conservador para ganar claramente a sus adversarios en los próximos ciclos electorales.

No es el acuerdo perfecto, pero sí el mejor posible dadas las actuales circunstancias. Este es el mensaje que trasladará este jueves la dirección de ERC al Consell Nacional del partido. El máximo órgano interno de ERC entre congresos, salvo sorpresa mayúscula, avalará que los republicanos faciliten la investidura de Pedro Sánchez después de haber cerrado un acuerdo con el PSOE que contempla una consulta en Catalunya sobre las conclusiones de la mesa de negociación entre el Gobierno y la Generalitat.

"Tenemos que hablar", le dijo Oriol Junqueras a Pedro Sánchez en el hemiciclo del Congreso en mayo. Entonces el líder de ERC todavía era un preso preventivo. Siete meses después, con Junqueras ya condenado a trece años de prisión por sedición y con una repetición electoral de por medio, republicanos y socialistas han acordado una mesa de negociación entre gobiernos más allá de la comisión bilateral que fija el Estatut, con el compromiso de que en ella se pueda hablar de todo siempre y cuando sus acuerdos no se salgan de los límites de la Constitución.

Los republicanos exhiben el acuerdo con el PSOE como una garantía para retomar –y no abandonar– la vía política para solucionar el contencioso catalán. La mesa entre gobiernos, entienden los republicanos, debe profundizar en la negociación sin que interfieran en ella las numerosas causas judiciales que le quedan al procés (empezando por la que afecta a uno de los negociadores de ERC con el PSOE, Josep Maria Jové, y a varios altos cargos del partido en Barcelona).

Muestra de ello es que el visto bueno a la investidura de Sánchez que dé el Consell Nacional de ERC no variará decida lo que decida Junta Electoral Central este viernes 3 de enero –a las puertas de la investidura– respecto a la inhabilitación de Junqueras como eurodiputado o de Quim Torra como president de la Generalitat. La portavoz de ERC y negociadora con el PSOE, Marta Vilalta, destacó que la mesa entre gobiernos es una "oportunidad" que el independentismo en su conjunto no debe desaprovechar. La confianza entre ambos partidos no es ni mucho menos plena. Se encargó de recordarlo la propia Vilalta: "Somos escépticos con el PSOE". 

Cohesión interna, fricciones con JxCat

A nivel interno, ERC llega cohesionada para facilitar la investidura de Sánchez después de su congreso del pasado 20 de diciembre: las bases respaldaron con más del 90% de los votos la apuesta de la dirección que antepone la vía de la negociación política a un retorno a la unilateralidad, a la vez que consagraron el independentismo pragmático postulado por uno de los puntales republicanos, Joan Tardà.

Otra cosa será lo que ocurra con los socios de ERC en el Govern, Junts per Catalunya (JxCat). El espacio posconvergente, todavía en reconfiguración, es lo contrario al remanso de paz interna que vive ERC. Aún se arrastran las luchas de poder entre los moderados del PDeCAT y los partidarios de Carles Puigdemont, revitalizado tras su reconocimiento como eurodiputado y el único activo electoral capaz de evitar que ERC supere a JxCat por primera vez en unas elecciones anticipadas catalanas, tal y como indican las encuestas.

En este contexto, el president de la Generalitat, Quim Torra, lanzó varios dardos a ERC en su discurso de fin de año. Avisó de que cualquier "diálogo honesto" debía pasar sí o sí por un referéndum, y pidió a sus socios "no volver a caer en la trampa de engañarnos". Y la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, acusó a ERC de falta de "lealtad" con Torra por pactar con el PSOE e incluso amagó con una crisis de Govern.

Este jueves, ese enfrentamiento entre socios vive un nuevo episodio: el propio Torra ha convocado a su número dos en el Govern, el republicano Pere Aragonès, para comunicarle que el acuerdo entre ERC y el PSOE no compromete al Ejecutivo que comparten.

Está por ver si la nueva crisis entre JxCat y ERC aboca a un adelanto electoral en Catalunya. Hasta ahora ambos partidos, sin esconder sus discrepancias, han priorizado no precipitar los acontecimientos para poder aprobar los presupuestos catalanes de 2020, previsiblemente con el respaldo de los 'comuns', la alianza catalana de Podemos. La validación de las cuentas –que el Ejecutivo de Torra todavía no ha llevado al Parlament– es el pegamento del matrimonio de conveniencia en el Govern.

Desde ERC consideran que precisamente es la mesa de diálogo el espacio idóneo para que el president exponga sus reclamaciones, ya sea la amnistía de los presos o el acuerdo del Ejecutivo catalán del pasado 22 de octubre en el que se instaba al Estado a iniciar "un diálogo sin condiciones en el que el Govern defenderá la autodeterminación como vía para decidir el futuro de Catalunya". Además, Torra lo podrá hacer, argumenta ERC, frente a su homólogo en el Gobierno, Pedro Sánchez, que también participará en la mesa.

Panorama tras la investidura

Con estos mimbres echará a andar la legislatura el próximo 7 de enero. Desde ERC recuerdan que el aval a la investidura de Sánchez está supeditado únicamente a la mesa ente gobiernos, ya que en la negociación no se ha hablado de presupuestos ni de que los republicanos garanticen la estabilidad del Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos. Con todo, el programa firmado por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias no ha disgustado a los republicanos, que a priori ven factible convalidar en el Congreso los decretos y proyectos legislativos de corte progresista del nuevo Gobierno, tal y como hicieron tras la moción de censura.

En este sentido, cabe recordar que de cara a los presupuestos catalanes, ERC y los 'comuns' han pactado subir el IRPF a partir de los 90.000 euros, situando así el umbral del aumento impositivo a las rentas altas por debajo de los 130.000 euros que contempla el acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos. En cualquier caso, la cuestión presupuestaria se discutirá a tres bandas, ya que el concurso de las fuerzas de izquierda es necesario para aprobar las cuentas del Estado, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=300 - id: 005E249DFC004C97 - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2020-01-19T18:20:44.550 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.10 (Debian)