eldiario.es - eldiario.es

eldiario.es - eldiario.es

https://www.eldiario.es/rss/

created: 22 mar 2015 21:42:28 UTC ~ updated: 8 abr 2020 23:36:16 UTC ~ rssv2 ~ TTL 10 min. ~ es

Luis Barriga, director del Instituto de Mayores y Servicios Sociales, llegó al cargo en enero con un Sistema de Atención a la Dependencia en retroceso y se ha encontrado, menos de dos meses después, con la crisis del coronavirus, que lo ha desbordado todo. Las residencias y centros de mayores, de competencia regional, estuvieron en el punto de mira desde el principio, sobre todo tras los primeros brotes en Madrid, pero siguen: este martes la Comunidad confirmó 17 fallecimientos en Monte Hermoso. La institución que dirige, que depende esta legislatura de la Secretaría de Servicios Sociales de la Vicepresidencia de Pablo Iglesias, da respuesta a las necesidades de los más vulnerables de esta crisis: las personas mayores.

¿Les constaba la situación de cadena de contagios en residencias de Madrid y otras comunidades, como lo que ha sucedido en Monte Hermoso?

Desde el principio nos ha preocupado la situación de las residencias, pero los acontecimientos se han ido acelerando.  Los primeros protocolos hablaban de evitar contactos, limitar visitas… y en muy poco tiempo se ha desbordado todo. Por calmar, dentro de la gravedad de la situación: en la inmensa mayoría de las residencias de España, los mayores están atendidos profesionalmente. Hay protocolos que se siguen, ya no solo para el coronavirus, sino anteriores, para evitar infecciones de carácter vírico.  Lo que nos consta es que, no solo en residencias sino también en otro tipo de servicios sociales, ha habido una escasez de equipos de protección. En eso estamos, intentando gestionarlo a nivel central, con el Ministerio de Sanidad, por tierra, mar y aire.

Es verdad que ocurre en los propios hospitales, y se han priorizado, pero en el ámbito residencial la necesidad también es generalizada. Nos exponemos a que ocurran situaciones de contagio, como en todos sitios. El problema aquí es que hablamos de población muy vulnerable y un contagio tiene consecuencias más graves en estos centros.

Se intenta a toda costa que se evite propagar dentro de la residencia. Pero asumimos que puede haber ocurrido: tenemos que pensar que hace 15 días yo mismo podía visitar a mi suegra, que está en paliativos, y ahora sabemos que es un riesgo. Lamentablemente, va a haber casos de contagio. Otra cosa es que cada contagio genere contagios. Donde no hayan funcionado los protocolos, será noticia. Se está intentando contener y trabajando en más protocolos. Pero es que la situación global es muy grave.

¿Por qué se ha evitado en algunos casos, como Monte Hermoso, el traslado hospitalario?

Hay mucha más profesionalidad de la que parece. Muchas residencias tenían ya armados planes de contingencia sobre cómo actuar, muy estrictos: proceder al aislamiento, no hacer rotaciones de sanitarios para limitar los contagios… y eso, en general, ha funcionado. Pero hablamos de una situación crítica de escasez de equipos general y de desborde del sistema sanitario. Es normal que se evite el traslado en algunos casos para hacer apoyo in situ en residencias de ancianos.

Sí que hay que empezar a pensar en un tercer nivel de asistencia sanitaria, tras la atención primaria y la hospitalaria: la atención móvil. Dirigida, entre otros, a estos centros, sobre todo cuando surjan problemas de cadenas de contagio. Estamos trabajando en todo esto, colaborando mucho entre Derechos Sociales y Sanidad, pero la situación ha desbordado todo. Hay que ver cómo se articula.

¿Pueden asegurar la ayuda a domicilio a dependientes en estas circunstancias?

Hemos dado directrices en ese sentido a todas las comunidades. La situación es crítica: hay muchas personas ahora mismo en España solas, aisladas y asustadas. 450.000 dependientes reconocidos, no todos con ayuda a domicilio. En este caso no hay que cerrar servicios de atención a domicilio por precaución, sino que hay que ampliarlos. Y hace falta reconfigurar para eso todas las atenciones que se están dando, revisar todos los expedientes. Se necesitan cantidades ingentes de personas. La gente requiere, más que nunca, apoyo diario, de muchos tipos: algunos para que les hagan la compra, sin siquiera cruzar el rellano; otros que les comprueben que no les falta nada; teleasistencia… 

Y las auxiliares de ayuda a domicilio, mayoritariamente mujeres, están trabajando con carencias de Equipos de Protección Individual (EPIS). Como todo el mundo. Son muy cuidadosas y son profesionales, y se están sometiendo a riesgos desplazándose y protegiendo a los más vulnerables. Se está aplaudiendo cada día al personal sanitario, pero no olvidemos a los otros cientos de miles que están dedicadas a los cuidados en servicios sociales. Que ya no es que no sean aplaudidas, sino que son señaladas en algunos casos, acusadas de generar riesgo de transmisión. Tengamos un poco de consideración en esta absoluta emergencia. Lo más importante es proteger a las personas mayores, pero dándoles una asistencia que necesitan más que nunca.

¿Cómo se van a gestionar esas necesidades para las personas mayores?

En el Real Decreto del Estado de Alarma se contempla la transferencia de 600 millones de euros a las comunidades, 300 directos a las corporaciones locales, por vía de utilización de superávit para exclusividad de servicios sociales. Es una inyección potente. Posiblemente en un Consejo Territorial del viernes, plantearemos normas para contrataciones masivas.

¿Está reforzando el Ministerio y Vicepresidencia los protocolos en residencias? ¿cómo?

Estamos en constante renovación y refuerzo de los protocolos. Hemos pasado en muy pocos días de un escenario de contención a contención reforzada, y ahora generalización. Los protocolos que hemos ido escribiendo se desfasaban, algunos antes de salir. El Sistema de Dependencia ya contaba con algunos dirigidos a la gripe estacional, que tiene una problemática específica con personas mayores. Pero está claro que estamos en una fase que requiere apoyo extra para todo el sistema residencial español, que no solo incluye a personas mayores sino también a personas con discapacidad o con enfermedades mentales. 

¿Están en conversaciones también con los consejeros de Políticas Sociales de Madrid y otras comunidades, además de con Sanidad?

Constantes. Solo la semana pasada tuvimos tres reuniones virtuales con Madrid. El viernes está planteado el Consejo Interterritorial con todas las comunidades.

¿Se puede achacar a algo una falta de previsión? ¿podía haber más medidas en las residencias?

La ha podido haber. Hace 15 días, efectivamente, no teníamos una proyección de esta situación. Hay que trabajar entre lo ideal y lo posible. ¿Qué falta ahora? Principalmente mascarillas, no hay mascarillas. Llegan 1 millón el viernes de China. Si llegan 6 millones luego, a ver dónde van, ojalá vayan cayendo ya en servicios sociales. Pero se entiende también que la prioridad sean las UCIS. Hay que acostumbrarse a que estamos gestionando una situación muy compleja. ¿Que ha pillado a determinados servicios infradotados o con falta de previsión? Puede ser. Habrá lecciones aprendidas. Pero ahora toca lo que toca: atender a la gente y gestionar la situación.

¿Podrían ser considerados los trabajadores de servicios sociales de Nivel 1, es decir, que se les realicen las pruebas como a los sanitarios de manera prioritaria, como reclaman algunas asociaciones?

Vamos hablar de ello en el Consejo. Eso es positivo en la medida en que sea posible y disminuya los riesgos de atención a las personas. Pero siempre eso, en la medida en la que sea posible. Y ¿se han hecho diagnósticos masivos sobre coronavirus en España? Hasta ahora, no. Masivos, es inviable. Me parece bien, por supuesto, pero que me parezca bien no resuelve nada. La visión es proteger a las personas hacia las que trabajamos, eso lo tengo claro. Es gravísimo que no se proteja a trabajadores en la medida que puedan ser transmisores, y es justo reivindicarlo, pero ahora estamos en un escenario que hay que gestionar, y no es solo reivindicativo.

La vulnerabilidad viene dada por la capacidad de absorción de un riesgo. La letalidad de esta enfermedad hace que lo sean las personas de edad avanzada o con enfermedades previas. Las personas que están trabajando tienen riesgos, también las cajeras de supermercados. Si un trabajador es de grupo vulnerable, sí debe abstenerse de trabajar, por supuesto.

¿Se podrá recuperar el sistema de atención a la dependencia de este golpe, que ya estaba sufriendo un retroceso?

No se puede saber todavía. Yo llevaba 15 días en el cargo, estábamos trabajando desde el minuto 0 en inyectar financiación para reiniciar el sistema de la dependencia y cambiarle el enfoque. Y llega esto. Veremos en los próximos días hasta qué punto no haber invertido en la dependencia y haber recortado ha podido contribuir a tener un sistema peor preparado, o no lo suficientemente preparado, que quizá hubiera podido tener más energía y fortaleza para recuperarse de este golpe.

¿Se va a poder devolver el dinero de las cancelaciones de los viajes del Imserso, como se decidió hace una semana en Consejo de Ministros, que afecta a unas 200.000 personas?

Eso tiene dos aspectos. El primero: en el momento en el que se decide había 45.000 en sus destinos o viajando. Se ha hecho una operación brutal durante estos días de regreso al hogar. El miércoles a las 3 de la tarde solo quedaban 300 por volver a casa, en dos vuelos. Es una operación logística estratosférica, las adjudicatarias lo han hecho excelentemente. Ha sido un éxito porque además se les mantuvo en tránsito en vez de hacer que volvieran de inmediato, evitando así que pasaran por Madrid, por entornos masificados como aeropuertos y estaciones. 

El segundo aspecto son las reclamaciones. No es el momento, pero pido que nadie se agobie. El sistema de reclamación habitual con la propia compañía continúa. Se verá en su momento, que no es ahora, con las compañías aseguradoras, cuando pase la urgencia.

¿Y cómo gestionaremos el impacto emocional de todo esto, todo el impacto en las residencias y para las personas mayores?

Es tremendo. Es terrible. Hablamos de personas mayores, algunas con enfermedades neurodegenerativas, que no pueden comprender qué pasa, por qué sus familiares no pueden ir a visitarles, por qué se les acercan con mascarillas, se asustan… esta atención no es siempre como la del hospital, en la que el paciente por lo general entiende que se tiene que quedar en la habitación. Hay buenas prácticas: centros en los que se están haciendo conexiones por Skype entre residentes y familias para que se vean las caras. Eso es fantástico. La profesionalidad llega hasta ahí, hasta idear esas fórmulas. Son las cosas bonitas de esta crisis que no se cuentan.

El impacto emocional es muy fuerte para todos, estas personas necesitan delicadeza y cada situación individual es distinta. No hablamos solo de seguridad, hay muchas más cosas en cuestión. Y esto no ha hecho más que empezar en términos de aislamiento: llevamos desde el domingo, en la mayoría de residencias más. Para los trabajadores de servicios sociales, como para los sanitarios, es muy duro. Se merecen todo el apoyo y el aplauso. Es de quitarse el sombrero.

Cuando el pasado 31 de diciembre se hicieron públicos los primeros casos de una extraña neumonía en Wuhan (China), la comunidad científica supo que se enfrentaba a un virus desconocido. Tras la secuenciación del genoma, los investigadores chinos dedujeron que se trataba de un nuevo coronavirus, en concreto el SARS-CoV-2, también llamado HCoV-19.

De los siete coronavirus que conocemos, el nuevo virus es, junto al SARS-CoV-1 (que causó una epidemia en 2003 en China) y MERS-CoV (que generó un brote en 2012 en Arabia saudí), uno de los más mortíferos causando problemas respiratorios graves, en especial a pacientes con patologías previas.

Hoy la enfermedad actual del COVID-19 ha alcanzado en tres meses a unas 220.000 personas en todo el mundo y ha provocado la muerte a unas 9.000 personas, sobre todo en China e Italia, lo que ha obligado a tomar medidas drásticas para frenar la pandemia.

Para los científicos es vital desentrañar el origen del virus, por eso trabajan desde el primer momento con los datos genómicos ya obtenidos. Un equipo del Scripps Research Translational Institute en La Jolla, EE UU, con el investigador Kristian G. Andersen a la cabeza, ha publicado en la revista Nature Medicine los probables escenarios por los cuales podría haber surgido y refuta las teorías conspirativas sobre su aparición.

"Nuestros análisis muestran claramente que el SARS-CoV-2 no es una construcción de laboratorio o un virus manipulado a propósito", revelan en el trabajo los autores, que han analizado las principales características del virus comparando seis genomas: tres de murciélago, el SARS humano, el del pangolín y el SARS-CoV-2.

El equipo de Andersen, director de Genómica de Enfermedades Infecciosas, comparó los datos disponibles de la secuencia del genoma para las cepas conocidas de coronavirus, y determinó "firmemente que el SARS-CoV-2 se originó a través de procesos naturales", indica Andersen, referente mundial sobre epidemiología y evolución de los virus.

Un virus imperfecto

Al analizar el genoma de un virus que no ha ni evolucionado ni cambiado mucho desde que salió de Wuhan, los científicos se centraron, entre otros rasgos del virus, en las proteínas de espícula, unas armaduras en su exterior que le permiten agarrarse y penetrar las paredes exteriores de las células humanas y animales, y que están directamente implicadas en la penetración en la célula, a través de un receptor conocido como ACE2.

Pero se fijaron en especial en dos características importantes de esta proteína de espícula: el dominio de unión al receptor (RBD, por sus siglas en inglés), un tipo de gancho que se adhiere a las células huésped; y el lugar de escisión o transposición, una especie de abridor de latas molecular que permite que el virus abra y penetre las células anfitrionas.

En su estudio, el equipo quiso determinar la probabilidad de que la estructura de esta proteína del virus encajara en ese receptor. "Entonces observaron que esta encaja bastante bien, pero no es perfecta", manifiesta a SINC Fernando González Candelas, catedrático de Genética de la Universidad de Valencia e investigador de FISABIO.

Al analizar esa "construcción" dentro del virus constataron que tenía fallos. De ser manipulado genéticamente, esas estructuras deberían tener otras características para ser mucho mejores, pero el virus no las tiene. "Su diseño no es el que haría un ingeniero con el objetivo de crear un virus que provoque una pandemia", indica González Candelas.

Un virus que hubiera sido creado en laboratorio no tendría los desajustes que se observan en SARS-CoV-2. "Partimos de la idea de que si haces una manipulación para conseguir un determinado objetivo lo que vas a intentar directamente, como todo buen ingeniero, es que tu producto sea el mejor posible", explica el experto.

Además, la hipótesis de la evolución natural del virus fue respaldada por datos sobre la estructura molecular general del SARS-CoV-2, que de ser manipulada hubiera podido construirse a partir de la de otro virus que se sabe que causa enfermedades. Pero no fue así. Según el estudio, su estructura molecular difería sustancialmente de las de los coronavirus ya conocidos y se parecía más a la de virus relacionados que se encuentran en murciélagos y pangolines.

"Ha sido el proceso azaroso de la evolución que ha permitido al virus desarrollar una estructura de la espícula y de otras características que le permite invadir células humanas. Al estar en contacto con humanos ha provocado una infección y luego posteriores infecciones que han dado lugar a la epidemia", subraya el investigador español.

¿De dónde viene el SARS-CoV-2?

"Cualquier patógeno viral para los humanos sale de la nada. En teoría, un virus antiguo de un reservorio natural se convertirá en patógeno viral para el ser humano a través de muchos huéspedes intermedios", apunta a SINC Zhigang Zhang, investigador en el Laboratorio Estatal clave para la Conservación y Utilización de Recursos Biológicos en la Universidad de Yunnan (China) y autor de un estudio publicado hoy en Current Biology.

Según Zhang, el salto directo de los anfitriones originales al humano rara vez ocurre. "Por lo tanto, encontrar el reservorio natural es de gran importancia para detener la propagación del virus", constata el experto. "De hecho, los animales, incluidos los humanos, tienen muchos virus dentro de su cuerpo y la mayoría son inofensivos para sus anfitriones", continúa.

La respuesta sobre el origen del virus es aún incierta y los científicos barajan varios escenarios. El primero de ellos es que el virus pudo evolucionar a través de la selección natural en un huésped no humano y luego saltó a estos, como ocurrió en otros brotes con las civetas para el SARS y los camellos para el MERS.

En el caso de SARS-CoV-2, como ocurre con otros coronavirus, el reservorio más probable son los murciélagos (Rhinolophus affinis), por la similitud con los virus del propio animal. Pero no existen casos documentados de transmisión directa murciélago-humano. Ahí intervendría un huésped intermedio, que posiblemente estuvo relacionado con murciélago y humanos.

"El murciélago sería el huésped primario u original, por comparación con los coronavirus de murciélago ya conocidos y que estén emparentados con ellos", recalca Fernando González Candelas de la UV. Para el científico, el nuevo virus es el que se parece más a los coronavirus de estos animales, aunque "aún no se haya aislado el virus más próximo a él". Pero también aparecen diferencias.

Para entenderlo, el experto pone el ejemplo de una escalera. "Es como querer saltar un escalón de un metro y pensar que de un salto no puedes subirlo. Necesitas dos o tres escalones intermedios, difíciles cada uno, pero posibles. Es cuestión de tiempo que se consiga pasar de la base al escalón superior", ilustra.

Escenario 1: el pangolín como salto intermedio

En esa etapa intermedia de murciélagos a humanos, el virus habría pasado por algún huésped, cuya selección natural le habría predispuesto a infectar a humanos, "simplemente porque los receptores son lo suficientemente parecidos como para que luego al saltar a humanos sea mucho más sencillo", dice González.

En este escenario, las diferentes características del virus habrían evolucionado a su estado actual antes de penetrar en humanos. Como señalan en el estudio de Nature Medecine, la epidemia actual habría surgido en cuanto los humanos se habrían infectado. El virus convertido ya en patógeno habría estado listo para propagarse entre las personas.

En el trabajo de Zhang se plantea la posibilidad de que este huésped intermedio sea el pangolín por las muestras de pulmón analizadas y en las que se detectó por primera vez la existencia de un CoV similar al SARS-CoV, coincidiendo con el inicio de la epidemia. "Conjeturamos que los pangolines malayos muertos pueden llevar un nuevo CoV estrechamente relacionado con el SARS-CoV-2", recalcan en el estudio de Current Biology publicado hoy.

Según detalla a SINC el investigador chino, el camino de la infección que ha provocado el brote sería el siguiente: en la base estaría el murciélago (con resistencia o levemente susceptible al virus), seguido de múltiples especies cruzadas, entre las cuales el pangolín podría ser una víctima y susceptible al virus, antes de llegar al humano, aún más susceptible al virus y en contacto con animales para la obtención de herramientas, alimentos, caza y otros usos, incluidos los comercios ilegales.

A pesar de los hallazgos, ante la imposibilidad de realizar más experimentos a falta de la muestra original, el equipo chino recalca que aún se debate si las especies de pangolín son buenas candidatas para el origen del SARS-CoV-2.

"Teniendo en cuenta la amplia propagación de SARS-CoV en reservorios naturales, como murciélagos, camellos y pangolines, nuestros hallazgos serían significativos para encontrar nuevos huéspedes intermedios de SARS-CoV-2 para bloquear la transmisión entre especies", concluyen.

Según González Candelas, el virus va expandiéndose en todo tipo de organismos a los que puede infectar. "El pangolín sería otro, no solamente en la escalera que llega al humano, pero en una escalera colateral cuyo final no sabemos cuál es", añade, teniendo en cuenta que "la evidencia que existe no es lo suficientemente fiable o robusta como para dar eso por aceptado".

Escenario 2: desarrollado en humanos

El otro escenario que explicaría el origen del SARS-CoV-2 es que, sin descartar los escalones intermedios, una versión no patógena del virus pudo saltar de un huésped animal a los humanos, pasando desapercibida, y evolucionar a su estado patógeno actual dentro de la población humana.

Así, para explicar por qué este virus funciona tan bien en humanos, el equipo de Kristian Andersen sugiere que el último paso sucede en nuestro organismo cuando la proteína de espícula evoluciona ya en un huésped humano. "La última fase, la que de verdad hace que este virus sea muy infectivo en humanos, habría permitido que el virus se haya adaptado a humanos en humanos primero", declara González Candelas.

"A partir de ese momento, al pasar de humano a humano, el ajuste es mucho mejor", señala el investigador español. De este modo, a las personas a las que les llega el virus todavía no muy bien adaptado a humanos no sufren demasiada enfermedad. "No tienen una sintomatología que llame la atención ni desarrollan neumonía, pero el virus en ellos se adapta", indica el experto.

Una vez adaptado, con los mecanismos de infección que conocemos, puede haber pasado a otro humano. "En ese momento se iniciaría la cadena de transmisiones que da lugar a la epidemia", dice González Candelas.

Pero para los científicos aún es difícil, si no imposible, saber cuál de los escenarios es el más probable en el caso del SARS-CoV-2. Lo que sí saben es que, si el virus llegó a los humanos en su forma de patógeno actual desde una fuente animal, la posibilidad de que se produzcan más brotes en el futuro aumentaría porque la cepa que causa la enfermedad podría seguir circulando entre los animales.

Sin embargo, según el coautor del estudio de Nature Medecine, Andrew Rambaut, de la Universidad de Edimburgo, las posibilidades de que se produzca otra epidemia disminuyen si un coronavirus no patógeno entra en la población humana y luego desarrolla propiedades similares al SARS-CoV-2.

¿Cuántos positivos de coronavirus hay en mi barrio? ¿Y entre la gente de mi edad? En el vigésimo día desde que se detectara en Euskadi el primer caso de Covid-19, el Departamento de Salud ha decidido hacer públicos diariamente todos los datos de que dispone sobre los contagios, que ya son 1.190 (621 en Álava, 393 en Bizkaia y 176 en Gipuzkoa), con 53 personas fallecidas pero también con 18 recuperadas

1 - ¿En qué pueblo o ciudad hay más casos?

La respuesta es clara: en Vitoria. La capital vasca lo es también del coronavirus con 502 infectados, muy por encima de los 83 de Bilbao, que es la segunda en el 'ranking'. Mucho más lejos queda Donostia, con 24 casos. Sin embargo, el mapa de municipios permite descubrir que, en incidencia en relación a su población, es claramente Labastida, en la Rioja Alavesa, la localidad más afectada, con 21 positivos para una población de unos 1.500 habitantes. Ello llevó a que, cuando hace dos semanas se adoptaron las primeras restricciones ante el avance de la pandemia, esta localidad fuese citada junto a Vitoria y Madrid como uno de los tres principales focos de España. En Bizkaia es destacable igualmente el foco de Basauri, con 71 enfermos. 

2 - Y, en Vitoria, ¿la afección es homogénea?

En general, la incidencia del Covid-19 es muy grande en toda la ciudad. Osakidetza ofrece los datos no por los barrios naturales sino por "zonas de salud", es decir, por el área de influencia de sus ambulatorios. Sin embargo, se puede calibrar la tasa de contagios de manera clara. Las zonas de Sansomendi y Abetxuko presentan datos muy por encima de la media. En el primer hay un caso entre cada 200 vecinos. En todo caso, el barrio con más positivos es San Martín, donde se ubica la residencia de ancianos con 45 contagiados entre internos y trabajadores y donde han fallecido ya diez personas.

3 - ¿Cómo está la red de hospitales?

La afección es muy desigual. Txagorritxu, el centro de referencia en Vitoria, está saturado. A 18 de marzo los ingresados en planta eran 199 y los enfermos en la UCI 25. Para dar una día de la diferencia, en el resto de hospitales de Euskadi son 19 los pacientes en cuidados intensivos. En global, son 455 las personas internas, un 38% del total de infectados. En Bizkaia, Galdakao y Cruces son los centros con más presión asistencial por el coronavirus. Mención especial merece Eibar. En esa localidad hay menos de una decena de casos pero 16 hospitalizados. Hasta allí se derivan enfermos desde Txagorritxu que se consideran "no intubables y no reanimables", esto es, que no son candidatos a entrar en la UCI.

4 - ¿Cuál es el perfil de los contagiados? ¿Mueren los jóvenes?

Un 51% es hombre y un 49% es mujer. Los contagios se disparan a partir de los 40 años. Apenas un 20% es menor de esa edad. Son 13 los niños hasta 9 años enfermos, 25 los adolescentes hasta 19 y 186 los jóvenes hasta 40. En el lado contrario de la pirámide poblacional, hay 55 mayores de 90 años con Covid-19. La letalidad es de un 4,8%, con el matiz de que no todos los casos han sido diagnosticados y, en puridad, la cifra final es más baja. Todas las víctimas son personas mayores de 50 años, pero hay una excepción. Ha habido un joven de entre 20 y 29 que también ha muerto, sin que hasta el momento se conozcan más detalles. El total de decesos es de 53.

(+1) - ¿Cuántos sanitarios hay infectados o en cuarentena?

El Servicio Vasco de Salud ofreció estos datos sobre profesionales sanitarios en los primeros días de la crisis. Llegaron a hablar de 250 profesionales aislados. Ahora no hay estadística oficial al respecto, un dato que sí facilitan otras comunidades autónomas. Este jueves se ha conocido la primera muerte de una enfermera en Euskadi a los 52 años. Trabajaba en Galdakao. Hay al menos dos sanitarias más en estado grave, ambas en Txagorritxu, en Vitoria, una celadora y una enfermera. Dentro de su delicada situación, se hallan estables y han mejorado algo su pronóstico en las últimas horas, según dos fuentes médicas.

Los cuatro primeros días de estado de alarma han dejado casi 200 detenidos y alrededor de 11.000 sancionados por delitos y multas vinculados al incumplimiento de las restricciones impuestas. Estos datos son la suma de las actuaciones practicadas por el Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil a nivel estatal y de las policías autonómicas, Mossos d’Esquadra y Ertzaintza.

El Ministerio del Interior evitó ofrecer datos las primeras 48 horas, pero ahora los directores adjuntos operativos de Policía y Guardia Civil lo hacen a diario, en la comparecencia matinal desde el Palacio de La Moncloa. En la comparecencia de este jueves, el jefe operativo de la Policía Nacional, José Ángel González advirtió de que “los dos o tres primeros días fueron de pedagogía, días de levantar un poco la mano, de informar a la gente”. Y añadió: “Pero creemos que ha llegado el momento de que esos días acaben. Ha llegado el momento de cumplir el estado de alerta”.

De hecho, la Policía Nacional estableció ayer miércoles la cifra más alta de arrestos en los cuatro días de vigencia del estado de alarma, con 49 arrestos, por los 73 que había practicado en los tres días anteriores. Igual ocurrió con las propuestas de sanción a las subdelegaciones de Gobierno. Si en los tres primeros días, los policías nacionales, que actúan en municipios con más de 30.000 habitantes, propusieron 3.270 sanciones, solo en el día de ayer elevaron 3.242. En ese mismo día, Guardia Civil, que cubre el resto del territorio nacional con excepción de Euskadi y Catalunya, detuvo a 11 personas y sancionó a 1.269.

Los Mossos d’Esquadra, con las competencias de seguridad ciudadana en Catalunya, han detenido a 16 personas desde que comenzó el estado de alarma, en su mayoría por atentado a los agentes de la autoridad cuando se les ha advertido de que se saltaban el confinamiento. Las denuncias para sanción ascienden a 1.955 en su caso. Por su parte, la Ertzaintza ha detenido en cuatro días a 18 personas por delitos relacionados con el incumplimiento del estado de alarma y ha tramitado 988 sanciones.

El estado de alarma no supone la creación de una legislación ‘ad hoc’. Por ello, los detenidos lo fueron como presuntos autores de delitos ya recogidos en el Código Penal, pero por hechos vinculados al incumplimiento de las normas que implica la actual situación, principalmente los de resistencia a las órdenes de los agentes y atentado a la autoridad. 

Igual ocurre con las infracciones administrativas recogidas en la Ley de Seguridad Ciudadana, que en uno de sus tramos establece sanciones de entre 600 y 30.000 euros para quien cometa faltas graves, tales como resistirse a la actuación de los agentes de la autoridad sin alcanzar la gravedad del delito. 

Los delitos y faltas más comunes a los que se enfrentan los que no respeten el estado de alarma están precisados en la orden que dictó el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para aplicación del estado de alarma por las Fuerzas de Seguridad del Estado, las autonómicas y las policías locales. Esto no es óbice, explicaron desde Interior, para que se acuse de otros delitos o se apliquen otras sanciones por incumplir el estado de alarma y que, en todo caso, los agentes actuarían con siempre con proporcionalidad. 

Se cumple una semana desde que la Generalitat ordenó el confinamiento de Igualada por un brote descontrolado de coronavirus con epicentro en su hospital. La epidemia está poniendo al límite la capacidad de este centro, según relata el director asistencial del Consorcio Sanitario de Igualada (del que depende este centro), Joan Miquel Carbonell. Todavía no se ha llegado al colapso de las UCI, un escenario que en Madrid sí se está bordeando,. En Igualada hay camas y aparatos de respiración asistida pero el problema más grave es que no los pueden usar todos porque no tienen suficiente personal: el 35% de la plantilla está en casa, enferma de coronavirus o confinada, y esto es lo que en estos momentos más preocupa a Carbonell.

En la zona confinada han registrado hasta la fecha 207 positivos de coronavirus, de los que 24 han fallecido. Un total de 91 infectados, casi la mitad, son sanitarios.

Se cumple una semana desde que se decretó el confinamiento de Igualada por un brote descontrolado que afectaba al hospital. ¿Cuál es la situación ahora mismo en el centro? 

El hospital está trabajando a medio gas, parcialmente, por la falta de personal. Hemos cerrado consultas externas y mantenemos solo la actividad quirúrgica no urgente y la oncológica, como el resto de centros del país, pero con la diferencia de que nosotros tenemos cerradas una parte de las plantas de hospitalización y reducida la capacidad de la UCI porque nos faltan profesionales. Tenemos en casa a casi 300 trabajadores de una plantilla de 850 [el 35%], confinados o enfermos. Esto nos está destrozando absolutamente. 

¿A qué unidades está perjudicando más la falta de personal? ¿Se ve resentida también la capacidad de las UCI por ello? 

Intentamos que afecte sólo a las zonas en las que nos lo podemos permitir, la que es más factible de desprogramar más allá del hospital de día oncológico o la hemodiálisis, que sigue funcionando, o el servicio de Urgencias, que está con una carga muy importante. La dificultad es que no podemos tener todas las camas abiertas. El la UCI hay 10, pero solo podemos tener 8 en marcha por este motivo. El plan de contingencia prevé ampliar la UCI hasta llegar a 16 camas, pero nos falta personal. No tenemos enfermería suficiente ni siquiera para la actual. 

El alcalde hizo un llamamiento para que les enviasen más profesionales, también para reclutar voluntarios, pero de estos últimos han llegado solo ocho. ¿Por qué? 

Ahora ya son diez médicos y seis o siete enfermeros, algunos jubilados, otros gente joven. Tenemos habilitado un correo electrónico para quien quiera. Desde el Hospital de Bellvitge nos mandaron un adjunto de su plantilla. Al principio, al ver que íbamos a ser el hospital más golpeado por el coronavirus, hubo cierto movimiento hacia aquí, pero ahora todo el mundo, desde Barcelona hasta Vilafranca, empieza a tener una saturación importante que le impide prescindir de personal. 

¿Cuál es la situación actual de las UCI? 

Tenemos material y respiradores para abrir las 16 camas. Hemos llegado al límite de capacidad en cuanto a profesionales pero todavía no en material. Nuestros esfuerzos van centrados en encontrar personas con experiencia para trabajar en ellas. Llevar a estos enfermos es complejo. 

Se lo pregunto porque en Madrid dan por hecho que estas unidades van a colapsar, que pronto ya no habrá aparatos de ventilación mecánica para todos. ¿Será así en Igualada? 

Lo será. Aunque abramos las 16 camas probablemente serán insuficientes. Es muy duro cuando los intensivistas trabajan en estos escenarios. Por ahora algún crítico que no cabía en la UCI lo hemos enviado a hospitales de Vic y Barcelona. Sobre esto, tendremos que esperar movimientos del departamento de Salud, quizás el de habilitar una macroUCI en Barcelona. Pero por ahora nosotros estamos preocupados en lo que ocurre dentro del hospital, no fuera.

Pidieron que se habilitase una residencia privada cercana al hospital para tener más capacidad. ¿Se ha hecho ya?

Se han hecho los primeros contactos. Este jueves veremos cómo de avanzado está, porque no sé en qué situación está la residencia. 

¿Faltan equipos de protección individual para sus sanitarios, como ocurre en muchos otros centros de salud? 

Tenemos lo que necesitamos día a día. Mascarillas, batas, gafas, guantes… Pero vamos día a día para cubrir necesidades.

El alcalde denunció la paralización de 4.000 mascarillas por parte del Ministerio de Sanidad dirigidas al hospital. ¿Fue así? 

No tengo información sobre las cosas de fuera. Sé que el área de logística estaba negociando y que este sábado recibiremos una entrada importante de mascarillas. Pero no sé si tiene que ver con esto. 

¿Cree que tiene sentido mantener el cierre de Igualada cuando el confinamiento se aplica a buena parte del territorio?

No tengo criterio para decir qué conviene o qué no. Dicho esto, todas las medidas que vayan en la línea del distanciamiento, de no estar a menos de un metro los unos de los otros y de toser en el codo, son buenas.

¿Se sabe cuál fue el inicio del brote descontrolado?

La Agencia de Salud Pública de Catalunya (ASPC) lo está investigando y tiene unas conclusiones muy preliminares. Lo único que puedo decir es que fue un brote que tuvo gran efecto en el personal porque llegó por varios puntos de entrada de profesionales contaminados que vinieron a trabajar en el mismo momento, lo que supuso que en varios puntos del hospital hubiese coronavirus. Creemos que el primer caso fue el día 7.

¿Cómo están los dos sanitarios ingresados en la UCI?

Se mantienen críticos. No han empeorado, lo cual supone una mejora relativa. La neumonía bilateral es amplia y los pulmones están muy afectados, pero la esperanza es que vaya bien.

Italia supera a China en número de muertos con coronavirus. 19 mar 2020 17:16:30.eldiario.es - eldiario.es.

Italia ha contabilizado este jueves 427 muertes más de pacientes con COVID-19, lo que eleva el número total de fallecimientos desde el inicio del brote a 3.405, según el último balance de Protección Civil. La cifras colocan al país por encima de China, hasta ahora el que más decesos de personas que no pudieron superar la infección había registrado: un total de 3.245, según los datos más actualizados proporcionados por las autoridades chinas. 

En la actualidad, los casos activos de coronavirus SARS-CoV-2 son 33.190, 4.480 más que este miércoles. El número total de personas contagiados, incluyendo a los fallecidos y los curados, asciende a 41.035. La región de Lombardía es con diferencia la más afectada por la epidemia: registra 2.168 de los fallecimientos y casi 20.000 de todos los casos positivos.

Al menos 4.440 personas ya se han curado, 415 más que este miércoles. 14.935 están en aislamiento domiciliario. En total, los pacientes hospitalizados son 15.757, 2.498 están en cuidados intensivos. La Agencia Italiana de Medicamentos (AIFA) ha explicado que el "repentino aumento" de la demanda de fármacos utilizados para el tratamiento hospitalario de los pacientes de COVID-19 ingresados "ha generado carencias", por lo que el organismo público "está definiendo soluciones excepcionales y de emergencia en colaboración con las empresas". 

El último informe epidemiológico del Instituto Superior de Salud, que data del 17 de marzo y analiza las características de 2.003 pacientes con COVID-19, la edad media de los pacientes que dieron positivo y no pudieron superar la infección es de 80,5 años. Dos de cada tres personas fallecidas eran varones. De media, ellas (83,7) eran mayores que ellos (79,5). Por debajo de los 50 años, según los datos analizados hasta este martes por el principal organismo técnico-científico del Servicio Nacional de Salud de Italia, había 17 pacientes fallecidos, el 0,8% de los casos totales. 

Agentes de la Guardia Civil han detenido en la mañana de este jueves a un vecino de Cieza (Murcia) por grabar y difundir un vídeo con amenazas e insultos al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han avanzado a eldiario.es fuentes próximas a la investigación.

"Te voy a denunciar cuando todo esto pase (en alusión a la pandemia del COVID-19) y voy a ir a por ti por todos los medios legales. Y si los medios legales no me dan la razón pasaré a los medios ilegales, pero tú vas a pagar por lo que has hecho, hijo de la gran puta", dice el detenido en el vídeo.

El arresto ha sido practicado por el Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC) por los presuntos delitos de amenazas e injurias al presidente del Gobierno. El detenido tiene 36 años y su vídeo, de tres minutos y medio, circulaba a través del canal de mensajería Whatsapp. 

El hombre aparece sentado en el interior de un coche, con capucha y una mascarilla puesta. "Tanto que defiendes el feminismo y tiraste a miles de mujeres a la calle el 8 de marzo sabiendo que se iban a contagiar. Es lo que defiendes tú a la mujer, sinvergüenza", afirma. "Tu única posibilidad de salvarte es que yo no siga vivo porque pienso ir a por ti y a por todos los de tu calaña", añade en otro momento.

El hombre critica tener que haber ido a trabajar después de haber estado confinado el fin de semana en su casa. En este sentido, asegura que graba el vídeo después de su jornada laboral. "Que no me pase nada a mi, ni a nadie de mi familia o de mi entorno porque voy a por ti y no me tapo la cara para que no me la veas, es porque yo cumplo las medidas de seguridad", dice el ahora detenido.

El individuo reprocha a Sánchez y al vicepresidente Pablo Iglesias que, a diferencia de él, no hayan seguido las medidas de precaución establecidas por el propio Gobierno, pese a que sus parejas han dado positivo en el COVID-19. Después de eso, se quita la capucha y la mascarilla y se le puede ver con claridad el rostro. 

El número de casos en España ha ascendido a 17.147, con 3.400 nuevos contagios confirmados en las últimas 24 horas, de acuerdo con los últimos datos difundidos por el Ministerio de Sanidad este jueves. El número de muertes se ha elevado a los 767, frente a los 598 del miércoles, lo que supone un incremento de un 27%. 

El director del Centro de Coordinación de Emergencias, Fernando Simón, ha alertado en rueda de prensa de que estos son "los días difíciles" del brote. "Cada día vamos a ver un aumento y hay que mantener la tensión", pero "no puede estar demasiado lejos el día en que veamos doblar la curva hacia el otro lado", ha subrayado.

Las personas dadas de alta en todo el territorio nacional son 1.107 –26 más que el miércoles–, mientras 939 personas permanecen hospitalizadas en la UCI. De ellas, 590 están ingresadas en la Comunidad de Madrid.

Con 6.777 infectados con coronavirus, Madrid acumula casi el 40% de los casos de todo el país. El personal sanitario de los hospitales madrileños ha advertido sobre la falta de material para poder hacer frente al aumento de pacientes con COVID-19.

Otras tres comunidades autónomas ya superan el millar de contagios. Se trata de Catalunya (con 2.702 casos detectados), País Vasco (1.190) y Andalucía (1.008).

Estas cifras son aproximadas, ya que las restricciones a la hora de llevar a cabo los tests impiden valorar la extensión de la epidemia en España. El nuevo sistema de detección que prepara Sanidad supondrá un incremento considerable en las cifras nacionales, según han indicado las autoridades sanitarias.

España es el segundo país del mundo con más casos activos después de Italia, que cuenta con 35.713 infectados, de los cuales 2.978 han fallecido. Son cifras de este miércoles, ya que las autoridades italianas actualizan los datos por la tarde.

Los tres primeros puestos de los países con casos activos los ocupan países europeos, ya que en tercer lugar se encuentra Alemania. Si bien en este caso el porcentaje de muertes es mucho menor a los dos primeros, con 31 fallecidos frente a los 12.939 casos activos.

Con 7.263 activos de los 80.928 detectados, China ha dejado de liderar la tabla de los países con más casos activos. Este mismo jueves, por primera vez el país asiático no ha detectado un solo contagio local: los 34 confirmados son personas procedentes de focos externos.

El último balance de positivos de coronavirus en Euskadi -cerrado el 18 de marzo a las 20.00 horas- arroja 217 nuevos casos en 24 horas (ya son 1.190) y trece personas fallecidas (ya son 53). También hay cuatro recuperaciones (ya son 18). Una de las personas fallecidas, por vez primera, es una enfermera del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza), que llevaba seis días ingresada en un centro hospitalario de Bizkaia. "Osakidetza comenzó a sentir esta epidemia en uno de sus centros [Txagorritxu]. El coronavirus golpea el alma del sistema. No estábamos preparados para este golpe", ha reconocido la consejera de Salud, Nekane Murga, al dar cuenta de la noticia en una comparecencia pública en la que ha vuelto a aplaudir el esfuerzo de los sanitarios.

Este fallecimiento en Bizkaia revela el fuerte e imparable crecimiento del Covid-19 en este territorio en los últimos días. Sólo en 24 horas son 96 nuevos positivos para un total de 393. De ellas 177 permanecen hospitalizadas en los diferentes centros hospitalarios de referencia. Son 13 los fallecidos totales en Bizkaia, cinco adicionales a los conocidos este miércoles.

Con todo, Álava continúa con la tasa de incidencia más alta en función de su población, muy próxima ya a que 1 de cada 500 alaveses haya dado positivo y habiendo decenas de personas confinadas en sus casas con síntomas esperando a los test. Este territorio suma 76 contagios en un solo día, su pico más alto. Los fallecidos totales son 35, ocho más en solamente una jornada, entre ellas una novena persona en la residencia de ancianos de Sanitas en el barrio de San Martín de Vitoria. Hay 224 personas ingresadas en el hospital de Txagorritxu, que sufre una elevada presión asistencial.

Gipuzkoa continúa como el territorio con menor incidencia del neovirus, pero arroja también su crecimiento más alto en esta última medición: 45 positivos para un total de 176. 54 personas están hospitalizadas y no ha habido fallecidos recientemente. En el conjunto de Euskadi 18 personas se han recuperado del Covid-19, cuatro del martes al miércoles. 44 de las personas enfermas están en cuidados intensivos. Todos los datos actualizados se pueden analizar en nuestros mapas y gráficos.

La consejera Murga, que hace dos días habló de una "estabilización" de la curva de contagios en Euskadi, ha admitido lo negativos que han sido los dos últimos días y ha optado por la prudencia y por no mirar al "futuro". No obstante, sí ha anunciado que desde hoy se publicará un boletín informativo sobre el avance del Covid-19 -al modo de cómo lo hacía desde el principio el Ministerio de Sanidad- para "aportar a la población mayor y mejor información" y para disponer de más elementos de análisis.

Murga se ha referido también a la posibilidad abierta por Sanidad de que se hagan "test rápidos" cuando, en los últimos días, se habían restringido las pruebas a los casos más graves y colectivos de riesgo, como las personas mayores. La titular vasca de Salud ha indicado que Euskadi está "pendiente" de la "logística" de ese plan pero ha indicado también que Osakidetza dispone de "reactivos" para continuar con su ritmo actual de análisis.

¿A quién no le ha pasado alguna vez? Nos despertamos y nos sentimos pachuchos. Quizá sufrimos un pequeño dolor de cabeza o incluso un poco de fiebre. Tomamos un ibuprofeno, vamos al trabajo y continuamos con nuestro día. Así es como se transmiten muchos virus respiratorios como la gripe. Para sorpresa de pocos, el coronavirus SARS-CoV-2, responsable de la pandemia que hoy nos azota, no parece ser una excepción. Un estudio publicado esta semana en la revista Science concluye que fueron las infecciones no detectadas las que extendieron el patógeno con rapidez, y fueron responsables del 79% de los casos registrados.

"Los virus respiratorios producen un amplio rango de síntomas que varían entre personas", explica el investigador de la Universidad de Columbia (EE UU) y coautor del estudio, Jeffrey Shaman, en una rueda de prensa telefónica a la que ha tenido acceso SINC. "Algunas enferman mucho pero otras muchas tienen síntomas leves". Según el experto, la mayoría de las personas que se infectan con uno de estos microorganismos jamás van al médico, nunca son contabilizadas y continúan con su vida normal, sin saber que son contagiosas.

Los investigadores han temido desde el principio que esto se aplicara también al coronavirus pandémico. "Quisimos identificar los factores responsables de la rápida difusión geográfica dentro y fuera de China", asegura Shaman. "Sospechábamos que había un número sustancial de infecciones sin documentar que podrían ser contagiosas".

Shaman y el resto de investigadores analizaron la evolución del brote en China entre el 10 y el 23 de enero, fechas que abarcan desde que el virus comenzó a extenderse con rapidez y el país asiático implementó restricciones al movimiento. Su objetivo era analizar la epidemia en sus primeras etapas, cuando el patógeno se movía con más libertad. Para ello, analizaron los datos recabados de móviles de usuarios para estimar los movimientos entre 375 ciudades chinas y "construir un modelo matemático que representara las dinámicas de transmisión" entre estos lugares y tuviera en cuenta tanto las infecciones registradas como aquellas 'invisibles'.

"El descubrimiento más importante es que solo el 14% de las infecciones fueron documentadas. El 86% de los infectados no fueron detectados durante estas dos semanas", asegura Shaman. Estas personas con síntomas leves era casi la mitad de contagiosas que los pacientes registrados (55%). Sin embargo, su gran número provocó que "dirigieran y aumentaran la difusión".

Shaman considera que estos infectados sin detectar, con síntomas más leves, “fueron el principal conductor [de la epidemia] y quienes facilitaron la difusión”, hasta el punto de ser responsables del "79% de los casos documentados". Es lo que el investigador denomina una "transmisión sigilosa" que "vuela bajo el radar".

Estos resultados concuerdan con las estimaciones tempranas de epidemiólogos como Neil Ferguson y Marc Lipsitch, que ya el 21 de febrero calcularon de forma independiente que "al menos" dos tercios de los casos en viajeros desde China a otros países no habían sido detectados. Tampoco es el primer trabajo que incide en la importancia de los contagiadores presintomáticos: prepublicaciones pendientes de revisión ya señalaron a comienzos de marzo que los infectados podían transmitir la enfermedad desde muy temprano.

Restringir el movimiento tiene un efecto importante

El estudio de Shaman se complementa con otro publicado también en Science la semana pasada. En él, se utilizó otro modelo matemático para concluir que las restricciones al desplazamiento tuvieron un efecto limitado a la hora de contener la epidemia, sobre todo dentro de China.

Este efecto modesto consistió en retrasar entre tres y cinco días la difusión por el país asiático, aunque tuvo mayor impacto sobre la transmisión internacional, que se redujo en un 80% hasta mediados de febrero. El motivo se encuentra en el trabajo de Shaman: para entonces, los infectados sin detectar ya habían viajado por todo el país. Además, ambos estudios estiman que cada infectado contagió a 2,5 personas de media (el famoso R), por lo que los autores insisten en que se trata de una enfermedad "muy contagiosa".

"Las restricciones en los viajes por sí solas no hacen mucho más que retrasar la difusión de la enfermedad", explica la investigadora de la Universidad de Washington (EE UU) y coautora del estudio, Elizabeth Halloran. La clave está en "reducir la transmisión" mediante medidas como la detección temprana, el aislamiento de los casos, distanciamiento social, cambios en el comportamiento y concienciación sobre el problema. También destaca el uso de test serológicos para detectar "infecciones pasadas" y saber así quién es todavía susceptible a padecer COVID-19.

Este retraso, sin embargo, es más relevante de lo que parece. "Las restricciones [al movimiento] hacen ganar tiempo", asegura el investigador de la Universidad de Florida (EE UU) y coautor del trabajo, Ira Longini. Este considera el tiempo ganado como algo “fundamental” debido a que ya existen agentes terapéuticos que están siendo testados.

"Comprar tiempo para conseguir tratamientos para los casos graves es importante", comenta, aunque admite que "solo la vacuna podrá controlar la epidemia, al reducir la susceptibilidad de los vacunados y la transmisión a otros".

Entonces ¿cuántos infectados hay?

En los últimos días, el gran número de positivos por coronavirus entre miembros del gobierno, famosos y deportistas, de España y otros países, ha hecho que muchos se pregunten sobre el alcance real de la pandemia. ¿Cuánta gente está de verdad infectada?

Shaman considera que, dado que "seis de cada siete" infecciones no son documentadas, con los más de 150.000 casos actuales "no sería irracional pensar que nos acercamos al millón de infecciones" en todo el mundo. El investigador cree que esta proporción podría variar entre países, pero en general apuesta por considerar “un orden de magnitud más” de los casos confirmados.

En este sentido, una prepublicación pendiente de revisión por pares publicada en el repositorio medRxiv la semana pasada estimaba que el número de personas infectadas por el coronavirus en la ciudad de Wuhan fue de casi dos millones, lo que supone un 19,1% de su población. En contraste, apenas 50.000 casos fueron detectados.

Es imposible predecir cómo cambiará el mundo cuando termine esta pandemia, pero es de prever que tendrán lugar cambios económicos y sociales. Uno de los más positivos sería, por fin, aprender a quedarnos en casa cuando nos encontramos mal. Lo explicaba el epidemiólogo Graham Medley en una entrevista concedida hace unos días a la BBC: "Lo mejor es imaginar que ya tienes el virus y cambiar tu comportamiento para que no se lo transmitas a alguien".

La Comunidad de Madrid ha presentado a última hora de este miércoles coronamadrid.com, una web que permitirá a los posibles contagiados de coronavirus "examinar síntomas para recibir recomendaciones de actuación y descongestionar las líneas de atención telefónica". Además, ha adelantado que la app que realizará ese mismo servicio en dispositivos móviles se lanzará "esta semana". 

Tanto los Términos y Condiciones como la política de protección de datos de coronamadrid.com se centran en esa aplicación móvil, que recibirá el nombre de "Covidapp". Según han informado varias fuentes a eldiario.es, con Covidapp, Madrid se ha desmarcado finalmente del proyecto del Gobierno, que pretendía aunar esfuerzos y presentar un solo sistema base sobre el que las comunidades pudieran desarrollar sus propias apps. La Generalitat de Catalunya también ha presentado su propia app durante la mañana de este miércoles. 

Covidapp ha sido desarrollada por varias empresas privadas, entre las que se encuentran multinacionales tecnológicas como Google y grandes compañías españolas como Telefónica y Ferrovial. Según ha explicado la Comunidad, las tres empresas que han "liderado" el proyecto han sido Carto, ForceManager y Mendesaltaren. En él también ha colaborado la startup Goggo Network, dirigida por el fundador de Jazztel o Ya.com, Martin Varsavsky. Este fue quien recibió el encargo directo de la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de poner en marcha el proyecto, detallan fuentes de la Comunidad.

Además de la información sanitaria sobre los síntomas del usuario, Covidapp recopilará su nombre y apellidos, número de teléfono móvil, DNI o NIE,  fecha de nacimiento, correo electrónico, dirección completa y código postal, género y  "geolocalización (esto es, la localización vía GPS de tu teléfono móvil)", explica su Aviso de Privacidad

 

La privacidad ha sido uno de los motivos por los que el proyecto de Madrid ha terminado desligándose del que prepara el Gobierno, coordinado por la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial bajo el liderazgo del Ministerio de Sanidad.

Según se detalla en la política de protección de datos de Covidapp, la Comunidad podrá compartir esa información personal con sus "proveedores y colaboradores, así como a las empresas que estos subcontraten". En opinión de los técnicos del Gobierno y de varios abogados expertos en privacidad consultados por eldiario.es, este punto permitiría que los datos de los contagiados de coronavirus acaben en manos de las empresas antes citadas y que la Comunidad reconoce como "colaboradoras" del proyecto. 

 

"Falta detalle en ese punto", expone Jorge Morell, del despacho Términos y Condiciones. Jorge García Herrero, de Secuoya, señala que hay otros donde presenta "información deficiente", como en el caso de la "nula concreción respecto al periodo durante el cual se retendrá la información". "Tenemos muchas dudas tanto a nivel de legalidad como de usabilidad (por la petición del número de teléfono) y utilidad (integración con servicios médicos)", declara Gemma Galdón, directora de la Fundación Éticas. "Hay muchas cosas que rechinan", resume Sergio Carrasco, de Fase Consulting.

La principal crítica es la falta de concreción de lo que podrá hacer Covidapp con la información de sus usuarios. Según sus documentos legales podría, por ejemplo, usarse para vigilar si un contagiado de coronavirus respeta la cuarentena y poner en conocimiento de la Policía sus datos de ubicación si la incumple, confirman estos expertos. Tampoco está claro si permitirá su uso por parte de un usuario que no conceda acceso a los datos del GPS de su teléfono. La app catalana presentada hoy no permite utilizar el servicio de autodiagnóstico si se le deniega ese acceso.

"Obligar a que se introduzcan todos esos datos o a registrarse al final lo que hace es desincentivar y mucho su uso", lamenta Carrasco.

Nuevo desencuentro 

La Comunidad de Madrid anunció su intención de lanzar Covidapp el pasado viernes, momento en el que las citadas empresas empezaron a organizarse para hacerlo posible. Ayuso puso como fecha para su puesta en servicio este miércoles. El lunes el Gobierno reclamó el control del proyecto, provocando un nuevo cisma con la Comunidad, como el que se dio en el caso de los menús escolares para Ayuso ha terminado encargando a las empresas de comida rápida Telepizza y Rodilla.

Aunque desde la Comunidad de Madrid aseguran a este medio que el lanzamiento de la web de coronamadrid.com "está perfectamente en línea con el Ministerio de Sanidad", otras fuentes gubernamentales discrepan y señalan que la política de privacidad de Covidapp ha provocado un nuevo desencuentro entre ambas administraciones.

China no registró ningún nuevo contagio local por el coronavirus SARS-CoV-2 durante el miércoles, la primera vez que da esta circunstancia desde el inicio del brote, informaron este miércoles las autoridades sanitarias del país.

La Comisión Nacional de Sanidad señaló que, hasta la pasada medianoche hora local (16.00 hora GMT del miércoles), no se produjo ningún contagio local en todo el territorio chino: los 34 casos que se diagnosticaron en ese período fueron en su totalidad de los llamados "importados", viajeros procedentes de otros focos de la pandemia.

Esta cifra supone un repunte de casos "importados", que en la víspera fueron 12 de los 13 nuevos contagios que se detectaron en todo el país. Los 34 casos "importados" se registraron en Pekín (21), Cantón (sureste, 9), Shanghái (este, 2), Heilongjiang (noreste, 1) y Zhejiang (este, 1).

Asimismo, las autoridades sanitarias chinas indicaron que se habían registrado 8 nuevas muertes por la resultante neumonía COVID-19, todas ellas certificadas en la provincia de Hubei, en el centro-este del país y epicentro del brote.

3.245 fallecidos desde el inicio de la pandemia

Estos datos sitúan el total de fallecidos en 3.245 entre los 80.928 infectados diagnosticados desde el inicio de la pandemia, de los que 70.420 respondieron positivamente al tratamiento y fueron dados de alta. Así, el número de contagios "activos" en China es de 7.263, de los cuales 2.314 se encuentran en estado grave (2.222 de ellos en Wuhan, capital de Hubei y cuna del virus).

También se ha realizado seguimiento médico a 683.281 contactos cercanos con infectados, de los cuales 9.144 continúan en observación, y de ellos, 105 serían casos sospechosos de haberse contagiado del coronavirus SARS-CoV-2.

Hasta este jueves, cuando se informó de los citados 34 contagios, tanto el número de éstos como el de decesos había permanecido igual o por debajo de los 21 diarios desde el pasado día 11, siempre según las estadísticas oficiales.

Un día después, el 12 de marzo, el Gobierno chino declaró que el pico de transmisiones había llegado a su fin en su país.

Los síntomas del nuevo coronavirus son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden estar acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

Primera gran medida de la eurozona. Y anunciada a medianoche. El Banco Central Europeo ha decidido este miércoles a última hora lanzar un programa de emergencia de compra de activos públicos y privados para hacer frente a la emergencia del coronavirus. La medida asciende a 750.000 millones de euros, estará vigente mientras dure la pandemia y, al menos, hasta final de año. 

¿Y esto qué significa? Que el BCE gastará 750.000 millones de euros extra en comprar deuda pública, valores emitidos por instituciones europeas supranacionales, bonos corporativos, bonos de titulización de activos y bonos garantizados, por ejemplo, para influir en las condiciones financieras de clientes particulares y empresas, lo cual repercute en el crecimiento económico y en la inflación.

La compra de activos del sector privado, como bonos garantizados, que están vinculados a los préstamos que los bancos dan empresas y particulares, lleva consigo que sus precios suban, lo cual genera que los bancos puedan conceder más préstamos, lo cual tiende a reducir los tipos de interés a particulares y empresas.

La medida llega después de que hace una semana el Banco Central Europeo anunciara una serie de medidas que no fueron recibidas bien por los mercados financieros: aunque anunció una inyección de liquidez –120.000 millones–, no tocó los tipos y la presidenta, Christine Lagarde, cometió el desliz de decir que el BCE no estaba para intervenir en la prima de riesgo. Es decir, que, a diferencia de su predecesor, Mario Draghi, no trasladó la sensación de que estaba realmente dispuesta a hacer "todo lo necesario" para amortiguar la crisis. 

Este miércoles por la noche el Lagarde y el BCE esperan que sus decisiones sí tengan impacto positivo en los mercados. "Tiempos extraordinarios requieren una acción extraordinaria. No hay límites para nuestro compromiso con el euro. Estamos decididos a utilizar todo el potencial de nuestras herramientas, dentro de nuestro mandato", ha dicho la presidenta del BCE tras el anuncio del programa vinculado a la pandemia.

En concreto, el BCE ha decidido lanzar un nuevo programa de compra de activos temporales de valores del sector público y privado para contrarrestar "los graves riesgos para el mecanismo de transmisión de la política monetaria y las perspectivas para la zona del euro planteadas por el brote y la difusión creciente del coronavirus", explica la entidad.

Este nuevo programa de compra de emergencia de la pandemia (PEPP) tendrá una dotación total de 750.000 millones. "Las compras se llevarán a cabo hasta el final de 2020 e incluirán todas las categorías de activos elegibles bajo el programa de compra de activos existente", afirma el BCE.

Para las compras de valores del sector público, habrá "fluctuaciones en la distribución de los flujos de compra a lo largo del tiempo, entre las clases de activos y entre las jurisdicciones [países]".

"El BCE terminará las compras de activos dentro de este programa una vez que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado, pero en cualquier caso no antes de fin de año", sostiene el organismo.

El BCE, afirma, "se compromete a desempeñar su papel de apoyo a todos los ciudadanos de la zona del euro en este momento extremadamente complicado. Con ese fin, el BCE se asegurará de que todos los sectores de la economía puedan beneficiarse de condiciones financieras favorables que les permitan absorber este impacto. Esto se aplica igualmente a las familias, empresas, bancos y gobiernos".

"El Consejo de Gobierno hará todo lo necesario dentro de su mandato", prosigue: "El BCE está totalmente preparado para aumentar el tamaño de sus programas de compra de activos y ajustar su composición, tanto como sea necesario y durante el tiempo que sea necesario. Explorará todas las opciones y todas las contingencias para apoyar a la economía a través de este shock".

El BCE también anuncia que "en la medida en que algunos límites autoimpuestos puedan obstaculizar las acciones que el BCE debe tomar para cumplir su mandato, el Consejo de Gobierno considerará revisarlos en la medida necesaria para que su acción sea proporcional a los riesgos que enfrentamos. El BCE no tolerará ningún riesgo en toda la zona del euro".

Los hospitales de la Comunidad de Madrid bordean el precipicio ante la llegada acelerada de enfermos de COVID-19. Urgencias abarrotadas, UCIs saturándose y escasez de equipos para los sanitarios.

Muchos centros están al límite de su capacidad: en Alcalá de Henares, en Leganés, Fuenlabrada, 12 de Octubre, Puerta de Hierro, La Paz... los sanitarios describen situaciones de colapso. "Estamos en una situación dramática. En urgencias había este miércoles 200 personas a las que no se podía atender. La gente llorando", relata un facultativo con mucha experiencia en el hospital Severo Ochoa de Leganés. En el Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares se repite el calificativo: "Es dramático, hay pacientes hasta en las camillas de las consultas".

En la Comunidad de Madrid, al comenzar este 18 de marzo había 491 pacientes en las UCI, según el último recuento oficial del Ministerio de Sanidad. Se había copado  más de dos tercios de la capacidad ordinaria de los cuidados intensivos.

El ritmo de llegada de pacientes salta al mismo ritmo que crecen los casos confirmados: el 13 de marzo había 1.990 contagios certificados en la comunidad autónoma y 180 personas en la UCI. Esos números casi se han triplicado en solo cinco días: 5.637 casos y 491 en cuidados intensivos. En el hospital Puerta de Hierro-Majadahonda, este martes en un solo turno "atendimos 30 pacientes en urgencias y solo dos fueron negativos", relata una sanitaria al salir del centro.

Hospitales absorbidos

"Son más de 200 ingresados, 16 de ellos en la UCI. Ya solo quedan camas libres allí. Se han puesto casi todas las plantas y el personal disponible para esto", describe una especialista del hospital de Fuenlabrada para atestiguar que el coronavirus se lo 'come' todo.

En el cercano centro de Leganés cuentan que la dirección ha puesto "camas en el gimnasio, sillones para atender pacientes urgentes en los quirófanos que están al lado de las urgencias... el hospital ha comprado camas pero es que ya no tiene capacidad física de instalar más". En Puerta de Hierro explican que "cuatro o cinco plantas se han cerrado para los pacientes con coronavirus y se han convertido en dobles las habitaciones, que normalmente son individuales".

En la capital, en el gran hospital 12 de Octubre todavía tienen margen, aunque "puede que solo para unos días", cuentan algunos de sus profesionales. En Getafe "el hospital no está todavía totalmente dedicado al coronavirus, pero se espera que lo esté en unos días", avisa uno de los médicos que trabaja allí. 

Y es que el ritmo de presión se acelera de tal manera que "aquí se ha roto la cadena de mando y los equipos médicos vamos tomando decisiones con lo que vemos en cada momento", resumen desde el 12 de Octubre. En este contexto de demanda sanitaria del sistema público, el miércoles 267 pacientes fueron derivados a centros sanitarios privados, según los datos recabados por los delegados sindicales de CCOO.

Falta protección

Los sanitarios con los que ha hablado eldiario.es no pueden insistir más en la necesidad de contar con más equipo y materiales para tratar a los pacientes con seguridad. "Todo el personal está volcado, pero faltan recursos", alertan en Leganés. "No tenemos mascarillas aseguradas para más allá de el jueves a mediodía. El personal se está contagiando, todos los días se dan de baja médicos y enfermeros y eso supone que no volverán en al menos 14 días", exclaman.

Solo a unos pocos kilómetros, en Fueblabrada, hablan ya de desabastecimiento: "Se debería usar un equipo de protección individual cada vez que entras a ver a un posible caso y no se está haciendo porque no hay. Se está jugando con nuestra salud, un desastre", lamenta un médico. En la zona noroeste, en Majadahonda, desde la urgencia explican que "no estamos suficientemente protegidas porque no hay equipo completo para todos en todos los turnos. Mascarillas sí tenemos, aunque están bajo llave y las reutilizamos bastante", rematan.

"Nosotros de equipos andamos justos y se están haciendo las formaciones para saber utilizarlos a marchas forzadas –con otro material, claro, que el bueno no puede urarse para eso–", relatan en uno de los hospitales que prevé que se reproduzca la misma situación de saturación que ya se está viviendo en otros centros.

Julián Ordóñez, de UGT, resume que "se necesita una sobredotación de material de protección urgentemente. Los trabajadores tienen que, al menos, ejercer en condiciones de seguridad para poder seguir siendo útiles porque, si se contagian, dejan de serlo temporalmente".

La Comunidad de Madrid explica que este jueves estará ya operativo el hotel Ayre Colón para "aliviar la presión asistencial de los hospitales Gregorio Marañón, Infanta Leonor de Vallecas y La Princesa". El viernes, asegura la Consejería de Sanidad, entrará el Marriot Auditorium para llevar pacientes del Príncipe de Asturias, Torrejón y el Henares. Ambos serán ocupados por pacientes que necesiten vigilancia, pero no hospitalización y, según Sanidad, estarán atendidos por licenciados en Medicina "pendientes de la prueba de MIR".

Falta de material en el resto de España

En el resto de España, por ahora los servicios de urgencias se preparan para un previsible aumento exponencial de casos. En general, la carencia principal pasa por el material de protección para sanitarios: mascarillas, guantes y geles desinfectantes.

En Catalunya, el sindicato de Metges denuncia esa escasez de material, en especial en los centros de atención primaria aunque también en algunos hospitales. Aquí el principal temor entre los sanitarios es que algunos centros se saturen en los próximos días semanas, ya que a día de hoy "ya notan mucho la presión asistencial", asegura el sindicato de médicos. En el hospital de Can Ruti de Badalona este jueves se pondrá en marcha una nueva unidad de UCI con 12 camas y sus correspondientes respiradores.

En Andalucía, las urgencias, según fuentes de la Consejería de Salud y Familias, se encuentran en niveles de frecuentación por debajo de lo habitual. La Junta considera que ha habido concienciación entre los usuarios para usar las urgencias adecuadamente.

Un caso llamativo es el de Talavera de la Reina, en Castilla-La Mancha, donde los sanitarios han llegado a fabricarse trajes de protección con bolsas de basura. En Murcia han realizado mascarillas caseras. Allí, sin embargo, la consejería asegura tener 50 camas en UCI libres, de las 120 totales. En Galicia, el presidente Núñez Feijóo ha expresado, por tercer día consecutivo, la necesidad “perentoria” de mascarillas. En la Comunitat Valenciana se repite el patrón de material de protección “justo” y las medidas para ampliar el número de camas. En Cantabria, de momento las urgencias no están saturadas, pero sí reconocen un aumento de las “afecciones” respiratorias.

En Navarra se ha puesto en marcha la contratación de 100 sanitarios, entre los que se incluyen médicos jubilados menores de 70 años. Por el momento, aseguran desde el Gobierno Foral, tampoco está habiendo escasez de material.

Con información de Oriol Solé, Javier Ramajo, Carmen Bachiller, Santiago Cabrera, Gonzalo Cortizo, Miguel Giménez, Laro García y Rodrigo Saiz

Cada día que pasa, la diferencia entre el número de casos reales de personas que han padecido o padecen COVID-19 y el número de casos confirmados por tests de laboratorio se acrecienta en España. Oficialmente y según datos del Ministerio de Sanidad de este miércoles, hay más de 13.700 casos confirmados de COVID-19 y alrededor de 600 fallecidos por esta causa. La mayoría de los positivos por coronavirus se concentran en Madrid (más de 5.600) y Catalunya (1.866).

Sin embargo, sabemos con toda certeza que la cifra de casos de personas infectadas por el coronavirus es muy superior. Hay múltiples datos que nos lo indican. Por ejemplo, solo en Madrid se ha atendido telefónicamente a más de 20.000 personas en casa con sospecha o confirmación de coronavirus. Además, la letalidad actual por el coronavirus en nuestro país, a partir de estas cifras, sería del 4,5%, bastante superior a la letalidad registrada en otros muchos países. Esto no significa que el coronavirus sea más letal en España –aunque la aparición inicial de focos de COVID-19 en residencias de ancianos influya en esta cifra–, sino que muchos casos de COVID-19 no se están registrando.

¿Cuál es la magnitud real de la epidemia de coronavirus en España? Es extremadamente difícil conocer las cifras exactas por una cuestión clave: desde que la transmisión comunitaria del virus se descontroló en España la semana pasada, los tests se han ido realizando, casi exclusivamente, a pacientes graves y a personas vulnerables con síntomas respiratorios, independientemente de su gravedad. Ni los casos leves ni los casos asintomáticos en riesgo –aquellos en contacto estrecho con infectados, pero que no llegan a desarrollar síntomas– han entrado en los criterios para las pruebas de laboratorio –con grandes excepciones como la Familia Real y las autoridades políticas–. Ni siquiera muchos de los profesionales sanitarios con síntomas leves fueron seleccionados para la realización de pruebas de laboratorio durante varios días.

No obstante, esta tendencia va a cambiar en los próximos días. El Ministerio de Sanidad anunció el pasado martes que está preparando un nuevo sistema de diagnóstico rápido para extender las pruebas de coronavirus a los casos leves. Este nuevo criterio va a cambiar notablemente las estadísticas y dará lugar a un incremento drástico de casos confirmados de COVID-19.

La declaración del Ministerio tenía lugar un día después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) insistiera repetidas veces en la importancia de realizar tests más allá de las personas con síntomas graves para el control de la epidemia, mediante la detección, aislamiento y rastreo de contactos de esos casos. El director de esta organización, Tedros Adhanom había sido claro: "No puedes luchar contra un virus si no sabes dónde está" .

Pese a que la OMS ha recomendado desde el principio de la epidemia la realización de pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico de todos los casos de COVID-19, la falta de recursos en España no permitió esta posibilidad desde la semana pasada. Sanidad llamaba a no colapsar el sistema e informaba de que las personas con síntomas leves debían aislarse sin necesidad de hacerse pruebas. Se priorizó, en su lugar, la realización de tests en casos graves, donde el diagnóstico puede influir en el tratamiento elegido.

España se sumaba, así, a la recomendación del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), que aconsejaba priorizar los tests en personas vulnerables si los recursos eran limitados. Esto explica el reducido número de tests realizados en España (más de 30.000 hace cuatro días) en comparación con países como Corea del Sur (más de 200.000), donde una de las estrategias principales ha sido una rápida y masiva detección del coronavirus para conocer y controlar su extensión.

¿Es útil realizar tests de COVID-19 en casos leves?

Desde un punto de vista clínico, la realización de tests en pacientes con síntomas leves no aporta ninguna utilidad, pues estas personas no necesitan ningún tratamiento específico por el COVID-19. Sin embargo, desde un punto de vista epidemiológico, la detección de casos leves era imprescindible para controlar la epidemia cuando los casos que aparecían en España eran importados y los casos de contagio comunitario eran reducidos. En esas etapas de la epidemia, la detección, aislamiento y rastreo de contactos de los casos era vital para contener la epidemia.

Ahora estamos en un escenario muy diferente: la epidemia se ha descontrolado. Ya es totalmente inútil rastrear el origen de los casos positivos porque se ha producido una gran difusión del virus dentro de España y porque se ha implantado una cuarentena masiva. A efectos prácticos, si todos nosotros, (estemos enfermos por el coronavirus o no) nos estamos autoaislando, la detección de casos positivos leves no va a alterar significativamente el transcurso de la epidemia. Por dos razones principales:

Primero, ya estamos actuando casi todos como si fuéramos casos potenciales de coronavirus. Como no sabemos bien dónde está el virus, estamos asumiendo que podría estar en cualquier lugar. Los profesionales sanitarios ya recomendaban a los posibles casos de coronavirus (por sus síntomas) su autoaislamiento, independientemente de su diagnóstico de laboratorio. Segundo, los casos asintomáticos de COVID-19 van a seguir estando fuera del radar de las autoridades sanitarias, con lo que podrían seguir contagiando a las personas de su alrededor sin que se detecten. Este último factor es vital porque ahora sabemos que esta forma de contagio, que se había infravalorado durante enero y febrero, tiene un peso importante en la difusión del virus.

La utilidad de la detección de casos leves se centra en conocer ahora la verdadera extensión de la epidemia y anticipar el rumbo que puede tomar en un futuro próximo. Cuando Sanidad implante el nuevo sistema de tests diagnósticos, vamos a tener una imagen mucho más real de lo que está ocurriendo, lo que puede ayudar a que al sistema sanitario se prepare. Aunque este medida puede llegar demasiado tarde para la contención de la epidemia.

La emergencia sanitaria que ha provocado la epidemia del coronavirus está golpeando a las residencias de mayores de toda España, un foco de población vulnerable que no cuenta, según denuncian trabajadores, patronal y familiares, con las medidas suficientes para prevenir contagios y tratarlos adecuadamente cuando se producen. 17 personas han fallecido en los últimos días en una misma residencia de Madrid por un brote y otras 70 están contagiadas. "Tanto decir que los mayores son los más vulnerables y estamos abandonados", denuncia a eldiario.es la directora de otra residencia de mayores concertada en el municipio de Alcorcón, que con 20 personas aisladas señala la falta de recursos y pruebas para determinar si efectivamente padecen el COVID-19. Y no solo ocurre en Madrid: en Vitoria, otro brote azota a un centro de mayores donde han muerto ya nueve residentes y hay 38 más que han dado positivo en la prueba de Covid-19.

El Ministerio de Sanidad trabaja en un "procedimiento para tratar de reducir riesgos en estas residencias" que actualice los actuales. El 5 de marzo, Sanidad y la Secretaría de Derechos Sociales publicó el primer documento específico dirigido a centros sanitarios de mayores para prevenir el coronavirus. "Hemos pasado en 7 días de contención a contención reforzada, mitigación y ahora generalización. Los protocolos que hemos ido escribiendo se desfasaban, algunos antes de salir", admite el director del Imserso, Luis Barriga, en conversación con eldiario.es. El Sistema de Dependencia ya tenía, cuenta, algunos protocolos dirigidos a la "problemática específica" de la gripe estacional con personas mayores, pero se han quedado cortos para una situación de pandemia como la actual.

Aunque no solo ha ocurrido ahí, los diferentes contagios en residencias de mayores, por concentrar población muy vulnerable, han disparado los datos de personas ingresadas en cuidados intensivos y de fallecidos en Madrid, los más altos de todas las comunidades. De los 774 contagiados hospitalizados en UCI, 491 se concentran en Madrid. Son más del 63%. Los primeros días de crisis, aún sin medidas restrictivas, ya pusieron el foco en este tipo de centros y hoy el director del Centro de Coordinación Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, lo vinculaba directamente con el nivel de la epidemia en la región: "Es un grupo vulnerable y el impacto del virus es mucho mayor, muy superior al del resto de la población". 

Objetivo: convertirlos en centros medicalizados

La Comunidad de Madrid anunció, dentro de su estrategia sanitaria para combatir la epidemia, que las residencias se convertirían en "centros medicalizados". Las empresas que gestionan una gran parte de la red pública (dos tercios de ella está privatizada) aseguran una semana después que la Consejería de Sanidad no les ha provisto ni de personal ni de material extra. Todas tienen en su plantilla ordinaria un médico y un enfermero. "Tenemos lo ordinario, nada más. Ninguna residencia está medicalizada de manera preventiva. No hay ninguna organización a nivel sanitario", asegura Pilar Ramos, de una de las patronales madrileña que reúne a empresas que gestionan estos centros de mayores en Madrid, ADAMA. 

El martes llegaron mascarillas, de las que hay escasez en todo el país, y balas de oxígeno a Monte Hermoso tras el fallecimiento de 17 personas. La Consejería de Sanidad dio entonces orden de enviar recursos extra. Entre esos recursos de momento no figura ningún médico o personal sanitario. "En cuanto podamos", dijo un portavoz de Sanidad.

Los testimonios que llegan de dentro de los centros e incluso las declaraciones oficiales de Sanidad chocan con los mensajes que envía la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. En una entrevista en Telecinco, Ayuso aseguró que todas las residencias de mayores de Madrid se habían medicalizado y que Monte Hermoso era una excepción que no conocía. "No es la tónica general", dijo. 

"Estos establecimientos deben entenderse como prioritarios igual que los hospitales porque en ambos sitios hay perfiles de personas vulnerables que requieren cuidados más intensivos", asegura Ana González, secretaria de Políticas Sociales de Comisiones Obreras Madrid. El consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, admite que hay problemas de abastecimiento de materiales de protección en muchas residencias. 

La patronal de las residencias a nivel estatal, AESTE, lamenta el "abandono" por parte de las administraciones en los últimos 10 días en todas las comunidades y pide "poner el foco en las residencias para parar el golpe antes de que llegue a los hospitales". "Podemos hacer esa labor de tapón para evitar el desborde", dice Jesús Cubero, secretario general de AESTE. 

La Consejería de Políticas Sociales madrileña, un día después de la crisis en Monte Hermoso, ha activado un seguimiento más estricto de la situación de estos centros. La red, en última instancia, depende de esta cartera. Habrá un "examen diario" en cada residencia a cargo del personal del Centro de Control de Calidad e Inspección y se han dado órdenes a los centros para que faciliten el "contacto directo" de los residentes con los familiares que están fuera. 

Algunos geriatras de hospitales están empezando a contactar con los centros para orientarles sobre la actuación, según el relato de varias empresas.Cada vez que hay un nuevo caso, las residencias deben ponerlo en conocimiento de la autoridad sanitaria. A veces llaman a los teléfonos habilitados, otras directamente al hospital. El protocolo, además, es que los pacientes sospechosos sean aislados, aunque a la mayoría, dicen los trabajadores, no se les hacen las pruebas. Las empresas pidieron a la Comunidad de Madrid un teléfono específico de atención a residencias que el consejero se comprometió a valorar, relatan las compañías gestoras, que siguen reclamándolo. 

Personas aisladas por parejas

Pese a las nuevas medidas, se siguen dando situaciones desesperadas que pueden desembocar en nuevos focos de contagio. En la residencia de mayores concertada de Alcorcón, se ha tenido que aislar a cinco personas mayores que presentan una sintomatología leve que podría apuntar a otro brote. El primer caso apareció el 13 de marzo y fue puesto en aislamiento desde el primer momento, explica la directora de la residencia. Los cinco han presentado fiebre en picos puntuales y la mayoría tienen patologías de base. 

Al menos otras 15 personas con problemas respiratorios, algo habitual en esta época, también han sido puestas en aislamiento preventivo. Lo que hacen un total de 20 personas aisladas. Y tres trabajadores del centro han tenido que darse de baja por síntomas que podrían indicar que padecen el virus. La directora relata que, ante la falta de mascarillas, fue a una farmacia a abastecerse. "Compré 300 mascarillas por 585 euros, se están lucrando".

Otra trabajadora de una residencia privada en el norte de Madrid cuenta que desde la semana pasada han puesto en cuarentena a 16 ancianas, todas tienen tos y dos de ellas también fiebre. Muchas comparten habitación, por lo que están aisladas en parejas. La fuente reconoce que el centro no tiene medios para hacer frente a estos casos y mucho menos a un repunte de enfermos, por lo que han mandado una carta a las autoridades para solicitar ayuda. Aunque sí cuentan con personal sanitario en la residencia, no tienen trajes especiales ni mascarillas para atender a las personas aisladas. La misma trabajadora que denuncia la situación ha tenido que comprar y llevar de su casa hoy varias mascarillas.

Las plantillas de las residencias van mermando con el paso de los días con los contagios de trabajadores. Las propias empresas han pedido a la Comunidad de Madrid que sus profesionales sean reconocidos con el nivel 1 de atención prioritaria para que, como los sanitarios de los hospitales, sean sometidos a pruebas de confirmación en cuanto aparecen síntomas. Ahora, las trabajadoras se quedan haciendo cuarentena en su casa sin saber a ciencia cierta si son positivos.En algunos casos hay problemas para encontrar sustituciones a las bajas, alertan desde Comisiones Obreras. 

La situación de emergencia se suma a una ya precarizada situación laboral antes de la crisis. Las gerocultoras, enfermeras y médicas de estos centros llevan años quejándose de la altísima presión asistencial que soportan y de los bajos salarios. El convenio en Madrid no alcanza los 1.000 euros para las auxiliares. En los últimos días, las duras jornadas han disparado el estrés de las cuidadoras, que buscan el respaldo de sus centros y las directrices escasas que les llegan de las autoridades. "El sector necesita una dignificación importante y con situaciones como estas, estamos viviendo las consecuencias", concluye González, de CCOO, que advierte que el modelo privatizado muestra en momentos de crisis sus "debilidades". 

Italia ha registrado 2.978 este miércoles fallecimientos de pacientes con coronavirus, lo que supone un aumento de 475 en las últimas 24 horas, según el último balance proporcionada por el jefe de Protección Civil, Angelo Borrelli. Se trata del récord de muertes con el SARS-CoV-2 contabilizadas en un día. 

Pero, ¿qué se sabe hasta ahora de las víctimas mortales en el país? El último informe epidemiológico del Instituto Superior de Salud data del 17 de marzo y analiza las características de 2.003 pacientes con COVID-19, una cifra que supone el 67% de las muertes confirmadas este miércoles. Por regiones, la inmensa mayoría se concentra en la región más golpeada por el brote, la Lombardía, 1.425 fallecidos (71%). 

Según este informe, la edad media de los pacientes que dieron positivo y no pudieron superar la infección es de 80,5 años. Entre los fallecidos, las mujeres son menos de la mitad de los hombres: 583 (29%) frente a 1.420. O lo que es lo mismo, dos de cada tres personas fallecidas eran varones. De media, ellas (83,7) eran mayores que ellos (79,5).

Por debajo de los 50 años, según los datos analizados hasta este martes por el principal organismo técnico-científico del Servicio Nacional de Salud de Italia, había 17 pacientes fallecidos, el 0,8% de los casos totales. En particular, cinco de ellos tenían menos de 40 años y eran todos hombres de entre 31 y 39 años con graves enfermedades preexistentes como problemas cardiovasculares, renales, psiquiátricas, diabetes u obesidad, explica el instituto.

Entre los cerca 2.000 fallecidos, la insuficiencia respiratoria fue la complicación que se observó con más frecuencia (97,2% de los casos), seguida por el daño renal agudo (27,8%), el daño cardiológico (10,8%) y la superinfección (10,2%).

La media de días que pasaron desde el inicio de los síntomas hasta la muerte es de ocho, cuatro desde el inicio de los síntomas hasta la hospitalización y cuatro desde la hospitalización hasta la muerte.

El rey se puso de pie. Fue la única novedad aparente de la primera intervención pública de Felipe VI desde el inicio de la pandemia que ha convertido a la mayoría de los españoles en rehenes en sus propias casas, secuestrados por el coronavirus. Con un retraso de varios días que nadie se ha molestado en explicar, el monarca apareció en las pantallas de televisión para ofrecer un mensaje de perseverancia y solidaridad.

No podía aparecer repantigado en el sofá y en el escenario habitual en los discursos de Nochebuena. De pie ante un atril, con una puerta detrás abierta, habló durante unos siete minutos sin que sus palabras ofrecieran nada que no hemos escuchado en muchas ocasiones a los responsables políticos. No hubo ningún detalle original, ninguna apelación emotiva que llamara la atención. Los redactores del discurso jugaron sobre seguro y no ofrecieron ningún alarde brillante. Desde luego, nada que llegara al corazón de la gente. 

En muchos lugares, el discurso llevaba otra banda sonora, la de las cacerolas que sonaban como respuesta a las noticias sobre la fortuna ilegal de Juan Carlos I en el extranjero que obligaron a Felipe VI a soltar amarras con su padre para intentar que en su caída no arrastre a toda la monarquía.

Era previsible que el rey no se refiriera en esta ocasión a ese escándalo. Era difícil de creer que estuviera dispuesto a contar con entereza las razones que le han llevado a suspender la asignación económica a su padre. A explicar cómo su nombre pudo aparecer como beneficiario de una herencia tóxica en documentos depositados en Suiza. Demasiados riesgos o demasiado miedo por parte de las personas que le asesoran. 

Ahí desperdició una clara oportunidad de limpiar la imagen de la Casa Real, que ha quedado manchada de una forma mucho más profunda que con ocasión del juicio por corrupción a Iñaki Urdangarin o del accidente del anterior rey en Botsuana. Se ha intentado ocultar toda esa vergüenza con un comunicado difundido en la noche de un domingo. 

Al menos, Felipe VI puso fin al insólito silencio de la Casa Real desde la declaración del estado de alarma. Ni un mísero tuit apareció en su cuenta de Twitter, mucho menos un comunicado. En el discurso, repitió los argumentos ya utilizados por Pedro Sánchez y otros líderes políticos. Esta es una crisis que vamos a superar. Apoyo a los profesionales sanitarios ("sois la vanguardia de España en la lucha contra esta enfermedad, sois nuestra primera línea de defensa"). El futuro no es tan oscuro como parece: "Este virus no nos vencerá. Al contrario. Nos va a hacer más fuertes como sociedad; una sociedad más comprometida, más solidaria, más unida". 

En el plano político, el Gobierno habrá marcado en rojo el llamamiento del monarca a la unidad: "Debemos dejar de lado nuestras diferencias" y "unirnos en torno a un mismo objetivo: superar esta grave situación". Si Pablo Casado se pone nervioso y ataca al Gobierno, Moncloa podrá recordarle el mensaje del rey. 

Por la mañana, muchos españoles extendieron una ola de afecto por Valentina Cepeda, la trabajadora del Congreso que limpiaba y desinfectaba la tribuna de oradores después de la intervención de cada orador. Sólo hizo su trabajo, que es mucho en estos momentos, porque recuerda a todos los que no se pueden quedar en casa y tienen que salir a la calle para cumplir con su deber. 

Fue uno de esos contrastes entre la España real y la España oficial que no pasan desapercibidos.

El máximo representante de la España oficial, el jefe del Estado, hizo su trabajo de forma rutinaria. Sin atreverse a despejar las nubes que se ciernen sobre la Casa Real. Arriesgando lo justo. Es decir, muy poco.

Doble sesión de cacerolada este miércoles para reclamar que los fondos en paraísos fiscales del rey emérito Juan Carlos I se destinen a la sanidad pública en plena crisis por el coronavirus. La protesta de las 21:00h. ha tenido especial seguimiento en Catalunya tras las llamadas a participar de organizaciones políticas desde los 'comuns' a ANC y Òmnium Cultural. A la reclamación sanitaria se le ha unido la soberanista y el recuerdo del discurso del rey Felipe VI del 3 de octubre de 2017, cuando el jefe del Estado cargó con dureza contra el independentismo.

El reto viral plantea que con la cacerolada se reclame que Juan Carlos I "dé los 100 millones de euros de los saudíes a la sanidad pública" aprovechando que el coronavirus está mermando los recursos sanitarios. Y al llegar la hora, en numerosos puntos de Catalunya los vecinos han salido a los balcones para picar cacerolas durante unos minutos. En algunos balcones, mientras hablaba el rey se oían, además del repicar de las cacerolas, gritos de "Corinna, Corinna", en referencia a la examante de Juan Carlos I. Se han lanzado algunos cohetes.

Previamente, Òmnium Cultural ya había convocado una gran cacerolada, a la que después también han llamado a participar la ANC o partidos como la CUP, ERC y JxCat, contra el Rey y la monarquía española, coincidiendo con el momento en que Felipe VI hará su discurso a la nación. Al margen de los independentistas, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y varios políticos de los 'comuns' también han pedido secundar la protesta.

El rey Felipe VI ha pedido este miércoles "dejar de lado" las diferencias políticas para que todos los españoles se unan "en torno a un mismo objetivo" que es "ganarle al virus". "Debemos unirnos en torno a un mismo objetivo: superar esta grave situación. Y tenemos que hacerlo juntos; entre todos; con serenidad y confianza, pero también con decisión y energía", ha asegurado el monarca durante su discurso televisado.

"Ahora tenemos que resistir, que aguantar y tenemos que adaptar nuestros modos de vida y nuestros comportamientos a las indicaciones de nuestras autoridades y a las recomendaciones de nuestros expertos para ganarle al virus. Todos debemos contribuir a ese esfuerzo colectivo con nuestras actitudes y nuestras acciones, por pequeñas que sean", ha señalado.

El mensaje enviado a la nación por Felipe VI este martes no ha incluido referencia alguna a la polémica que ha provocado la revelación de que el jefe del Estado es beneficiario de fondos opacos de su padre, el rey emérito. La noticia se conoció hace tan solo 72 horas y la propia Casa del Rey confirmó todos los extremos hace 48. Sin embargo, Felipe VI ha optado por referirse exclusivamente a la crisis del coronavirus, que afecta a España desde hace semanas y en los últimos días con mayor intensidad.

Zarzuela emitió un comunicado el domingo por la tarde, primera jornada del estado de alarma decretado por el Gobierno a causa de la pandemia del coronavirus. En la extensa nota, la Casa del Rey hacía un anuncio sin precedentes: Felipe VI renunciaba a la herencia de su padre y le retiraba la asignación de casi 200.000 euros anuales. En el comunicado se reconocía que el rey conoció hace un año que heredaría fondos de dudosa procedencia a la muerte de su padre y se añadía que había renunciado a ellos ante notario.

La nota también decía que el hecho había sido puesto en conocimiento de Felipe VI por unos abogados londinenses, sin mencionar que son los letrados contratados por Corinna Larsen, expareja del rey emérito durante una relación extramatrimonial de cinco años. La comunicación de Casa Real añadía que este hecho, desconocido por la opinión pública, había sido puesto en conocimiento de las “autoridades”, sin especificar cuáles. Con posterioridad al comunicado, Zarzuela ha evitado más precisiones.

Veinticuatro horas antes de la nota, y con el país sobrecogido por la proliferación de contagios y muertes por el coronavirus, el diario británico The Telegraph había publicado que Felipe VI es beneficiario de la Fundación Lucum, a cuya cuenta bancaria en Bahamas había llegado una transferencia de 100 millones de dólares en 2008 procedentes de Arabia Saudí.

La primera información sobre esa transferencia había aparecido en el rotativo suizo Tribuna de Ginebra el 3 de marzo y aludía a la investigación del fiscal Yves Bertossa acerca de la citada transacción y los indicios recabados por éste de que respondía a una comisión por el AVE a La Meca. El periódico suizo también informaba de que parte de esa cantidad, 65 millones de euros, había acabado en una cuenta en el país helvético de Corinna Larsen. La Casa del Rey eludió entonces cualquier comentario por tratarse de asuntos judiciales, según comentó un portavoz.

En el comunicado de la Casa del Rey también se aludía a otra fundación, radicada en Leichenstein, y cuyo primer beneficiario es el primo del rey Álvaro de Orléans, pero que también tiene como herederos de esos fondos, en tercer y cuarto lugar, a Felipe VI y sus dos hijas, una de ellas la heredera al trono. Zarzuela aseguraba que el rey también ha renunciado a esos fondos, tanto para él como para sus hijas, si bien expertos en Derecho Civil explican que esa afirmación, aun realizada ante notario, es un simple gesto sin validez jurídica.

En España, la Fiscalía Anticorrupción mantiene abierta una investigación por posibles comisiones en la obra del AVE a La Meca, la única en España en estos momentos sobre los asuntos que investiga Suiza. El país helvético ha solicitado información a España y Anticorrupción ha hecho lo propio, sin obtener aún respuesta. Todavía no ha trascendido si tiene indicios contra el monarca emérito. En cualquier caso, la Fiscalía Anticorrupción no fue informada por la Casa del Rey de la existencia de unas fundaciones offshore de las que eran beneficiarios Juan Carlos I y su hijo, según reconocieron a eldiario.es fuentes del Ministerio Público.

créditos

REQUEST_URI: /dyn/feeds/feed?id=34&off=340 - id: 005E8E61D404185D - , uid: , sheet: feeds/feed-list.xsl

2020-04-08T23:44:20.634 - SERVER_NAME: chafar.net, server_id: cnet, SERVER_SOFTWARE: Apache/2.4.25 (Debian)